FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
CONOCE A TU STAFF
¡NUEVOS MIEMBROS!
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Sáb Oct 31, 2015 3:32 pm

Debería estar muy emocionada por que volvería a ver a Caith nuevamente como siempre nuestra salida se había aplazado unas cuantas semanas  al menos dos pero era por una buena razón aun estaba asimilando los últimos acontecimientos en mi vida. Ella había salido nuevamente y no sabía cuando podía tomar control de este cuerpo que ahora a veces lucia diferente y no sabía como controlarlo… tenia miedo y cada vez me sentía pero  mi confianza mi depresión. ni siquiera había ido al instituto o trabajar me había quedado hecha un ovillo en mi casa... Vale lo admitía estaba hecha un asco. Al final había muerto y de alguna manera termine haciendo un pacto con algún demonio siendo ahora uno de ellos “de hecho ya no estaba viva” y no sabía como encontrar respuestas a mis preguntas… ni siquiera había podido volverme a encontrar con el chico de la noche de brujas  -¿Cómo llegar y decirle ya no soy humana.. Ni siquiera se lo que lo que soy– estaba dejaba de mi sabana, completamente tapada con aquello.
Se suponía que la próxima vez que me viera con ella la pintaría pero estaba demasiado deprimida como para eso… ni siquiera lucia como yo ene se momento y uno de mis brazos no tenía buen aspecto dolía. Y no sabía a quien más recurrir Aka estaba ocupado y no podía ayudarme no el había comentado lo sucedido ya casi no estaba en casa… solo me quedaba ella “la ultima vez dijimos que éramos amigas” pensé y dude si debía llamarla o no.
No estaba segura de si podríamos ir al lago o .. No lo sabía pero quería hablar con alguien quería verla al final me arme de valor tome el teléfono y rogué por que mi apariencia cambiara cuando ella llegara si no tenia mucho que explicar a lo mejor no me creía que era yo… “No sabia que hacer” seguía con el teléfono a ferrado en mi mano. No deseaba molestarla pero no había tomado decisiones en día y así no era yo eso acaba de ocurrirme.
Al final me decid marque su numero y espere el tono de la llamada… tan pronto escuche que alguien atendió al otro lado  salude –¿Caith?... Soy Nico, creo que ¿habíamos quedado para salir hoy verdad?- le pregunte segura de que era así… -es que no se si pueda salir... Veras hace dos noches me paso algo muy raro necesito que vengas es que no creo poder salir así como estoy ahora y… en estos momentos eres la única persona cercana con al que cuento se que es mucho pedir pero… no tengo a nadie mas y no se que hacer– le dije con la voz quebrada pero había llorado tanto esos días por dolor dudas e infinidad de cosas que esas lagrimas ya no sabía y si estaba hecha un desastre necesitaba un baño y demás,  los huesos se habían tardado en regenerar mas de lo que creí y no me había movido demasiado –la dirección es: ****- le dije al dirección  -cuando llegues abajo llámame para poder enviar el ascensor hasta abajo por que vivo en el ultimo piso y mi ascensor necesita una tarjeta especial– le explico con cierta dificultad tenia el control de pent-house cerca no tendría que levantarme aunque creo que ya poseía caminar fuera deseado que Caiht viniera a mi casa en otra circunstancia pero… bueno uno no escoge las paradojas que le dará la vida. -¿Cuánto contigo?- pregunte con una median sonrisa mientras sostenía el teléfono contra mi oreja cuidando que esos estúpidos cuernos no estorbaran.
Depa de Robin:

Cocina
Sala de estar
Piscina
Habitación
Escaleras salón de baile, pintura y estudio
Terraza
[url=http://www.edicionesgallardoybellido.com/imagenes/estudio/imagen. estudio.JPG]Salón de arte[/url]
junto al salón de baile(??)
Has de cuenta que una de las paredes esta llena de espejos (salón de baile)

Baño
Habitación de huespedes


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Lun Nov 02, 2015 2:24 pm

Se estiró perezosamente en su cama, los tenues rayos de sol típicos de otoño se colaban por las cortinas de su ventana, volvió a taparse con sus sábanas con la disposición de seguir durmiendo. Pensamiento que en unos instantes se desvaneció al escuchar el sonido del teléfono. Se desarropó y con algo de sueño lo colocó en su oreja, observó el reloj, no faltaba mucho para el medio día. —¿Hm... Nico?—, atendió con voz adormilada. Por supuesto que sería ella, nadie más tenía su número. «¡La salida con Nico!», exclamó mentalmente tan pronto cómo se incorporó de golpe de la cama. ¡Se le había olvidado completamente! —Ehm si, ¿pasó algo?—, preguntó estando consciente de la duda que tenía su interlocutora. —¿Qué te pasó?—, preguntó. La angustia de Nico le había preocupado. ¿Se habría metido en algún problema? ¿Qué sería eso raro que le estaba sucediendo? Por su tono podía notar que realmente estaba desesperada, y como a ella le correspondía, debía ayudarla. —Ya voy para allá—. Anotó la dirección que le había dado Nico en un papel rápidamente. Ok, yo te llamo cuándo llegue—, y no siendo más y esperando que Nico no necesitara más respuesta respecto a su última pregunta cortó la llamada. Se vistió con rapidez y se cepilló un poco el cabello. Observó la dirección mientras salía de la habitación, no era muy lejos del instituto, pero se tardaría un buen rato si caminaba hasta allí. Tomó un bus hacia el complejo de edificios.

Realmente parecía un buen lugar, lujoso, agradable, además de que vivía en el último piso, generalmente este era un pent-house. Ingresó al edificio indicado y observó el ascensor. Tomó su teléfono y marcó el número de Nico. —Nico, ya estoy aquí—, comunicó, observando la elegante recepción del sitio. Pasados un par de minutos el elevador bajó hasta el primer piso, abriéndose las puertas de par en par y luego sonó la característica especie de campanilla típica de los ascensores. Se subió con cautela y oprimió el botón del último piso. Esperaba que hubiera sido el correcto. En un poco más de un minuto el elevador llegó a su destino, se abrieron las puertas y la rubia bajó con cautela. Tan pronto como estuvo en el piso tuvo una extraña sensación, un sentimiento familiar y nada agradable. Un aura que no le había gustado en lo más mínimo. —¿Nico? Ya llegué...—, anunció.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Mar Nov 03, 2015 12:35 pm

Escuchar la voz de Caith me tranquilizo un poco. Inclusible no a veces con quien menos crees que cuentas es la única persona que esta ahí no encontré rastros de duda ella simplemente dijo que vendría de inmediato eso me saco una sonrisa ante aquellos hinchados ojos era un desastre incluso mi ropa estaba rasgada Aka me había ayudado cuando llegue a casa pero ahora que no estaba no sabia que hacer, era esa apariencia ni siquiera me había animado a mirarme al espejo.

Me quede bajo la sabana y espere a que el teléfono nuevamente sonara no tengo idea de cuanto tiempo paso exactamente debió ser 20 minutos quizá menos, pero en cuanto lo hiso no me lo pensé lo tome y envié el ascensor abajo, corte la llamada y espere cerré los ojos ella se acercaba y tendría que explicarle esta locura… pero si me había convertido en un demonio o eso suponía por que según yo ya había muerto ni siquiera debería estar ahí ahora. Quien mejor para ayudarme que ella.

Respire profundo varias veces pero era inútil seguía asustada escuche el eco de su voz en lo profundo de la casa –estoy ...estoy aquí en la habitación del fondo– le dije cubierta con al sabana espere a que se acercara y cuando note su silueta o supuse que era ella en la puerta le dije temblorosa –te juro que soy yo… pero es que morí y…- le dije deslizando la sabana por mi rostro . Por puesto que mi apariencia más haya del mismo tono de piel y color de cabellos no se aprecia en lo absoluto a mi incluso era más pequeña sostuve aquel varazo que aprecia mal durado y cambie el curso de mi mirada para luego cerrar los ojos –Soy Nico… necesito que me ayudes yo tampoco entiendo anda no se que hago en este cuerpo me desperté en el y ya han pasado tres días y no se cambia no se va.. Creí que si me iba a dormir desaparecería pero sigue ahí… además estoy lastimada– aquella herida precia de algún modo podrida y su color morado dejaba mucho que desear no estaba segura de lo que segregaba ni quera saberlo, los cuernos eran la peor parte era la razón por la cual no había conseguido salir ¿Cómo ocultarlos? eran enormes.

Caith no estoy segura de lo que soy ahora– le dije abriendo los ojos rojos que ahora reflejaban la luz de la ventana, claro que estaba débil había perdido el apetito.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Sáb Nov 07, 2015 3:07 pm

Caminó a través del departamento con cautela, observando con fijación la amplia sala de estar, pasando por la enorme cocina en la que estaba segura podría hacer cantidad de postres, y todos con chocolate; y siguió el camino hasta la habitación del fondo, la cuál le había indicado Nico con una voz extraña. Al llegar allí observó el bulto de la que se suponía era la morena bajo las sábanas de la cama, se mantuvo en la puerta, hasta que la susodicha habló. Las palabras que pronunció le resultaron confusas, hecho que se aclaró menos cuándo descubrió el rostro tras esa frase.

