image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 2:11 am por Kotetsu & Yuuma

» Ficha de Magdalini
Hoy a las 1:26 am por Khaeli Dunkheit

» Una Ausencia que no es una Ausencia(?
Ayer a las 11:20 pm por Amber Myogi

» Cierre/Apertura de temas
Ayer a las 11:11 pm por Amber Myogi

» Un encuentro no deseado -Takeshi Hajime-
Ayer a las 10:41 pm por Takeshi Hajime

» • Ausencia •
Ayer a las 9:15 pm por Kanato Sakamaki

» ~Golden Wind~
Ayer a las 8:03 pm por Alice Donakis

» ¡Una jungla de concreto!
Ayer a las 7:52 pm por Zackary Argyreon

» Un encuentro, ¿algo raro? [Priv. Min]
Ayer a las 5:05 pm por Alice Donakis

» Inversiones = Poder - Privado Koto Kosei +18
Ayer a las 2:25 pm por Caim





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Dom Sep 20, 2015 7:07 pm

A veces creemos que aquello que sufrimos es algo que no podemos superar, que ese dolor es demasiado grande para soportarlo. Pero sin saberlo hay personas que sufren todavía más de lo que nosotros lo hacemos, somos tan egoístas y atrapados en nuestro mundo que no notamos el sufrimiento de los demás. Desde el momento en que aparecemos y aunque no queramos, le estamos ocasionado sufrimiento a alguien, aprender a vivir con él e incluso aprender a superarlo es lo que debemos hacer.

Aunque su trabajo estaba limitado a una enfermería en una escuela y un consultorio particular en casa, tampoco se oponía a buscar retos aún más interesantes, para no perder sus capacidades. El joven vampiro de cabello rojizos, algunos días a la semana iba al hospital a tratar de encontrar algo con lo que entretenerse y aunque no fuese un médico del hospital, era reconocido por lo que sabía, más que por dinero lo hacía por entretenimiento y quien sabe, nunca estamos del todo seguros si encontraría algo que resultase emocionante.

-Parece que por ahora reacciona bien al tratamiento, manténganlo en observación unos días, quiero saber si hay algún cambio, de lo contrario denlo de alta.- Revisaba el diagnostico de un paciente y daba sus órdenes a un pasante del hospital. –Parece que por ahora, todo esta tranquilo, encárguense del resto, yo vuelvo enseguida.

Para muchas personas el ambiente de un hospital era deprimente y muy estresante, sin embargo al vampiro le parecía muy entretenido, ver como cada una de esas existencias trataban desesperadamente de seguir vivos, aunque no tuviesen un propósito por el cual quedarse era un hecho más que comprobado que todos les temen a la muerte y no desean encararla tan pronto a menos que tengas algo mal en la cabeza. Como era su costumbre iba a la cafetería del hospital para ordenar una simple taza de café, siempre sin azúcar, pues el cargaba la suya propia, pero igual que él, era más de lo que se veía a simple vista.

-No entiendo porque me siento tan identificado con este sitio, aquellos que están aquí ya están próximos a morir, pero siempre es interesante ver que tanto soportan.- Movía el café en sus manos con una cuchara mientras caminaba por el hospital. –En fin, mientras este aquí poder conseguir el alimento que necesito sin tener que matar nadie, no es igual de divertido, pero tampoco es bueno llamar tanto la atención.

Mientras caminaba por el hospital respondía las preguntas de los pasantes y de algún camarada que necesitara una segunda opinión con el tratamiento que recibía su paciente, tan solo esperando a que surgiera algo mejor, algo en lo que deberás tuviese que poner su conocimiento a prueba, pero ya era hora de empezar las consultas individuales, así que la jornada pesada ya había terminado para él. No era divertido, pero siempre era gracioso escuchar las quejas de las personas que no tenían ni idea de que tenían, le entretenía el típico dolor humano, aunque tampoco se quedaba impávido viendo a alguien sufrir, según su filosofía, “es mejor vivir para saber cuánto dolor aguantaras antes de que tu mente y cuerpo se quiebren como un huevo.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Lun Sep 21, 2015 12:03 am

La joven wizz había permanecido oculta del resto de personas y seres mágicos, apartada y aislada en la montaña. Apenas comía, su alimentación se basaba en las grandes cavernas cristaleras de hielo, en algún bicho desorientado y en presas más pequeñas que los conejos.
Todo un año tomando de esto, atormentada durante los sueños y llorando durante las mañanas, habían pasado factura. Desde su escondite, observaba la gran ciudad y a la lejanía se podía apreciar y distinguir un edificio con una cruz en la parte superior. Simbólicamente se trataba del mismo hospital.
Se recostó cerca de una pared de aquella cuevaz hasta que inesplicablemente el gran sonido de un camión aparta nieves hizo temblar aquello dejando que esto cayera sobre la joven.
Casi sin fuerzas para continuar, cerro los ojos esperando a que la muerte se la llevará y volviera al lugar que una vez vino. Durante su largo sueño esperando a sus últimos días, una joven esquiadora patosa, cayó al suelo cerca de aquel lugar. Observó entre la nieve una ropa oscura y larga. Una piel pálida y blanquecina con unos cabellos plateados.
Enseguida, dio la voz de alarma.
Aquel rescate tardó más bien poco. La joven iba junto a si familia, la cual portaba una furgoneta y todos los accesorios para aquella experiencia invernal.

El frío se colaba por el cuerpo de la joven. Aquel vestido hecho con su propia magia comenzaba a desgarrarse como si un gato estirara un hilo de seda y el tapiz fuera cada vez más quebrado.
En su pálida piel había algunos moretones de golpes, su frente ardia y tenía una rojez en las mejillas poco inusual. Principalmente, lo preocupante era su cambio físico. Un descontrol mágico hacia de esta que cambiará su forma humana a que le aparecieran alas de ángel caído, las escondiera para sacar unas orejas largas de conejo o que ambas cosas aparecieran al mismo tiempo.
Este descontrol era bastante raro y preocupante, pues si un ser mágico no era consciente de lo que hacia, ponía en riesgo a los demás por su propio poder.
La joven patosa agarró una moto, mientras el resto iba en la furgoneta. Tomó alcance y con bastante preocupación entró dentro del hospital algo histérica.
- ¡POR FAVOR, AYUDENLA!¡ESTA DESCONTROLADA, NECESITA AYUDA PORFAVOR!
-Señorita, relajese y explique que es lo que ha ocurrido si no, no podremos ayudarla
Intentaba tranquilizar una de las enfermeras.
-Rápido, está ahí afuera, es- es no sé, me la encontré de casualidad en la nieve, no esta bien... Y-yo no sabía que hacer... POR FAVOR AYUDENLA

Gritaba apenas para ser atendida, pues aunque no era ni un familiar ni siquiera un conocido, su afán de querer proteger al ajeno fue quizás la chispa que ayudó a que el fin de la muerte se alejara unos días más, si estos sabían como tratarla, pues aunque sea un hospital, sus síntomas era bien complejo.
La recepcionista al ver el cuerpo de la joven semi-desnudo, llamó con urgencia a los que más sabían de temas extraños, en los cuales, entre estas tres personas se encontraba sakura. Eran citados con extrema urgencia en la " sala C ", en la cual sólo se atendía individualmente siendo la " sala complicada"....
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Miér Sep 30, 2015 10:47 pm

Pues hasta el momento no le llamaba la atención nada de aquel hospital, un vampiro común rodeado de tantas personas indefensas y con el olor de sangre ya se habría salido de control y ocasionaría un gran caos, sin embargo los años enteros de arduo entrenamiento habían conseguido que dominara esos instintos depredadores. Al poco tiempo de haber empezado las consultas un enfermero llegaba pidiendo que acudiera de inmediato a la sala C, esto seguramente sería algo más interesante para quitarle el aburrimiento al vampiro.

Rápidamente llego a la “sala C”, Kiryu se dio cuenta de un par de cosas respecto a esta persona aparte de que su estado actual era complicado, solicito a muchos de los doctores presentes que se retirasen y que lo dejasen ocuparse, quedándose únicamente con un número limitado de enfermeras, cada una vampiresa que estaban a la orden de Kiryu. Luego de analizar, sus signos vitales parecían normales, sin embargo tenía una hipotermia muy complicada, además de una grave desnutrición y algunas heridas estaban sin tratar. Pidió que canalizaran a la chica colocándole una solución de glucosa mixta para combatir la desnutrición, además de que solicito algunas sabanas y un ambiente más cálido y finalmente trato las heridas, desinfectando las heridas con agua oxigenada, una gasa blanca y envolviéndolas en vendas pequeñas, una vez estabilizada la paciente, pidió que la colocaran en una habitación donde siguiesen con ese tratamiento hasta que recuperase la conciencia.

-No se preocupen, la joven ya está fuera de peligro. Tan solo necesita algo de reposo, fue una buena idea que la trajera de inmediato al hospital.- Dio algunas órdenes para análisis a aquella paciente. –Si me disculpan tengo otros asuntos que atener, solo sigamos como hasta ahora y si hay algún cambio por favor notifíquenlo de inmediato y administren un analgésico para tratar el dolor, eso es todo.

Curiosamente había algo en aquella joven que había tratado que le había llamado la atención. Tras dejar sus cosas en su casillero, se movió entre las sombras de manera silenciosa procurando evadir a aquellos que cuidaban a los pacientes, por suerte había pedido una habitación especial para aquella chica y una vez que las enfermeras terminaron el diagnostico, permitieron que Kiryu entrara.

