FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Bien está lo que mal acaba —priv.
Hoy a las 4:57 am por Anemone

» Desgracia, el mandamiento ID
Hoy a las 3:16 am por Desgracia

» TRANSFERENCIA DE PUNTOS
Hoy a las 2:13 am por Trinity

» ELIMINACIÓN DE CUENTAS
Hoy a las 12:43 am por Kellan Hunter

» Keep your enemies close. [Dylan, Vincent, Lev]
Hoy a las 12:21 am por Lev Novak

» "Espero les guste la musica... Unplugged."
Ayer a las 11:24 pm por Murdock Quinn

» CAPITULO III: SITUACIÓN COMPLICADA (EDIFICIO ANTIGUO)
Ayer a las 11:15 pm por Stein

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 10:49 pm por Murdock Quinn

» Cierre/Apertura de temas
Ayer a las 10:27 pm por Tooru Honda

» Double Trouble [Ziro]
Ayer a las 10:19 pm por Han Jumin

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


#0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

#0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Mar Jun 07, 2016 10:02 pm

#0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}
Sus ojos pasaron del techo al reloj en cuestión de segundos. Sentía los párpados pesados al igual que gran parte de su cuerpo. Tomó las sábanas y se dio media vuelta quedando completamente cubierta, de pies a cabeza. La luz que entraba a la habitación por medio de la ventana le avisaban que era el momento de levantarse.
Por más que intentó dormir nuevamente no podía. Sentía tanta responsabilidad, tanta carga que le parecía imposible. Entre suspiros sonoros se levantó. Buscó sus zapatos con los pies descalzos, sintiendo el frío recorrer su cuerpo, provocando que se despertara. Pasó sus manos por los ojos. En definitiva era un día diferente. Debía ser, creo yo, el hecho de tener que viajar tantos kilómetros en tren solo para visitar a su madre. Desde hacía un año se había mudado de casa a un departamento compartido con sus amigas. La razón era simple: estaba más cerca de su universidad. Aunque por supuesto, muchas veces las noches de estudio se convertían en alcohol y sexo.

Al terminar de vestirse abrió la puerta a cuestas. No era de madrugada, para nada. Eran aproximadamente las 10 am y sin embargo, sus compañeras no se habían levantado. Pasó con cuidado las sombras por sus ojos y un poco de labial sobre sus carnosos labios. Peinó su cabello, desenredándolo con cuidado. Se colocó el abrigo de cuero negro y caminó hacia la puerta. La estación de trenes quedaba a unos metros de su casa, no será difícil perderse el próximo tren rumbo a Núremberg.

Su madre le había enviado el dinero para que pudiera comprar el pasaje. Ella, por su lado, a regañadientes había aceptado ir a visitarla. El contacto madre-hija se había perdido desde la niñez. Ella había sido tan correcta y recatada que nunca dejó que Anneke desarrollara sus cuales. La había limitado desde siempre a seguir al pie de la letra lo ‘correcto’ frente a la sociedad, es especial sobre aquella Alemania tan despiadada que dejaba secuelas.

Subió entonces al vagón del tren. Con las ansias calmadas, con los ánimos bajos, con la sonrisa rota. Preguntándose en las miles de cosas que le diría su madre. El vagón estaba lleno de compartimientos. La puertas eran viejas y algo apolilladas. Un cristal dejaba ver las cabinas vacías desde las puertas. Al parece no había un buen lugar para sentarse. Aprovecharía para dormir en todo el camino salvo… Volteó sin querer al escuchar un sonido proveniente de un comportimiento. Fue la primera vez que lo vio. Un joven sentado frente a ella, al lado de la puerta. Llevaba un lienzo grande bajo su brazo junto con algunas manchas en su rostro. Anneke lo miró con curiosidad y, sin poderlo evitar, sonrió con un poco de coquetería mientras tomaba la puerta y la abría. Aquella hermosa sonrisa que la caracterizaba fue suficiente, no necesitó decir alguna palabra. Ladeó la cabeza sintiendo la mirada de este posarse sobre ella mientras se sentaba frente a él, buscando no incomodarlo. Achinó los ojos mientras su sonrisa aumentaba.

Tal vez sería diferente, solo… tal vez.



Última edición por Amélie Grindelwald el Jue Ene 05, 2017 4:53 pm, editado 3 veces
avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Mar Jun 07, 2016 11:53 pm

Llevaba un día de viaje ya en aquel cuarto en el tercer vagón del tren, este no era muy moderno, pero en esta época encontrar algo nuevo era un milagro, hace algunos años había arribado a este mundo, había escapado de diversas dificultades, y viajaba entre ciudades retratando aquellos paisajes que en mi época ya no existían. No llevaba mucho equipaje, dos maletas, uno con mis artículos personales, que descansaba en la rejilla sobre el asiento doble de cuero en el que me encontraba sentado, tenía en mis manos un lienzo sobre el que deslizaba mi mano sujetando un carbón y de a poco sobre el blanco el paisaje que veía mientras el tren estaba detenido esperando cargar carbón y pasajeros, con sus equipajes y mercancías.

Estaba centrado en capturar en dibujo lo que mi vista captaba en ese momento que me había desligado completamente de mi entorno, mi mano se detenía al ver a un oficial con su traje característico. Ante esto diversos recuerdos llegaron a mi mente.

No había pasado más que unos días desde mi arribo, había sido tomado prisionero acusado de espía. Me habían conducido junto a otros sobrevivientes a unas instalaciones donde me mantuvieron encerrado y bajo el suministro de diversas drogas para tenerme sedado, luego de ver que no era un ser normal, experimentos, y otros sucesos que me gustaría olvidar. Hasta que se dio la oportunidad de escapar cuando se equivocaron en la dosis que debían suministrarme, o que las maquinas en mi interior ya habían asimilados dichas sustancias y su efecto se vio reducido, dejando un caos de paso, y vidas menos en este planeta.

Desde entonces me escondía en esta nueva apariencia, me ha ayudado a pasar por artista, aprovechando las ventajas dadas en mi creación. Me había distraído en la chica que entro en el cuarto, y su sonrisa, a la cual respondía mientras me fijada en lo coqueta que esta me parecía, no era desagradable, pero si atrayente que no me permitía apartar la mirada de ella, hasta que estuvo frente a mí.

- Buenos días, dama. Espero no le moleste  mi compañía durante el viaje.


Última edición por Ancel Nightroad el Vie Jul 29, 2016 9:47 pm, editado 1 vez


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Mar Jul 05, 2016 9:04 pm

No era nada extraño para ella sentirse en ambiente con un caballero. Sabía como desenvolverse perfectamente hasta lograr lo que quería y mucho más. Sin embargo, quizá fue la situación próxima la que la hizo dudar por un momento. Y fue en ese momento donde dio una sonrisa sincera, dejando de lado lo coqueto, aunque seguramente por su apariencia encantadora pareciera así.

No pude quitar mi mirada de la suya. Se veía misteriosa como ninguna otra que hubiera visto. Escuché entonces su voz por primera vez. – No. – Alcancé a decir algo fría, quedando algo contrariado a mi apariencia social. Frotó sus manos y botó un suspiro que fue notable por el frío que entraba en la ventana. Temblé ligeramente y aparté la mirada del muchacho con algo de vergüenza. No sabía bien que debía decir. Incluso sentí que no había necesidad de hablar, simplemente mirar…
Tenía un lienzo bajo el brazo. Ladeé la cabeza con interés. - ¿Pintas? – Pregunté. Nunca había sido una interesada en el arte. Para mi las ciencias siempre habían sido la base de todo. Mi padre fue un reconocido doctor del pueblo, por lo que me enseñó a ver la vida de esa manera. Tan metódica… tan normal. Su muerte temprana fue un impulso para volverme ‘algo más’.

El viaje en tren fue más rápido de lo normal. La conversación se había tornado amena. La mayor parte de esta estuve riendo con diversión. De vez en cuando miraba con temor los paraderos, no quería que se fuera; pero en especial y por primera vez desde que había dejado el pueblo, no había insinuado absolutamente nada sexual frente a él. Eso me hacía sentir extraña y especial.

Llegó por fin la estación de mi pueblo. Estiré mi mano en forma de despedida. – Gracias, supongo. –Asentí. Tenía cierto nerviosismo al pensar en pedirle el número. Pero no, si el mundo quisiera que nos volviéramos a encontrar simplemente pasaría. Caminé hacia la salida del tren y bajé. Volteé a mirarlo por última vez. Las ventanas habían sido empapadas por la lluvia por lo que las figuras dentro de los vagones se hallaban distorsionadas. Me encogí de hombros y salí de la estación. Al llegar a la pista estiré mi mano esperando un taxi.




RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Mar Jul 05, 2016 9:50 pm

Durante el viaje había dejado de lado mis lienzos manteniendo una amena conversación con mi acompañante, encontrando un placer en la palabras casi equiparables al mismo de plasmar en aquella tela blanca lo que sus ojos capturaban como si de una fotografía se tratara, tratando de a la vez dejar una huella permanente de su rostro, el cual aún retuve luego de que esta abandono el vagón y descendió del tren, por la ventana observaba como la misma tomaba un vehículo y desaparecía por las calles de la ciudad, a los minutos de ellos el tren nuevamente se había puesto en marcha.

Los minutos pasaban, y el silencio fue tomando asiento frente a mí y de a poco llenaba toda la habitación, desconectándome de los ruidos exteriores, tomaba un lienzo en blanco y comenzaba a trazar los rasgos que durante horas estuvieron sentados ante mí. Plasme cada detalle que había retenido y cuando toco descender del tren tenía un buen recuerdo en mi bolso.

Tomaba este y descendía siendo recibido, por una pequeña comitiva, quien me guiaba hasta donde se estaría realizando una pequeña muestra de algunos trabajos que había realizado, no eran grandes trabajos, pero algunos consideraban que debían ser expuestos para que otros los admiraran, solo por esta vez, estaba de acuerdo y colocaba mi último trabajo en muestra dejando que otros presenciaran a aquella chica, que había roto un silencio largo y que con suaves palabras dejo un recuerdo en mi ser.

Mi estancia seria por unos días, luego de lo cual nuevamente estaba en aquel vagón de silencio, de regreso por los rieles que antes ya había recorrido en sentido contrario, miraba el paisaje, miraba pasar luces y sombras, miraba el asiento vacío ante mí.

El tren llegaba a destino, pero con un pasajero menos de los que correspondían…


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Vie Jul 22, 2016 4:48 pm

Una ves que pisé el taxi, me dirigí al infierno en el cual había vivido gran parte de mi niñez. Pude distinguir cada casa de la ciudad que, aunque algo cambias, se veían casi o tan igual que en ese entonces. Aquel pueblo a las afueras de la ciudad era uno de los menos visitados. Y tal y como decía el dicho “Pueblo chico, infierno grande”, podías pasar de ser la más anormal a ser la más conocida de todos. Tu nombre pasaba de boca en boca, siendo pronunciado por aquellas cavidades asquerosas que solo servían para difamar. Esas lenguas que ni siquiera respetan la muerte reciente de tu propio padre como para hablar mal de él. Supongo que esa fue una de las tantas razones que tuve para abandonar ese pueblo en ‘busca que más’.