A sus violáceos ojos lo único que encontró familiar en un ser completamente diferente era ese largo cabello negro, nada más. Retrocedió. ¿Qué se suponía que estaba pasando? No tuvo que exteriorizarlo, la mujer continuó hablando. —Eres un demonio...—, musitó con frialdad. Caith tenía la capacidad de sentir lo que la supuesta Nico estaba viviendo, y la rubia le creyó, tenía miedo, preocupación. Pero aquello era contradictorio para la súcubo. Principalmente había formado una especie de lazo con la chica por la pureza de su alma humana, pero ahora se había transformado en algo que aborrecía completamente. Consciente de que sin duda Nico la había llamado porque la consideraba su amiga y necesitaba su apoyo, simplemente era algo que superaba a la rubia, jamás lo hubiera esperado, y por ello su reacción había sido tan frívola. Nico no merecía tal desprecio, pero era algo inevitable, tenía que resarcir su rechazo.

—¿Cómo... cómo pasó?—, preguntó con temor, regresando a la habitación. Observó con recelo a su compañera, se sentó sobre sus rodillas en el suelo, un tanto distante de la cama de la chica. —¿Cómo es que moriste? ¿Quién te lo hizo?—, indagó con apatía, sin atreverse a mirar a Nico fijamente. Por primera vez en mucho tiempo sintió una extraña sensación en su interior. ¿Decepción? No, era algo más que eso, algo que realmente le había afectado. Eran sentimientos encontrados, le tenía aprecio a Nico, pero tenía una enorme incertidumbre respecto a lo que seguiría después. Su mejor y más cercana amiga se había transformado en algo que odiaba: un demonio, tal como ella.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Dom Nov 08, 2015 12:23 pm

Apenas había tiempo de reaccionar, trate de ser meticulosa y sutil y esperaba que ella siendo de otra raza no me juzgase que lo tomara con calma y menos sorpresa el problema no era en lo que me había trasformado si no mas bien en que ella me conocida de un modo que ahora .. Era otra cosa. Por eso su sorpresa me quede quieta con la sabían ente mis manos mirándola con aquello ojos rojos llenos de ojeras y tristes ella retrocedió como si me temiese y yo solo baje al mirada –Lo se doy asco– dije mirando lo que salía de mi brazo era como si estuviera marcado como si en algún momento decía hacer lo contrario a lo que esa cosa en algún momento me pidiera esa cosa en mi brazos se propagaría y me consumiría.. O eso estuve pensando bajo al saben estos tres días sin ánimos e nada se me pasaron centenares de teorías diabólicas.

Pesadillas con lo que había haya bajo… y vamos estaba de mas decirlo en mi rostro se marcaba el temor y la intranquilidad. Suspire sin mirarla al escuchar que dijo que era un demonio y asenté –eso me temía– hice una pausa tragando saliva y volviendo a mirarla un poco más dispuesta caminando a hasta a mi pero igual guardando las distancias… de algún modo esperaba un abrazo pero Caith parecía demasiado sorprendía “Y además ella no era de esas cosas, pero se valía soñar-por eso te llame– agregue un poco mas segura ella decía que yo era trasparente y aunque mi manera de verme había cambiado y tenia cosas diferentes en el fondo era yo mi mente mis recuerdos era yo.. Tenia que haber un modo de verme como mi yo de antes alrededor de mi habían centenares de libros y leyendas.

Extendí mi mano –le pedí a Aka que me los trajera estuve leyendo y… no lo se es solo una teoría absurda… pero leí que los demonios pueden cambiar su forma, yo no puedo quedarme así tengo una vida…- le dije desesperada moviendo los brazos de un lado al otro –no.. Es verdad ya morí— me recuerdo dejándome caer en la cama solo estiro mi brazo para coger uno de los libros que ya estaba abierto. Lo sostuve y respire hondo mirando el techo… -yo Ayude una gitana.. A pagar unas de dudas la señora estaba enferma y bueno la estaban sacando del banco pues hipotecarían al casa. La ayude ha hacer una compras y la lleve a casa vivía fuera de la ciudad vive… Mejor dicho…- entonces abrí los ojos –tenemos que ir con ella Caith tenemos que preguntarle la lamia dijo que me daba esta oportunidad por que al ayude a ella que seria aun servidora como ella que… Oh por dios…- me mire a los lados si era un demonio –yo que invoco tanto a dios seguramente convenceré a derretirme– le digo con mi típico humor pero desesperada la idea de que invocar a dios en palabras me hiciera daño me aterraba enserio.

 Me levante de golpe ene se momento sentándome nuevamente –no se quien me mato iba de camino de vuelta y el camino rural no tenía luz, mi carro era pequeño y vino un camino yo iba del lado del precipicio y el auto… fue un accidente– dijo mirando la sabana  estaba sufriendo mucho– le digo llorando como si aquel dolor de nuevo se apoderara de mi. -Se rompieron muchos de mi huesos y me costaba respirar tenia quemaduras. Y ella en mi cabeza Yoro recordó el botón que me dio la anciana ella dijo que me ayudaría si lo necesitaba en algún momento… ¿Qué demonios importaba estaba muriendo?- le dije riendo entre sollozos y quejidos –y le pedí ayuda… antes de darme cuanta estaba en el infierno o eso me pareció pero mi cuerpo no ardía había dejado de doler.. Solo estaba esa cosa espantosa delante de mi con su cuernos y… hablo conmigo cometí un error desesperada fui una tonta me comí la fruta– le dije buscando su mirada. –no quería que mi vi..da a..cabara así– susurre dejando caer algunas gotas sobre la sabana –se lo que hice se que.. Debo asumirlo pero no se como controlarlo… cada día siento cosas diferentes que no entiendo llantos a lo lejos grito– miro mi mano y niego –algo le pasa a mi cuerpo– concluyo.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Dom Nov 22, 2015 4:24 pm

Estaba contrariada, sabía que la demonio que tenía en frente a pesar de no ser físicamente como Nico, sabía que era ella, en el interior seguía siendo su amiga. Podía verla, bajo esa apariencia extraña, estaba la humana con la que había logrado establecer un vínculo, a pesar de que ya no era una mortal, nunca más. Soltó un pesado suspiro. —Debería poderse—, comentó con seriedad respondiendo su pregunta. —No creerás que lo que ves es como soy en realidad, ¿o sí?—, inquirió cruzada de brazos, observando cómo Nico se agitaba y se movía de un lado a otro. —Los demonios podemos aparentar una apariencia humana para pasar desapercibidos, sólo debemos descubrir cómo puedes hacerlo—, añadió pensativa. No quería que Nico la viese como era realmente, pero al parecer no tendría más opción, había llegado el momento de mostrarle.

La pelinegra se recostó en su cama, y Caith no podía dejar de pensar como la humana que conoció se había transformado en lo que estaba viendo ahora. Escuchó con atención su relato sin moverse de su posición en el suelo. Una risa seca escapó de sus labios al escuchar a Nico hablar de que se iba a derretir. —No creo que eso vaya a suceder—, habló con un leve tinte de diversión. A pesar de lo que estaba pasando, Nico seguía haciendo sus bromas irónicas de vez en cuándo; pero la comprendía de alguna forma, ella misma no hubiese deseado convertirse en un demonio, ni mucho menos que alguien cercano a ella lo hiciera también, pero ese temor se había hecho realidad. —Al menos a mi no me sucede... aunque no puedo acercarme a una iglesia ni nada parecido. Habrá que averiguar si te derretirías tú—, comentó con humor oscuro,  pero había sido en broma.