-Parece que alguien necesita un castigo.- Entro a la habitación quedando delante de la cama donde estaba aquella joven. –No sabes que es muy peligroso que tu poder se salga de control, si los otros médicos se hubiesen percatado de que eras todos habrían estado asustados.- Se acercó un poco más sentándose a su lado y tocando un poco su cabello. –Plateado como el hierro que hay en la sangre, curiosamente no sé porque de repente me interese en ti, pero tienes un olor especial, algo me dice que eres similar a mí… pero mi dolor sigue siendo más grande.- Se acercó un poco más colocando su nariz sobre los labios de la joven e inhalando un poco de su aroma. –Tan dulce, pero a la vez tan amargo. Como una rosa negra que poco a poco se marchita.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 01, 2015 2:37 pm

La joven familia había "desperdiciado" sus vacaciones, aunque estaban felices de saber que habían rescatado a una joven de las garras de la muerte. Tras confirmar que reposaba estable en la camilla bajo vigilancia constante y con tratamiento, en general todos pudieron respirar más aliviados y finalmente se marcharon del recinto.
Mi subconsciente comenzó a hacer de las suyas. En un sueño algo confuso a la vez que borroso, comencé a hacer ppreguntas mentalmente a aquel sujeto que parecía contestarme.
¿Darkiryu?¿Por que te has marchado?¿Que no te has ido?¿cuales son tus intenciones?....¿como que no puedes hablar?...RESPONDEME!! ..... NO TE VAYAS....

En mi sueño intentaba alcanzar una sombra oscura que poco a poco se alejaba sin éxito de alcanzarlo. Mis ojos se movían con rapidez bajo mis párpados, los cuales estaban cerrados, molestos quizás por el sol que entraba por la ventana. Las alteraciones fueron disparadas brevemente hasta que volvieron a la normalidad tras poder escuchar el burullo lejano de la autopista. La ambulancia ir y venir. Mis ojos permanecían cerrados sin apenas fuerzas para alzarlos. Notaba en mis fosas nasales un conducto que me daba respiración quizás artificial y puro oxígeno. En mi brazo derecho comenzaba a hacer efecto el dolor de aquel catete colocado ahí para suministrar la glucosa y alimento necesario en mi organismo.
Al poco tiempo comencé a escuchar una voz masculina indicando que necesitaba un castigo por mi mala cabeza. La primera sílaba no pude pronunciarla con claridad, pero si el resto.
***kiryu... ¿Que haces aquí?.....
Casi confundida con la mente algo tocada intentaba identificar aquella voz que poco a poco se aproximaba a mi posición. Aún con los ojos cerrados, mi mente transformaba la realidad en aquello que quizás deseaba pensar o tal vez era producto del mismo shock que había tenido recientemente.
Al sentir como olisqueaba mis labios, no dude e hice un esfuerzo para besar estos que se aproximaban.
Tras sentir su "calidez" me percaté que no era él.

Con un esfuerzo mayor, intenté mover mi mano tapando el sol tras la ventana b para abrir los ojos y visualizar a un pelirrojo quizás un tanto apuesto. Mi sorpresa hizo que mi pulso se acelerara. Para mi desgracia, aquella subida de tensión se veía reflejado en los aparatos que estaban conectada.
Comence a respirar con normalidad tras unos suspiros largos intentando llevar las cosas con calma. Mi esfuerzo mayor fue el intentar recomponerse en el sitio, para quedar semi sentada con las piernas estiradas. Miraba a todos lados confusa. Sin duda alguna, comencé a avasallar a aquel pelirrojo a preguntas con las fuerzas que tenía.
¿Donde me encuentro?¿quien me ha traído aquí?¿Quien eres?¿Que pretendes?¿que día y hora es?.....
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 01, 2015 4:12 pm

Casi imperceptible para alguien normal, aquella chica semiinconsciente parecía comenzar a susurrar en sus pensamientos, y gracias a la habilidad de visualizar los sueños aquellas imágenes en su mente llegaban a él, como una especie de libro borroso difícil de percibir lo que estaba escrito en él, pero que fácilmente notaba con algo de tristeza y remordimiento, alguien a quien deseaba ver, pero que con dificultad seria el vampiro.

-Que lastima, tan pronto despiertas, deseaba mirarte un poco más, ¿pero que se le va a hacer?, de hecho quería ver el color de tus ojos así que de alguna forma me siento feliz.- El vampiro se apartó de ella un poco y volvió a sentarse en la silla recargando su espalda y brazo sobre el soporte. –Veamos como contesto a eso, estas en el hospital de Éadrom, te ha traído una familia que estaba en la montaña y pues no sé cuánto tiempo llevases en la montaña así que solo diré que estamos en 1 de octubre a las 4:00 de la tarde.- Había un par de preguntas que había evitado contestar, pero eso era porque deseaba hacerlo de otra manera.

Se volvió a levantar de la silla sin voltear a mirar a la joven para cerrar las cortinas ya que notaba que los rayos del sol molestaban sus ojos, además de que deseaba tener un poco de privacidad para hablar con ella. Se acercó y sentó en la cama sin dirigirle la mirada.

-Es bueno que tengas tanta energía al despertar, eso demuestra que no me llamaste la atención por cualquier cosa. Yo me llamo Kiryu Sakura, soy uno de los médicos del hospital, por no decir el mejor.- Agacho su cabeza para mirarla pero sin girarla, solo como si la viera de cabeza. – ¿Pretender?, pues no lo sé, sería incapaz de tocar a una dama a menos que ella me lo pidiera, ahora mismo lo único que quiero es saber la razón por la cual emanas tan extraña aura.- Quizás le parecería algo extraño el comentario, pero repuso la cabeza y esta vez volteo para mirarla de frente. –Notar cuando una persona sufre es mi talento nato, el olor de la gente que siente dolor es como un perfume para mí, algo que hace que me sienta emocionado y de hecho… su sangre sabe diferente, es mucho más deliciosa.- Se acercó aún más quedando a unos centímetros de su rostro y aunque inténtase hacer algo para apartarlo difícilmente con su condición actual lo lograría. –Pero por ahora estoy satisfecho, no tengo sed como para querer hacerte algo, te parece si solo conversamos un rato, dudo mucho que tengas algo más que hacer.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 03, 2015 8:51 am

Sus palabras me desconcertaban. No sabía bien por que, pero intenté tirar de la memoria.
Uno de octubre.... Ha pasado más de dos años desde que me marché... Podría haberme ido muy lejos, pero al final algo me decía que me quedará por estos lados... Que extraño....
Paso poco tiempo hasta que el joven cerro las cortinas. Aquello era un acto que estaba atento a mi, hasta que nombró que era un médico.
¿Enserio? ... No sólo un médico, si no, para colmo engreído, siempre hay mejores que uno mismo, pero seguro que este no es humano, por eso se cree tanto.... En fin....
Mis pensamientos eran juzgados por mi misma. No deseaba que me leyera la mente o intentará verme con unos ojos diferentes que no fuera a una dulce joven indefensa. Mi mano descendió, dejando visualizar mis rojos ojos, parecidos al carmesí. Era muy raro, mi piel blanquecina y aquellos ojos eran típicos de un vampiro recién transformado, pero era un demonio, algo que a muchos le asustaba o sencillamente impacientaba hasta llegar a la locura.
Todos tenemos diferentes auras y quizás la mía sea una desconocía para ti... Y dime, ¿acaso viene a ponerme la "inyección"?
Comenté irónicamente con doble sentido, tanto curativo como sexual. La verdad, me sentía muy débil, pero sacaba fuerzas de flaqueza para poder responder a aquella persona que tenía enfrente. Realmente podría contestarle mucho más borde, pero no era conveniente. Al fin y al cabo, quizás hubiera muerto si no me hubieran atendido....
Una suave brisa recorrió bajo la puerta con algo de polvo. Aquello hizo que estornudará mientras el hablaba, y sin darme cuenta, aparecieron mis dos largas orejas, que hacían parecer a una metamorfa. Era una criatura singular y a su vez, muy extraña.
Hice el cuerpo para atrás dejando que mis cabellos y cada oreja cayeran por los lados, donde mi flequillo tapaba hasta la altura de mis cejas, las cuales estaban en una postura de tranquilidad pero con algo de desconfianza. Al fin y al cabo, no era muy normal que alguien se interesara en mi a simple vista.

Con que es un vampiro... Ya conocí una hace algún tiempo...
Observe como se acercaba a mi rostro. Mis ojos se clavaron a sus azulados. Un azul tan claro como la cristalina del mar. Mis mejillas con dificultad se ruborizaron ante su atrevimiento. No muchos se habían acercado a mi de esa manera y pese a ello, estaba a unos centímetros.
No tenía suficiente fuerza como para apartarle o atacarle, pero si para amenazarle o molestarle, lo que di un mordisco al aire frente a su boca sin llegar a tocársela. Intentaba indicarle que le mordería, pero con las orejas de conejo y en aquel estado, era una imagen más moe que intimadora. Aunque claro, no era consciente de ello.
Podría traerme algo para comer y recuperar mis energías... O si es tan amable, podría traer el alta médico y dejar que me marche, sin importarle como me encuentre....
Le di opciones, quizás algo estúpidas, pero al menos le comenté que podría hacer mejor cosas que estar ahí cual estatua inmóvil e incapaz de hacer algo.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Dom Oct 04, 2015 2:12 pm

La joven damisela era bastante coqueta y ciertamente algo atrevida, pero eso solo hacía que el pelirrojo se emocionara más por conocerla, a pesar de su condición tan débil aun tenia los ánimos para tratar de intimidar.

-Créeme que nada disfrutaría más que ser el único médico que pudiese tratarte todo el día. Sin embargo, como política personal no administro nada que un paciente no necesite, pero no dudes que quizás más tarde necesites un tratamiento especial.- Tan solo la cercanía de sus rojizos labios y que tratase de bromear al morderlo lo hacía más excitante. –Pues no creo que sea necesario que comas algo, ya que la solución de glucosa debería reponer todo lo que has perdido. Pero la idea de que te marches me agrada y a la vez me desagrada. Hay que reconocer que el ambiente de un hospital es muy poco agradable, así que permíteme mejorar las cosas.

El vampiro acaricio su cabello y salió de la habitación, dando algunas instrucciones a las enfermeras que estaban afuera, apenas era perceptible lo que les susurraba, pero al terminar las enfermeras entraron en la habitación, tomando a la damita en sus brazos y velozmente moviéndose en las sombras llevándola a otro sitio. El vampiro se encargó de llenar todo el papeleo necesario para sacarla de ahí, aunque claro firmo como un familiar y no como doctor, más tarde se marchó del hospital, de regreso a su hogar, a donde curiosamente las enfermeras ya habían llevado a la dama de cabellos plateados.


