Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer) A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 11, 2015 11:54 pm

¿Hacía cuanto que no miraba un atardecer tan maravilloso como aquel? Se preguntó la pelirroja por enésima vez. En realidad, desde que había recuperado la libertad todos los crepúsculos le parecían maravillosos. Aquella perfecta  forma en que el rojo y el negro (sus dos colores favoritos) se mezclaban en el cielo, la extraña sensación de calma que reina antes de que la oscuridad caiga por completo,  aquello le había agradado desde siempre, pero después de no haber podido disfrutar del espectáculo durante tanto tiempo ahora parecía agradarle aún más que antes. Supuso que aquello era una reacción normal después de todo.

Desde que había llegado a Takemori sus planes habían estado algo paralizados, había supuesto que las cosas avanzarían más rápido de lo que en realidad lo hacían y eso la desesperaba, la enfurecía. Sin embargo ella sabía que la paciencia era una virtud que todos los que triunfaban debían poseer y quizás por eso estaba en aquel sitio. Quería escapar durante un momento de todos los habitantes de Takemori y simplemente admirar la inmensidad del cielo, para así calmase y poder actuar como era debido.

Decidió que lo que le enfurecía no era precisamente no poder seguir con sus propios planes, lo que la enfurecía era no tener nada que hacer. Ella era una mercenaria... Al menos de cierta forma lo era y parecía ser que en Takemori todos los seres sobrenaturales se llevaban demasiado bien. Nadie le había pagado para cazar a alguien más, nadie merecedor había aparecido para que ella lo cazara por iniciativa propia. Acallar sus instintos era lo que la enfurecía.

Sacó un cigarrillo del bolsillo derecho de su chaqueta, aquellos no eran de su marca favorita, pero eran los únicos que había podido conseguir, encendió el cigarrillo y se apoyó en la barandilla del mirador mientras fumaba, observando el cielo. Estuvo en aquella posición un rato hasta que dos cosas interrumpieron sus pensamientos: Su cigarrillo se terminaba y podía escuchar pisadas acercándose. Se puso en alerta, no sabía quien pudiera ser, pero no podía dejar de lado a sus instintos y sus viejas costumbres paranoicas, después de todo ser así le había ayudado a conservarse viva y aún no sabía quién o qué emergería por la puerta que daba acceso a la azotea.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 12, 2015 2:02 pm

Avanzaba con destino a la azotea del lugar con cierta tranquilidad tanto en mi rostro como en mi andar, mantenía un cigarrillo sin encender en mis labios solo moviéndolo de un lado a otro para tratar de entretenerme en mi camino a la cima, minutos antes había conseguido cierta información sobre la nueva profesora que estaría ejerciendo en la institución, al observar ese nombre figurar en las listas de personal no pude sentir más que una gran curiosidad por ella y me había estado cuestionando a mi mismo si era posible que la persona que yo identificaba bajo ese nombre era la misma que recientemente había sido transferida a la institución…..hasta ahora las descripciones físicas que había obtenido de parte de algunos alumnos confirmaban esta posibilidad.

Finalmente logree llegar a la azotea tras algunos minutos, sujeté la perilla de la puerta y la abrí para revelar el brillante atardecer que se cernía sobre la ciudad, justo a un lado de la barandilla se encontraba una dama de cabello ligeramente largo y esbelta figura mirando directamente hacia mí, no pronuncia palabra, me limite a sonreír y entrar a la azotea avanzando con dirección hacia ella.-..entonces…..los rumores son ciertos….quien lo habría dicho….-mostré una sonrisa sínica mientras jugaba un poco con el cigarrillo de mis labios, mis manos estaban ocultas en los bolsillos de mi abrigo por lo que no podía ver el encendedor que una de ellas sujetaba.-…..debo decirlo cariño….luces mejor con el cabello corto….- dije con una sonrisa torcida, había logrado obtener un par de fotografías de ella hace un tiempo cuando su nombre paso por mi escritorio como uno de los magos más buscados por la iglesia, entonces tenía cabello más corto y un par de anteojos que le daban un aire intelectual, supongo que el tiempo que había pasado fuera de acción gracias la toda poderosa iglesia le había pasado factura.