Sintió algo encogerse en su pecho, quizá su corazón, escuchar el relato de la muerte de Nico le aterró, el saber que su amiga había muerto... pero ya no era la misma, entonces, ¿qué hubiera sido preferible para la sucubo? Lo había corroborado, no podía formar una relación con alguien más, como una maldición, algo malo siempre sucedía. La desesperación humana sin duda era fascinante, y Caith se había percatado de que Nico no deseaba morir, y por ello ahora se había convertido en un demonio. Muchas hipótesis llegaron a su cabeza, pero sólo la más acertada se atrevió a exteriorizarla. —Puede que esté dentro de ti...—, comentó al aire, más bien como un pensamiento en voz alta. —Tiene que haber una forma para controlarlo—, añadió inmediatamente, antes de fruncir el ceño. —Lo averiguaremos...—, murmuró pensativa, pero con determinación.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Dom Nov 22, 2015 5:50 pm

Podían haber mil maneras de expresar aquello, pero ninguna se acercaba a lo que sucedía, al menos aquel día estaba bien Aka sufrió conmigo los primero dos días, en los cuales ni siquiera podía moverme mi cuerpo se estaba regenerando, por completo los huesos volviendo a su lugar las quemaduras cicatrizando “ahora no era ni rastro de lo que era hacia unos días, solo me seque esas lagrimas que ahora no me ayudaban en lo mas mínimo debía asumir la realidad aunque todo Idea de mi otra personalidad yo fui la que se trago la fruta por que no quería que mi vida acabase, como una fracasada que acabara sin, haberse siquiera tenido un romance que valiera la pena sin pasar mas momentos con Caith ver la boda mi hermanito Aka… algún día lejano pero llegara simplemente no podía no era algo tan simple como asumirlo cuando la tentación de poder seguir viviendo estaba tan presente". Mis dedos pasaron por mis parpados seguidas veces estaba hecha un saco sentimentalmente mas que todo, contar aquello era aun pero pero confiaba en que encontraríamos el modo y de que me ebria como esa Nico de siempre la que hace bromas estúpidas.

Al final no pude evitar reír con su comentario, aun y entre lagrimas –Lo ves, por eso te llame– musite sonriendo un poco al menos me hacia sentir mejor –Aka es buen enfermero pero dando ánimos se muere de hambre– comente riendo un poco mas si bien me había ayudado a comer y esas cosas estos días hablando era el pero. Baje la mirada un momento –me lo imagino, debes verte distinta… ¿Cómo fue que tu lo aprendiste?- le pregunte sin remordimiento, y con sinceridad ahora no estaba para adornar las circunstancias aquello era como era y no había manera de cambiarlo.

-¿Tu escogiste tu apariencia, o solo paso y ya?- tenia muchas preguntas intente de que libros me ayudasen pero nada aprecia funcionar realmente nada explicaba o te daba algo mas que conceptos, y buscar en internet era mucho peor. Trague saliva y me gire a mirarla—este es mi precio por ser egoísta y no respetar los designios de dios, y lo asumiré  se que ahora pienso que será fácil dirás que fui estúpida que todo esto es un error, pero si comienzo a ver lo malo de esta situación me será mas difícil afrontarlo Caith, al menos ella seguía ahí y dispuesta a buscar una solución, despeine mi cabellera fastidiada, -ahí otra cosa me ocurrió esta mañana por eso te llame peor desapareció hace poco.. Es como si algunas partes de mi miembro se multiplicasen– susurre lo ultimo no puedo controlarlo, de repente parece una oreja en la rodilla o una boca en mi pecho, incluso dedos… siento que me estoy convirtiendo en un monstruo– apreté los labios y la mandíbula con fuerza tras decir aquello aunque era así eso aprecia realmente.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Sáb Dic 12, 2015 6:30 pm

En sus labios se dibujó una tenue sonrisa. ¿Hace cuánto no experimentaba una relación amistosa como esa? Oh, mucho tiempo; si no era que realmente no recordaba la última vez que conversó con alguien con tal confianza. Nico se había convertido rápidamente en alguien importante para ella, y aunque sentía regocijo, aún tenía miedo de que eso acabase. Ahora bien, Nico no era mortal; pero ese temor siempre permanecería allí, lo sabía.

Su gesto cambió, sus labios se apretaron y sus ojos se entrecerraron. Nico, inconsciente había evocado el terrible recuerdo del descubrimiento de Caith años atrás. Su amiga no tenía la culpa, por lo que se obvió algún comentario irónico o frío. Ahora Nico, o lo que fuera de ella, la necesitaba. Resultaba como una terapia, hablar de su pasado, algo que su compañera no sabía; sin embargo la súcubo supo que era el momento de hacerlo, lo había esperado, sólo que no tan pronto. Nico seguía preguntando y Caith se volvió más tolerante, la pobre estaba realmente preocupada.

—Creo que nos tomaremos un tiempo en esto—, carraspeó aclarándose la garganta. —Sabes que llevo viviendo un buen rato, ¿no?—, inquirió con aparente tranquilidad acomodándose en el suelo. —No supe quién era realmente hasta mi supuesta adolescencia humana, descubrí mi apariencia real tan pronto como probé de lo que me alimento, y esto fue gracias a una demonio quién me lo mostró—, comentó en voz baja. Estaba dando demasiadas vueltas, y eso no era bueno; podía asegurar que Nico estaba muriendo de la intriga por saber más.—No la escogí, verás, no soy un demonio común, soy un súcubo, y todos los de mi raza compartimos ciertas características, cuernos, cola, alas, y esas cosas—, añadió ya resignada. Había llegado el momento de contarle a la pelinegra. Recordó cuándo ella quería montar al lomo de un dragón, lo que le dijo entonces de llevarla a volar quizá comenzaría a cobrar sentido para Nico. —No hubiera escogido una apariencia tan detestable—, masculló.

La pelinegra estaba angustiada, pero Caith no le recriminaba lo que había hecho,
después de todo, la rubia sabía que los humanos son demasiado estúpidos, y aunque no era el calificativo para Nico, le hubiera extrañado más que ella se hubiese rendido, sin hacer nada para salvar su vida. La súcubo lo sabía, no sólo los humanos son cobardes, toda criatura lo puede llegar a ser. —No te lamentes más, lo hecho, hecho está—, comentó con un leve tono de desinterés. Buscó con la mirada a Nico, había escuchado cada una de sus palabras. —No he conocido demonios que hagan esas cosas—, habló pensativa. —Pero si a ti te pasa, en algún lugar encontraremos algo de información, ya verás, lo solucionaremos—, lo último casi lo susurró, esas palabras no eran frecuentes para ella.

—Primero trata de controlar esas transformaciones—, sugirió sin tener mayor idea de lo que estaba diciendo. En ella había sido espontáneo, por ello nunca tuvo complicación por cambiar de forma, pero en Nico era involuntario. —Debe haber una forma de que uses tu cuerpo a voluntad, sólo piensa en él—, tragó saliva. —Piensa en tu nuevo cuerpo como el tuyo propio, si no crees que eres tú, no lo podrás controlar—, aquello lo había dicho con amargura, pero sentía que en eso podría estar la clave, en aceptar en que ese nuevo cuerpo era el de ella; así como años atrás Caith aceptó su verdadera apariencia.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Mar Dic 15, 2015 2:15 pm

Mis ojos se enfrascaron en ella en cada una de sus palabras, curiosamente estaba mucho más accesible.. Me pregunte si tan mal me veía que la Caiht odiosa e insensible había desaparecido al menos para mi ene se momento o, era que en realidad sus recuerdos la cambiaban un poco en cualquier caso o tal vez ambos escucharla decirme esas cosas me hacia sentir bien trago saliva sin perder detalle de lo que me decía y aunque me comento muy poco de lo que era y como el paso puse conseguir las cosas claves, asenté sabia lo que era una súcubo ella era asid e nacimiento así que era estúpido creer que tuvo problemas de control yo se lo había preguntado en su apariencia humana pero ella había conseguido era la demonio yo lo que quería era volver a ser la alta humana con cuerpo de modelo, y sin cuernos los cuernos y aquel brazo putrefacta era lo que mas me preocupaban.

-Comprendo– fue lo único que dije no tenia sentido ondear en su pasado, y menos sabiendo que el molestaba –no creí que fueras de los que se alimentaban de sexo– le dije con una sonrisa tratando de ser posesiva y secándome las lagrimas respirando profundo para calmarme –tendré que hacer más yoga de ahora en adelante– le comente estirándome un poco para luego volver a encorvarme desanimada ella tenia razón y yo se lo dije a acá ya lo hice debo vivir con ello… pero cada vez que me veía al espejo me echaba atrás con ese pensamiento, ella tenía razón no había aceptado lo que era. Entonces ella podía volar… mis ojos e perdieron en aquella ilusión unos momentos -¿Qué se siente  Caith? ¿Qué se siente volar?- el pregunte y luego mire mi espalda –mira que mal suerte tengo de todo menos alas– comente enfurruñándome mi humor estaba un poco mejor.