-Espero te guste mi humilde hogar, bien pude llevarte a otra parte, pero no sé dónde es que vives y me pareció una mejor idea traerte aquí.- Al poco rato una persona de traje traía una bandeja con comida para la damisela. -Espero te guste lo que pedí que prepararan especialmente para ti, por favor disfrútalo y si necesitas algo no dudes en pedirlo, hoy eres mi invitada especial y quiero que te sientas de lo más cómoda hasta que te repongas por completo y te digo algo mas esas orejitas de conejita, te hacen ver mas atractiva.

Más que nada la razón por la que la había llevado a su casa es porque deseaba conocerla mejor y porque en el hospital había muchas posibilidades de que alguien lo descubrirá, por otro lado en su hogar sabría atenderla correctamente y averiguar todo lo que deseara de ella.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Dom Oct 04, 2015 6:52 pm

Ya ya... Bueno, desaparece un rato, que no me vendría mal descansar algo...
Le mandé al carajo mientras que este salía por la puerta. Suspire aliviada sabiendo que estaría sola en el cuarto. Aquella oscuridad brindada por la ventana era la perfecta para poder cerrar los ojos y descansar. Así fue lo que hice, pero ni descansando podría estar tranquila. De pronto, me vi envuelta de enfermeras, las cuales me rodearon sin poder decir nada. Antes de que me alzara ni tan sólo unos centímetros la cabeza, pincharon en mi brazo una disolución que hizo efecto rápido.
Resultaba que era morfina, la cual me dejó inconsciente durante un cierto tiempo. Al despertar me situaba en una habitación totalmente diferente a la del hospital. Un aroma un tanto peculiar y una luz tenue. Aún confusa por todo lo ocurrido intenté tomar fuerzas de flaqueza, que por desgracia no me quedaban.
Suspire pesadamente al ver como aquel claveado seguía sobre mi piel administrándome energía y la supuesta disolución de glucosa.
Observe a los alrededores. Al final no pude gesticular otra cosa que cara de enfado. Aquel médico pelirrojo me había llevado a su propia casa.
¿Acaso este tío quiere violarme?...Lo tendrá muy difícil si es lo que quiere...
Me dije a mi misma mentalmente entre risas al escucharle hablar.
Observe a aquel mayordomo que brindaba una gran bandeja de comida. Parecía tener un poco de todo, sin embargo siempre faltaba lo más importantes. Mis dulces, esos dulces tan deliciosos que sólo yo tomaba. Claro esta, él no sabría de ello. Aproximé mis manos a la bandeja afirmando a aquel hombre agradeciéndole así la comida, mientras que volví la vista al médico que parecía querer estar atento de mi.
Y es que no tiene pareja ni nada parecido?... Con lo apuesto que es, debería tener una larga lista de pretendientas....

Argumenté antes de que me volviera a dirigir la palabra. Cuando comentó sobre mis orejas, aquella uva tragada no fue lo único que paso por mi garganta, si ni, mientras que la fruta bajaba, un colorido enrojecido ascendió hasta mi rostro, esta vez notable gracias a la recuperación ofrecida.
Frunci el ceño ocultando mis rasgos de conejo llegando a lanzarle un cojín al rostro del muchacho.
Calla anda... Como si fuera la primera mujer con rasgos animales que ves.... Tu.. Tu a mi no me engañas, ¿sabes?
Comenté volviendo a ver la comida que me había dado. Con agradó y ganas, cogí aquella suculenta carne empezando a desgarrarla con los dientes como si en lugar de ser la presa fuera el depredador.
Yo se que eres un mujeriego y que lo que haces conmigo lo haces con todas, eres vampiro y tus enfermeras son todas unas putas que siguen tus órdenes...ahora dime, ¿cuantl tiempo piensas tenerme aquí retenida? ...¿acaso no tenéis dulces? Y si quieres que nos llevemos bien podrías traer taiyakis recién hechos....
Me había vuelto muy borde de un momento a otro. No quería mostrar ese típico aspecto de niña dulce, inocente y desprotegida que tenía en el fondo. La mayor parte del tiempo mostraba algo que quizás no quería ser, o sencillamente lo hacia para evitar males mayores. Por desgracia para él, había algo con lo que no contó. Mi adicción a los dulces, y sin ellos no sólo me volvía borde, también bastante agresiva hasta conseguirlo....
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Dom Oct 11, 2015 11:04 pm

De alguna manera la jovencita estaba cayendo en las provocaciones del vampiro, su actitud relativamente infantil, pero pretendiendo ser madura cautivaba en exceso el corazón del pelirrojo, la almohada que había lanzado por ejemplo no se preocupó si quiera en esquivarla la recibió directo en su rostro y no pudo evitar que una pequeña risa burlona se escapara de sus labios, aunque fue breve y muy leve.

-Pues en eso no te voy a desmentir mi querida invitada.- Chasqueo los dedos, haciendo que en segundos algunas sirvientas de su hogar llegasen con una silla cómoda, una mesa y una taza de café justo como le gustaba. –Todas ellas aunque lo dudes son vampiresas pero no cualquiera es capaz de tocarlas.- Volvió a chasquear y todas desaparecieron. –Todas son de buena familia, preparadas y entrenadas desde su nacimiento para complacer a la cabeza de la familia de sangre pura y aunque igualmente lo dudes todas bien preparadas, estudiosas y cultivadas.- Un pequeño sorbo a su café, lo que lo deleito y dejando su taza otra vez en la mesa. –Simplemente delicioso, está justo como me gusta, ni muy amargo ni muy dulce rescatan por completo el exquisito sabor de un buen café, hasta el más humilde café bien preparado puede vencer a los que son finos, es la gloria hecha bebida.- Se había desviado ligeramente del tema, así que solo tocio un poco y repuso. –Pero también estarían dispuestas a hacer lo que yo quisiera, si incluso pidiera tener más de un esposa no se opondrían y solo lo hacen porque quieren estar al lado de quien es alguien legendario en nuestro mundo, “el devastador carmesí” o así me apodan.

Se levantó de su asiento y con una pequeña campanita que estaba en la mesa llamo una vez más a las doncellas dándoles la orden de ordenar al chef que preparase dulces y que era mejor que estuviesen deliciosos o lo reprendería severamente. Posteriormente dejo la comodidad de su silla y fue a sentarse en un borde de la cama donde estaba la dama de plateados cabellos, con suma delicadeza quito el suero que le administraban y beso el sitio de la inserción la cual se restauró de inmediato, esto a causa de que notaba su molestia ante esas cosas.

-Bien ya deje de fingir ser humano, es mejor que te quite aparatemos que no servirán en doncellas tan especiales.- Dejo el suero colgando y permitió que ella siguiese degustando la comida, mientras se reponía para hablar. -Para desgracia de ellas, no soy de sangre pura, tan solo fui adoptado por la cabeza de una familia de vampiros muy poderosa y es por eso que me siguen y que desean el matrimonio conmigo, pero este es el punto. ¿Quién quiere una marioneta que no piense, no discuta y no se defienda, alguien que no sienta amor por uno?- Lo cierto era que las sirvientas estaban presentes en todo momento y a pesar de escuchar esas palabras de Kiryu no les molestaba en lo absoluto. –Yo quiero a alguien que pueda demostrar un corazón cálido y que no tema decir lo que piensa, alguien que haga que mi duro y frio corazón, vuelva a sentir el calor y esos detalles en tu cabeza, así como tu manera coqueta de hablar, hacen que me sienta intrigado, ninguna de las que están aquí habla así, solo se limitan a escuchar y obedecer órdenes, lo que en particular, me parece que es falta de amor propio.

Había sido relativamente corto el intervalo de tiempo entre que dio la orden de los dulces y que estos llegaron, antes de que se diera cuenta habían llegado, colocados en na charola de plata con una cubierta, la cual fue abierta frente a Kiryu, con una gran apariencia.

-Como que comienzan a ser muy lentos, esperaba esos dulces en 15 segundos y prácticamente pasaron 5 minutos, más vale que sean deliciosos o lo descontare de tu sueldo, por favor mi damisela pruébalos y si hayas un detalle hare que los hagan de nuevo.- A pesar de la amenaza quien había traído los dulces se mostraba serio, inclinado delante de la dama y mostrando los dulces recién preparados, solo esperando su respuesta, para volver a prepararlos o para preparar más en caso de que le gustasen.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 12, 2015 4:51 am