Cuando llegué, mi hermana Winona, me abrió la puerta con algo de molestia. Recordé entonces lo unidas que fuimos alguna vez, pero que por diferentes formas de pensar, cada una terminó tomando su propio rumbo; yo hacia la capital y ella quedándose con mi madre. – Debiste llegar hace media hora. – Dijo con una notable molestia. Me encogí de hombros y tire el cigarrillo por la ventana. - ¿Dónde está? – Pregunté buscando a mi madre con la mirada. - ¿No te da vergüenza? Deberías de… - “blah blah blah” era lo único que se escuchaba en mi cabeza. Caminé unos pasos hacia la puerta vieja de la habitación de mi madre. Abrí la puerta de par en par y la vi. Estaba acostada en una cama con una apariencia deplorable… Y sin embargo, no pude sentir nada, ni siquiera lástima.

Pasé un par de días en aquel sombrío pueblo. La mayoría de mis ‘amigos’ de la infancia se habían mudado rumbo a la capital para mejorar sus estudios, otros tenían sus propias tiendas. Solo pude aguantar poco tiempo, pues los reproches de mi hermana y las disculpas de mi madre. El último día, palmeé la mano de mi madre con un mínimo cariño y caminé hacia la puerta colocándome una casaca de cuero negra. Me despedí a regañadientes de mi hermana mientras ella pedía que “reconsiderara mejorar la relación con mi madre”.

En el camino, casi antes de llegar a la estación, no pude escuchar hablar a unas viejas señoras junto a un grupo de aproximadamente 7 personas reunidas frente a algo. - ¿No es hermosa? – decían. Maldije mi curiosidad en ese momento. Me acerqué y, al no poder entrar entre las personas, me empiné para observar. Había un lienzo puesto sobre un caballete, en este se alzaba la figura de una chica bastante conocida para mi… Arqueé la ceja al observarme plasmada entre el óleo sobre el lienzo. En ese momento se vino a mi mente aquel joven artista que me encontré en el tren. No le había dado derecho para que me pintase. Boté un suspiro pesado y caminé para comprar mi boleto. El único que había se demoraría por lo menos 2 horas en llegar, por lo que me senté en una de las bancas mientras miraba la nieve caer.

Al pasar las 2 horas, por el rabillo del ojo pude observar una silueta conocida. Era difícil olvida, el color de su cabello lo delataba. Era el joven de mirada extraña. Al parecer no se había percatado de mi presencia, por lo que me acerqué sigilosamente. Sin embargo, el tren había llegado y él avanzó al igual que un tumulto de gente que provocó que lo perdiera. Terminé sentada en uno de los vagones vacíos de atrás. Suspiré con pesadez. Por lo menos estábamos en el mismo tren y por lo mismo… supuse que llegaríamos al mismo lugar. Sin embargo, las cosas no fueron así. Él bajó una parada antes que la mía, por lo que, sin pensarlo, tomé mi maleta y apuré el paso para salir del tren. La puerta se cerró dejando mi maleta a mitad de la entrada. La jalé con fuerza mientras gritaba: ¡ABRAN ESTA MALDITA PUERTA! Podía escuchar que, por adentro, la gente se asomaba y otros gritaban para alertar al conductor. Al final la puerta se abrió y por consiguiente terminé cayendo con la maleta encima y algunas ropas tendidas sobre la nieve. El tren se alejó tan rápidamente que, entre el cansancio de jalar, me dejé tendida sobre el suelo mirando como la nieve borraba el rastro del tren.



Última edición por Amélie Grindelwald el Jue Ene 05, 2017 4:53 pm, editado 1 vez



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Dom Jul 24, 2016 8:16 pm

La lucha por descender era más de la pensada, no por la cantidad de gente que bajaba, sino por la que subía, esta no esperaba como correspondía y se abalanzaba contra los accesos de cada carril, por lo que tuve algún contratiempo para poder descender sin ser toqueteado, sea o no de forma intencional, me quedaba de pie, acomodando mi ropaje y cosas en su sitio, a algunos metros de todo el problema.

Cuando me decidía continuar mis pasos, podía oír por lo alto un tono de voz que me era familiar desde hace un par de días, por lo que, levantando mi mirada, aprovechando mi estatura, buscaba el origen de aquella voz, que bien no fue unas hermosas palabras, en cierta manera. Encaminaba mis pasos tranquilamente en dirección a ella, y al llegar me quedaba de pie a su lado mirándola sin emitir ruido, luego de unos segundos adelantaba mi mano y se la tendía para ayudarle.

- Debes tener más cuidado al descender, puedes tener un accidente más grave…

Mi maleta y equipaje estaba en la nieve a un costado de mi pierna casi a la altura de mi cabeza, le hablaba con un tono calmo y relajado, no cargaba esta vez con lienzos ni material de dibujo de gran tamaño, más que una cuaderno y lápices de distintos tipos y grosores, todo dentro de mi maleta. Mi intención era ayudarla, pero su rostro en cierta manera nublo mi mente.

- Un Ángel. finos rasgos, que llaman la atención de quien su mirada pose en ella, pero que solo unos pocos tengan el honor de acercarse…. Mas otros pocos elegidos tienen el honor de tomar su mano, y solo uno podrá tener sus labios….

Hablaba sin apartar mi mirada de ella, y tomando su mano le ayudaba a incorporarse, des pues de quitar su maleta de sobre ella, me quedaba sosteniendo su mano un poco más de tiempo de correcto, pero sin mala intención, solo disfrutaba del contacto con su piel, del calor que esta emanaba. Levantaba su ropa que había quedado esparcida y le ayudaba a colocarla nuevamente en el interior de aquel bolso de viaje.

- No pensé verte nuevamente… estas son las gratas coincidencias…. Que la vida entrega


Última edición por Ancel Nightroad el Vie Jul 29, 2016 9:55 pm, editado 1 vez


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Mar Jul 26, 2016 3:32 pm

No dejé de tener los ojos abiertos en ningún momento. Nunca en mi vida me había parado a observar el recorrido de la nieve: desde el cielo hacia la tierra. Cada pequeño trozo de cielo blanco que formaba un manto enorme. Parar evitar que me cayera sobre los ojos, coloqué mi brazo haciéndome sombra. Pasé así unos breves momentos sin intención de levantarme, sin sentir vergüenza por aquella ropa tirada. No fue hasta que vi unos pies a mi lado que me percaté de la presencia de alguien. Al ver su mano extendida y escuchar sus palabras pude descifrar quien era. Era el muchacho de cabellos extraños que ‘robó’ mi rostro para realizar su pintura. Paseé mi mirada en su cuerpo, comenzando desde aquella mano hasta su rostro. A pesar de haber viajado por horas en el tren hace un par de días no me había detenido a observarlo. Y si me pasa algo, supongo que no tendrás a quien dibujar ¿Verdad? Me atreví a decir aceptando el ofrecimiento. Tomé su mano esperando a que me levantara, sin embargo no sucedió. Se quedó mirándome por unos segundos para luego reproducir en su boca algunas palabras que, a mi entendimiento, sonaban extrañas. Arqueé la ceja por instinto y, con algo de vergüenza, aparté la mano casi de inmediato. Desvié la mirada esperando tontamente encontrarme con el tren que se fue hace unos momentos. No podía explicar el por qué de no sentir una atracción ‘sexual’ por él como me pasaba con todos. No era un sentimiento de repudio, solo no podía descifrar de que se trataba. La última vez que sentí algo así fue hace mucho tiempo, cuando una niña, lejana, deslizaba sus finos dedos por el suelo, emprendiendo una danza que, en su corazón, no tendría final. Los sueños truncados.
 
   
Una vez levantada, agradecí que me ayudara a recoger mi ropa. Y, aunque extrañada, sentí cierto arrepentimiento por haberme bajado en esa estación. Al momento de tomar mi maleta intenté evitar mirarlo. Y no fue hasta que escuché sus palabras que levanté la vista con algo de timidez. – No, no fue una coincidencia. – Respondí algo fría tomando mi carácter nuevamente. – En realidad bajé para que me explicaras… - Me paré, enderezando mi cuerpo por completo para quedar mas o menos a su altura – Por qué mi rostro aparece en un cuadro. Y a juzgar por la firma “Ancel” debe ser tu nombre ¿Verdad? – Dije pasando mis manos sobre mi ropa para quitar los restos de nieve. Sonreí de lado moviendo mi muñeca, provocando que la maleta fuera de un lado a otro, como si bailara. – Debería denunciarte por haber usado mi rostro sin mi consentimiento o en todo caso…  -Dije algo coqueta sin percatarme- Creo que merezco una explicación coherente sobre eso ¿No crees? – Dije para luego frotar mis manos y llevarlas a mi boca y soplar.


Última edición por Amélie Grindelwald el Jue Ene 05, 2017 4:55 pm, editado 1 vez



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Mar Jul 26, 2016 9:36 pm

- Me declaro culpable, de dicho delito, pero debía registrar lo que mis ojos habían disfrutado…

Esbozaba una pequeña sonrisa, tomaba su mano y luego de salir de mi ensoñación esta ya se había levantado y luego de ayudarla con su equipaje, comenzaba a interrogarme sobre la pintura. Pero había nieve y esta no tardaría en enfriar nuestros cuerpos, por lo que cortésmente le señalaba una cafetería cercana a la estación.

- Contestare sus preguntas, pero es mejor si lo hacemos en un sitio más cálido, y si me permite invitarle una bebida caliente para este frio, y tener una conversación en un lugar más ameno… y si mi nombre es Ancel.

Tomaba su maleta y con esta en mano caminaba tranquilamente a su lado, al llegar junto a la entrada, sostenía la puerta para que ella ingresara y le seguía hasta la mesa que esta escogiera. Dejaba las maletas en el suelo junto a la mesa y tomándome mi tiempo luego de quitar un abrigo que colgaba sobre mis hombros y lo dejaba sobre el respaldo del asiento, para luego proceder tomar asiento ante ella, mientras esperaba ser atendido, respondía las preguntas que antes había efectuado.

- Si desea denunciar esta en su derecho, pero yo también tengo el derecho a plasmar en lienzos lo que mis ojos aprecian y encuentran hermoso, y que debe ser compartido. Siendo sincero, - Apartaba un poco mi mirada y en gesto infantil tocaba mi mejilla con la punta de mi dedo- no pude quitar de mi mente tu silueta luego que bajaste en aquella estación y solo encontré tranquilidad al hacer los trazos de componen tu rostro sobre la tela.

En el momento de terminar mi frase, llegaba la chica del servicio quien nos atendía gentilmente, y conversando y comiendo, pasaron los minutos, y luego unas horas, ambos oyendo al otro con atención, por lo menos por mi parte.