-En realidad ahora solo quiero volver a ser yo… a ser Nico… a estar en mi cuerpo– susurre bajando la mirada mientras me aproxima al borde de la cama y colocaba los pies en el suelo, cerré los ojos y trate de hacer lo que ella me pidió tampoco esperaba que pasara pro arte de magia pero no perdía anda intentando, lo que hice fue imaginar como era antes y como era ahora, si no aceptaba mi nueva forma quizá no podría cambiarla nunca esa chica soy yo peor no es lo único que soy la de antes y es a ella a quien busco” -quizá deba ir a hablar con la lamia.. Esa cosa… digo el dijo que estuviera atenta que me llamaría que ahora era su sirviente al menos pudo darme un manual– comente bufando mientras abro los ojos -¿tu has ido al infierno alguna vez?- le pregunte tratando de concentrarme aunque mire el espejo en un lado de al habitación y entonces note aquel reflejo  -quizá deba concentrarme frente a un espejo– musite ladeando un labio mientras jugaba con mi cabello maniáticamente –no me veo tan mal ¿cierto es decir a excepción de los cuernos parezco al menos cinco años más joven– comente sonriendo forzada “era buena viendo el lado positivo a las cosas aunque siempre requería de un empujón.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Dom Ene 10, 2016 6:30 pm

No podía ser tan apática de fulminarla con la mirada cómo había pensado al escucharla hablar, primero porque realmente no podía hacerlo, por más que quisiera, Nico se había convertido en alguien de alguna forma importante para ella, y lo que menos quería ahora era que la chica volviera a su fase oscura y deprimente, suficiente tenía cómo para hacer gala de su típica indiferencia, o al menos no sería intencional.

—Bueno...—, carraspeó desviando su mirada hacia alguna otra parte de la habitación. —Es... no es algo tan alucinante, supongo—, murmuró. Al menos el volar no lo era para ella, el sólo hecho de volar implicaba transformarse en aquella maldita demonio. Aunque, si quería ser sincera, cuándo se aburría de ser solitaria bajo un árbol o en un sitio muy lejano, estar sola en el aire podía servir de reemplazo, pero por supuesto eso jamás lo aceptaría en voz alta. —Pero si quieres saberlo, no tengo problema en mostrarte lo que es volar—, se encogió de hombros restándole importancia al asunto.

Un atisbo de sonrisa se dibujó en sus labios, un gesto que trató de disimular aunque no estuvo segura de haberlo logrado, lo menos que quería era que Nico pensase que se burlaba de ella. —Tienes razón—, comentó después de un rato sin ninguna seña de mofa. —Es mejor que busques la lamia, no deberías hacer caso de mis consejos—, y de nuevo no quería reírse, una muy suave carcajada escapó de sus labios y se apresuró a ocultarla, nadie podía negar que la situación podría prestarse para ello.

—No, y no sé si exista alguno—, respondió impasible. —Es decir, si realmente existiese el infierno, más de la mitad de habitantes de sólo esta ciudad estaríamos allá y no acá—, se precipitó a añadir. Caith a través de los años se había preguntado muchas veces si existía el infierno, y aunque muchos aseguraban haber estado allí o venir de ese lugar nunca supo si creerlo. Si era así, ¿por qué ella estaba en la tierra y no quemándose en las llamas del infierno como lo pintaban? Con el tiempo, la rubia súcubo se había resignado a dejar de preguntárselo. Si ese lugar era real, eventualmente llegaría, por ahora sólo lo que vivía lo consideraba su propio infierno personal, ¿por qué preocuparse por otro? Se cruzó de brazos con una apariencia despreocupada. —Debe existir, como dicen que hay cielo debe haber infierno; pero, por ahora no creeré hasta que no lo vea—, mejor no atormentarse la cabeza con pensamientos sin importancia.

Se recostó en el borde de la cama, observando de reojo a Nico, quién parecía muy concentrada en su reflejo. No pensó de ella como un ser horroroso sólo por tener cuernos, podía darle el beneficio de la duda, a pesar de haber sido mortal y tener defectos como cualquier otro, aunque sus ojos le decían una cosa, aún no se permitía creer que su amiga se hubiese convertido en un demonio. —Te ves diferente, mucho. Pero podrías verte peor—, musitó con desinterés desviando su vista del reflejo del espejo. Si, definitivamente lo suyo no era dar ánimos, pero sinceramente esperaba que en Nico no ocurriera todo lo contrario, era lo que menos necesitaba. —Tal vez no vueles, aunque seguro algo interesante podrás hacer—, murmuró con la intención de no desanimarla demasiado. —Me cuesta aceptarlo, pero algo divertido tiene ser demonio—, completó sin mirarla, perdida en el techo.


OFF:
Lamento muchísimo la tardanza, y mucho más no haberte avisado, espero que esta respuesta lo compense, aunque no creo xD




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Jue Ene 14, 2016 11:18 am

Quizá me había tomado demasiado literales sus palabras o solo estaba exagerando las cosas , pero bueno termine mirándome en le espejo… quizá podría funcionar o tal vez necesitara llegar mas haya, al menos en ese momento no estaba viendo los gestos que Caith hacia mientras me distraje con el nuevo reflejo -¿a que te refieres dices llevarme a volar contigo?- pregunte entrejuntando mis cejas y volteando a mirarla, mientras acariciaba mi nuca tenia algo de dolor en esa zona y era un poco molesta también necesitaba un buen baño de agua tibia eso quizá relajara mis ideas. –umm quizá deba intentar volver con esa cosa o esperara que me llave, si dijo que le tendría que servir como favor… quiere decir que en algún momento me buscara y será en ese momento en el que  la haga las preguntas . Peor si encontrara la manera de ir con el a ese lugar aquí parece el infierno de la divina comedia ¿me acompañarías Caith?- le pregunte girándome dándole la espalda a aquel reflejo desastroso unos momentos dejando caer mis hombros cansados.
 
-Pues según se muchos han venido de aquel lugar a vivir acá así, que debe haber una manera de ir y venir o de quedarte desterrado. Pero de que excite debe de excitar o de donde crees que vinieron los primero demonios, que dieron a luz los que viven en la tierra– también estaba el pensamiento o creencia de que el infierno era la propia tierra donde ahora caminábamos y los demonios eran solo ángeles desterrado.. Esa era mucho mas creíble pero aun siendo así la lamia debía vivir en alguna parte del subsuelo por que yo estuve ahí con el. Reí un poco al escucharla decir que no lo creería hasta que lo viera olvidaba que ella era de esa clase de personas –bueno mejor busquemos el lado bueno de todo esto ahora podre comer chocolate sin engordar y podre seguirte por mucho mas rato del que pensaba-
 
Cuando hable con Aka el primer día, me había motivado un poco las inseguridades iban y venia pero hablar con ella también me había hecho sentir mejor, quizá no fuera la mejor consultora motivacional pero su sinceridad era lo que podía darte seguridad de las cosas siendo que no me mentiría solo para hacerme sentir mejor. Cuando la vi junto a la cama se me ocurrió una manera de volver a ser yo –es cierto podría tener escamas hocico, o ser verde… de hecho creo que luzco algo mas tierna que antes si  omitimos los toscos cuernos– reí un poco y mordí mi labio inferior y entrecerrando los ojos la apunte– yo se quien me ayudara a descubrir lo interesante que tiene ser esta cosa-
 
Me encamine al baño de mi cuarto y puse a llenar la bañera para tomar un baño rápido –creo que se que hacer… y al final conseguiré hacer tu retrato hoy hare un retrato de ambas quizá si vuelvo a reconocer lo que era mi apariencia vuelva– no sabia como explicarlo era mas como un ejercicio  de imaginarme a mi yo interna y reflejarla para eso debía hacer lo que mas me apasionaba. Me encantaba bailar peor mi verdadera pación era pintar –tomare un baño, puedes tomar lo que gustes de mi cocina siempre esta llena de dulces por que mi hermanito me los trae aunque no puedo comerlos. Creo que estaré bien, ponte bonita que tu me ayudaras a volver– le dije con una gran sonrisa mientras a paso lentos me adentraba en el baño para tomarme al menos unos 10 minutos y lavarme, después de aquel relajante baño con escancias me coloque un vestidito bastante sencillo y una zapatillas  tuve que vendar nuevamente mi brazos izquierdo por que seguía pululando aquella sustancia viscosa y purpura en el, sin mencionar que el olor no era para nada agradable. Cuando estuve lista fui a  ver que hacia Mi amiga  quizá aun no pudiera salir de casa por el detalle de los cuernos pero si podía buscar el modo de volver a mi apariencia anterior.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Jue Ene 14, 2016 10:13 pm

Asintió levemente con indiferencia; sí, exactamente a eso se había referido, a llevar a volar a Nico. Por más extraña que sonara la idea, la pelinegra quería eso y Caith no sería tan problemática de no cumplir su deseo cuándo claramente podía hacerlo. Sus ojos amatista se abrieron al escuchar las palabras de Nico, primero no estaba creyendo que la chica hiciera semejante invitación como si de ir por un helado se tratase y segundo le había resultado curiosa la comparación, si el infierno era algo cómo lo describía Dante Alighieri en sus cantos, estaba segura no sería un sitio muy confortable. —Ya te lo mencioné, puede que no lo haya visto, pero lo que propones parece una buena idea para comprobar su existencia—, murmuró a modo de respuesta. ¿Se estaba metiendo en la boca del lobo? ¿O en cualquier caso la de el mismo satanás? Si había algo que en su longeva existencia había aprendido era a no atemorizarse de la muerte, muchos alardearían sobre esto, pero la súcubo estaba segura, no temía morir.