Escuché sus palabras sin llegar a interrumpirle casi ningún momento. Sus palabras parecían ser convincentes e incluso me daba la impresión de que era demasiado egocéntrico, o bien por el estatus que le habían brindado o bien por la fama de su familia. Con los brazos cruzados observe a las jóvenes de alrededor. Tenían un buen porte a pesar de que no hablaran. Físicamente podrían estar mejor que yo, a lo que continúe observando el cuarto hasta que senti como me subtrajo aquella aguja de mi interior. La herida desapareció según iba sacándola, pues los cortes superficiales eran algo sencillo de tratar.
Clave la mirada en el joven aún malhumorada intentando escuchar los susurros que le decía a una doncella, donde lo único que pudo leer de sus labios era la palabra "dulce".
Si quieres sentir el mismo calor que te transmito, GE aconsejó que te arranques el corazón y lo metas al horno a ver si se calienta. Es lo más parecido de lo que te puedo dar, aunque en cierto modo te doy la razón.
Mire a una joven encorvando la espalda haciendo que crujiera por el reposo continuó. Me acerque a la joven clavándole la mirada. Esta parecía quizás algo nerviosa, pues desviaba la mirada del horizonte a mi rostro. Llegó el punto en que a la tercera vez la agarre del rostro y a pesar de ser algo más alta que yo la besé en los labios saboreando " su alma", donde al separarme volví a recostarme sobre esta.
Son peores que las marionetas... Sus almas están pérdidas en los pensamientos del destino dudando cual será su final... Y...
No llegue a continuar hablando hasta que llegó a mi olfato un olor agradable de dulce, donde tardó poco en que un sirviente se aproximará con una campana ocultando el taiyaki. El joven me brindó la oportunidad de tomarlo. Suspire negando levemente.
El dulce muestra y huele delicioso, pero me ha arrastrado hasta aquí en mi contra, ¿quien no me dice que no este drogado y usr mi cuerpo para su propio beneficio? Se que puedo ser un pecado, pero....
Dirigí la mirada al que lo trajo.
Comaselo. Y ahora que tiene el horno caliente, repitalo. Si no precalienta el horno se hace mucho el chocolate del interior haciéndolo una pasta dura y la parte de afuera es tan crujiente que llegaría a dolerme el paladar. El chocolate debe ser suave y al morderlo esa explosión de sabor debe ser deliciosa, no que coma un trozo de madera...
Argumenté bastante distante al ofrecimiento que me brindaron. Sólo toque el dulce para partirlo por la mitad y cierto era qe el chocolate se había quedado cual tabla sin apenas poder degustar. Me daba lástima con el final del muchacho, pero no era mi problema, sin embargo, lo defendí.
Y no debes ser tan duró con ellos. El horno tarda cerca cuatro minutos en estar al punto de cocion perfecto. Si lo quiere en 15srgundos o se queda crudo o lo hace tanto que estaría incomestible. ¿Acaso deseas envenenar a tus invitados? Y a todo esto, ¿A que viene ese ridículo mote que te has o te han puesto? En fin, eres un vampiro, no un demonio...de de
Me alcé aproximandome a la ventana observando al exterior, donde las vistas eran agradables el ver las montañas a la lejanía.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 23, 2015 6:09 pm

La manera tan sobre exaltada y su manera de comunicarse, hacia el joven Kiryu de alguna manera disfrutara de su compañía, por no decir que en su vida había conocido a alguien con tal fascinación por los dulces, eran comprensible y muy revitalizante, tener a alguien con quien discutir temas que no fuesen muertes y sangre.

-Supongo que tienes razón, he sido algo rudo con mis sirvientes. Por favor degústalo, te aseguro que no pondría nada en tu comida, digo no he averiguado que dosis se aplican en los demonios.- Estaba tratando de bromear con ella, haciendo parecer que él deseaba usarla para experimentar, pero no dudo en sonreír un poco. El verla tan preocupada por sus sirvientas, indujo al joven a dar una explicación. –Vez lo que te digo, todos aquí solo son marionetas, nadie puede comprender lo que es tener un corazón cálido antes de sentir frio por la eternidad. Pero de alguna manera, todos somos marionetas en este absurdo juego al que llamamos vida, Nadie sabe exactamente si tiene libre albedrio o si sencillamente es presa de alguien superior, yo por ejemplo soy parte de la jerarquía radical de mi clan. Para los demonios no debe de ser diferente, incluso ustedes son marionetas que controlan a su antojo.

Tardaría un poco para que los dulces llegaran, si es que el encargado lo hacía justo como ella lo decía, así que habría que esperar, no quedaba ninguna otra opción. Lo divertido es que ella había puesto atención a un detalle tan insignificante como era su apodo y no se mostraba atemorizada, es obvio que no tenía ni idea de con quien trataba. Sin embargo al verse consternada por esa afirmación de que el joven no era un demonio, este pidió que lo dejasen solo con ella.

-¿Es que acaso los demonios tienen sentimientos?- Trato de bromear con ella, pero se aproximó para ver el paisaje junto a ella. –Solo son mentiras de humanos que no entienden en lo absoluto que hasta alguien que habita en la oscuridad, tiene emociones.- No mostraba estar más animada, así que tomándose atrevimientos que no le correspondían, se aproximó a ella colocándose atrás y la abrazo mirando por un lado de su nuca el paisaje. –Vienes cargando malos recuerdos, no eres la única, pero debe de ser muy triste no haber encontrado el verdadero significado de la tristeza, ¿quieres que te lo diga?, alguien que es feliz, es aquel que se dio cuenta que estar triste era una pérdida de tiempo. Todos perdemos algo, pero si existe una cosa que no vale la pena perder es el tiempo, pues nunca sabes cuándo se te terminara.

Estaba muy cerca de ella y era fácil notar que en su condición actual era incapaz de hacer que la soltase y el vampiro lo sabía, por lo que se aprovechaba de la situación para inhalar un poco del aroma de su cabello y del de su sangre, sencillamente exquisito.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Mar Nov 24, 2015 8:46 am

Ante su intento de broma, sólo enarquee una ceja algo confusa, si tomármelo cual ataque a mi persona y raza, o sólo intentaba ser algo agradable. No me había quedado muy claro, lo que proseguí como si no pasará nada, dejando que este hiciera sus siguientes movimientos.
En eso se equivoca. Los demonios son los títeres que manejan los hilos del destino de los humanos, cuales marionetas. Sólo que los ángeles se interponen intentando enredar sus hilos con los nuestros y finalmente la marioneta hace lo que el hilo más fuerte le manda hacer, haciendo así el "bien y el mal". Referente a tus ideales, los demonios tenemos una jerarquía sencilla, el más fuerte es el líder. Los demás le siguen hasta que estos le superen. Aunque cada demonio dirá algo diferente. El mundo demoníaco es demasiado amplio...
Argumenté con un cierto desánimo sabiendo como era aquel mundo. Siempre batallando sin llegar a poder morir, con el único fin de alimentar la rabia interior y las heridas en el cuerpo ajeno. Mi cuerpo no mostraba herida alguna, pues jamás me había introducido en ninguna de esas batallas, siendo siempre una mera sirvienta con tal poder que podría romper al más poderoso de todos los tiempos que había vivido en mi larga vida. Los dulces tardarían, sin embargo, el repostero podía estar tranquilo, el cual si seguía mis indicaciones estaría bastante exquisito. Ya podía oler la masa a lo lejos y como realizaba el chocolate elaborado a mano.  Realmente, aquel lugar no me agradaba mucho, el sentir que estaba bajo el abrigo de una persona capaz de hacerme casi cualquier cosa me ponía algo tensa, aunque lo disimulaba realmente bien. Parpadee casi sin ganas al visualizar por la ventana escuchándole sin darme la vuelta.
En su primera pregunta de si los demonios tenían sentimientos, sólo hice una leve carcajada en forma de burla. No le iba a contestar a algo así, aunque seguramente deseara escucharme.
Poco tardó en aproximarse a admirar el paisaje y aprovecharse un poco de aquella situación en la que me encontraba. Su voz susurrándome por el oído. Su respiración próxima a mi cuello que erizaban un poco los pelos próximos a este y su abrazo por mi espalda, era lo más similar que había podido llegar a sentir después de que me separara de mi fiel compañero. Un angustioso recuerdo y su esencia hizo de aquel momento un trago de saliba casi imposible de tomar. Cerre los ojos y comencé a respirar tranquilamente. Una leve lágrima deseaba salir de mi, aunque no lo consiguió. Me giré sobre mi mismo llegando a apartar su rostro ladeandolo con mk mano izquierda. Con la diestra le abrace por el cuello apartando su cabellera enganchándome en su cuello un poco. Mis labios se aproximaron a el, donde el filo de mis dientes se incrustaron en su tenue piel haciendo un mordisco e inyectándole un veneno propio. Cual demonio, cada uno desarrollaba un ataque, aunque lo mío era más una parálisis de los movimientos, cuanto más próximo a mi, más quieto estaba, y cuanto más lejos, mejor se encontraría.  Me separé de él encaminandome hacia el sofá. Me recoste apoyando mi espalda sobre este y ni lazo zurdo en la zona donde debería ir el respaldo, donde al subir el brazo diestro, oculte mis ojos intentando reposar un poco. La lágrima salió finalmente, aunque no se marcó sobre mi rostro, pues rápidamente se absorbió por el tejido de mi vestido. En cambio, mi otra mano, fue llevada sobre el estómago quedando en una pose algo sensual, donde los pechos quedaban algo realzados y mi cabello plateado se desbordaba por el costado del sofá, como si fuera una damisela encantada.
No me tome a la ligera. No soy una muñeca como el resto que tienes por ahí. Yo valgo mucho más de lo que se piensa y antes de tocar debe pedirme permiso... Cuanto más cerca este de mi, menos podrá moverse, a si es que le aconsejó que tome distancias....
Argumenté dándole una advertencia. Los venenos demoníacos eran muy eficaces, ni la regeneración rápida llegaba a quitar del todo las marcas. La marca que le puse le tardaría meses en quitarse, y años si fuera un humano. Tome un suspiro largo y profundo, sintiendo el aroma del dulce comenzando a prepararse. Aún quedaba algo de tiempo para que se dorara y se cociera bien...
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 15, 2015 11:33 am

Aquella respuesta ante lo que el joven vampiro creía era un acto de compresión que por lo general le agrada a las chicas, hizo que se sorprendiera ligeramente, pues pudo sentir los colmillos de aquel demonio en su piel y posteriormente se quedó impávido, como indicando: “el veneno es muy efectivo, como pude bajar mi guardia. Me matara si no hago algo”.

-Vaya cosas no, realmente todos los días se aprende algo nuevo. No tenía ni idea de que los demonios fuesen como las serpientes. Pero supongo que es algo lógico si tomamos en cuenta la serpiente del jardín del edén.- La expresión del vampiro, consternada y levemente aterrada, cambio a una risa burlona y posteriormente una sonrisa marcada en su rostro. –Pues no pareces una frágil princesa, así que era obvio que hicieras algo así. No tienes idea de lo feliz que me haces al mostrar tal poder.- El vampiro a acople de voluntad trataba de moverse, pero el veneno se lo impedía por completo, apenas y lograba moverse pocos centímetros. –Pues ya que. ¿Quieres ver una habilidad por la que no temo a la parálisis?

El pelirrojo cerro los ojos tratando de concentrase, esta era de las técnicas más difíciles de controlar para sí mismo, ya que siempre dependía más de la fuerza bruta y la manipulación por los sueños. Pero no significaba que su domino de ese poder fuese un asco. Parecía que varios hilos negros sobresalían de su piel, y se enredaban por todo su cuerpo. Cuando quedo completamente cubierto por ellos, desaparecieron algunos y finalmente los que quedaron se camuflaje aron con su color natural.