Me detuve a poco más de un metro de ella aun mirándola de frente.-….el tan nombrado Dirty Red…..escuche que te habían puesto en el congelador….- seguramente no encontraría mis comentarios divertidos, obviamente no intentaba serlo, me interesaba saber que tan volátil podía llegar a ser la dama frente a mí, si bien los reportes del vaticano eran un completo desastre con respecto a la razón por la que la habían lanzado a los calabozos la mayoría consideran en que se trataban de una maga sumamente peligrosa por alguna razón…..me sentía ofendido sin embargo me conformaba con mi primer lugar en la lista de los mas detestados.- Pero donde están mis modales?....por favor permítame presentarme….mi nombre es Papa Midnite…- no podía dejar de sonreír por dentro….esperaba que a Midnite no le molestara que tomara su nombre para molestar a la que era catalogada como una de las magas más peligrosas el planeta….seguro y se va a cabrear…
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 12, 2015 10:34 pm

La pelirroja observó con cuidado como poco a poco la puerta se movía dando a conocer al visitante inesperado. Elizabeth lo analizó rápidamente a detalle, pero sin inmutarse en absoluto, manteniendo aquella expresión, más bien la carencia de expresión que en momentos cruciales la caracterizaba.

Jamás había visto al hombre frente a frente, jamás había intercambiado palabra alguna con él, pero al igual que él, ella sabía quién era. No era una estúpida, siempre se había jactado de aquello y por supuesto había analizado a detalle a todos sus "compañeros académicos". Incluso una paria como ella podía conseguir información si se movía por los círculos correctos y preguntaba a las personas adecuadas y había que reconocer que él era alguien conocido, cualquiera con cierta importancia en las artes mágicas sabía quién era el, o al menos habían escuchado algo sobre él, así que, descubrir un poco sobre él no había resultado difícil.

-Vaya, siempre he creído que hacer caso a simples rumores no es una acción muy inteligente- habló por fin la pelirroja sonriendo ligeramente -Respecto a la segundo... Yo luzco asombrosa con cualquier look. Sin embargo mis cambios de imagen no los realizo teniendo en mente si a los demás les gustará o no, así que tu comentario está de más- respondió con calma, sin mostrarse alterada en absoluto por los comentarios ajenos ya que poco le interesaban, tiró la colilla de su apagado cigarrillo y la pisó con la punta de sus zapato.

Sin embargo, al escuchar el apelativo que el había usado, no pudo evitar mirarlo con ira reflejada en el rostro - Tus palabras me dan indicio de que al parecer me conoces pero diría que no lo suficiente... Si lo hicieras sabrías que nadie usa ese apelativo para referirse a mi persona, no a menos que quiera tener una sentencia de muerte sobre los hombros- habló con voz suave, pero permitiendo que un tono frío y una mirada cruel infundieran fuerza a su amenaza -Pero bueno, no sería correcto comenzar una pelea en este ... recinto de paz ¿Que ejemplo le estaríamos dando a nuestros alumnos?- dijo con tono satírico aunque en el fondo lo único que quería era apretar el cuello del rubio hasta asegurarse de que ya no respirara mas, sin embargo sabía que aquello mandaría por la borda sus planes -Digamos que estoy de un excelente humor y no quiero tener que limpiar tu sangre del piso cuando concluya esta conversación, así que en mi magnificencia y buena voluntad dejaré esto pasar... Agradece la suerte que tienes- la rubia pronunció aquellos con tono pausado, su genio volvió a tornarse calmado y su expresión incólume, como si la ira que había demostrado hace unos segundos jamás hubiera estado allí.

-¿Acaso me consideras alguien tan estúpida? Me ofendes - dijo sonriendo ligeramente y sacando otro cigarrillo de su bolsillo- Creo que alguien cuya alma ya no le pertenece está en más líos de los que yo he estado jamás, así que, creo... Que, en lugar de preocuparte por si los rumores son ciertos y yo he estado en el "congelador" deberías preguntarte... ¿En dónde estás tú? ¿Alguien te garantiza que este sitio no está fungiendo como una especie de prisión para alguien de tu tipo? - usando el encendedor que traía en el bolsillo derecho encendió el cigarrillo y dio un par de bocanadas antes de seguir hablando.

-No te conozco lo suficiente y en realidad, no me apetece hacerlo, pero diría que alguien como tú no tiene precisamente la vocación de maestro ¿O me equivoco....Hellblazer?- dijo la mujer mirándolo con una expresión retadora, usando a propósito aquel sobrenombre con el que era conocido en los bajos mundos -Ni siquiera te tomes la molestia de responder, la verdad no me importa que hagas o no en este sitio, siempre y cuando no resultes ser una molestia- tomó otra bocanada del cigarro y se encogió de hombros - Agradezco tu cordial visita, pero si no tienes algo interesante que tratar conmigo.....- la pelirroja señaló con un cortés ademán la puerta por donde el rubio hombre había entrado mostrando una expresión divertida en el rostro. Aquello prometía y quizás después de tanto tiempo la pelirroja hechicera al fin encontraría la forma de escapar del tedio.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 15, 2015 1:16 am