—Te creo, te creo. Debe existir—, repuso volcando los ojos, dando por zanjado el asunto. —Bueno, puede ser, debe tener varios lados buenos—, reflexionó lo dicho por la pelinegra, quizá a ella le interesaba comer chocolate sin engordar, o incluso acosarla como ya había mencionado antes, sin duda a otro le hubiese interesado más el poder que obtenía con tal transformación. Muchos humanos, avariciosos buscaban desesperadamente obtener un poder así o similar, sin embargo Nico no parecía tener la malicia para pensar en su desgracia como algo a lo que podía sacar provecho.

—Te ves un poco más... infantil—, analizó cruzándose de brazos. —Obviando los cuernos, puedes pasar como alguien menor a la edad que aparentabas como humana—. Elevó sus cejas ante el señalamiento de Nico, intentó cavilar qué descabellada idea tendría la pelinegra en mente, pero sin éxito aceptaría fuese lo que fuese, tan mala no podría ser y ya se había acostumbrado a las ideas de la chica. Expectante de qué cosa haría Nico para pintar su retrato, se encogió de hombros sin aventurarse a preguntar de más, ya pronto sabría qué era lo que pensaba hacer su amiga. Asintió en silencio y caminó hasta la amplia cocina mientras esperaba que la chica se diese un baño. Allí en medio de la alacena como había prometido habían muchos dulces; sin meditarlo demasiado tomó una barra de chocolate y la ingirió con rapidez. Pensaba en las palabras que le acababa de dar Nico, la rubia realmente esperaba ser de utilidad y que su preciada amiga volviera a ser como antes.

Tenía en sus labios el resto de chocolate de la cuarta barra que había tomado, tan pronto como sintió la presencia de Nico se apresuró a eliminar cualquier rastro del dulce. La observó con atención, esa chica que tenía enfrente no era la humana que conoció, al menos no en el exterior; sabía bien que seguía siéndolo y si Nico tendría que aceptar su nueva apariencia, Caith también debería hacerlo, algo que estaba a punto de lograr. La observó un tanto extraña y se atrevió a cavilar qué era lo que pensaba. —Si es por tu apariencia, no muchos andan por ahí en su forma real, pero si hay quienes lo hacen. Si no funciona decimos que es un disfraz o que te gusta ponerte diademas de cuernos y ya está. Esta ciudad es extraña así que nada malo pasará—, musitó dándose la vuelta camino hacia la entrada del apartamento. —¿Vamos?—, preguntó instándola a salir.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Lun Ene 18, 2016 7:57 am

Tras Salí de mi corta ducha, y sentirme un poco mejor, estaban dándome nuevamente ansias de comer.. Y lo pero de todo es que al menos durante estos dais había estado vomitándolo todo, todo lo que no fuera carne cruda. El sabor en mi boca, a sangre se mantenía como un recuerdo. Apenas me había asomado en el salón de estar y Caith ya estaba lista para irse, debía admitírselo su sentido del humor era aun peor que el mío pero, en realidad decir aquello me pareció muy gracioso –ay Caith eso fue gracioso, de cualquier manera podemos decir que soy tu prima lejana y que ah venido de visita pro vacaciones– le digo siguiendo la broma sin poder evitar reírme, me paro de puntitas y me doy cuanta de que soy un poco más chiquita que ella estando de pie …-cielo así que así me ven todo– musito ladeando un labio, ella huele a chocolates pro todas partes.

-Pero no estaba pensando salir aunque podríamos intentarlo, es decir mi estudio de arte esta haya arriba pensaba en algo más convencional de lo que te propuse la ultima vez claro, que si crees que podemos salir sin que se sorprenda demasiado podemos intentarlo aunque de igual manera será mejor que buque las cosas que voy a necesitar para hacer el retrato– le dije con una sonrisa  estaba más entusiasmada sin duda pasar las amarguras al lado de alguien era mucho mas simple. Me aproxime a las escalera para subir al estudio de arte invitándola a seguirme con la mano –podemos ir en mi auto y pasar desapercibidas después de todo mi ascensor llega hasta el sótano del edificio y de ahí hasta nuestro destino el cual recuerdo era el bosque no debería haber mayores problemas– me encojo de hombros dando pro hecho de que no teníamos que toparnos con nadie de no ser necesario.

Mientras subía las escaleras meditaba en el hecho de que ella me a comento que no era precisamente de su agrado, esas cosas que de verían demoniacas así que de algún modo, quizá le afectara mucho mas que a mi que las daba por hecho y les temía pero me traían sin cuidado pues no representaban para mi algo que odiaba en si y además tenia la mala propiedad de adaptarme rápidamente a los cambios, era lo bueno de no ser tan negativa –sabes que si eso no te agrada, puedes negarte  la ultima vez que hable con esa cosa no aprecia despiadado exactamente, era mas algo… similar a ti sarcástico y odioso como si solo cumpliera una función y te ofreciera contratos de vida... quizá hasta ese ser busque algo mejor, el caso es que es un acecino y de igual manera no podemos fiarnos– también debía admitir que me sentía más confiada si ella me acompañara pero yo aun no sabía como seria la próxima vez que viera esa cosa ni con quien estaría –incluso Aka-Nichan podrían acompañarnos, el pobrecito ha estado atareado al pendiente de mi estos días, sabes que solo puedo comer carne cruda al menos estando así, lo demás lo he estado vomitando… ojala cuando vuelva a mi forma real pueda volver a comprobar el sabor de las comidas, supongo que cada demonio se alimenta de algo, dijiste que eras una súcubo ¿No? No recuerdo bien… tu te alimentas de energía sexual ¿cierto?- abrí la puerta de mi enrome estudio sabia de toda clase de cosas para, pintar y retratar folios, atriles cuadros en las paredes y recostados del suelo, pinturas pinceles… bueno ya saben todo lo necesario comencé a recoger las cosas que necesitaba en mi maletín especial.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Dom Feb 07, 2016 1:48 pm

Su entrecejo se juntó en una mueca de confusión; con tan diversos planes que le había ofrecido la pelinegra ya no sabía qué era lo que iban a hacer al fin. Tan pronto como Nico terminó de hablar se encogió de hombros y la miró de soslayo. —Me da igual, lo que prefieras por mi está bien—, comentó con un tono de voz bajo. —De todas formas eres tú quién va a pintar—, añadió. Entonces la pelinegra se dispuso a ir por los materiales que necesitaba, si pensar en hacer otra cosa, la siguió a través de las escaleras mientras la escuchaba hablar.

—No te preocupes, simplemente lo similar se repele—, murmuró con desinterés. —Tú aún no puedes controlar si quiera tu cuerpo, ¿realmente te gustaría ir a verlo sola?—; inquirió, elevando una de sus rubias cejas. Intuía, si Nico llegara a ver a ese ser, podría ser engañada de nuevo, incluso, por tanto sentía la necesidad de acompañarle, no sabía que tan imprudente podía llegar a ser, y si bien Caith no era el demonio más poderoso sobre la tierra, sí que sabía cómo conseguir lo que quería, y si no, una rápida huída no saldría mal; detestaba pelear y lo evitaba a toda costa, pero si debía hacerlo por proteger a alguien lo podía considerar. —Te dije que te ayudaría—.

Asintió levemente a la pregunta de Nico, pero al instante paseó su amatista mirada por el gran salón, lleno de materiales, caballetes, frascos de pintura y pinceles. Cuándo la pelinegra comenzó a recoger algunos se dispuso a hablar —: La llamo energía vital, y sí, la única forma de obtenerla es mediante sexo; puedo comer cosas como cualquier humano, pero no me alimentan—, musitó mirándola de reojo, abstraída en los diversos objetos de esa habitación. —Bueno, y el chocolate que hace algo como un efecto placebo, supongo—, complementó cruzándose de brazos con indiferencia.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Mar Feb 09, 2016 4:27 pm

Termine de acomodar las cosas en el maletín que usualmente llevaba y con todo encima me después a responderle a Caith que no aprecia muy segura de lo que haríamos. Pues las ideas se habían mezclado un poco pero el punto al final era mismo. decía que yo podía decidir y al verdad no tenia ánimos de moverme demasiado así que comencé a dudar de si ir al bosque o quedarnos en casa, seria menos laborioso la segunda opción siendo que ya estábamos en aquel lugar. Por eso simplemente cerré los ojos y la mire con una sonrisa -mejor quedémonos, hace una vista hermosa en la tarde solo debo abrir las ventanas– le comente dejando todo lo necesario a mi alcance. Tampoco iba a molestarla demasiado haría un boceto a dibujo y me aseguraría de guardar los tonos correctos antes de que ella pudiera irse y entonces yo lo terminara sin necesidad de que posaba ya que era un poco cansado. El de Aka estaba listo hacia unos días debía mostrárselo aunque no había tenido la oportunidad.