-Pues ya está.- El vampiro comenzó a moverse como si nada, chasqueando un poco su cuello y su espalda. –De acuerdo no puedo moverme al 100%, de hecho si esto fuese una batalla estaría en desventaja, pero al menos sé que no te atrevas a atacarme, así que puedo limitarme a hacer esto.- Seguía moviéndose como de costumbre, aunque pareciera sencillo, era muy completo para el su técnica, la cual llamaba “Hilos de titiritero”. –Esto es algo básico que te enseñan para defenderte si estas paralizado, miles de hilos de energía pura conectados entre sí atando todo tu cuerpo, así te mueves aunque tu cuerpo se destroce, los hilos los controlas con la mente.- Finalmente al poco rato, el sirviente que había mandado a hacer los dulces, regreso con una bandeja llena, la abrió ante su amo y este tras sentir el aroma tan cálido y dulce, tomo uno de ellos y lo mordió. –Cómo puedes ver, no tienen nada raro, así que puedes estar tranquila. No trataría de drogarte de ninguna manera. Por favor sírvete.-

El sirviente llevo una vez más la bandeja delante de la damisela colocándola justo enfrente de una mesita para que pudiese tomar los que ella gustara. Mientras tanto el limpiaba sus labios, con un pañuelo y se sentaba en un sillón al lado de ella, no deseaba incomodarla más, aunque si tenía muchas ganas de provocarla un poco más, además de para saber cuánta podía ser su paciencia ante un acosador, para admirarla un poco más. A su pensamiento, “Los demonios son seres muy interesantes”.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 16, 2015 5:38 am

El joven y "encantador" vampiro hizo de las suyas para poder liberarse un poco de ese poder que había inducido sobre su cuerpo. Aunque mi intención era que fuera mi marioneta, no me desagrado en absoluto lo que hizo, pues se asemejaba más al tener esos hilos a su alrededor.
El dulce aroma cautivo todo el cuarto en cuestión de minutos. Los taiyakis tenían una pinta deliciosa. Tome uno de estos con las manos sintiendo la textura y la cremosidad de ésta. Al primer mordisco, un hilo de chocolate descendió por la cormisura de mk labio, deslizándose por el lado derecho, donde lentamente dejaba de fluir al toparse con un obstáculo que la succionó hacia dentro de mi boca.
No me gusta desperdiciar el chocolate...
Dije tras haber pasado la lengua. Alce la mirada al cocinero y tomé un suspiro agarrando la bandeja.
Da igual lo que te diga ese insecto, si de es hacer de comer, mantener los tiempos de cocion y mejorará su técnica. No puede preparar una comida que tarda dos días en prepararse en hacerlo sólo en dos horas. A parte de que quedará más delicioso, me dará un incentivo a ver lo bien que lo has preparado ....
Argumenté dándole un consejo a aquel hombre mientras que me refería a kiryu como un insecto insignificante. Quizás me estaba pasando de mala persona, pero los demonios no tenemos por que dar alagos... Tras tomarme mi primer taiyaki, deje la bandeja a un lado observando al joven. Mientras que estaba recostada, no me agradaba nada llegar a dejar caer ni una gota de mis dulces, aunque quería ver lo que un "hombre" estaría dispuesto a aguantar.
He de confesar, de que no sólo paraliza, si no, en cierto modo... Controló tu flujo sanguíneo.... Y con lo consecuente, también tu cuerpo aunque sea momentáneamente y si es cierto que puedes moverte por la mente... Hay maneras de que dejes de pensar....Una sonrisa un tanto siniestra salió de mi, aunque luego se tornó a una un tanto diferente y bastante divertida, aunque poco duró. Un nuevo dulce fue agarrado. En esta ocasión, di un leve mordisco a la punta de la cola. El chocolate aún estaba bastante caliente, e incluso se podía apreciar como de este salía un ligero vaho. Aunque para comer correctamente, hubiera cotinuado por ahí, a lo que le di la vuelta y pasé la lengua por el filo de este pez, como si fuera algo "más delicioso". Lo agarraba con cierto cuidado, donde al morder por la cabeza, una gota de chocolate cayó sobre mi pecho. Era insignificante como para que recorrieran una distancia mínima, aunque aquello fue la primera gota que incitó al joven. Con el mismo veneno, ascendió su presión sanguínea y de esta manera hacer que su miembro más viril empezará a levantarse.
Mordida a mordida, gota a gota descendía acumulándose sobre mi pecho llegando a esperar una reacción por su parte...
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Jue Feb 11, 2016 12:58 am

No es que le diera o no le diera importancia, pero la postura de alguien tranquilo y relajado era algo que no perdía el joven vampiro, más si los comentarios de aquella linda demonio resultaban estimulantes para que pensara, le había sorprendido mucho aquella habilidad y pese a haber estado expuesto a toda clase de sustancias en el pasado, esta vez no podía ignorarla tan fácilmente. Lo único que realmente esperaba era que no cometiera alguna tontería como atacarlo, no le preocupaba que lo dañara, le preocupaba mucho más que lograra lastimarla a ella, ya que el esfuerzo que hizo para curarla habría sido inútil y algo que no le gustaba era hacer cosas sin sentido.

-Pues supongo que tienes razón, aunque los vampiros lo nieguen somos iguales a los humanos.- Era el clásico momento en que explicaba algo que a nadie más que a él, le importaba. –Necesitamos de la sangre humana ya que nuestro organismo no nos permite crear glóbulos rojos, sin embargo la sangre que fluye en nuestras venas sigue el mismo proceso que la sangre humana.- Coloco su mano en el pecho y prosiguió. –De manera que si el flujo sanguíneo se interrumpe un segundo llegas a quedar inconsciente, lo feo viene si se interrumpe más de 5 segundos, en ese momento hay muerte cerebral.- Respiro con una leve risita y prosiguió. –Pero eso solo si hablamos de los humanos, si se trata de vampiros la muerte es algo a lo que no le tememos.

Puede que no se haya dado cuenta o puede que haya dejado su guardia baja esperando un movimiento atrevido del vampiro, pero el caso era, que apenas el chocolate cayo al pecho de la chica, este con una gran velocidad aunque dificultad para moverse coloco su dedo justo en ese sitio tomándolo y llevándolo a su boca, mientras se veía un poco divertido con aquella habilidad que mostraba, para controlar las funciones de su cuerpo.

-Es muy raro ¿no?, hace poco hablaste de que mis sirvientes eran marionetas y ahora parece que la marioneta soy yo.- Dejo que el chocolate entrara en contacto con su lengua. –Nada mal, debo felicitar al cocinero por tan buen postre.- Aunque de manera sutil estaba provocándolo y ese tipo de juegos eran sus favoritos. –Sabía que esas orejas que tenías antes te quedaban bien, eso demuestra que eres una conejita traviesa ¿o algo así?

Se movió igual de rápido como la característica típica de los vampiros colocándose detrás de ella de nuevo y colocando una vez más su dedo en su pecho lentamente deslizándolo hacia arriba tomando al del chocolate que había caído. Pero de inmediato se quitó de ahí moviéndose delante de ella y haciendo lo mismo, una vez más al lado derecho y al lado izquierdo, como si hubiese formado una cruz en el pecho de la joven.

-Si fuera un pirata, diría: “La X marca el sitio del tesoro”.- Esta vez fue de frente, se colocó justo delante de ella, como si quisiera que lo viera a los ojos. – ¿Quieres jugar? Como un caballero me han enseñado: Un hombre llega solo hasta donde una mujer quiere.- Agacho un poco su cabeza como si inhalara el olor del chocolate que había caído en su pecho.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Vie Feb 12, 2016 5:33 am

Escuche atentamente como comenzaba a dar una explicación ante la leve diferencia entre los humanos y los vampiros, donde parecía ser que al joven le agradaba compartir informaciones y todo lo referente a su profesión de medicina. Algo que me recordaba a mi antiguo compañero. No hice gesto alguno de desagrado de escucharle, aunque desviaba la mirada concentrada en el dulce, aunque tenía toda mk atención puesta en sus actos y palabras.
La vida es una pura ironía, pero como te he dicho antes, no debes darle un enfado tan grande a tus sirvientes. Ha veces un alago viene mejor que un enfado. Los animaran a hacerlo mejor y se sentirán mejor con ellos mismos y porfavor, respeta el tiempo de cocción.
Hice mención ante sus palabras de que debía agradecer al chef. Ha veces hacemos cosas que creemos que están bien cuando lo estamos haciendo al contrario. Su rápido acto de movimiento al agarrar el chocolate desprendido me dio a conocer que los efectos que había puestos sobre este se estaban desvaneciendo con rapidez. No estaba del todo sana para poder ejercer todo mi potencial.
Al escucharle mencionar sobre mis orejas de animal, tome un suspiro fuerte descendiendo el taiyaki unos segundos.
¿Acaso me ve que soy una conejita traviesa?