Quien lo habría predicho, la chica estaba más informada de las personas que laboraban en esta institución que la gran mayoría de los estudiantes de la misma, debía admitir lo bien informada que estaba con respecto a mí, no muchos estaban al tanto de las desagradables circunstancias que me habían arrastrado a esta ciudad  y más aun tomar parte en actividades en las cuales no me habría envuelto si no fuera a punta de pistola...." this lady is serious business......i love it." pensé mientras ampliaba un poco mi sonrisa.- Suena a que estoy a salvo en los terrenos de la escuela.....una lástima cariño luces "asombrosa" cuando estas molesta.- hice hincapié en la palabra que ella mismo había mencionado, la chica parecía no tener problemas de confianza en sí misma, no era una sorpresa, después de todo cuando pasas tanto tiempo como ella en el mundo es imposible que no hayas acudido a una maldita clínica al menos una docena de veces...desearía tener tanto tiempo libre.

Escuché con tranquilidad lo que ella mencionada, parecía que estábamos jugando el absurdo juego para ver quien tenía el miembro más grande... "el tamaño no siempre es lo que importa amor....debes saber qué hacer con el...y debo decir que esta vez la ventaja es mía....he tenido uno toda mi vida después de todo" pensé divertido mientras ella me indicaba la salida.-.....como puedes decir eso amor?....pensé que comenzábamos a llevarnos bien.- dije con sarcasmo mientras me encogía de hombros mientras mi rostro fingía con exageración el haber resentido el rechazo.- Bien supongo que lo nuestro es una causa perdida así que te dejare sola.......preguntaría si tienes una hermana pero temo que te sientas ofendida....acabamos de terminar después de todo.- dije con una sonrisa torcida mirándola sobre mi hombro mientras me disponía a retirarme del lugar, había confirmado la verdadera identidad de la dama y debía decir que había sido una sorpresa mas grande de lo que había esperado, las cosas parecía que estaban a punto de ponerse realmente interesantes. caminé lentamente hacia la salida listo para abandonar los terrenos de la escuela con dirección a casa.....pero antes...un anzuelo.

.-.....a propósito...tus amigos están aquí.....al parecer le interesas los suficiente a alguien como para ignorar el pacto de paz que el vaticano había firmado con Eadrom....la convención de extremistas dementes estará llena esta año...-originalmente y por el hecho de que muchas razas mágicas había sido perseguidas y tachadas de abominaciones por la iglesia desde sus propios inicios, uno de las mayores prioridades de Eadrom fue el negociar un tratado de no agresión con el vaticano así como con otras naciones que podrían considerar a los no humanos como una amenaza directa, las negociaciones fueron tensas y llenas de continua fricción entre todos los involucrados, al final lo único que se consiguió fue una paz tan frágil que podrías romperla solo con escupir sobre ella......obviamente este trozo de papel no detendría a la gran ola de bastardos radicales que gustaban de volarse en pedazos si así podían terminar con la vida de algún no humano....just fuck up mate...

.- Pero de que estoy hablando...seguramente ya sabes quienes están invitados a la fiesta....hasta la vista amor...cuídate de las sotanas de camino a casa.- sujete la perilla de la puerta para abrirla.[/color][/b][/font]
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 16, 2015 3:00 pm

La pelirroja miró al hombre rubio sin mostrarse alterada en absoluto, simplemente manteniendo esa expresión burlona y traviesa, mezclada con aquel aire de superioridad que solía caracterizarla. Había pasado el tiempo suficiente encerrada para aprender a tener paciencia y a no alterarse, eso era algo que debía agradecerle a sus captores habían, la habían enseñado a ser un ser con una sangre un tanto fría.

Pero al parecer aquel tipo era astuto, sabía que alguien como ella no resistiría permanecer sin la información importante que alguien mas tenía. Maldijo internamente y sonrió, aquel tipo parecía ser bastante listo, sin mencionar que era bastante atractivo, Elizabeth pensó que el rubio podría llegar a agradarle demasiado o podría llegar a odiarlo al grado de querer verlo muerto, pero ya decidiría mas adelante.

-Dos cosas querido: Tu y yo nunca tendríamos nada serio aunque me suplicaras, aunque debo decir que eres bastante lindo, podrías clasificar como posible opción a amante- dije soltando una risilla coqueta - Segundo: Yo nunca dije que estarías seguro en los límites de la escuela, después de todo nadie está exento de sufrir accidentes- habló con voz suave y con un dejo de diversión - además yo te dije que te fueras si no tenías nada interesante que ofrecerme.... Así que, no veo porque deberías irte tan pronto- dió otra calada al cigarro y avanzó un par de pasos hacía el hombre.