- En este mundo manchado con la sangre, es difícil encontrar alguien en quien confiar pues no sabes si terminara traicionándote, y más difícil es cuando no cuentas con alguien a quien puedas decirle “familia”, pues donde quiera que vaya sé que no la encontrare…

Le hablaba sobre los paisajes que había pintado, y los sitios que había visitado…. Todo era un ambiente grato…

Pero este fue quebrado con la llegada, de varios coches de la SS, todos negros, del que comenzaron a descender varios soldados con armas en su mano y rodearon la cafetería, miraba el exterior, sopesando la situación.

- Es mejor que nos retiremos de este lugar, sé que nos conocemos hace unos días, y no hemos hablado mucho, pero podrías confiar en mí, en este momento y acompañarme…

Tenía el miedo de que, si ella fue vista junto a mi persona, pudieran lastimarla, y le hicieran pasar por lo mismo que sufría hace algunos años en la llegada al este mundo, iba a mencionar algo cuando se oía el grito de un agente con su acento alemán.

-Ancel , salga en este momento… si no nos veremos forzados a usar la fuerza y eso tendrá heridos

Nuevamente desviaba mi mirada a ella, esperando una decisión por su parte.

- Confía en mí, debemos irnos,…


Última edición por Ancel Nightroad el Vie Jul 29, 2016 10:00 pm, editado 2 veces


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Mar Jul 26, 2016 10:16 pm

No podía negar que me sentía algo extraña frente a ese muchacho de cabellos extravagantes y raros. Sin embargo, me sentía algo incomoda sin poder descifrar lo que pasaba. Se portaba tan galante que, en mi mente de encuentros fugaces, todo se volvía confuso. Jamás creí en el amor. Papá era muy metódico, y mi madre muy conservadora. A diferencia de mi hermana menor, yo era más seca con los sentimientos. Ella estaba por casarse y yo… Yo estaba en medio de la nieve con un completo extraño que me recitaba palabras. No podía evitar cohibirme. Froté mis manos nuevamente dando brincos pequeños, provocando que mis zapatos se hundieran.
 
A juzgar por sus palabras, el destino había jugado un poco para que nos conociéramos algo más. No puse oposición a su invitación. Caminamos rumbo a una cafetería cercana a la estación. Abrió la puerta como todo un caballero y al entrar pude observar la infraestructura algo vieja de esta. Se veía acogedora aunque, a juzgar por el rostro de las personas, las cosas en el país no estaban yendo bien. Muchos se encontraban pegados al televisor, observando las nuevas noticias de aquel hombre al que temíamos varios. Intentando alejarme de ese ambiente, caminé hacia la mesa más alejada del televisor. Una que estaba cerca de la puerta de la cocina y una más que supuse, era la puerta trasera. Ancel me siguió y juntos nos sentamos. Algunas de sus palabras era un poco raras. Podía sentir el dolor que había en cada una de ellas, por lo que me sentí cómoda con la conversación. Hablamos de todo un poco y, por primera vez dije mi nombre ante él. – Me llamo Anneke. – Dije con tranquilidad aunque un poco celosa por el ‘incidente’ con la pintura. La muchacha se acercó a tomarnos el pedido. Ambos acertamos en lo mismo, por lo que el ambiente se hizo acogedor. El intercambio de palabras fue de minutos que pasaron a volverse horas. La gente entraba y salía. Ya casi ni se escuchaba el sonido del televisor e incluso las voces se había apagado. Me reía como nunca y aquello podía llenarme de una alegría inexplicable.
 
- Supongo que todos tenemos sueños truncado ¿No? A decir verdad…. Yo nunca… - Arqueé la ceja al observarlo mirar por la ventana. Era la primera vez que no me prestaba atención, por lo cual no pude evitar enojarme. - ¿Ancel? ¿Estás escuchándome? – Dije con molestia – Es de mala educación… - Cerré la boca casi al instante al escucharlo. Fue allí cuando unos hombres uniformados entraron al lugar con las armas en mano. Tiraron balazos mientras mencionaban el nombre de mi acompañante. Por instinto llevé mis manos hacia mi cabeza para protegerla de los disparos. Sin piedad, comenzaron a disparar sin control a las personas. Una a una, apagando sus vidas.
 
- ¡Ah! ¿Qué está pasando? – Dije sin poder evitar el miedo. Podía sentir a la perfección los latidos de mi corazón acelerado. Mis piernas casi no respondían por el terror. Mientras que ‘fuera de mi’ los gritos de la gente siendo acribillada se hacían tan latentes, tan fuertes. Mi cuerpo temblaba sin control. Tomé la mano de Ancel con fuerza sin saber que más hacer. Mi vida comenzó a pasar ante mis ojos. Las últimas palabras que le dije a mi madre fueron “Vendré en un tiempo, adiós”. Tan frías como nunca. Ese sería el último recuerdo que tuviera de mi…

 
   


Nos deslizamos por debajo de los asientos hacia la puerta, buscando la salida de aquel infierno. Aunque, a decir verdad, era Ancel quien me jalaba, pues mi cuerpo no podía hacer ninguna acción. Maldición, maldición, voy a morir… Pensaba con terror. Observé como el muchacho se colocaba en posición de caminar gateando, por lo que enderecé mi cuerpo para seguir su acción; sin embargo sentí una mano jalarme. No tuve tiempo de gritar. El miedo no me permitía moverme. Uno de aquellos uniformados me había tomado entre sus gruesos brazos. – Es mejor que salgas ahora a menos que quieras que muera otro inocente ¿Lo soportarás? - Gritó. Podía sentir las gotas de su saliva salpicar sobre mi rostro. Cerré los ojos por el ruido de su voz. El hombre levantó su arma dirigiéndola hacia mi cabeza. – 1… 2… - No había rastro alguno del muchacho. Si pensé en algún momento que le ayudaría estaba equivocada ¿Cómo alguien que conocí hace poco lo haría? -3… - En ese momento el tiempo corrió lentamente. Sin poder retenerlo boté un grito fuerte mientras cerraba los ojos y agachaba la cabeza. Escuchaba a la gente gritar mientras que la cafetería se llenaba de un olor raro. Levanté la cabeza con miedo abriendo los ojos. Fue allí cuando vi a los oficiales retorcerse mientras los aparatos explotaban en estruendosos sonidos y luces. Aquellas descargas provenían de mi cuerpo. Podía sentir como la corriendo emergía de mi y por cada descarga, me agotaba más y más. Sin darme cuenta me fui arrodillando hasta caer completamente. Mis brazos sostuvieron mi caída. Estaba tan agotada con los cabellos sobre el rostro. No había rastro de vida en aquella cafetería, o al menos eso era lo que pensaba. Podía escuchar palabras fuera del lugar. Palabras de gente asustada mezclada con las voces de aquellas personas. Mi respiración se encontraba agitada mientras el dolor muscular se extendía.


Última edición por Amélie Grindelwald el Jue Ene 05, 2017 4:57 pm, editado 1 vez



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Miér Jul 27, 2016 5:51 pm

Cuando mi nombre fue mencionado, supuse que esto finalizaría de mala manera, y que sangre correría en el lugar, con afán de proteger a Anneke, volteaba la mesa apenas el primer disparo salia del cañón del arma empuñada en mano uniformada nacionalista, su método de trabajo como siempre sin testigos. Sostenía su mano con fuerza,cuidando de no las timarla, pero la suficiente para no soltarla por accidente, y de a poco nos encaminaba a la salida trasera. Los disparos seguían al igual que gritos desde las gargantas moribundas que se encontraban cruzando el rio Estix, que separaba la tierra del mundo de los muertos, y encontrar refugio en el Hades.

Al estar ya a algunos metros de la salida, sentía como su cuerpo era arrancado de mi mano y volteando la mirada podía ver como esta era tomada como rehén, por parte de los oficiales, y amenazando con asesinarla si no me entregaba, cuando sentí que su cuerpo era arrebatado, me deslizaba detrás de un sofá, apoyando mi espalda contra la parte trasera del respaldo de este. Cerraba los ojos y recordaba casi en el acto las horas anteriores y nuestra conversación.

No iba a dejarla morir en aquel lugar, si me entregaba seguro la matarían, pero podría generar algo de tiempo para que esta escapara. Suspiraba, levantando mis manos comenzaba a levantarme, mientras la cuenta atrás seguía, pero era detenido y empujado contra la pared, la onda que se expandía me había pillado desprevenido, y ademas de afectar las personas al interior, terminaba destruyendo los cristales que separaban el interior con la acera, y los trozos caían tanto en el interior como junto a esta sobre el cemento. La gente fuera desorientada, corría a protegerse, mientras los oficiales que se habían mantenido en espera llamaban por radio, luego de reponerse en busca de apoyo, no tardaría este sitio en estar lleno de mas agentes y con ello mas victimas.

Por mi parte, aun contra la pared, me había golpeado la cabeza y de esta por mi frente un pequeño hilillo de sangre bajaba por mi frente, descendiendo hasta terminar goteando al mi ropa, apoyado en la pared me levantaba y comenzaba a observar a mi alrededor donde todo, de forma literal, estaba patas arriba,. Mesas volteadas, e incluso algunas fuera del local, sillones dañados, la cristalería destrozada, y una gran cantidad de cadáveres, en el suelo, mirando la situación me percataba de que no ser un ser “especial” hubiera tenido el mismo destino que ellos. Mi mente trataba de comprender lo sucedido, mientras posaba mi mirada en Anneke, que se encontraba de rodillas sosteniendo su peso en sus brazos, el cabello le colgaba sobre el rostro y se encontraba sudorosa y temblaba. Me acercaba lentamente sosteniendo mi cabeza, dado que estaba algo mareado, hasta estar a su lado, donde me agachaba y ayudaba a que se levantara.

-Debemos aprovechar para irnos...antes que lleguen mas agentes...

Le ayudaba a sostenerse en pie y caminamos hacia la puerta trasera, empujándola con mi cuerpo y abriéndonos paso, al salir a la calle, se veía una nube de humo en la parte frontal de la callejuela, y gente corriendo aun, gritando, tomaba camino contrario avanzando a lo profundo de la callejuela, alejándonos entre vueltas hasta sentir algo de calma a la situación, estaba claro que no tardarían en salir en búsqueda de los responsables. Dejaba a Anneke, sentada en una escalinata apoyada su espalda contra el umbral trasero de una vivienda, y tomaba algo de aire. Mi mente trabaja rápido, ideando una manera de escapar de dicha situación sin tener mas victimas.

