6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Taiga's ID

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizada Taiga's ID

Mensaje por Ken Taiga el Dom Mayo 22, 2016 9:33 pm

Let me you the worldthere’s more than corrupted money
Ken Taiga
Isn’t a last name enough?
Ken Taiga, mejor conocido como el heredero del clan Taiga, aunque entre sus amigos nunca faltarán las pesadas bromas en las que le digan “The Rich”. Nacido en el año de 1994, un 18 de agosto, cuenta con acertados 21 años. Leo de nacimiento, tal vez el motivo de su personalidad tan fiera. Un varón de marcada heterosexualidad. Estudiante de arquitectura, cursa el tercer año en el instituto Takemori, aunque en sus tiempos libres no sea más que un empedernido artista digital. Humano, y pese a esto, poseedor de una encantadora mirada…

descripciónpsicológica
América lo ayudó a formarse, fue su apoyo para mostrar la que sería esa realidad que, día tras día, noche tras noche, todos verían. Nació como alguien que parecía estar condenado, no solo a un destino desafortunado, sino que también a una mentira eterna. Obligado a quehaceres que no son los deberes de un heredero, el joven de orbes azules se arrullaba en las esquinas de su habitación, esperando al llamado de un cambio que, para fortuna de los que le rodeaban, arribó a tiempo ¡Estados Unidos! ¡Madre de la indecencia! Gracias por mostrarte ante él, por ser la única progenitora que le extendió aquella mano que tanto necesitaba.

A simple vista se verá como un príncipe de en sueño, justo lo que es. De facciones nativas en su tiempo, pero actitud embelesadora y conquistadora,  fue la sensación en el colegio que se le asignó. Asistió a un instituto en el que sólo veía a personas de su calibre, en donde besaban su mano y se postraban a sus pies. Un carácter marcado. Acostumbrado a tener a hombres y mujeres rendidos por igual, es alguien que puede verse agradable, pero que en realidad esconde tras esa siniestra sonrisa un pasado, ese pasado que lo obliga a ser el prospecto de heredero que sus padres esperan. Lo que muchos conocen es al heredero Taiga, al varón astuto que se aficionaba a la arquitectura, al chico que dona cantidades exuberantes a fundaciones para salir en las noticias, al joven que sonríe a las futuras caras de grandes compañías, a todos esos jóvenes que son cómo él, forjando relaciones y aumentando sus acciones.

Sabe qué decir y cómo decirlo, a quienes halagar y con quienes guardar silencio. Pasar años en otro continente no se limitó a ser pura diversión. Entre las elegantes fiestas y el insoportable estudio que no podía abandonar, aprendió más de una cosa, pues estar consciente de tus movimientos es imprescindible para un heredero de su nivel. Estudiando, analizando, de vez en cuando espiando, Taiga, Taiga… ¿No te cansas de mostrar esa perfecta sonrisa? ¿No te harta tener a tantas chicas detrás, aclamando tu nombre y gritando por una de tus encantadoras miradas? Hay falsedades de las que te puedes beneficiar, pero ¿No llevas esto un poco lejos? La perfección aburre, y sé que de perfección tú tienes nada.

El niño inseguro que sus presuntos progenitores conocieron ya no está presente. Ken, a diferencia de Taiga, es encantador de forma natural. Un chico agradable que no necesita de falsas sonrisas para agradar a los demás. A pesar del entorno petulante que lo rodea, dicha actitud no se presenta en su amable personalidad. Ken es el príncipe que todas desean, atractivo, de buen corazón y con buenas intenciones. A pesar de tener cantidades exorbitantes de pretendientes detrás suyo, jamás dará falsas ilusiones a las preciosas féminas que lo persiguen. Un hombre de naturaleza caballerosa. Criado en Japón, tuvo una educación en la que su perspectiva hacia las mujeres ni siquiera se asemejaba a la que ahora tiene. Acostumbrado a mantener su distancia, el choque cultural lo obligó a cambiar su forma de ver las cosas. Conoce los límites de  su ciudad natal, pero hay ocasiones en las que no podrá evitar tener “contactos de más”. Hechos como besos en la mejilla y ligeras caricias pueden causar controversia en la que no desea participar. Es un hombre meloso que tiende a denotar muestras de cariño excesivas, en especial cuando se trata en el ámbito amoroso. Le encanta llenar de regalos y sorpresa, un caballero que no sabe medirse a la hora de amar; se entrega por completo y de formas desmedidas.