-La realidad es que no tengo ni idea de cómo es que voy a encontrarlo, posiblemente deba esperar a que el me llame para hacer algún encargo. O algo por el estilo este lista o no supongo que tendré que frotarlo– le comento encogiéndome de hombros mientras la tomaba de la mano y la guiaba hasta el asiento que daba de espaldas al ventanal enorme estábamos en el ultimo piso, la piscina estaba un poco mas alejada de aquel lado del departamento y dejaba la vista en la lejanía perfecta con las luces de la ciudad. Era realmente hermoso no precisamente lo que buscaba en un inicio pero me serbia de igual manera tenia que reencontrarme a mi misma y esperaba que con aquel cuerpo siguiera teniendo mis habilidades aun innatas.

Siéntate ahí por favor, si gustas es un banquillo cómodo aunque también puedes recostarte en el sofá si gustas es mas comodo– le comente dejándola ubicada para abrir las persianas del ventanal y dejar la vista  con claridad mientras el sol se entrometía en rededor  -¿Qué horas crees que son?- le pregunte dándole la espalda para ir a mesclar pinturas en la paleta de colores… -ahí algo mas.. Cuando estaba con Aka-Nichan algo raro en mi se despertó tenia la ansiedad de estar con el… normalmente le respeto y respeto que tenga novia pero el deseo ene se momento fue mas fuerte, como si no me importara dañar una relación.. Eso me ha dejado pensando mucho por que yo no soy así. Siempre pienso en el resto antes– le comento mirando los colores que las barras que presiono dejan sobre la paleta.

-¿Sueles perder el control?- entendía que los demonios tuvieran una inclinación a la maldad y yo temía que esa parte en mi se despertase. Por que si no seria un completo desastre.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Invitado el Vie Abr 08, 2016 2:38 am

TEMA CERRADO
Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.

➢ Lugar: Edificios | Calles
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Vie Jun 24, 2016 7:25 pm

Alzó los hombros en un gesto desinteresado tan pronto como la pelinegra había decidido mejor quedarse en su departamento. Si eso estaba bien para Nico, Caith en realidad estaba encantada, pero cómo le había dicho antes, haría lo que ella considerara mejor. Ya podía considerarla una amiga, y ese era el tipo de cosas que se suponía que hacían, confiar una en la otra, y ese simple gesto supuso que sería suficiente para demostrarle que la veía más que cómo una conocida. Cosa que no hacía desde mucho tiempo atrás.

Tomó la mano de Nico y fue guiada hasta un asiento que daba justo la espalda al enorme ventanal desde el que se podía observar una gran parte de la ciudad. —El banquillo está bien—, respondió en voz baja, se sentó en donde la pelinegra le había indicado y la escuchó a su espalda abrir las persianas, seguramente aclarando la vista desde el piso alto del edificio. Giró su cabeza para encontrarse con los rayos del sol casi chocando contra su vista, naranjas, rojizos, e incluso lograba observar el alumbrado público, no faltaban más de un par de horas para que comenzara a anochecer. —¿Quizá casi las cinco?—, afirmó más como una pregunta. Estaba bastante segura de que esa era la hora, a pesar de que no tenía ningún reloj de pulso en su muñeca.

—No sé que decirte respecto a eso—, musitó buscando con la mirada a la pelinegra, quién parecía mezclar las pinturas. Era muy extraño verla con otra apariencia  diferente a la normal y aunque llevaba un par de horas con ella no lograba acostumbrarse. —A diferencia de los humanos, los demonios no suelen pensar en lo que si hacen está bien o mal, muchos simplemente lo hacen sin importarles las consecuencias—, añadió. —Lo que implica que tú, de alguna forma sigues siendo tú. Supongo que es imposible borrar la humanidad con la que naciste. Lo que debes hacer es controlarlo—.

Una sonrisa se dibujó en su estoico rostro, una amplia sonrisa teñida de ironía. —Nico, ¿qué pensarías si te digo que los demonios más poderosos son los más malvados y que por ende son quienes más control tienen?—, preguntó mordaz, y su sonrisa se amplió hasta soltar una suave carcajada. —Pero no te preocupes, no significa que necesariamente debas ser perversa para tener control—, complementó con una voz más tranquila y menos burlona. —Significa que es posible lograr controlarse, requiere tiempo y esfuerzo, pero ser capaz de llevar la voluntad de tu cuerpo definitivamente lo vale—.

Negó con la cabeza y observó fijamente a su interlocutora, su rostro se pintó de seriedad y sus palmas se apoyaron en el asiento. —Y no, no suelo perder el control. De hecho llevo mucho tiempo sin hacerlo—, respondió con sinceridad. Caith, con el pasar de los años había aprendido a saber manejar sus instintos, y usarlos cuándo más le conveniera. Para el resto de las ocasiones podía optar por comer chocolate y soportar la debilidad en su cuerpo por la ausencia de energía vital.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Sáb Jun 25, 2016 12:29 pm

Si iba a pintar a Caith ella debía sentirse cómoda y eso era lo más importante para mí en ese momento, ya que iba a pasar un buen rato sentada sin hacer nada más que verme o escuchar y no quería que estuviera incomoda o se sentiría peor, de servirme de modelo, así que esperaba ella pudiera al menos sentirse más tranquila –es una hora perfecta- musitaría antes de volver con mis implementos el atril pinturas y demás y lo más importante eran los colores, así que comencé a hacer mesclas hasta conseguir los tonos que me interesaban, pero también debía tener el carboncillo a la mano prefería hacer el boceto en dibujo antes de pasarlo a la pintura lo más probable es que fueran en varias secciones pero lo simplificaría lo más posible para no darle molestias a la rubia.


La verdad ahora que tomaba mis implementos de arte era como ver un cambio radical en mi persona, ya no se me notaba tan decaída aunque seguía preocupada estaba más tranquila, con un suspiro comienzo a delinear la silueta de la chica con delicadeza. Sus palabras eran algo fuerte porque después de todo… yo estaba siendo la chica buena en un cambio a hacer cosas que no me interesarían estando en un estado de demonio. Y era verdad ene e momento en el que lo desee, la realidad fue que no estaba pensando nada más que en un egoísta sentimiento mío- cuando reaccione le pedí que se fuera, antes de que me pudiera peor, el pobre se asusto muchísimo… pero si tienes razón debo controlarlo no quiero acabar violando a un hombre en una callejón- comento seria por más que trato de hacer una broma el problema es que no era solo la lujuria también debería cuidarme de otras cosas que se consideran pecado.


Me gire mientras detenía el trazo de su rostro para ver sus ojos –Y ¿tu? ¿Eres perversa y malvada?- porque ella aprecia tener control, o estaba asustada pero el comentario se me salió sin más porque eran irónico entonces que ella me lo dijera, pero claro ella tenía centenares de años, debía ser muy poderosa sin embargo la veía más bien fría en vez de malvada como si fura dejado de sentir “¿me pregunte si algún día yo sería como ella?” –Lo vale el problema es que siempre que deseas ganar algo debes perder otra cosas, ¿Qué crees que debo perder?- era una pregunta reflexiva pero poco a poco lo solucionaría debía dar tiempo al tiempo. Seguramente en unas emes ya ni me preocuparía todo eso cambios.


Relamí mis labios mientras dibujaba sus ojos, esos que eran preciosos aunque sus pómulos gorditos como en una muñeca era lo que mejor se veían en el dibujo plano sin sombras aun -¿ya has razonado la perfección no?- pregunte mirándola sobre el hombro, después de tantos años no me extrañaba, además ella tenía esa soberbia que la caracterizaba, estabas segura de que no había defectos en ella no defectos, que se veían o que ella y yo a esta aturas consideráramos como defecto –me das esperanzas requiero de unas cuentas centenas de años para mantener control vaya- niego suspirando resignaba, ya de que me preocupaba el dibujo avanzaba rápido delineaba su cuello y cabello –lo bueno es que podre pasar esos años con una amiga… jijiji al menos ahora tengo la vida eterna para buscar al amor de mi vida- estaba más entusiasmada y de repente me daba cuanta que hacía comentarios sarcásticos malos… sin duda algo estaba cambiando en mi.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Miér Jul 06, 2016 3:29 pm

La súcubo logró notar un cambio en Nico, en su ambiente parecía más tranquila en comparación a como la había encontrado tan pronto ingresó a su departamento. Descubrió entonces, que le gustaba —pese a su nueva apariencia—, ver a Nico pintarla. No era que le incomodara que lo hiciera, de hecho, aunque era extraño, al ver la calma en su amiga, se confortó de que eso estaba bien. Procuró no moverse y aún así detalló los movimientos que hacía la pelinegra sobre el lienzo, parecía bocetar con carboncillo. Distraída, la pelinegra comenzó a hablarle, y eso la hizo sentir mejor, el silencio la desesperaba en algunas ocasiones.