El tiempo apuraba y tomaba a Anneke en brazos y le indicaba que se sujetara con fuerza, esta lo realizaba, aun dentro de su confusión enterrando sus dedos en mis hombros y pateaba la puerta abriéndola sin problemas, retrocedía unos pasos, ganando carrerilla y me lanzaba contra la pared pero antes de llegar a ella daba un salto que me elevaba sobre la misma apoyando mi pie sobre el dintel de la puerta, y giraba mi cuerpo flexianandola y al estirarla me impulsaba hasta la pared contraria, entre cada una habían aproximadamente 3 metros, lo cual no era una gran distancia a franquear para mi, al tocar la otra pared repetía el procedimiento, comenzando a subir entre los muros en una ruta de zig-zag, hasta llegar al techo del edificio vecino, había dejado nuestras cosas en la puerta, a modo de distracción esperando sospecharan que tomamos una ruta por el interior del edificio.

Al llegar dejaba con suavidad a Anneke en el suelo del techo y me acercaba al borde para ver hacia la callejuela, la cual aun no tenia señales de soldados, pero si podían oírse los gritos a los lejos. No podríamos quedarnos aquí mucho tiempo, pero si el necesario para que ella se recuperara, me acercaba lentamente y me agachaba frente a ella.

- Que fue eso que sucedió.....por ahora, eso no importa, lo primero es pensar que haremos desde ahora,...siento haberte metido en todo esto.


Última edición por Ancel Nightroad el Vie Jul 29, 2016 10:05 pm, editado 2 veces


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Miér Jul 27, 2016 5:54 pm

Mi vista se encontraba completamente nublada del cansancio o del sudor. En ese momento no tenía certeza de nada. Entre el dolor muscular y la sorpresa que me había dado hacer eso no tenía mucho que esperar. Por el miedo de mi acto, quería escapar de ese lugar sin importarme nada, pero mi cuerpo no podía responder a lo que mi mente le decía. Pude escuchar unos pasos a lo lejos. Levanté la vista y observé los pies de alguien. Era Ancel pero… apenas podía escuchar las cosas que decía. Se oían tan distantes como si estuviera a metros de mi. Me ayudó a pararme, aunque la verdad tuvo que levantarme solo. Nunca había batallado tanto para mover un solo pie y caminar. Incluso mi cabeza se iba para un lado sin controlarla.
La puerta se abrió. Apenas podían distinguirse sombras moverse entre el humo espeso, mientras que gritos lejanos inundaban el lugar. Sin poder detener el curso de mi cabeza, terminé tirándola para atrás, aspirando el pesado humo y el olor a carne quemada que se abría paso en la antigua cafetería. Caminamos unos tramos mientras observaba a cuestas a la gente correr. El humo se había disipada por esa zona, por lo que podía ver con algo más de claridad.
 
Mi cuerpo fue apoyado en un lugar que no distinguí bien. Logré mover un poco mis manos por lo que las llevé a mi cabeza. Podía escuchar un pitido fuerte en el oído, por lo que llevé mis manos a este. Pronto, siento como me toman en brazos a lo que puse resistencia por unos momentos sin poder ver bien quien era. Todo pasaba como en cámara lenta, sentí una gota caer en mi rostro, abrí los ojos pude ver el rostro de Ancel con un hilo de sangre que, al moverse, provocaba que las gotas cayeran sobre mi rostro. Por instinto apreté los hombros del muchacho para no caerme. Los sonidos se escuchaban ahogados por aquel pitido. Sentí mi cuerpo zarandearse al igual que el de él y pronto, cerré los ojos sin saber que más ocurría.
 
Abrí los ojos de par en par sintiendo una frialdad en mi espalda. Mi vista había vuelto a la normalidad, al igual que parte de mis fuerzas. Lo supe por que por lo menos podía mover los dedos de las manos con más facilidad que antes. Observé la figura de Ancel acercarse a mi. Lo miré extrañada sin poder comprender bien. Escuché sus palabras y arqueé la ceja. - ¿Qué ha pasado?  - Pregunté para luego sentarme sobre el duro suelo. Dios. Llevé mis manos hacia mi cabeza para luego recordar. – Tu… Tu dejaste que me tomaran… - Dije sin poder ocultar el odio en mis palabras – ¡Por tu culpa maté a esa gente! – Grité golpeando su cuerpo con la fuerza que me quedaba. A lo lejos escuché la voz de los soldados. Mis latidos comenzaron a ir rápido. Miré de un lado a otro dándome cuenta de el lugar donde nos encontrábamos. – N-no entiendo por qué te quiere ¡Merezco una explicación! – Dije sin poder evitar los nervios que sentía en ese momento. Me paré al instante en el que escuché un par de pisadas provenientes de la puerta que separaba la escalera de la azotea. Vi como Ancel hacía una señal. Arqueé la ceja y casi al instante terminamos saltando hacia el otro edificio. Nunca había tenido una experiencia de tal magnitud en mi vida. ¿Qué era lo que sucedía? Pasó de ser un artista a alguien perseguido por los nazis en un abrir y cerrar de ojos.

Entre escapadas llegamos a una caseta vieja. Habíamos caminado por largo tiempo hasta llegar a unos campos. La mayor parte del tiempo él me llevó cargada en sus brazos. Casi no hablamos para no perder las fuerzas de seguir caminando. La puerta de la casa estaba entreabierta. Al entrar pudimos percatarnos de que habían cosas tiradas por todas partes, como si las personas hubieran salido rápido o, en el peor de los casos, hubieran sido sacados a la fuerza. No pude evitar temblar al observar la situación. Mis pies intentaban no pisar los rastros de vidrio de un florero que se había caído. – No quiero estar aquí… - Susurré mirando a Ancel. Cuando me disponía a acercarme a la puerta escuché unos pasos y algunos gritos más allá. Estaban sacando a los judíos de sus casas. Cubrí mi boca ahogando mi grito. Y, sin importarme el estado de Ancel, me oculté en la parte baja de la alacena.


Última edición por Amélie Grindelwald el Jue Ene 05, 2017 5:00 pm, editado 1 vez



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Jue Jul 28, 2016 9:44 pm

Cuando esta, comenzó a golpear mi pecho, solo reaccione abrazándola, no tenia palabras que pudieran consolarla, y en parte era mi culpa lo que había ocurrido en la cafetería, trataba de tranquilizarla.

-Siento no haber podido evitar que te tomaran, pero al igual que a ti me encontró desprevenido, y lamento lo que sucedió después, pero no fue tu culpa solo actuaste para salvar tu vida,....

Pensaba si mencionar o no que quienes estuvieran en aquella tienda igualmente iban a perecer bajo la mano nazi, pero me lo callaba pues no le ayudaría saberlo. A lo lejos ya se podía oír como los soldados se acercaban por lo que las explicaciones debían esperar a encontrarnos en un sitio mas seguro. Lográbamos saltar a otro tejado en el momento exacto en que la puerta era abierta y una ráfaga de munición se dirigía a nosotros, esquivándola por poco, escapábamos por los tejados hasta llegar al limite de la ciudad.

Tomamos camino al campo alejándonos lo mas rápido que nos fuera posible, cargaba con ella en mis brazos tratando de aumentar la distancia con nuestros perseguidores. Al cabo de unas horas de caminata entrabamos a una caseta a descansar. Esta se encontraba desordenada con sus puertas abiertas, como si no hubieran tenido tiempo de cerrarla. El interior se encontraba con sendos rastros de que se encontraba deshabitada desde hace unas horas, lo notaba al ver resto de comida sobre una mesa lo que demostró que quienes moraban en este sitio no tuvieron el tiempo necesario para levantar, también habían signos de que aprovechando la ausencia de los dueños, se habían aprovechado de saquear y destruir, en múltiples parte pude apreciar cristales en el suelo,

-Solo sera un momento, por favor aguanta Anneke,ir por algo de beber,,,,

Me alejaba buscando algo de agua, aun tenia en mi mente lo sucedido en la cafetería y como había resultado lastimado, me preguntaba que era ese extraño poder, y en los efectos causados en mi cuerpo pues había afectado a las nanomaquinas de mi interior lo que retrasaba mi proceso regenerativo. Pasaron no mas de cinco minutos cuando regresaba se escuchaban gritos en las casas aledañas y disparos al aire, dejaba caer el vaso el cual se espacia en cristales y salpicaba el agua que contenía y me apegaba a la pared mirando el exterior, era una redada, y la gente era subida en camiones mientras eran apuntados por soldados en la cabeza, había a la vez varios cuerpos desangrándose en el camino y ante jardines de las demás viviendas. Me separaba de la ventana y sin hacer ruido al ver que el contingente se acercaba a la casa donde nos encontrábamos y me dirigía a donde se encontraba esperando Anneke.

Pero mi sorpresa fue al llegar y no encontrarla, las tropas ya se dispersaban en la casa arma en mano luego de haber botado la puerta, no podía gritar el nombre de ella para saber donde se encontraba, quizás se había escondido y era mejor que siguiera en ese lugar. No la había visto salir por lo que debía seguir en este cuarto.

Sin mucho tiempo, me colocaba junto al marco de la puerta y cuando el arma entraba en el cuarto, tomaba el cañón con mi mano elevándolo, y con mi otra mano tomaba la ropa de este y en un movimiento lo derribaba quitando el arma de sus manos y dándole un tiro en cada pierna. El ruido del disparo resonaba en toda la casa, y Anneke observaba todo esto desde su escondite, cubriendo su boca mientras temblaba. Afuera defendía el cuarto a tiros evitando que se acercaran, cuando quedaba sin balas, estos sin oposición se acercaban y comenzaba un lucha cuerpo a cuerpo, reduciendo a varios sin acabar con ellos, hasta que recibía un tiro en las piernas y otros por las espalda, con el que terminaba cayendo al suelo.

Anneke que observaba lo ocurrido, se mantenía quieta en el lugar, el cuarto comenzaba ser revisado por lo que terminaran dando con ella, cuando estaban por abrir la puerta de la alacena donde estaba cobijada, su cuerpo se tensaba y cerraba los ojos cuando la puerta se abría y ella aparecía en el interior. No tardo en tener un arma apuntándole, y gritos ordenan que saliera del lugar...

….Pero, cuando este colocaba el dedo en el gatillo al no ver reacción por parte de ella, un destello rojo golpeaba en la sien de este llevándolo al suelo inconsciente. Cuando levanto la mirada, pudo observar mi ropa con daño en la zona donde habían entrado los disparos pero no heridas en la piel, y a mi de pie sosteniendo una especie de guadaña roja, los otros soldados se encontraban igualmente desmayados en el suelo, ya no había ruido en el interior por lo que de momento se encontraban en un sitio seguro.

-Ancel Nightroad... como veras no soy humano, soy un Kruznik y es por eso que me buscan...