¿Ingenuo? Podría decirse. Anhela ser parte de la normalidad, busca que su realismo se base en el costumbrismo. Un acto patético que se ve recompensado ante las relaciones que ha podido forjar, relaciones que van más allá de tener dinero involucrado. Relaciones sinceras, relaciones de amistad.

Ken Taiga es dos en uno, y no por tener un trastorno de personalidad, sino porque su mundo así lo ha ameritado. Para alcanzar el bienestar propio ha tenido que tomar la odiosa tarea de ser aquello que no es en frente de unos, y después, ser lo que es en frente de otros aunque solo sean contados…

biografíaHistoria
—¡Mira esos ojotes azules! Más que digno para el heredero de toda su fortuna, Taiga-sama —las primeras palabras que se oyeron por parte de un ajeno respecto a ésta nueva vida. Una frase aduladora que marcaría para la eternidad al bebé que descansaba, exhausto, en la incubadora. Desde el primer momento, las cosas fueron así de desafortunadas; para la desgracia de Ken Taiga, su destino ya estaba escrito. Una realidad de la que no podría escapar por más que buscara entre la desgracia, porque cuando naces en este maravilloso entorno, la pesadumbre acaba siendo tu mejor amiga.

Taiga es el fruto de un amor que en su tiempo se proclamó como verdadero, un hijo ilegítimo que se coló entre los escombros de aquel matrimonio arreglado, buscando el mostrarse como auténtico, el primer error de muchos, una equivocación que él no provoco. Ese hombre, “Taiga-sama”, fue quien tropiezo tras tropiezo empezó a marcar el destino del bebé al que su hermosa doncella dio luz. El primer regalo de padre a hijo fue enseñarle lo que es la infelicidad.

No sería de extrañarse saber que la ausencia de una figura materna fue más que notoria. Apartado de su madre biológica, y alejado de la madrastra que puro odio desarrolló hacia esa pequeña y débil figura, creció como un hombre que sólo tendría el apoyo de su padre. No tuvo pecho del cual alimentarse, solo un biberón al cual aferrarse. Sus primeros años de vida los pasó siendo la víctima de constantes peleas que hasta la fecha, prosiguen haciendo acto de presencia. ”Tu trajiste ese niño. No soportaré que me llame mamá. Hazte cargo de él”; vivir en el ambiente en el que se crió no fue su culpa, ni siquiera algo que mereció. Pagó por los pecados de su progenitor, a partir de ese momento él ya no escucharía otras palabras más que una dulzura disfrazada, unas órdenes que en alma nunca anheló en obedecer.

Pasó por una infancia dura, la mujer de rostro arrugado y eterno ceño fruncido lo tomó como un criado más, la mujer se esmeró en mostrarle la verdad. A ojos ajenos, Ken era el mimado y afortunado hijo del matrimonio Taiga, pero en cuanto la noche caía y los invitados se esfumaban, fregar la ropa y tallar el suelo eran la preciada noche de castigo que a cualquier niño haría llorar. La sanción por ser ilegítimo ¡Irónico tratándose de un joven de su estirpe! Nadie llegaría a imaginar el rechazo que tenía que vivir entre esas paredes de mármol que lo rodeaban ¿Brazos en los cuales llorar? Ni los del padre, ni siquiera esa persona que tanto dijo amar a la americana que se robó su corazón… ¿La mirada azul se trataba de un recuerdo más? Ken tenía los ojos de su amada, el mar celeste en el que navegó y se perdió, aun cuando fue el principal navío de los dolorosos recuerdos, ahora ignoraba con descaro los ojos que en su tiempo le hicieron sentir lo que es el verdadero amor…