Asintió sin decir palabra a lo que Nico le decía, y no estuvo muy segura si su amiga se percató de ese gesto, pero aún así no respondió nada. Mucho menos con la siguiente pregunta que ella le planteó. Permaneció en silencio unos instantes, y una de sus cejas rubias se alzó con algo de burla. —Después de que nos hemos visto un par de veces, ¿aún me preguntas eso?—, cuestionó socarrona. —Si fuera perversa y malvada, no estarías con vida en este momento—, dijo con fanfarronería. Seguido a ello soltó una carcajada, pero no se movió mucho, permanecía impasible frente a la pelinegra.

—No siempre es así, pero supongamos que tienes algo que perder—, meditó con sosiego. —Creo que eso lo sabrías más tú que yo—, concluyó con desinterés a pesar de que la pregunta de Nico parecía más para ella misma que para Caith. Una risa irónica escapó de sus labios. ¿Perfección? Encontró, que ella y Nico tenían una percepción distinta de las cosas, y no porque a la segunda le faltara experiencia o algo parecido, simplemente eran diferentes. Razón por la que posiblemente la rubia sentía que congeniaba con ella. Cada cual tenía su perspectiva de la realidad, cosa que respetaba y no intentaba cambiar; ni siquiera lo haría con la nueva diablesa.

—Más que perfección, prefiero llamarlo control—, dijo con calma. —Y más que tiempo para la perfección como la llamas, se necesita disposición—. Hizo una mueca, no estaba contradiciéndose, sólo no sabía cómo explicarle su punto de vista a Nico. —A lo que me refiero, es, que aunque lleve con vida mucho tiempo, no implica que ya haya alcanzado esa especie de... madurez en cuanto a poder—, caviló. —El control y poder que poseo ahora no es el máximo que podría tener, ni de lejos. Pero sí el suficiente—, pensó que estaba siendo muy habladora, pero ella nunca había empatizado con su propia naturaleza, por ello entre menos tuviera que hacer uso de sus habilidades demoníacas estaba mejor, por eso mismo nunca se había visto interesada en alcanzar esa perfección de la que hablaba Nico.

—Pero tú, como cualquier otro demonio puede lograr esa... perfección—, masculló con algo de tedio, a pesar de que procuró no sonar demasiado apática a su amiga. —Y no son necesarios siglos para ello—. Ladeó una media sonrisa con el último comentario que la pelinegra había soltado, un tanto irónico había sonado y eso le pareció curioso, y gracioso. —Desde que no te metas en problemas, tienes toda una eternidad para hallar a tu príncipe azul—, terció satírica, procurando que las comisuras de sus labios volvieran a su posición inicial, la que Nico estuviese dibujando, aunque no tenía la menor idea de cómo iba la pintura.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Jue Jul 07, 2016 5:50 pm

Volteaba de vez en vez para mirar su cálido rostro, si debía admitir que ella era fría y que su mirada podía congelarte relativamente hablando pero, sus facciones eran calidad incluso su cabello rubio daba esa luminosidad, que recordaba al caliente sol, así que estaba concentrada en retratar esas facciones tan hermosas, y sobre todo colocar ese toque fresco de su mirada en unión con todo el carboncillo repasaba la pupila y  dejaba la luminosidad necesaria. La parte del boceto estaba terminando debía tardar algunos minutos ya estaba muy acostumbrada a aquello el pintarlo llevar un par de horas si me concentraba de lleno en aquello, podía tardaría días o meces dependiendo de  mi inspiración pero estaba tan absorta que por algún motivo sentía que tendría su retrato listo en unas horas más tardar.


-No se Caith me diste a entender que solo los más malos y perversos, y son los que consiguen el control presumí entonces que... si tenias control fue porque en un tiempo fuiste así... no quiere decir que ahora lo seas supongo que con el tiempo aprenderé a dominar las cosas- enarque una ceja, era un tema complicado e implicaba tener cuidado con lo que se decía por que era muy fácil del mal interpretar… sin embargo la idea en general era yo conseguir una respuesta y no sé por qué siempre las respuestas las acaba dando el tiempo…- por eso se cometen locuras por lo que puedes perder, por eso me convertí en un demonio- en teoría no podía perder lo que había ganado para no perder la vida.


Ella seguía hablando entendía todo eso, de la disposición y el control… pero habían niveles de control, ella tenía uno casi intachable según veía pero seguramente dependía de cada personalidad. Cuando termine el besote comencé a mesclar pinturas en la paleta, con el pincel y rápidamente comencé a pincelar, por instantes ignoraba lo que me decía y me ensimismaba en la pintura tratando de enfocarme en los detalles –sigues requiriendo de tiempo si quieres mas poder y control, el esfuerzo es la expuesta y la voluntad- que en cierto modo venía a ser la disposición, tenía bastante sentido creo que lo captaba a mi modo. Las pinceladas dejaban un rostro de color que huina con otro y se difuminaba mi mano a veces iba rápida y en ocasiones más lenta.


Me giraba a mirarla por instantes antes de ver el lienzo y de nuevo a ella –debo enfocarme en una meta…- musite pensativa -¿cual fue tu meta Caith?- sabia poco de la demonio peor si no preguntaba entonces seguiría sabiendo realmente poco de ella tenía que tratar de de conocerla más, y era pregunta me aprecio interesante cuando llegue a mi conclusión. Me peguntaba si la evadiera o me respondería con sinceridad a estas alturas de ella podía esperarme cualquier cosa. Yo solo trataba de distraernos mientras pintaba bien fuera con una mala broma como eran las mías siempre o pensando en algún tipo de reflexión-de momento creo que debería estarme quieta, si antes espantaba a los hombres imagínate que ahora deba decirles “Hola que tal, soy un demonio, fui prostituta tengo problemas de personalidad” jijiji no es definitivamente no sería atractivo… o si casi lo olvido, en las noches tengo cuernos y quizá desee devorarte pero descuida estoy amando clases de auto control con mi mejor amiga demonio- casi podía escuchar mis risas mientras continuaba con la pintura al menos estaba más animada, aunque estaba mas burlista de lo normal.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Jue Jul 28, 2016 7:46 pm

Permaneció en silencio, era curioso ver a Nico, en esa nueva apariencia, y en su ensimismamiento imaginó a la Nico de antes, a la humana, en frente del lienzo, pintándola cómo había prometido tiempo atrás. —Tiempo...—, meditó en voz muy baja, y no supo si Nico la había escuchado o no. No importaba, las palabras no eran respuesta para su amiga, más bien, era una cavilación que había soltado involuntaria. —De todas maneras, acertadas o erradas, las decisiones tomadas no se pueden deshacer—, murmuró impasible.

Observó a Nico dejar el carboncillo a un lado y luego comenzar con la pintura. Tenía curiosidad acerca de cómo iba la pintura, sin embargo no demostró mayor interés en ello, sino que, pretendía permanecer estoica e imperturbable. Meditó lo que decía la pelinegra, muchos que había conocido estaban interesados en el poder, y ella misma en el pasado lo estuvo. Tenía un fin, una razón, de peso para conseguir poder, razón de la que carecía ahora. Pero, en la actualidad no había algo que le importara menos, no obstante, Nico sí que tenía una razón para aumentar su poder y control, y quizá, sólo quizá, esa sería la misma motivación para que Caith desempolvara sus habilidades. Aunque aquello estaba un poco alejado de la realidad.

—Mi meta...—, reflexionó. Para Caith, hablar de su meta, sería casi como hablar de su vida misma. ¿Sería capaz de contarle a alguien más su historia? Sería hipócrita no hacerlo, Nico se había abierto a ella. ¿Por qué no hacerlo también? A fin de cuentas, no hacía mucho le había revelado a otro su pasado. Aunque, este percibió su melancolía con sus poderes, eso no la tenía exenta, de, que por su propia voluntad, había confesado aquello que mantenía reservado. —¿Cuál es la principal razón para tener poder?—, cuestionó luego de unos instantes. —Algunos lo hacen por simple avaricia y ansia de dominar al resto, y otros por algo más profundo, motivados por proteger algo, o a alguien—, continuó con voz apacible. —¿Qué crees que fue lo que me motivó a mi?—, preguntó alzando una de sus delgadas cejas; le interesaba saber cuál era la opinión que Nico tenía de ella, antes de contarle su historia.