Continúe tomando el dulce desviando la mirada a otro extremo, con un leve gesto de enfado ante la acusación de que podía llegar a ser una pervertida o una buscona, algo realista entre los súcubos, pero muy lejos de mi. Sus siguientes actos me tomaron por sorpresa, donde aquel "veneno" había desvanecido por completo, llegando a darle toda la libertad y en menos de unos pocos segundos, mi pecho estaba cubierto por una cruz de chocolate. En cuanto al alago que mencionó, me sonroje levemente clavando la mirada en sus ojos un tanto desconcertada. Infle mis mofletes de aire todo lo que podía y de seguido lo expulse tirándose lo al rostro.
Si fueras un pirata, antes deberías encontrar el camino en el mapa para llegar al tesoro, el cual esta escondido hasta para los fantasmas del pasado y yo no juego a juego de niños...
Dije observando donde me había caído el chocolate para pasar el dedo índice sobre este agarrando casi la mitad, para llevarlo sobre mis labios y permitir a mi lengua pasar por aquel dedo siendo un poco lasciva. ¿Qur hombre no deseaba tener a una dama en aquella postura tan sensual? Quizás muchos irían directos al acto, pero estaba confiada en que aquel hombre no sería como lo demás, lo que me dejó libertad para tomar el resto del chocolate con el mismo dedo que había lamido y llevarlo hacia la boca ajena.
Al parecer mis poderes se fueron dejando un leve rastro de mi ser... Acaso tu... ¿Deseas ser mi marioneta?¿o aspiras a algo más allá de una sola noche?...
Deseaba saber que era aquello que buscaba en mi y no me gustaría recibir un silencio como respuesta por su parte...
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 13, 2016 1:28 pm

Era muy chistosa la situación, más que todo, por el simple hecho de que a partir de que el joven Kiryu se transformó en vampiro, nunca había sido la marioneta de nadie más que del vampiro que lo convirtió. Aunque tenía a mucha gente a sus órdenes y era respetado por muchos como el devastador carmesí, nada de eso era suyo, solo tenía la imagen, los poderes y los recuerdos de otra persona, mas solo no se podía estar, sin embargo aquella joven demonio era muy distinta a todas las demás mujeres, no solo porque se atrevía a hablarle de un modo más fluido y con un poco más de rudeza, sino porque también el poder que había demostrado atraía de sobremanera al vampiro.

-Puede parecer que sor el titiritero, pero si lo pienso bien, solo soy la marioneta. Este sitio es amplio, lo bastante para que puedas esconderte de tus pecados, pero siempre lo hago solo, ya que nadie aquí se atreve a llevarme la contraria.- Esta vez el vampiro se había apartado de ella, comprobando que su cuerpo ya volvía a estar bajo su control, solo sentándose y cruzando los brazos. –No sé realmente que es lo que quiero, es una vida en exceso vacía y como dije los vampiros somos similares a los humanos, si no tenemos contacto, nos volvemos como los monstruos que aterran a los niños.-

Kiryu noto que los poderes de Wizz estaban muy debilitados, pese a recibir el tratamiento y algo de comida le iba a tomar un rato recuperarse, por lo que usando uno de sus colmillos perforo su lengua y dejo que su sangre fluyera en su boca, al momento siguiente se acercó a Wizz plantando un beso en sus labios y permitiéndole beber aquella sangre, debido a la poca fuerza de ella, era muy difícil que se resistiera, pero todo esto lo había hecho con el afán de que su poder de vampiro la recuperara un poco, luego se separó.

-Ser marioneta no es algo nuevo para mí, posiblemente tener a alguien que me lleve la contraria y sepa ponerme un alto no sería mala idea.- Con sus palabras daba a entender que pese a su apariencia no era alguien muy sociable con los demás, en especial con mujeres. –Pero no sé, ¿qué es lo que tú buscas?, se nota con facilidad cuando alguien sufre por alguien más y yo por desgracia tengo el don de ver eso.- Acercándose a un florero que estaba ahí, tomo una rosa roja y la extendió como un obsequio a Wizz. –Piénsalo de este modo, ambos estamos solos y sufrimos por lo que nos toca vivir, somos seres diferentes pero similares a la vez, por vivir en la oscuridad, puede que ambos podamos complementar lo que le falta al otro.-
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 16, 2016 7:01 am

Al sentarse frente a mi cruzando sus piernas, sólo pude esbozar un bostezo a malas penas.
Quizás nadie te lleve la contraria por lo pesado que puedes ser si odias perder...
Intente llevar alguna idea de el por que de su situación, aunque tampoco le di mucha importancia a ese tema del que estaba sólo. Me daba la impresión de que no sólo quería curarme, si no, iba con "otras" intenciones. A decir verdad, tampoco me parecía tan mala persona y ser una persona tan gentil hacia que tuviera varios puntos positivos frente al resto de personas con las que había tratado.
Mi agitado cuerpo hacia muestras de agotamiento al tomar varios suspiros con los ojos cerrados. Me era bastante difícil controlarme. Como demonio estaba deseosa de matar, pero como me habían enseñado, sólo necesitaba reposar. Segundos después, sentí como me alzaba la cabeza con el tacto de su mano sobre mi rostro dando paso a un beso, que a poco derramó en mi boca varios fluidos de sangre. Mi boca tan pequeña no podía contener tanta cantidad, desbordándose por el lado de la cormisura de mi boca.  Intentaba tragar como podía hasta que por fin, el se separó dándome tiempo a respirar.
Oye!! Como te atreves!?
Enfadada le grité, pese a que aquella sangre recorrió con fluidez en mi cuerpo, recuperando bastante sangre y energía. Los demonios en general portábamos una sangre única, que era capaz de tomar de todos los demás y sólo se podia dar entre estos. Quizás aquello era lo que hacia de los demonios tan temibles. ¿Un monstruo que te quita vida y a él le aumenta? Un ser despiadado con ese "don" sería una peligrosa persona...
Aunque mi furia estaba presente, mk verdadero sentimiento era avergonzado. Muy poca gente me podía ver completamente roja o apenada por algo. Y cuando lo hacia, sólo era una artimaña para sacar beneficio de alguien. Aunque en este caso, no me hacia falta.

¿Acaso crees que ese "alto" lo debería poner yo? Creó que cada uno debe hacerse responsables de sus mismos actos y las consecuencias de estos.
Mencione mientras que lo veía alzarse y marcharse.
A veces no respondía. No por que no supiera que decir, si no, por que no creía que era el momento de decirlo o que quizás era mejor no mencionarlo. Sólo desvíe la mirada a un lado hasta que trajo la rosa hasta mis manos. La aproximé a mi nariz cerrando los ojos y me comí el capullo entero.
Están igual que tu, bellas por fuera y pudridas por dentro. Tu deambulas en la oscuridad sin saber a donde te diriges. Yo deambuló en la oscuridad por que perdí la luz que una vez se me entregó. Dime pues, ¿acaso no tiene razón el sabio corazón? Podría armarte de verso o clavarte un beso, pero no hay nada más poético, que el llanto de un patético. Ahora fuera de bromas, si lo que me estas pidiendo es que me quede contigo aquí en tu mansión por que te sientes sólo, me da por pensar. ¿Cuantas veces habrás hecho este número de circo?¿o dirás que soy la primera para sentirme alagada?¿ Es que acaso no has tenido a una dama más afortunada que yo? ¿O es que la devoraste sin compasión?
No me había vuelto loca. Cada sangre tenía su historia, y aquel joven me había vuelto al antaño donde se hablaba rimando. Aunque lo hacia sin querer, lo único que se cantaban era mi forma de expresarlo, pero el pensamiento era el mismo.
Me cruce de brazos observándole esperando la respuesta. Un hombre me ensañó que Gasset diversas maneras de camelar a una dama, aunque todos los hombres, tontamente usaban siempre la misma con cualquiera a la que quisiera conquistar.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 16, 2016 10:25 pm

La manera de expresarse de la joven damita era muy interesante era como si se estuviese contemplando una obra teatral, como el vampiro que era y en una familia de gustos tan estirados como lo es la familia Courtois, no era extraño ver ese tipo de escenas aunque por lo general acompañado de gente con un ego muy grande, tan solo se limitaba a sonreír y a ser alguien despreocupado, realmente no le importaba demasiado si aquella chica le creía lo que decía o si trataba de burlarse de él, pasar un rato así no tenía comparación con cualquier otro momento que hubiese vivido, en aquella casa.

-Pues no discutiré eso, hace mucho que acepte lo pútrido de mi alma, quizás de haber nacido como un vampiro podría protestar, pero no lo soy por gusto.- Tomo lo que quedaba de aquella rosa, apenas lo que había quedado se marchito en sus manos, volviéndose polvo. –Yo también tengo una luz en mi vida que no quiero perder, pero no es algo que tan fácilmente te traiciona, yo solo siento cariño por una persona y es una que comparte mi sangre y mi maldición.- Tomo con sus dedos un mecho de su cabello y comenzó a enredarlo y desenredarlo una y otra vez, como si jugase con él. –Quizás no lo creas, pero no me intereso fácilmente por una persona. Ya antes he cometido el error de destrozar a una persona que no lo merecía. Puede que viese algo diferente en ti, como que tu alma es igual de oscura que la mía o puede que solo me agradece esa soledad que también sientes.-

Como si de alguna manera el sirviente que había aparecido antes llevando la bandeja lo supiera, llego una vez más, con lo que parecía ser una botella de vino con una copa para el joven pelirrojo, le había susurrado de manera muy disimulada a su amo: “Es mejor que no intente eso de nuevo o será incapaz de controlar su sed”. Vertió un poco de aquel liquido en la copa y dejo que su amo lo bebiera, se notaba algo de desagrado de parte del pelirrojo, pero igual agradeció y pidió que aquel hombre se marchase, el sirviente muy obediente se retiró no sin antes recordar que cualquier cosa que necesitaran, no dudasen en llamarlo.