La personificación misma del tabú. Doce años de tortura, viviendo una doble identidad de la que tenía que ser partícipe por el bienestar de contrarios que ni siquiera debían tener un peso en vida ¿Por qué importarle el apellido del reconocido clan que solo sufrimiento le traía? Esa espantosa mujer que llevó la política de un matrimonio arreglado a lo que no debía, ese cobarde hombre que se hacía llamar su padre. Una manipuladora y un idiota moldeable ¡Dicha fue  la que tuvo cuando en su décimo segundo cumpleaños, ambas personas se deshicieron del joven que arruinaba la poca felicidad de la que eran poseedores, porque claro… Mucha lógica tenía enviar al niño que apenas cumplía años a América ¡Pero espera, espera! Una cosa más, hay algo que falta en ésta melancólica historia del hijo bastardo ¡Porque de alguna manera tenía que mejorar un poco la terrible situación que había traído! Porque al parecer, él había pedido haber nacido…

—Kaede Tsunemori —la palabra delicadeza se hubiera quedado corta para describir la gracia con la que tomó la mano de la señorita que estaba en frente suyo. Cual príncipe salido de la mismísima edad media, depositó un beso en el dorso de la preciosa muñeca de maple. Lo trajeron a la época contemporánea, tal vez para derrumbar la idea romántica que entre su desgracia se arrastraba… ¡Y es que el bello carmín que inundó esas mejillas! El romanticismo emergió, pero ah… A la hora de la verdad, el realismo se interpuso y lo sacó de la significante magia que se depositaba en esa misma realidad. —El gusto es mío… —sólo tuvo oportunidad de tenderle el pequeño adorno que sus pequeñas manos habían confeccionado, un fino broche con flores de cerezo que buscaban resaltar la belleza de sus preciosas hebras ¡Pero la tarea imposible resultó! Nada podía compararse a la hermosura de su primer amor.

¿Cuánto tiempo compartió en presencia de su presunta prometida? Ni siquiera tres semanas. Diecisiete días y experimentó estar sobre un avión, beso en la mejilla con la arrugada mujer, intercambio de saludos con el patético hombre que lo trajo a este mundo. Teniendo la maleta y el boleto en mano, no tuvo oportunidad de despedirse de la princesa de maple que lo arrebató de su desventura…

Sin embargo, el primer amor nunca triunfa. El mundo no es tan hermoso, mucho menos para él. América fue su perdición. Alejado de personas que no pudieron apreciar sus verdaderos colores, tanto Ken como Taiga se formaron. Ken, el hombre que disfruta de su contada tranquilidad, el varón con sueños y de buenas intenciones, y luego… Luego está Taiga, el heredero de los reconocidos hoteles, el turbulento río que con grandeza y certeza arrasará con la innecesaria competencia. Diez años bastaron para que su carácter se formara; viviendo en un amplio departamento, ahora de regreso revalidó materias en el reconocido instituto Takemori. Éadrom, un nuevo hogar al que no se puede negar; acompañado de la señorita que en el extranjero conquistó su corazón, tiene la nueva fortuna de encontrarse con esa princesa oriental…

Pudo encontrar la felicidad, pero ¿quién dice que un Taiga tiene la posibilidad de escoger a quien amar? Si su padre no pudo ¿por qué él habría de lograrlo? ¿Qué lo hace distinto? Solo es un hijo ilegítimo, un bastardo.

descripciónfísica
Nadie cree que sea japonés.
Un príncipe azul que emerge de cuentos de hadas para darle créditos a al realismo, porque la realidad siempre va más allá de la ficción, basta con echarle un vistazo y percatarse de su indomable belleza. Hebras naranjas que apenas y cubren la perfección de su estilizado cuello, acostumbra a tenerlo sujeto con la ayuda de pinzas que siempre están dispersas por su habitación.