-Supongo que sabes que ahora que haz abierto la boca deberás hablar y podemos hacer esto de manera fácil y cordial...O de la manera complicada que seguramente no te gustara tanto- siguió avanzando lentamente hasta quedar detrás de él, a unos pasos -En realidad no es novedad saber que me persiguen, ellos siempre lo hacen, pero no me importa, no mientras sigan ocultos entre las sombras como las ratas que son, en realidad yo tampoco he hecho nada para ocultarme, no soy una libre para temerle a los cazadores- se encogió de hombros -Lo que en realidad me interesa es saber sobre aquella fiesta ¿como es que hay una fiesta y yo no estoy enterada?- dijo en tonto pensativo, haciendo un mohín.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 23, 2015 1:22 pm

“revelando tu mano iniciando la partida cariño?” me pregunté a mi mismo al escuchar sus comentarios, entonces la dama me encontraba lo suficientemente atractivo como para considerar el tener un romance temporal conmigo, sin embargo el hecho de que mencionara la inexistente posibilidad de que existiera algo serio entre nosotros me indicaba que efectivamente esa idea había cruzado por su mente, es como cuando un par de críos se pasan peleando todo el día en el jardín de niños pero al entrar la pubertad son los primeros en entrar a un motel barato…supongo que tenía una ventaja en esto…- tranquila amor…no busco nada serio tampoco.- mencioné despreocupado, una simple carpeta color marrón emergió del interior de mi abrigo, se notaba que contenía algunos documentos dentro de ella, se la extendí a la dama solo para elevarla sobre su cabeza si intentaba tomarla, afortunadamente mi altura sobrepasaba fácilmente la de ella.- [color=#ff6600] Antes de regresar a los negocios corazón….creo que la información vale una cena no lo crees?.- le guiñaría un ojo para después entregarle la carpeta y recargarme en uno de los barandales del techo contemplando la magnífica puesta de sol, el humo de mi cigarrillo seguía lentamente la dirección del viento.- [b] Bien, comencemos con uno de los peces gordos….el primero en la lista, de Los Reales Caballeros Protestantes de su majestad y líder de la orden de los Grey Knights, el Supremo Gran Maestre Kaldor Draigo.- los Grey Knights o caballeros grises para los que quieran lanzar por la ventana la sofisticación del idioma ingles son una orden “secreta” de caballeros originada en Inglaterra, la respuesta militar de la corona a las distintas organizaciones del mundo que se dedican al combate de entidades sobrenaturales, dotados de una potente combinación de tecnología y reliquias sagradas estos caballeros se han ganado la reputación de feroces maquinas de exterminio a punta de espada, generalmente desplegados para enfrentar grandes concentraciones de criaturas demoniacas, esa exactamente era su principal debilidad, los caballeros grises son generalmente grandes, aparatosos y torpes, de esto debían agradecerle a su majestad que en toda su maldita sabiduría había decidido que necesitaba algo “de la vieja escuela” para combatir amenazas sobrenaturales en el mundo moderno, debido a su estilo de combate eran extremadamente llamativos en cada despliegue, es como ver a King Kong pelear contra Godzilla a la mitad del maldito Londres a la hora del te y esperar que todo mundo mirara hacia el suelo…simplemente era una estupidez
.
.- He tratado con el viejo antes y debo decir que es un dolor de cabeza, si omitimos el hecho de que nunca deja su armadura ni siquiera para coger…en pocas palabras es como el gran danés de la reina de Inglaterra, viejo, elegante, ladra en exceso, puede olerte a 5 kilómetros y su visión es una mierda…- dije con una sonrisa amarga en el rostro mientras soltaba un poco mas de humo, retiré mi cigarrillo antes de continuar.- Draigo solo ve en dos colores, blanco y negro….eres bueno o eres escoria que debe ser purgada, así de simple…..suele ablandarse un poco si apelas al “honor” de su orden pero tomando en cuenta que el índice de secuestros por parte de los caballeros grises es uno de los más altos de cualquier organización “secreta” , todo en aras de mantener oculta uno podría decir que solo es un estúpido hipócrita….-dada la información que poseía de el estaba casi seguro de que Draigo sería uno de los invitados con mayor probabilidad de empezar a cortar cabezas ajenas, sería interesante explotar esto en caso de que necesitara arruinarles la fiesta.

Draigo:
Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer) 250?cb=20140107005743
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 26, 2016 5:00 am

Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer) FkwrK1C

TEMA CERRADO
Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Érase una vez en la azotea (Priv. Hellblazer)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.