Última edición por Ancel Nightroad el Vie Jul 29, 2016 9:20 pm, editado 2 veces


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Vie Jul 29, 2016 7:11 am

Esta vez, a diferencia de la anterior, no pude evitar lanzar un grito de terror. Sin oponer resistencia, salió con cuidado de la alacena. Sentía como sus piernas se doblaban y sus pies temblaban. Intentaba guardar la calma para no tener que explotar en cualquier momento como antes en la cafetería. – ¡Apúrate! – Gritaba el soldado enojado para luego poner su peso sobre mi haciendo que me arrodillara. Apuntó su arma nuevamente en mi cabeza. Sin poder evitarlo, busqué con la mirada a Ancel. Se hallaba a unos metros de mi, herido, tirado en el suelo. Solloce con terror, se había arriesgado para salvarme e indiscutiblemente habían logrado atraparme. Cerré los ojos con temor mientras el temblor se extendía mucho más en mi ser. Definitivamente este sería el final de toda mi vida. Ya había escapado una vez, no podría hacerlo dos veces.– P-por favor no… - Susurré entre palabras tartamudas para luego escuchar un grito que provocó que me callara. Escuché claramente como alistaba el arma para dispararme, cuando vi por el rabillo del ojo como este caía sin razón alguna. Me moví rápidamente hacia un lado, arrinconándome contra uno de los muebles de la sala ajena. Frente a mi se encontraba Ancel de pie, sosteniendo un extraño objeto entre sus manos de color rojo intenso. Mi rostro era una mezcla de emociones. Me sentía aterrada y a la vez sorprendida. Al escuchar sus palabras no pude evitar retroceder, aunque en vano, por el miedo. ¿Qué significaba Kruznik? No tenía ni idea, pero sea lo que sea, había intentado salvarme todo el tiempo por lo que no podía ser algo malo ¿Verdad? A demás… yo también había dejado ver aquel extraño poder sobre mi. Aquello que había retenido con todas mis fuerzas por miedo al rechazo.

Me paré y, sin darme cuenta me acerqué a él mientras pasaba mis ojos y mi dedo incide sobre la guadaña. Sentí un líquido viscoso que no tocaba desde hace mucho. Al apartar la mano, observé como se sobre mis dedos se hallaban manchas de sangre. Levanté la cabeza para mirarlo con algo de confusión. – Si no eres humano… ¿Qué eres? – Pregunté ladeando la cabeza intentando entender sus palabras. Tal vez lo que dije había sido un poco incoherente, pero mi curiosidad necesitaba ser resuelta, sin importarme estar en peligro o no. Toqué uno de los huecos que produjeron las balas sin dejar de mirarlo.- Ancel Nightroad – Musité limpiando la sangre de aquel objeto en mi ropa para luego pasar el dedo nuevamente, solo que con un poco más de fuerza, provocando que apareciera una cortada. Quité el dedo y lo levanté para que lo viera. La herida poco a poco iba cerrándose frente a sus ojos, regenerándose casi al instante. ­ Yo tampoco soy humana, o eso evito creer. – Dije sin apartar mi mirada de él en ningún momento.


Escuché unos pasos afuera y tiroteos a lo lejos. En esos momentos debíamos de desconfiar de cualquiera, por lo que, aún con miedo, caminé por entre los cuerpos inconscientes hasta estar alejada de la puerta. – Debemos irnos antes de que nos encuentren. – Dije buscando con la mirada alguna otra salida. Caminé hacia la ventana y la abrí. Le hice una seña y juntos salimos por aquel estrecho lugar. Caminamos a pasos pequeños, mientras podíamos ver diversos cuerpos de todas las edades tirados. Eran judíos inocentes, el terror en la actualidad. Mi familia no era judía, por lo que se suponía, no correría ningún peligro. Pero el destino no lo había querido así.– Sé a donde ir… pero está demasiado lejos, Ancel. Está a kilómetros de aquí y la única manera de llegar es en tren. Y dudo que podamos tomarlo ahora que nos buscan. – Dije entre susurros. Mis latidos se volvían cada vez más rápidos siempre que se escuchaban pasos acercarse a nosotros. Hice una seña para subir por la ventana de una de las casas más grandes del lugar. Al entrar, observé una habitación bonita, parecía una familia adinerada de la época. Al parecer, aún se hallaban en sus casas, por lo que no podrían ser judíos. Con cuidado abrí uno de los armarios y saqué uno de los vestidos de la época al igual que un uniforme para él. Era una habitación de esposos, al parece. Sin sentir alguna vergüenza, comencé a quitarme la ropa y a vestirme con rapidez. De rato en rato volteaba a mirar que Ancel no estuviera viéndome- ¿Qué miras? – Dije en una vez las veces en las que pude atraparlo observándome. 


Última edición por Amélie Grindelwald el Jue Ene 05, 2017 5:02 pm, editado 5 veces



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Vie Jul 29, 2016 9:29 pm

Por el momento no había, riesgo por lo cual relajaba mi cuerpo y dejaba que ella se acercara, no quería parecer una amenaza o que tuviera miedo de mi persona, y esos pasos de distancia, pero lentamente notaba que se acercaba y atrevía a tocar incluso mi arma, esta la había utilizado por la parte sin filo, cosa de no causar la muerte de ninguno de los soldados, aunque esto era lo que merecieran por los crímenes que han cometido. Mi corazón se calmaba cuando notaba que en ella no existía miedo a mi persona, lo cual me desconcertaba,

-Soy un ser creado y modificado genéricamente, con la apariencia de una persona....y es el motivo por el que desean capturarme

Para la época hablar de ADN, modificación genética o manipulación de esta, sonaría descabellado e incluso irreal, pero era la verdad.

-Sonara ilógico, pero es la verdad, y lo mas importante es que vengo de muchos años en el futuro, y llegue a esta época debido a un accidente en el espacio.

Ahora si sonaba como un loco a un par de décadas que que empezara la carrera espacial de Rusia y EEUU. Le daba un tiempo de silencio. Sus dedos se deslizaban en donde había sido herido pero que ahora no tenia rasgos de perforación alguna cerraba mis ojos sintiendo el tacto de sus dedos con mi cuerpo. A la vez mi mente recordaba aquel laboratorio donde me habían tenido prisionero y los experimentos que realizaron en mi cuerpo, por mi capacidad curativa no tenia signos de alguna intervención, Con sus nuevas palabras observaba lo que ella me mostraba, y le sonreía de forma cómplice,

-Lo que te hace humana no son nuestros cuerpos, si no la forma en que afrontamos la vida. Es tu desision vivir como una, o ser excluida. Si quieres ser humana no tienes que creer lo contrario, pero si debes aprender a aceptar lo que eres. Para mi eres una humana, solo que con otras capacidades que te distinguen y eso te hace única.

Podría haber añadido a información que manejaba de otras razas fuera de la humana que hasta el momento no eran mas que consideradas como leyendas y que convivían junto a los humanos en este momento y desde el comienzo, incluso antes que el primer humano pisara tierra,

No podíamos seguir entreteniéndonos mas tiempo en este lugar, nuevamente comenzaban los disparos y gritos , asentía a sus palabras y hacía que la sangre que conformaba el arma fuera absorbida por mi piel sin dejar rastro de que esta estuvo en mi mano. Y encaminaba mis pasos a su lado, para luego salir al exterior por la ventana que señalaba, avanzábamos con precaución entre los cuerpos inocentes, manteniéndonos ocultos y hablando a susurro, mantenía la calma, aunque me encontraba de forma contraria, pro esta preocupación era por ella,

-Si el problema es obtener un medio de transporte, creo que puedo lidiar con eso, pero antes debemos hacer algo con nuestras ropas, ya llamamos mucho la atención.

Siguiéndola, nos escabullíamos en la residencia de una familia acomodada, y la cual no extrañaría si algunas d sus prendas desaparecían, tomaba el uniforme que esta me daba y me situaba al lado contrario de la cama del que ella se encontraba y comenzaba a quitar mi ropa dañada, y colocarme lo que ella me entregaba, no era de mi talla pero el largo era el correcto, por lo que me quedaría algo ajustado, algunas veces no podía evitar desviar mi mirada hacia ella, hasta que fui descubierto,y recibía en la cara la ropa que ya se había quitado.

Como imaginaba era una hermosa chica.

-eh nada..solo, quería ayudarte si es que tenias algún problema, por cierto eres hermosa.

Y volvía a girarme para terminar de vestirme, y esperaba que ella me avisara para girarme, tomaba la ropa de ambos y la envolvía dentro de un cobertor de almohada, que usaba como un saco. No quera dejar muestras de sangre de ninguno, a sabiendas de lo que la ciencia humana podría hacer a futuro, que luego me encargaría de quemar, cuando estuviéramos en un lugar seguro,

-no podemos dejar pruebas de nuestra visita a este lugar, ve si algo donde podamos esconderlo mientras estamos fuera... alguna mochila o bolso.

Como ella estaba al costado del armario, le encargaba la búsqueda mientras yo me acercaba a la ventana y observaba el exterior en busca de indicios de persecución.


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Lun Ago 01, 2016 9:49 pm

Sin poderlo evitar, mis mejillas se tornaron de un rojo intenso. ¿Desde cuando sentía vergüenza de verme así frente a un muchacho? Se suponía que era algo normal… No era la primera vez. Tal vez el impulso de todo lo que había pasado hasta ahora lo que hizo que me desvistiera frente a él. Sus palabras provocaron que el nerviosismo aumentara, provocando un temblor en mi cuerpo no sentido antes. ¿Cómo hacía ese muchacho para lograr tantas cosas en mi? Me detuve unos segundos. Cerré los ojos e intenté concentrarme en el asunto principal: escuchar las pisadas para evitar que nos encontraran. Respiré hondo y volteé. Me veía algo ridícula, por lo que, con vergüenza, chasqueé la lengua para llamar su atención.
 
Al observar como envolvía la ropa, me di media vuelta y comencé a buscar algún bolso que la señora pudiera tener. Me acerqué a la cómoda y tomé un puesto a un lago. Lo abrí y verifiqué el contenido. Allí habían dos credenciales con nombres y fotos muy parecidas a las que se hallaban en el marco sobre la cómoda. Un hombre y mujer de apariencia relativamente joven. Examiné la tarjeta, leyendo los nombres y el contenido de estas. – Creo que ya tenemos como salir – Dije volteando y dirigiéndome a Ancel. Peiné mi cabello lo más parecido a la fotografía. Luego me acerqué a Ancel y pasé el cepillo sobre sus raros cabellos intentando igualar al caballero de la fotografía. – Tu cabello te delata… - Susurré para luego ponerle, de forma tal vez brusca un sombrero de la época. – Así estás mejor. – Dije sin notar la cercanía que teníamos. Tomé las credenciales.– Mi nombre es Adalia y tu eres Lestat. – Dije para luego poner la credencial en su bolsillo de la camisa. – Señor y señora Scheider. – Dije sin inmutarme. Mi semblante se veía serio por más cerca que nos encontráramos.

Tomé la ropa y la metí dentro del bolso. Rezaría para que buscaran algo allí. Me alejé de Ancel y caminé hacia la ventana. Miré la altura que había desde la ventana hacia el exterior. No era tanta, podíamos saltar con facilidad. Levanté mi falda para poder subir en el marco con facilidad. Luego volteé a mirarlo. - ¿Necesita una invitación, señor Scheider?- Dije en tono sarcástico para luego saltar un poco y caer sobre el suelo. Sentí como los tacones se plantaban en mis talones, por lo que hice un gesto de dolor.