—De momento, también lo creo—, coincidió con ella, no pudiendo evitar esbozar una muy tenue sonrisa. —Pero no creo que estés convencida de que esa sea la forma de seducir, tú más que nadie debe saberlo, sin importar que ahora seas un demonio—, sugirió irónica. —No pasará mucho para que logres controlar tus poderes, y así mismo para aprovechar los... beneficios de ser un demonio—, añadió apática. A pesar de que lo odiaba, Caith reconocía que sus habilidades eran buenas, y muy, muy en el fondo, se sentía orgullosa y disfrutaba de ellas como diablesa, porque a pesar de lo que decía, la maldad estaba dentro de ella, era su naturaleza y aunque quisiera no podría negarla. Aún así, seguiría aparentando aborrecer la maldad, para de esa forma convencerse a sí misma de que no era estrictamente perversa.

off:
Lamento la tardanza u.u




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Aizen Daryl el Dom Jul 31, 2016 11:08 am

-Si supongo que aprendes a vivir con ellas es lo que hacemos cada día, cada vez que tomamos decisiones- después de todas estas irónicamente eran las que construían nuestro mundo, solo que algunos tenían más importantes que el resto. La mía había significado un cambio general en mi vida pero, se que en la de Caith tuvo que habrá algo así de significativo para hacerla cambiar de humor, pero claro ella había pasado por eso toda una vida entera, continúe pincelado sus ojos su cabello era un boceto siempre lo perfeccionaría después peor necesitaba tomar la esencia ahora mismo. Así que Caith no tendría que, pasar por eso de posar demasiado.


Suspire mientras retocaba algunos detalles trataba de ser rápida pero sin pasar por alto cosas pequeñas. Le admiraba de vez en vez para asegurarme de que estaba quedando como debería, mi mirada se achicaría para reflejar mi interés por los orbes de sus delineadas orejas. Solo sabía que la rubia estaba balbuceando mucho pero concentrada en el boceto no le ponía mucha atención a sus balbuceos. Pero cuando empezó a habar mas dirigida a mí, sonreí con su pregunta reflexiva, en teoría consideraba a esa chica alguien muy ególatra y en teoría soberbia, peor sabia que algo le había pasado para llegar a eso, tenía que haber una razón y me la estaba sirviendo en la siguiente cuestión –Proteger a alguien…- no podía imaginármela protegiendo a nadie pero si deducía un poco lo que ocurría o ocurrió ese pudo haber sido el causal de los cambios de la mujer. –la pregunta es ¿a quién… a quien protegías y de qué?-


Sonreí con su siguiente comentarios deteniendo el pincel y mirándola sobre el hombro, es verdad al belleza no te daba el amor, yo ya era bella sin ser demonio pero -¿a que te refieres con beneficios?, ¿cuáles son?- pregunte con interés sin duda eso me motivaría mas sacarles provecho… por eso no quería enfocarme en el problema porque sabía que podía convertir ese problema en algo que al fil me ayudaría a obtener más metas “nada me paraba” después de todo lo que te mata te hace mas fuerte y yo no morí literalmente me hice mas fuerte no me derrumbaría psicológicamente sacaría provecho. Hacer aquello concentrarme en la tarea de piensa ser la Nico de siempre… eso me permitirá aceptarme aceptar lo que era porque yo nunca estuve mal… -siempre fui yo…- susurre, ya entonces todo se desvaneció esa trasformación esos cuernos, mi pequeño tamaño todo volvió a la normalidad, menos mi brazo seguía lastimado como si algo se cosiera dentro de el, pero aquello seria una preocupación para después, mi cuerpo estaba por completo curado y había regresado. Sonreí, delineando los labios de la rubia en el retrato –Solo sabemos aceptarnos Caith- susurre, sonriendo pero sin parar de pintar quizá con el temor de volver a ser lo de antes.


--Hablado-- " Dejando volar mi mente " / Todo lo que debo explicar para ser comprendido.
○ [Nico Robin] ahora es [Aizen Daryl]
♥:

avatar

Edad :
25
Dromes :
111436
Reputación :
16
Mensajes :
584

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Christa N Reiss el Sáb Oct 08, 2016 2:36 pm



Tema
Cerrado

Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.

➢ Lugar: Ciudad de Éadrom - Calles - Edificios
avatar

Salón :
3 A
Edad :
18
Dromes :
221487
Reputación :
57
Mensajes :
2702

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Sebastian Michaelis el Lun Ene 23, 2017 2:52 pm


√ Tema Abierto

INSTITUTO TAKEMORI ROL



Sebas:


" />
" />

Hablo - " Pienso" - Narro/ Actuo
avatar

Dromes :
192130
Reputación :
100
Mensajes :
1882

Ver perfil de usuario http:// http://sailormooncrystalrol.foroactivo.com/
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Caith el Lun Ene 23, 2017 6:10 pm

Una carcajada irónica escapó de sus labios. ¿Proteger a alguien? No, sus razones habían sido muy egoístas, desalmadas, malignas. Dejó de ver la mano de Nico, que trazaba líneas que la rubia no tenía ni idea de cómo eran, y su vista se fijó en los ojos de su compañera, esos redondos ojos amatista se habían enrojecido, de un escarlata brillante—. Venganza, ese fue el único motivo —respondió con una sinceridad aterradora. Ella misma se había abrumado de la crudeza de sus palabras, que en su momento fueron la respuesta más honesta que pudo dar.

Entonces, sus ojos volvieron al violeta habitual, y los desvió hacia la ventana, mientras apreciaba la vista que el sofisticado apartamento de Nico le ofrecía. Soltó un suspiro, tratando de encontrar las palabras adecuadas para proseguir, pero bien era cierto que hablar de ello era extraño, y pese que confiaba en la pelinegra frente a ella, era revivir su pasado, cosa que le aterraba en cierta medida—. Una mujer, súcubo tal como yo fue quién me abrió los ojos —comenzó a narrar, sacando el kiseru de su bolsillo, y lo encendió. Aquella era una tendencia en su actuar, sentía que le aliviaba el fumar sin importar donde estuviese, lo encendió y aspiró con cierta melancolía, para luego exhalar el humo—: Nací cómo demonio, pero no me enteré de lo que realmente era hasta muchos años después, creí ser una humana como tú lo eras —continuó, con una sonrisa socarrona—. Entonces, esa despreciable súcubo sedujo a mi hermano adoptivo para obtener su energía, cuándo la descubrí me reveló la verdad de mi naturaleza, y se convirtió en algo parecido a una tutora, una muy perversa. Por lo que abandoné a mi madre y hermano para irme con ella y aprender sobre mí —dio una nueva calada a la pipa.

Era realmente malvada, éramos muy diferentes. Mi familia adoptiva me había criado como una humana íntegra, así que por simple diversión, ella asesinó a aquellos que habían sido mi familia y cuándo regresé a ellos ya era demasiado tarde, sus cuerpos masacrados y desmembrados fue la última imagen que tuve de ellos —murmuró, con la vista perdida en el horizonte, no había hecho contacto visual con Nico hasta ese momento—. Quise vengarlos, pero ella era más fuerte que yo, mucho más poderosa. Me dejó con vida sólo para atormentarme, sabía que jamás la derrotaría —añadió soltando una seca carcajada.

Un cazador de demonios me encontró, y por alguna razón que nunca logré comprender, me salvó, curó mis heridas y me cuidó hasta que estuve recuperada. Pese a que ese hombre se hizo cazador para librarse de una súcubo como yo, no me juzgó por serlo, y con él entrené y me hice muy poderosa —su mueca se distorsionó a una más seria, sin atisbe alguno de burla, simplemente dolor, dolor por el pasado—. Después de años logré dar con ella, y en una pelea la acabé, vi su sangre derramada, aquella maldita súcubo estaba muerta, y mi familia, vengada. Pero nada gané en absoluto ese día —añadió luego de inspirar el kiseru y apagarlo mientras exhalaba—. El cazador murió, y si lo sospechas, él era mi amante, me había enamorado de él y me correspondía —su gesto continuaba estóico. Y tan pronto culminó su narración, le dedicó una melancólica sonrisa a Nico.

Hay muchos beneficios, por ejemplo: tu vida es más longeva, puedes hacer todo lo que desees sin temer por ser demasiado vieja, posees ciertas habilidades que te hacen diferente de los humanos... —se calló al ver la reflexión silenciosa de Nico, y de repente ella volvió a tomar la forma a la que Caith se había acostumbrado. No evitó el gesto de asombro al verla y una auténtica, pero muy tenue sonrisa se dibujó en sus labios y asintió. Era cierto, lo único que debían hacer era aceptarse. Y se sintió feliz, contenta por primera vez en mucho tiempo al ver la transformación de la que era su única amiga, y un alivio la recorrió. Un alivio que no podía sentir en Nico, quién presentía estar temerosa de lo que pudiera pasar después. Entonces la rubia lo supo, quería estar allí con ella, acompañándola, y protegiéndola como lo quiso hacer por su familia.




| FICHA | CRONOLOGÍA | RELACIONES |



Hello?:

Gracias Nina<3

Gracias Kanade<3

Gracias Joy<3
avatar

Salón :
3 A
Edad :
20
Dromes :
252056
Reputación :
19
Mensajes :
519

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Cuanto contigo? -Priv.Caiht-

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.