-Yo solo te doy una opción, si igual no quieres quedarte no te detendré. Pero ten por seguro que si deseara hacerte algo malo en tu condición actual ya lo habría hecho.- Sonaba un poco amenazante en ese momento, aunque inseguro a la vez. –No dudo que seas poderosa, pero cada uno es dueño de un poder que no controla y de emociones que parecen ser erráticas, como un trato te ofrezco ser tu apoyo a cambio de que seas el mío, si lo piensas bien no es un mal acuerdo, pero como dije la decisión es toda tuya, no seré como el reto de los vampiros que imponen sus deseos.- Termino de beber lo que había en su copa dejando solo un poco de ese líquido rojizo deslizándose por sus labios, esperando la contestación de la damita.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Miér Feb 17, 2016 10:41 am

Sus palabras parecían insistentes e inseguras ante el miedo a que las rechazara. No estaba muy segura de que él mismo quisiera o si de verdad era tan...
Giré el rostro en cuando observe como entraba un sirviente suyo. Aunque les tratara mal, estos estaban ahí observando desde las sombras y atentos ante las posibilidades que pudiera pasar. Este trajo una botella de vino, o al menos en aspecto, aunque no era capaz de distinguir el vino de la sangre cuando se mezclaba esta última con ciertas sustancias que me daba un aspecto acuoso. A pesar de estar ahí presente, observe como movía los labios diciéndole algo en voz baja. Podría haberlos leído o haber escuchado sus menciones, aunque lo deje pasar, quizás eran asuntos propios y no me gustaba ir de cotilla por la vida. Me alce de aquel soca aproximándome a los cuadros que estaban colgados en las paredes contemplando la decoración de la casa. Habían varios detalles que no me había dado cuenta a causa de prestar mi atención en él durante tanto tiempo. No mencione nada ante todas sus palabras. Una vez más, mi silencio podía ser mortífero. En la sala apenas se podia escuchar el taconeo de mis zapatos. Alce los brazos estirando mi cuerpo frente a la ventana, en la cual había una vista bastante hermosa a decir verdad. Aquella visión era agradable. Había un mundo entero ahí afuera y el permanecía encerrado en aquellas cuatro paredes.
Este joven... Quizás...
Suspire una vez más aproximándome a él parándome detrás suya. Con una ligera cinta de tela oculte su vista haciéndole un ligero nudo en la nuca.
Quieto o te pego....
Le mencione mientras que me separaba de su espalda. Sabía con casi total seguridad de que me obedeceria y eso facilitaría mis propios movimientos por el lugar. Con pasos cortos, alcance la ventana y de un giro de muñeca abrí sus puertas al paso del aire y el aroma del prado cercano y la misma contaminación de la ciudad con sus olores a humanidad. Una fragancia extraña aunque "encantadora" de algún modo. Giré mi cuerpo sobre una peonza llegando a sentarme sobre el borde de la ventana. Una leve sonrisa se me esbozo al sentir el calor del sol sobre mi piel. Abrí mi boca un poco, pasando el filo de la lengua por encima de mis labios cortados por el frío invernal de la montaña, aunque esos cortes se me iban curando según pasaba el tiempo, volviéndose suaves como un bollo dulce y cremoso.
No pase mucho más de un par de minutos ahí parada. Una vez tomada una decisión que estaba quizás clara o no. Camine con paso sencillos hasta que la punta de mis pies se posaron frente a los suyos.
Dejaré llevar algunas acciones, pero como tu dijiste, eres una marioneta de esta vida y ahora eres la mía durante estos actos que haré, lo que, no puedes hacer nada más que dejar que actúe yo.
Aclare desde un principio agarrando sus manos pasando los dedos entrecruzadas con los suyos. Estire de sus brazos hasta que llegó a colocarse sobre mi cintura, donde apenas las puntas de sus dedos llegaban hasta mis glúteos y separé mis manos de las ajenas. Mi rostro se acercó a su pecho pegando un poco la nariz, tomando su aroma entre mis manos que aferraban a su chaqueta negra.
Como si fuera unas planchas, las pase por encima de su ropa dos veces y de seguido, clave mi mirada sobre su rostro. Una leve sonrisa se me escapó cuando acaricié su nuca echándolo hacia atrás acariciando sus cabellos al igual él había hecho antes conmigo.
Quizás.... La luz también pueda convivir entre tanta oscuridad...
Mencione susurrando levemente en su oído antes de llegar a morderle el óvulo de su oído atrapándole entre mis dientes sin llegar a causar mucho daño.
Esto... ¿Te gusta?.....
Antes de que pudiera llegar a responderme, me alce brevemente hasta alcanzar sus labios y me cerré sus palabras con un beso delicado y dulce, pero apasionado y sensual. Mi diestra agarraba con fuerza su chaqueta empujándole hacia mi, mientras que el brazo izquierdo le rodeaba el cuello.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 23, 2016 4:14 am

En muchos años, el joven vampiro no se había mostrado interesado en nadie, bien podría ser porque a los ojos de una familia con los Courtois un hijo, aunque fuese adoptado, no podía mostrar algo tan humano como el afecto hacia los demás, por lo que el muchacho por lo general se mostraba amable con las personas, pero demasiado seco si se trataba de una relación. Pudiera ser que por eso fuese tan poco sutil para decir lo que quería, en fin retener a alguien no era de su estilo, si pretendía marcharse una vez recuperada, la dejaría. Aunque aquella jovencita parecía estar interesada en algo, solo que era difícil saber que, pues solo observaba la habitación y los detalles de la misma, tenía un espíritu curioso, una vida aislada no era su estilo y uno no tenía que ser experto para notarlo, en fin el vampiro se disponía a marcharse y atender otras cosas, puede que ella se sintiese presionada, por lo que la idea de dejarla un rato con sus pensamientos no sonaba tan mal, no obstante justo antes de levantarse del sillón, una cinta cubrió sus ojos, trato de quitarla, pero aquella amenaza tan graciosa, lo hizo reflexionar y mejor no hacerlo.

-Supones que jugaremos a las escondidas. No soy muy bueno para eso, me ganaban todo el tiempo cuando era niño.- Dijo el joven amo como tratando de bromear solo esperando una respuesta de su acompañante, no le intimidaba quedarse sin su visión. –El aroma del prado es muy agradable, se construyó la casa aquí porque aunque no lo parezca los vampiros tienen un sentido del olfato muy exigente y aromas muy fuertes nos vuelven locos.- Si estaba pensando era muy singular su manera de hacerlo y de hecho algo irónico que un ser de oscuridad se sintiera bien ante la luz del sol, para nuestro joven señor, era algo muy novedoso, ya que los vampiros no caminan bajo la luz del sol tan fácilmente.

Tras esperar a que algo sucediera, sintió la presencia de aquella joven justo delante de él, ella parada justo enfrente de él. Mantener la calma era lo que lo caracterizaba, así que solo se limitó a levantar la cabeza como si pudiese verla de frente pese a tener los ojos cubiertos, aunque la mirada penetrante del vampiro traspasaba aquella tela tan fina. Ahora suponiendo que fuese verdad lo que le decía, Kiryu era marioneta de alguien más, aunque este marionetista le agradaba más que el anterior, era como una relación masoquista y eso le causaba un poco de gracia.

-No esperas que sea tan sencillo…- No acabo de hablar pues sintió los dedos de la damita cruzarse con los suyos, acto seguido como si no pudiese anticipar sus movimientos ella reposo sobre su cuerpo, permitiendo tomar su cintura y aferrándose a su pecho, y tocando su cabello. No sabía si era un momento muy agradable o muy incómodo, nadie había hecho tal cosa nunca. –Crees eso. Según yo, luz y oscuridad son fuerzas opuestas, pese a lo que los demás digan, no se odian, una complementa a la otra.- Sintió la leve mordida de la damita, pareciéndole una sensación muy agradable, le gusto y se lo diría sin vacilar, aunque ella no le dio tiempo de responder.

Era la primera vez que alguien besaba sus labios por mero gusto más que por órdenes de alguien más o por querer beber su sangre, era muy diferente, era cálido, era amable, era hermoso, no se pudo resistir más, siempre se aprendía algo nuevo y no iba a apartarse ahora, así que mientras ella se aferraba a su ser, el hizo lo mismo con su mano derecha rodeando su cintura y con la izquierda tomándola por su nuca como si quisiera acercarse más. Puede que tuviese sirvientes cuidándolo todo el tiempo, pero hasta ellos sabían cuando dejarlo solo, como anticipándose al momento todos se marcharon, alejándose de la habitación al menos unos metros, nada iba a interrumpir el momento de su amo.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Miér Feb 24, 2016 8:06 pm

Quizás, ese vampiro tuviera cierta parte de razón. La luz y la oscuridad no podían estar juntos por que se observaban desde lejos. Si fuera así, debía buscar mi propia luz, pero...¿y si mi luz estuviera en la oscuridad? O si por el contrario, ¿mi oscuridad se volvería mi luz?.
No lo comprendía del todo a ciencia cierta. Pero si que entendía algunas cosas.
Al estar frente a aquel vampiro tomándolo entre mis brazos y entregándole parte de mi ser en un sencillo beso sutil y sin apenas contacto. Parecía ser sacado de una película donde el fin del mundo de acercara. Sentía cada leve terminación del contrario. Sus labios rozando los míos con una velocidad casi rebobinara, como si no desearamos terminar.

Por ese instsnte, me dejé llevar con bastante efusividad, permitiéndole que me agarrará con sus brazos. De lo normal, un golpe en sus zonas más delicadas o una ironía sería la forma más común de mandarle a tomar paseo, pero a decir verdad, no veía mal en demostrarle que quizás tuviera razón.
Al igual que el amanecer, empecé a abrir los ojos detallando con la mirada cada uno de sus rasgos, vasta el más fino pelo que se colaba cerca su oído, hasta la leve respiración que podía tener.
Un hombre llega hasta donde desee una mujer,.. Pero, ¿sera el hombre capaz de soportar lo que desea sin el consentimiento de la mujer?
Hice una leve pausa recapitulando lo que había sucedido. Descendi un rato la cabeza aún con sus brazos alrededor de mi cuerpo. Se sentía agradable cuando te agarraban de una manera tan cálida. Apoyé mi rostro sobre su tórax, cerrando los ojos.
Pobre vampiro... Cuentame tus pecados y disfruta de los que puedas aún sentir...

Mks palabras no eran más que las de un demonio que solía jugar con las personas como si fueran juguetes. Al contrario, ese muchacho no había hecho más que conseguir algo que ninguno otro pudo arrebatar. Un sentimiento de un demonio.
Un nuevo aire entró en los pulmones llegando a cambiar el rumbo drásticamente comenzando por separarme con el ceño un tanto fruncido.
Que conste que esto no significa nada al respecto. Si deseas estar conmigo, las palabras y los dulces no son suficientes como para conquistarme....