 
Cuando Ancel me hubo alcanzado, caminamos lo más ocultos que pudimos. Esta vez no tendríamos tanto problema. Si alguien nos parara enseñaríamos las credenciales; sin embargo esperaba que no nos encontraran ya que el parecido no era tanto.

 
Para llegar a la estación, necesitábamos pasar por el lugar de la explosión. Y al hacerlo, pude observar claramente como el humo se había disipado por partes, pudiéndose ver un poco de la destrucción. Un hueco creció en mi estómago. Había matado a mucha gente allí.. Era culpa la que se albergaba en mi interior, por lo que mi semblante cambió a uno lleno de tristeza. Pude escuchar los gritos retumbando en mis oídos. Eran los mismos que dieron dentro de la cafetería. Aún no podía explicarme como, hace un par de horas, el panorama era distinto… Hace un par de horas todo era paz.
 
- Señorita necesito ver su credencial – Levanté la mirada para observar al hombre parado frente a mi. – Si, claro – Dije amablemente intentando no parecer nerviosa. Abrí a medias el bolso, intentando que no se viera el contenido y saqué la credencial. Se la di y sonreí mostrando seguridad. El hombre miró la credencial y luego volvió la vista hacia mi, intentando encontrar similitud. – Espero que no haya problema, las cremas funcionan muy bien en mi piel. – Bromeé sin quitar la sonrisa. Para mi suerte, el hombre se contagió de esta y me dio pase. El siguiente era Ancel. Rezaba para que no le obligaran a quitarse el sombrero. Mientras eso no pasara estaría todo bien. Mis latidos se aceleraron cuando, al voltear, vi al hombre confundido, intentando encontrar algún parecido con la imagen. Mis manos estaban temblando incontrolablemente. – C-cariño… - Susurré sin poder evitar tartamudear. Aprentando un puño, levanté la otra mano y la coloqué en el hombro del hombre. - Caballero, nuestro hijo está enfermo, a kilómetros de aquí. Necesitamos abordar lo más pronto posible… - Mi voz sonó como una de súplica. El hombre, asintió y, para nuestra suerte, dejó que pasaramos.

El camino rumbo al tren estaba lleno de generales y soldados. Cualquiera de ellos tenía derecho a pararnos si querían. Tomé la mano de Ancel con el pretexto de querer ‘aparentar’ ser esposos, aunque muy dentro, la apretaba queriendo demostrar el terror que invadía mi cuerpo.


Última edición por Amélie Grindelwald el Jue Ene 05, 2017 5:07 pm, editado 1 vez



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Jue Ago 04, 2016 12:37 am

Habíamos logrado pasar casi sin problemas la primera estación de vigilancia, por lo que el disfraz funcionaba de momento, íbamos de la mano por nuestro lado pasaban más personal del ejército y personas que solo por ver sus vestimentas y joyas se notaban que eran de poder, políticos y partidarios al régimen nazi. Sentía como mi mano se apretaba cada vez que un oficial pasaba, pero no era por mi acción si no de ella, que a pesar que exponía una sonrisa cada vez que sucedía sentía su miedo pasando a mi cuerpo. Nos estábamos acercando al tren cuando un grupo de oficiales iban deteniendo a todas las personas y realizando preguntas…
- Bésame…
Le decía suave y acercaba mi cuerpo al de ella y tocaba sus labios con los míos, cuando estos oficiales se iban a acercar a nosotros, esto provoco un efecto natural de incomodidad en ello, que los hizo desviar sus pasos permitiéndonos avanzar y acercarnos más a nuestro pasaje de salida de aquella ciudad.
- Perdón por eso, pero las muestras de afecto generan incomodidad en las personas y evitan que se acerquen… por ahora no creo que nos molesten, pero no podemos bajar la guardia, en caso de que debamos volver a escapar, la opción más segura es ir hasta las líneas y escapar por ellas
Pudimos continuar nuestro andar hasta el vagón sin inconvenientes actuando como una pareja de enamorados cada vez que alguien aparentaba que se interpondría en nuestro camino, con lo que lográbamos que estos giraran su rostro. Pasaron unos minutos y ya estábamos en espera a subir al vagón, pero este proceso era algo lento, a medida que avanzábamos en la fila de espera se podía oír algunas cosas interesantes.
Como que la guerra podría llegar pronto a su fin, que las tropas están siendo rechazadas con éxito y que el Fuhrer tenía amantes en cada poblado. Pero lo que más llamó mi atención era el documento que estos tenían en su mano y que por nuestra parte carecíamos.
-No podremos subir al tren, … nos hace falta los boletos, así como un pasaporte…
Tomaba su mano nuevamente y salía de la fila yendo en sentido paralelo a las vías del tren en tanto le explicaba lo que haríamos.
- Bajaremos a las vías cuando el tren este por salir y escaparemos por ella…
Cuando le estaba contando mi plan chocaba con un pequeño el cual con el movimiento que este no cayera, terminaba botando de mi cabeza la gorra que cubría mi cabello, que revelaba mi origen no Ario. Esto inmediatamente llamaba la atención y sonaba un silbato de alerta apenas era percibido por la guardia.
- Corre…!
Gritaba y llevándola de la mano corría en dirección al frente del carro, mientras disparos al aire de advertencia sonaban a nuestra espalda, una vez bajamos la tomaba en brazos y de a poco con ella aumentaba la velocidad mientras a mi cabello cambiaba de color así como mis ojos.
- Sujétate fuerte…
Dicho esto, de mi espalda surgían unas alas negras, con las cuelas luego de agitarse un par de veces nos separábamos del suelo y salíamos de aquel lugar esquivando disparos y elevándonos entre las nubes. Pero unas cuantas balas habían caído a mi espalda por lo cual estaba limitado en mi tiempo de vuelo, y manchando de rojo la ropa que usaba.
- Necesito que busques un sitio donde podamos descansar…


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Jue Ago 04, 2016 3:05 pm

Ni en mis mayores pesadillas pude sentir un miedo como este. Más que un símbolo ‘romántico’ era uno de completo pánico. En cualquier momento podían encontrarnos. Ese sería nuestro completo final. Capaz no moriríamos, pero podían tomarnos y experimentar. En aquella época se escuchaban algunos comentarios sobre eso. Comentarios ahogados por el gobierno, de niños desaparecidos misteriosamente o cuerpos encontrados en calidad deplorable.
 
Mantuve mi paso firme, sin inmutarme. Lo que menos quería era ser tan obvia. El tensión podía sentirse en el aire. Como si la energía de Ancel cargara un peso al igual que la mía. Capaz él estaba temiendo lo mismo que yo. A unos metros de nosotros, un grupo de oficiales se encontraban interrogando a algunas personas. Mi cuerpo tembló sin poder detenerlo, y a partir de ese momento las cosas ocurrieron de forma rápida. Ancel había pegado sus labios a los míos. Mis ojos permanecieron abiertos por la sorpresa, más mi cuerpo se dejó llevar, colocando las manos alrededor de su cuello, cubriendo mi rostro. Al separarnos, dejé ver un notable sonrojo en mis mejillas al igual que una expresión de total sorpresa. Sin poder evitarlo llevé mi mano libre a mis labios mientras escuchaba cada una de sus palabras. Lo que sentí capaz estuvo fuera de lugar, pero hubo una gran decepción en mi interior. Una parte de mi había deseado un beso, pero no así. Sin embargo, era necesario.
 
Caminamos, esperando el tren, actuando como si estuviéramos juntos de toda la vida. La función debía continuar o nos descubrirían. Nuestras manos seguían juntar y, sin poderlo evitar, había una presión cada que se acercaba un general. Al llegar el tren, el paso se hizo lento. Ahora nos hallábamos entre mucha gente partiendo de un lugar a otro. Me mantenía alerta de mi alrededor, intentando ignorar aquellas conversaciones que, al menos para mi, no tenían tanta importancia. La voz de Ancel hizo que girara a verlo. Aquellas palabras helaron mi sangre ¿Cómo no nos habíamos dado cuenta antes? Me sentí realmente estúpida. Debí de haber pensado en eso antes. Tomó mi mano y me jaló fuera de la fila. Me mantuve callada, intentando aparentar calma. Al decirme arqueé la ceja. – Espera ¿Qué? – Dije mirando las vías del tren. Era realmente peligroso. En ese momento, Ancel chocó con un niño. Como si fuera en cámara lenta, su sombrero cayó a un lado. Pude ver la expresión de su rostro al igual que el mío. Uno de miedo que, al sonar el silbato, se transformó en uno de horror. No necesité escuchar lo último que dijo para comenzar a correr todo lo que podía con aquellos zapatos de tacón tan pesados. Incluso la falda llegaba a estorbarme. Al momento de bajar, mi tacón se torció provocando que, en una fracción de segundo, me quedara parada. Sentí una punzada en mi hombro izquierdo que provocó que fuera hacia delante al tiempo en el que Ancel me tomaba entre sus brazos. Entre la confusión y el dolor, intentó mover el brazo pero se me hizo doloroso. Al mirar hacia abajo, observé como nos alejábamos del suelo. Cuando por fin encontré mi voz, boté un grito de dolor y miedo al mismo tiempo. Temía a las alturas, y ahora debía sujetarme con el poco tiempo que tenía. – So-solo un poco más… - Susurré intentando divisar todo desde esa altura. – A-allá entre los árboles – Dije señalando con la cabeza, pues si soltaba mi brazo podía caer. No supe si él me entendió, pero poco a poco vi como íbamos descendiendo. Fue una experiencia aterradora, aunque a juzgar por el día, era mínima.
 
Al bajar entre los árboles y pisar el suelo, me soltó. Di unos cuantos pasos hacia atrás y cubrí mi cara con mi mano derecha. El ardor había aumentado y, para empeorarlo, podía sentir como mi cuerpo intentaba curar la herida, más sin embargo, con al bala dentro, era imposible, por lo cual volvía a abrirse una y otra vez. – M-mi casa está… - dije con la voz entrecortada- a unos metros de aquí. Solo que si nos ven así… y tu con tu-tus alas v-van a sospechar – sentencié para luego caer de rodillas entre la hierba y abrir el bolso. – Traje una camisa de más – dije para luego buscar alguna visión desde la maleza. - ¿Ves esa casa? – Señalé metiendo mi mano, provocando algunos rasguños. A lo lejos podían verse casas de algunos colores distintos.  – Es la blanca de allá, la más pequeña- Dije para luego voltear a verlo. No podía ni quería aceptar que tenía una herida. - ¿Te hirieron? – Pregunté intentando evadir el dolor para luego observar su cuerpo. Sentí los ojos pesados y, antes de que respondiera, mi cuerpo cayó de cansancio y dolor.