Un hombre alto, de figura atlética y esbelta. Atractivo a simple vista, un joven que hace justicia a toda la controversia que se alza alrededor de su mera presencia; con una piel que tiene el tono característico de todo neojerseyano, es un joven que no niega su trascendencia americana. Le importa un comino las creencias de su ciudad nativa, que la piel pálida esto y que la piel pálida lo otro; aun cuando parece que por su cuerpo busca satisfacer los estándares de la sociedad, Taiga solo ha buscado sentirse bien consigo mismo. Ha tenido la dicha de verse bendecido con un físico más que agraciado.

Orbes azules son el cuadro principal que se ve enmarcado por las largas pestañas que incontables mujeres envidian. Cejas delgadas, pero no por eso menos pobladas y/o poco apropiadas. Ni necesidad de extraños artefactos de belleza tiene, su físico occidental destaca entre los nipones y lo hace gritar su presencia con una simple caminata. De vez en cuando, se le puede ver portar un par de gafas de sencillas que lo ayudan en su creciente miopía y astigmatismo. Tanto tiempo frente a ordenadores y pantallas han atrofiada su preciosa mirada.

Ostenta ropajes que van desde lo más formal hasta lo más neutro. Los trajes nunca faltan en su closet, y uff… He de mencionar que le quedan de maravilla, sin embargo, solo los usa en casos excepcionales, como exposiciones y, por supuesto, las reuniones que tienen lugar en su vida semanalmente. De ahí en fuera, llega a ser muy flojo para vestir, de no ser por los exorbitantes costos que tienen sus pijamas, podría hasta decirse que es algo vago ¡y aun con lo vago que es, se ve de maravilla!  No es de extrañarse que haya tenido tantas ofertas para modelar.
Físico:
MoreDetails
¿Habilidades? Un heredero como él las tiene de sobra, la vida no solo lo bendijo en físico, sino que también en habilidades. Un prodigio de las ciencias y de las matemáticas. Amante de los problemas prácticos y todo lo que se relaciona a matarse pensando, disfruta de los retos que suponen, aunque a su vez, también se apasiona por las humanidades. Detesta la filosofía, eso de analizar de más nunca se le dio, pero lo que respecta las artes… Ah, las artes, su pasión. Ama dibujar, crear y dar vida a lo que pocos se hubieran imaginado.
Asimismo, la música se le facilita. Un don natural de la familia. Canta, toca incontables instrumentos y baila, le encantan los ritmos latinos, y aun más enseñar a bailar a toda fémina que éste dispuesta a aprender.
Le fascina cocinar y se le da, no sabe mucho de comida oriental (casi nada), pero tomó un curso de gastronomía francesa e italiana. De hambre no se muere, aunque sí de carencia de dulces, porque siempre quema los postres.
¿Algo más que mencionar? ¡Tiene habilidades de sobra! Pero le encantan los deportes de toda índole, el fútbol se destaca, todo lo que requiera trabajo en equipo se le da, pero las artes marciales son su predilección. Es quinto dan en taekwondo, ama las artes marciales mixtas y actualmente aprende krav magá.  
Tal vez falte decir que a pesar de tener sus gustos muy marcados, los disgustos llegan a ser contados, cosas como malos olores y música ruidosa lo hacen enojarse.

Aficiones
—¡Oh, oh, oh! ¡Vamos a ver la nueva película que sacó Disney!
Ama las animaciones, los videojuegos y todo lo que tenga que ver con jugabilidad y críticas y dios, es un bastante friki. Le gustan las tardes lluviosas y estudiar el clima y relacionarlo a hechos paranormales, aun cuando no cree en nada de esto.

Nombre del físico: Ren Jinguji
Procedencia: Uta no prince sama


’Cause God it just feels so good!


♍.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
53770
Reputación :
0
Mensajes :
10

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Taiga's ID

Mensaje por Christa N Reiss el Lun Mayo 23, 2016 6:47 am




Por favor ten paciencia hasta que se coloque tu color, si te encuentras baneado del chatbox puedes solicitar el desbanneo en este tema y sin más que agregar
nuevamente bienvenid@!
avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
155393
Reputación :
57
Mensajes :
2764

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.