Última edición por Anja O'malley el Vie Ago 26, 2016 12:44 pm, editado 1 vez



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Jue Ago 18, 2016 6:36 pm

Con pesar había logrado mantenernos en el aire, el mayor tiempo posible hasta salir de la ciudad y alejarnos de su vista de nuestros perseguidores, descendía entre arboles, guiándome por las indicaciones que me daba lograba aterrizar en un claro entre los arboles, dejándola de pie en el suelo, y yo doblando mi cuerpo por dolor y cansancio, mientras este mismo comenzaba a sanarse y expulsaba los proyectiles de su interior dejándolas sobre el césped que pisábamos, mi espalda escocia y se encontraba caliente, con un indicio febril, pero a medida que las heridas sanaban retomaba su temperatura normal. Mientras estaba en esta posición oía y observaba lo que ella me indicaba, no estábamos tan lejos de su casa. Ya de pie me quitaba los restos de la camisa que había llevado hasta el momento y hacia desaparecer mis alas, dejando unas plumas de color negro sobre el verde suelo. Esta chica había pensado en casi todo, sonreía y me acercaba a ella y tomaba la camisa para colocármela.

   -Puedes caminar hasta ahí, y mis heridas ya sanaron de forma superficial, pero tardaran un poco de forma interna, pero me las puedo apañar sin problemas...

Estaba respondiendo cuando en un reflejo me acercaba a su cuerpo evitando que cayera al suelo, al ver como esta cerraba sus ojos,. Sosteniéndola en mis brazos, notaba la mancha roja en sus espalda, producto de un disparo, del cual no dejaba de manar sangre, debía tratarla, sin colocarme la camisa, la cargaba nuevamente, y con cuidado me acercaba hasta la que era su casa, no teníamos nuestras cosas, así que iba hasta una ventana oculta de la vista, cuidando siempre de no ser visto, y con el codo quebraba el cristal, lo suficiente para el paso de mi mano y quitar el seguro de la ventana por el cual me colaba en el interior aun con ella, y depositandola sobre la mesa, luego de tirar lo poco que había en ella.

Tomaba la tela de su vestido rasgándola, dejando a la vista su ropa interior, no pude evitar sonrojarme, esta chica causaba en mi sentimientos que consideraba perdidos, y que deseaba recuperar,no iba a dejar que algo le pasara,la dejaba en la mesa luego de observar la herida, y me acercaba al hornillo, encendiéndolo, y dejaba un cuchillo con el filo calentándose, mientras en otro colocaba unos paños a hervir para desinfectarlos,. Salia del cuarto y buscaba alguna botella de licor, o algún desinfectante, dejando las cosas tiradas a mi paso hasta dar con una botella de alcohol, en el pequeño botiquín del baño, con la prisa no había pensado en buscar en aquel lugar primeramente,

Regresaba a la cocina donde ella aun reposaba , dormida en la mesa, la volteaba dejando a la vista la herida, dejaba la botella abierta a un lado, y me acercaba por el cuchillo, el cual bañaba en alcohol, y acercaba a la piel de ella buscando el proyectil que se alojaba en su cuerpo, El filo al hacer ingreso cortaba parte de su piel, pero debido a la profundidad no tenia mas opción que ir mas al interior de ella de lo que pensé en primera instancia. Para esto sostenía su hombro y vertía alcohol, en la herida, solo sentía como la fuerza de mi mano aumento para sostener el cuerpo en el lugar mientras un grito escapaba de su boca, por el ardor del liquido en su carne viva.

-Calma, Cálmate..... si te sigues moviendo solo sangraras mas,,,

Mantenía la presión de mi mano, con cierta dificultad mientras trataba aun de calmarle, pasaron algunos minutos hasta que pude soltar su cuerpo.

-Quitare la bala de tu cuerpo para que la herida deje de sangrar, te dolerá un poco pero no queda mucho...

En un nuevo intento acercaba el filo del cuchillo a su piel, ampliando la herida unos centímetros, sangraba un poco bajando este liquido por su piel, cuando este tenia el diámetro suficiente introducía uno de mis dedos y retiraba la bala la que caía al suelo, emitiendo un sonido al impactar y dar algunos rebotes. Ahora su herida podría sanar de forma normal.

-Con esto tu herida se cerrara, y sanara por si sola, pero quizás tardes un poco en poder sentirte cómoda nuevamente, fue un buen daño el que recibiste,,,,, te recomiendo darte una ducha y ponerte algo de ropa limpia...

Al ver como sanaba, suspiraba, y sentía como mi interior se calmaba.


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Vie Ago 26, 2016 12:40 pm

- ¿Papá?
- Dime Anneke
- ¿Es verdad que las estrellas son personas que fallecieron?
Tras la pregunta, la pequeña volteó a observar al hombre con una sonrisa y una mirada de ilusión. Dio un paso más sobre el muro algo alto en el cual estaba subida. Su padre la observó y tomó su mano para que no cayera. A veces, su pequeña hacía preguntas muy raras.
- No son personas fallecidas, Anneke, eso es para niños tontos. – contestó duramente el hombre botando un suspiro. La niña desvió la mirada con vergüenza. Siempre cometía errores al preguntarle cosas a su padre.
- Entonces ¿Qué son? – preguntó sin atreverse a mirarlo. Le gustaba creer en las fantasías que le contaban sus amigos de la escuela, quienes a diferencia de sus padres, eran más permisivos en creer ese tipo de cosas; o por lo menos alimentaban la creatividad.
- Son cuerpos en el espacio, astros, Anneke. – comentó observando como la niña daba un brinco, aterrizando sobre el suelo.
La pequeña comenzó a dar vueltas de forma agraciada, estirando sus brazos y mirando el manto negro que cubría sus cabezas. Su padre botó un suspiro pesado y la miró con enojo.
- Deja de hacer eso, te ves ridícula. – dijo con dureza tomando a la niña de la muñeca. – En vez de bailar, deberías ponerte a leer algún libro importante, como yo. – dijo para luego agacharse y mirar a la niña. – Este mundo es difícil para las mujeres, Anneke. No quiero que se burlen de ti ¿Entiendes?
La niña miró a su padre sin entender; sin embargo, con miedo de ser castigada, asintió y agachó la cabeza de inmediato. Su padre volvió a tomar su mano y la jaló para que caminara a su paso, sin distanciarse, sin jugar.

A lo lejos, una muchacha de cabellos largos los veía. Era la misma Anneke, solo que mayor. Aquel sueño la había perseguido por mucho tiempo. Siempre tenía el mismo resultado: un gran dolor en su pecho. Sin embargo, esta vez el dolor se movió hacia la izquierda, provocando que botara un grito silencioso. No podía escucharse, solo veía con los ojos empañados en lágrimas como su yo del pasado se iba con su padre.


Abrió los ojos de golpe sintiendo como algo caliente perforaba su cuerpo. Veía borroso por las lágrimas, pero pudo distinguir al instante la figura de Ancel. Al sentir el alcohol pasar por la herida boté un grito fuerte. Su mano en mi hombro hacía presión y sus palabras me daban una cierta tranquilidad.
- M-me duele… ¡ANCEL! – gritaba sin poder detener mi movimiento. Apreté con fuerza mi puño dejando que las lágrimas salieran.
Tras varios minutos, me soltó. Boté un suspiro envuelto en sollozos ¿Había terminado? Mi mente pedía que sí a gritos. Al escuchar sus palabras, volteé a mirarlo con horror. No quería volver a sentir ese dolor nuevamente.
Ancel acercó el cuchillo, abriendo más la herida. La sangre escurría por mi brazo en dirección a mi mano y el suelo. De mis labios no dejaban de gritar de dolor a la par que los intentos de quedarme calmada no cesaban.

- ¡SÁCALA YA! –le gritaba en tono de súplica retorciéndome de dolor. Llevó mi mano sana hacia el brazo izquierdo para sujetarlo entre tanto temblor. Podía sentir como la sangre la cubría. Cerré los ojos intentando calmarme. Allí, al instante, se escuchó un sonido sordo. La bala había caído en el sucio piso. Mi cuerpo seguía temblando. Podía sentir aún un dolor horroroso. No me atrevía a mirar esa zona, pues sabía que me asustaría. Levanté la vista hacia Ancel aún con lágrimas en los ojos y busqué su mano con mi mano derecha. La tomé y la apreté sin dejar de botar lágrimas. La sangre que envolvía la unión iba goteando de a pocos.



La ducha quitó todo rastro de sangre en mi cuerpo. No había movido el brazo por el dolor aún causaba. Me sentía bastante sucia por todo lo que había pasado. Había asesinado a la gente… Eso no podría perdonármelo jamás. Salí con una toalla rodeando mi cuerpo. Mis ojos hinchados apenas me dejaban ver hacia donde me dirigía. Conocía bien esa casa, era la casa donde viví mi niñez.

Al pasar por la sala observé a Ancel. No sentí tanta vergüenza de que me mirara. Habíamos pasado tantas cosas en poco tiempo que la confianza se había agrandado.

Eh… yo… necesitaré ayuda para vestirme - mencioné desviando la mirada. Mis mejillas se sonrojaron de inmediato. – N-no puedo usar mi otro brazo, aún me está doliendo… - susurré dándole la espalda mientras caminaba a mi habitación. – No voy a obligarte a ayudarme. – dije en tono serio entrando en el cuarto.

Abrí la puerta con el codo mientras sostenía la toalla. Aquella era mi antigua habitación, por lo que habían ciertas muñecas y algunas joyas de niña. La había usado siempre que venía por lo que tenía ropa. La puerta del armario fue abierta con dificultad. Tomé lo primero que encontré y me senté en la cama dándole la espalda a la puerta semi abierta. Dejé caer la toalla con cuidado, descubriendo la parte superior de mi cuerpo. Al parecer mi hermana y mi madre habían salido. Agradecía que fuese así, si no me hubieran escuchado gritar de dolor.



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Lun Oct 17, 2016 12:38 pm

Ella se había marchado a ducharse, por mi parte me quedaba limpiando el desorden que había dejado la pequeña intervención, lavaba con desinfectante la mesa y el suelo, para dañar las muestras de sangre, así como los utensilios empleados. Luego de asegurarme que todo estaba limpio y ordenando me dejaba caer en una silla y miraba el techo, aun podía oír  el agua  de ella lavándose su cuerpo. Cerraba mis ojos descansando y ordenando mis ideas hasta que el agua dejaba de caer y la puerta se abría, dejándome verla cubierta con una toalla y bajo ella desnuda.

Su sola vista había despertado en mis sensaciones humanas que no sentía hace años, oía sus palabras y me sonrojaba, pero asentía y la acompañaba caminando paso lento, por lo cual entraba al cuarto un momento después, viéndola sentada con su pecho descubierto, mis ojos se quedaron un momento disfrutando de la vista, la perfección de las curvas de su pecho, su tamaño, difícil era poder apartar la mirada pero lo lograba.

- Eres realmente hermosa…

Me acercaba a ella, aun sentía el calor de sus labios, luego de todo lo que habíamos pasado, y sin pensar tomaba su barbilla y lentamente levantaba su rostro para poder ver sus ojos.

- Siento que te conozco desde mucho antes de verte, cada parte de mi cuerpo desea reclamarte,… mi cuero siente una gran necesidad de estar contu persona, desde que cruzamos nuestra mirada por primera vez en el tren

Acercaba un poco mi rostro y rozaba su nariz contra la mía, mientras mi mano acariciaba su mejilla, y aun más lento acerque mis labios para rozar los de ella. Todas las emociones anteriores mantenía en mi un alto nivel de adrenalina, por lo que me encontraba más osado y atrevido de lo normal, y no pensaba en los límites que debía mantener, terminaba apegando mis labios a los de ella, comenzando con un beso suave que poco a poco iba aumentando la efusividad, buscando una respuesta por su parte.

Mientras la besaban mis dedos bajaban por su mejilla, a su cuello, rozando con la punta de estos su piel, luego por su hombro  brazo hasta entrelazar su mano.


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Dom Dic 04, 2016 8:53 pm

Desvié mi mirada hacia mi hombro. Tenía cierto miedo de moverlo, pues el dolor se volvía infinito. Llevé mi mano hacia la herida y la palpé suavemente por los contornos. Un gesto de dolor se dibujó en mi rostro. Podía sentir como esta se iba cerrando de a pocos. Sin embargo, los pensamientos se disiparon rápidamente al escuchar la voz del muchacho. Me giré lentamente, sin importarme mi desnudes. No era la primera vez que dejaba que un hombre me viera, mas sin embargo, era la primera vez que sentía temor de hacer algo mal y fallarle.
Sus palabras lograron que mis mejillas se tornasen rojizas. Paseé mi mirada por su rostro. El sonrojo de sus mejillas eran provocador y tierno. Me animaban a reclamar sus labios una vez más. Las manos de él se posaron en mi barbilla. Nuestras miradas se cruzaron, intercambiando con vistazos hacia nuestros labios.
Mi respiración de cortó por un instante al escucharlo. Lo observé con sorpresa. Ciertamente podía sentir lo mismo que él. Mi cuerpo y corazón no podían negarse. Poco a poco nuestros rostros se acercaron. Esta vez no teníamos que besarnos para aparentar, esta vez era con sentimientos de por medio. Me acerqué a él, reclamando sus labios y, con un movimiento provocador, jalé su labio inferior hacia mi para luego completar el beso.
Su tacto provocó que botara suspiros ahogados. El beso suave se tornó un poco más fogoso al tiempo en el que me apegaba a él, entrelazando nuestras manos. Acaricié su espalda, palpando suavemente con las yemas de mis dedos ada centímetro de su piel. No podía negarlo, mi cuerpo también lo deseaba.
Mis mejillas sonrojadas reflejaban timidez, más mi corazón y sentimientos empezaban a tornarse salvajes. Llevé mi mano desde su espalda hasta su mejilla. Mientras movía mis labios, lo atraía hacia mi para recostarnos sobre la cama. Podía sentir la humedad de la toalla caída sobre mi espalda. Me separé unos segundos de él para observarlo. Pasé mi mano por sus labios, sintiendo la textura. Los deseaba, lo deseaba completamente, solo que de una forma diferente.

- Eres un hombre muy extraño, Ancel... - susurré levantando mi mirada para toparme con la suya.- Te debo mi vida. Déjame pagártelo de alguna forma.- Comenté con tranquilidad para luego acercarme a sus labios.
Había una lucha interna en mi interior. Aquella parte que lo deseaba, y la otra que anhelaba ser alguien correcta para él y no decepcionarlo.



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Ancel Nightroad el Sáb Dic 31, 2016 3:20 pm

Con su acción había quedado sobre ella, sujetando mi peso con mi mano sobre la cama para no aplastarla, pero tampoco a una distancia mayor que no permitiera que mi cuerpo no rozara su piel. En mi interior continuaba creciendo un instinto primitivo, que me llamaba a unirme con ella, una sensación de necesidad. Cuando ella bajo del tren me había embargado durante todo el tiempo, un vació, una soledad que se había acrecentado cada día antes de volver a encontrarnos, un sentimiento, que debía ir por ella y que de no hacerlo, me encontraría incompleto por la eternidad.

Desconociendo el verdadero motivo por el cual mi ser deseaba reclamarla y ser uno.

-Dime quien no es extraño, acaso en este momento no lo somos ambos, no sabría que responderte, mas si se, que volvería a salvarte cada vez que sea necesario, recibiría cada bala con gusto, con tal de verte ilesa…

Mis mano se había liberado de la de ella, y lentamente comenzó a recorrer su piel por el costado, un deslizar lento de la punta de mis dedos, disfrutando la electricidad que  se transmitía solo por el roce que enervaba mis sensaciones, aumentaba mis instintos y nublaba mi razón.

Mis dedos subieron hasta su hombro y se detuvieron apoyando la palma de mi mano, ara comenzar a descender hasta llegar a su pecho, el cual fue atrapado entre mis dedos, sintiendo su suavidad y calidez, sintiendo el roce de su pezón, coronando su cima el cual rozaba contra mi palma. A la vez que mis labios se acercaron a su cuello, comenzando a besarlo, y dando pequeñas mordidas con mis labios, que atrapaban su piel dándole ligeros tirones cuando esta luchaba por liberarse de su prisión.

Poco a poco mi cuerpo descendía aun mas hasta situar mi costado junto al de ella sobre la cama y parte de mi pecho, aun cubierto con los restos del uniforme que había utilizado anteriormente, presionando su pecho derecho con mi peso, mis dedos tomaban prisionero el pináculo de su pecho, y comenzaban a darle pequeños tirones, mis boca, ya daba ligeras mordidas que raspaban la piel de su cuello, mientras mis labios subían buscando los de ella para fundirse en un apasionado beso. No un beso normal, si no uno similar al cuando te reencuentras con tu amada luego de no poder verla durante un breve tiempo, un beso con la sensación de volver a reclamar algo que esperabas, pero solo que no es de un tiempo, si no que parecía una pasión contenida desde el origen de los tiempos.


❝Yo no me detendré, lo que tu sientas no tiene importancia. Haré lo que me plazca, así que prepárate. ❞

PensarHablar Actuar
993366ff3366 000000

Spoiler:






avatar

Dromes :
65355
Reputación :
13
Mensajes :
37

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Demian Serkin el Mar Mar 07, 2017 3:19 am


TEMA CERRADO
Takemori
Este tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pueden solicitarlo aquí.

Ubicación: Ciudad de Éadrom - Otros




Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar

Edad :
23
Dromes :
319282
Reputación :
23
Mensajes :
839

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Sebastian Michaelis el Dom Mar 12, 2017 1:37 pm


Tema Abierto



Sebas:


" />
" />

Hablo - " Pienso" - Narro/ Actuo
avatar

Dromes :
252256
Reputación :
100
Mensajes :
2022

Ver perfil de usuario http:// http://sailormooncrystalrol.foroactivo.com/
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Amélie Grindelwald el Dom Mar 12, 2017 6:22 pm

Su cuerpo se hallaba sobre mi. Nuestras miradas se cruzaron mientras mis mejillas obtenían un tono rojizo. Habíamos llegado hasta este punto por mi propia voluntad. Yo lo había traído a casa y ahora lo había atraído a mi. No podía explicarlo, era como una red de coincidencias y de fuerzas dentro de mi ser que pedían a gritos unirme a él.

Cuando habló, intercambié mi vista de sus labios hacia sus ojos reiteradas veces. Sus palabras surtieron algo extraño en mi interior. Unas grandes y profundas ganas de besarlo se apoderaban de mi, mas su tacto me despistó y me centré en disfrutarlo. Moví mi cabeza y cerré los ojos botando pequeños suspiros. Pronto, su mano llegó a mi pecho y lo atrapó con sus dedos. Mis ojos se abrieron lentamente, observando como los labios del muchacho se acercaban a mi cuello. Sonreí con nerviosismo e hice la cabeza a un lado para darle paso. Mis manos viajaron hacia su espalda.

Su cuerpo reposó a un lado y poco a poco me levanté tomando campo. Llevé mis manos hacia su pecho y desabotoné su camisa aún ensangrentada. Sentí a Ancel sentarse en la cama. De forma algo torpe, seguía el juego hasta sentarme sobre él. La camisa cayó junto a la toalla y paseé mi mirada por su torso. No era la primera vez que veía un cuerpo desnudo ajeno al mío, pero era la primera vex que podía sentir algo así. Nuestros labios se juntaron una vez más, intercambiando respiraciones y caricias. Llevé mis dedos a su cabello y los enredé mientras movía suavemente mi cadera rozando nuestros cuerpos aún sin unirse. Tomé una de las manos de él y la llevé hacia mi cintura. Me alejé y lo observé en silencio.

Podía sentir mi respiración chocar con su pecho, rebotando y llegando al mío. Nuestros corazones acelerados avanzaban a un ritmo fuerte, un mismo ritmo, sin detenerse. Podía sentir a la perfección cada latido hablándome, como si te un susurro se tratase. Un susurro que pedía a gritos una entrega no solo carnal, si no más allá de todo. Como si fuésemos seres infinitos, viajeros eternos. Pasé una de mis manos por su pecho y lo acaricié lentamente sintiendo la textura de su piel. Detuve mi mano en su corazón y levanté la mirada. Por un segundo pude distinguir un brillo extraño. No era lujuria, era algo más, algo que no podía explicar, pero que, sin embargo, estaba segura de que yo también lo sentía y él podía verlo.

Me acerqué lentamente a su cuello y deposité un suave beso. Me separé y pasé mis manos por debajo de sus brazos para unirnos en un abrazo, apegando nuestros pechos desnudos. Quería sentir su piel con la mía.

Sentía una seguridad inexplicable al estar con él, al igual que las ganas de salir huyendo por sentir que era algo prohibido. Sin embargo, y a pesar de tener una lucha en mi interior, había un sentimiento mucho más fuerte. Uno que deseaba deshacernos de nuestros cuerpos y entregar nuestras almas.

- No te vayas nunca de mi lado.

Las palabras salieron de mis labios, mas no podía entender como había sucedido. Tal vez la pasión me dejaba decir cosas tan absurdas ajenas a mi cordura. Siempre había sido solitaria, intentaba no depender de nadie; sin embargo, había un efecto extraño que él provocaba en mi. Así que, por un segundo, sentí que quien había dicho eso era algo en mi interior. Supuse, en ese momento, que era el grito desesperado de mi corazón pidiendo que lo dejase amar por una vez en la vida.



RECUERDA NO REVELAR TUS DATOS PERSONALES
Hablo · Actúo · Recuerdo
5383ac · 949799 · 236094
Luz y Oscuridad:
Spoiler:


Spoiler:


avatar

Edad :
21
Dromes :
663913
Reputación :
402
Mensajes :
9014

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: #0 Del otro lado del universo, hasta el fin de los tiempos {Ancel}

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.