Mencione desviando la mirada a éste dándole de lado. No iba a ser una presa fácil, mantendría mi carácter, pero tampoco iba a ser como el frío hierro.
Sólo por esta vez... Intenta controlarte...
Dije con una leve esperanza de que lo hiciera, aunque tampoco me molestaria si me desovedeciera. Con un leve sonrojo, le di un leve empujón haciendo que se volviera a sentar sobre el sillón. Me acerqué a el colocándome sobre sus piernas, sentándome en estas. Mis dos largas orejas características de conejo a florecieron dando un leve toque de "disfraz" y sin apartar mucho los cabellos que portaba sobre mi rostro, rodeee su cuello con mis manos. Y una vez más, mis labios se posaron sobre los ajenos, esta vez, llegando un poco más allá, donde el juego de lenguas comenzarían con leves toques de puntas.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Mar Abr 12, 2016 6:53 pm

Era algo muy peculiar como aquella situación se había tornado de esa manera, en un principio ambos parecían dos genios estrategas solo buscando una manera de derrotar al adversario, realizando acciones precavidas y a veces riesgosas como si de un juego de ajedrez se tratase y cada acción representaba a sus peones cayendo uno tras otro. Nuestro joven vampiro carente de experiencias con alguien del sexo opuesto por causas que no le gustaba recordar trataba de acoplarse a la situación, de hecho le hacía ligeramente feliz el que ella respondiera de aquella manera ante él, pues ya se esperaba una respuesta negativa.

-Parece que aquí, ambos tenemos mucho por lo que responder, perteneciendo ambos a la oscuridad.- Mientras ella apoyaba su cabeza en el tórax del vampiro este levanto una de sus manos colocándola sobre su cabeza acariciándola levemente. –Tal vez no hayas conocido muy buenas personas en tu sendero. Pero a pesar de ser lo que denominan monstruo, soy muy leal a quienes me interesan, más aun si eso significa que me podre divertir, si seré tu marioneta, no temo a lo que venga, aguantare lo que sea, mientras estés a mi lado.- Puede que alguna de sus palabras fuese una mentira, pero el querer estar con alguien que conocía la oscuridad era muy cierto. –Pienso que nos espera un futuro lleno de oscuridad, muerte y sangre. Lo ordinario en una vida que dura por la eternidad.-

Este era un reto, la niña demonio no era una chica convencional y era emocionante pensar en tener a alguien que contradijera cada cosa que el hacía, de hecho era excitante pensar que alguien podría castigarlo como un esclavo, el juego aquí era saber en qué momentos uno se volvía el amo y el otro el esclavo.

-Si hubiese supuesto que sería sencillo que aceptases no te habría traído. No hay nada emocionante en hablar con vampiros que tienen seco el cerebro y no cuestionan nada.- Su brazo se recargo de un lugar del sillón colocando su mentón sobre el puño y dirigiendo una mirada un poco provocativa a aquella chica. –No prometo nada, no suelo ser alguien predecible, pero tampoco suelo hacer enojar a mi dueña. Toma eso, como si fuese el destino, nunca sabes que puede venir de mí, así que jamás asumas que me conoces y del mismo modo, jamás lo asumiré de ti.- De la nada recibe un empujón, quedando sentado en el sillón de manera brusca y a la vez, la damita se coloca sobre sus piernas mirándolo de frente y permitiendo que sus orejas de vieran una vez más, a la vez que sus brazos rodaban su cuello, cada vez más cerca un rostro del otro. –Parece que alguien quiere jugar a la conejita traviesa ¿no es verdad?- El vampiro muestra sus colmillos y como su lengua se deslizaba sobre uno de ellos. –Creo poder controlarme, pero, ¿puedes hacerlo tú?, no es que esto moleste en realidad.-

Una vez más sus labios se tocaron dando un beso que en principio era como el anterior, cálido y amable, pero que conforme pasaba el tiempo, era más fluido a la vez más fuerte, a tal punto que eran capaces de sentir la punta de sus lenguas y sus respiraciones se hacían más agitadas, sin dudar y sin temer, ambos brazos del vampiro hicieron lo mismo que ella, pero rodeando su espalda acariciándola de arriba hacia abajo, casi llegando al límite donde esta perdía el nombre y con la otra tomando su nuca y sintiendo su cabello a la vez que acercaba más sus labios, por un breve instante la idea de mancillar otras zonas de su cuerpo no se hizo esperar, después de todo, el mismo lo había dicho, era completamente impredecible.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Jue Abr 14, 2016 8:06 am

Algo cansada, deje reposar los ojos cerrados al apoyarme sobre su pecho. La respiración era bien tranquila y sus caricias me hacían sentir protegida, aunque sus palabras me dieron algo de risa por lo que se me pasaba por la mente, llegando a casi obligarme a separarme de él y preguntarle.
¿Tambien te dejarás que te castre la verga, te apalee o te de placer por allá donde no toca el sol? Desde luego sé de muchas maneras en como hacerte sufrir.... ¿Estarias dispuesto a eso y más?

Reí un poco divertida observándole directamente. Los demonios podíamos ser muy perversos en cuanto al tema del daño físico y perturbar la mente con imágenes o comentarios obscenos.
Bueno... Puede que tengan celebro seco, pero seguro yo le sacaré más fluidos que los de la propia sangre... ¿O acaso no me permitiria deleitarte alguna vez con mis encantos frente a tus queridos sirvientes?....Aunque no creo que aguanten contra mi pequeño cuerpo...
Deslice mi lengua algo lasciva sobre los labios mirándole a los ojos bastante descarada.l

¿A la ... Conejita... Traviesa..?
Aquella suposición me hizo enojar bastante, aunque no dije nada al respecto. Sólo me susurré aquella pregunta mientras me aproximaba a sus labios.

La fogosidad de ambos comenzaba a sentirse en el ambiente. Sus manos recorriendo mi espalda que era encorvada al paso de su tacto. Mis ojos se entrecortaron un poco entre leves parpadeos y descansos breves algo cerrados. Sólo una mano aún agarraba la nuca del pelirrojo, aunque la otra que casi aferraba su chaqueta, comenzó a deslizarse por debajo de ésta, desabrochándose botón a botón con bastante facilidad. Mis labios estaban únicamente ahí para interrumpir sus palabras, donde mis caricias no iban a quedarse por detrás. Con la misma que le acariciaba el torso, descendi bajo los pantalones, introduciéndole la mano por encima de su ropa interior, acariciándole aquellas zonas bastante sensibles, a las cuales agarre con fuerza y con una expresión bastante enojada deje de besarle. En cuanto comencé a hablar, le presionaba con cierta fuerza.
¿Acaso olvidas con quien hablas? No soy ninguna coneja puta como otras. Si juego contigo por encantos o por gusto sería así, pero ni se te ocurra pensar que te será fácil llegar a tocarme como lo acabas de hacer.
Mi mirada estaba bien clavada en la pupila del contrario, donde el tono de voz aniñada que solía portar se volvía más grave y algo intimidante de lo habitual.
Aún sujetándole, me alce de sus piernas clavándole la punta de las uñas por debajo de sus testículos, creando una leve mezcla de dolor y placer si no fuera por que estaba presionando los huevos uno contra el otro. Sólo tome un nuevo suspiro y le solté retrocediendo varios pasos hacia atrás.
Por si te interesa saberlo, estoy mejor anímicamente, pero no me vendría mal un baño. ¿Por que no eres un buen anfitrión y les dices que me preparen uno cálido? Si quieres, podrías entrar luego a frotarme la espalda con suavidad...
Argumenté algo más calmada. No es que estuviera muy sucia, pero ya había tomado dulce y sentía mi piel algo dolorida y con los sentidos más recuperados, debía ser más coherente. Entrar en el círculo vicioso al cual estábamos a punto de entrar agotaría mis energías de nuevo, dejándome a su merced.
Un baño podría ser relajante y tras eso, una visita guiada por aquella mansión sería todo un lujo. Al menos, así no me sentiría tan encerrada como si fuera una delincuente entre aquellas cuatro paredes....
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Invitado el Dom Abr 17, 2016 11:32 pm

Aquella situación tan bizarra, que variaba entre lo que era apasionado y lo que era doloroso, parecía que lograba que ambos lo disfrutaran, al menos no estaban tan mal para empezar, sin embargo el vampiro escucho aquellas palabras que decía la damita sin perder un solo detalle mientras continuaba besándola y tocándola, imagino que habría un peligro inminente, cuando ella susurro aquella pregunta en su oído y aún más cuando luego de acariciar sus genitales, lo sujeto con fuerza, de ser un humano aquella acción habría resultado increíblemente dolorosa, sin embargo habría que agradecer al bue factor curativo con el que contaba, hasta que clavo sus uñas, fue en ese momento que paso a ser algo masoquista y excitante. El vampiro solo alzo la cabeza como si lo disfrutase y en un movimiento lento miro al suelo de nuevo, dejando que un mechón de su cabello cubriera uno de sus ojos, rió levemente y se dispuso a hablar.

-La verdad no me importaría recibir mucho más dolor, si quieres jugar conmigo no estoy en desacuerdo. Si algo he aprendido es que incluso el dolor puede ser satisfactorio, cuando lo recibes y cuando lo provocas.- Se levantó lentamente mientras su herida cicatrizaba y miraba como su ropa estaba fuera de lugar, aunque no le importaba demasiado, solo se limitó a quitarse aquella camisa y continúo. –Detestaría pensar que he traído a mi hogar una presa fácil de doblegar, eso no tendría ninguna gracia, ya que siempre estoy rodeado de ellas. Es más divertido si opone resistencia, o aún más si mi ama, gusta de castigar a su siervo. Procurare tener más cuidado en el futuro, mi lady.- Se colocó muy cerca de ella, casi que robando su espacio vital, pero manteniendo esa distancia, tras sentir su aroma levemente, termino por decir. –Ese deleitable aroma que baña a una mujer combinado con los dulces, hacen que sea excitante la idea de quedarse más tiempo así. Aunque me agrada más la otra idea.- Uno de los sirvientes toco antes de que se le permitiera entrar, diciendo que el joven amo, tenía una llamada. –Debe de ser él, por favor haz que preparen un baño para mi invitada, todo lo que ella pida a partir de este momento es ley. Demuéstrenle la hospitalidad de la familia Courtois.- El sirviente asintió con la cabeza, mientras su amo se marchaba a recibir su llamada, llamo a las empleadas domésticas y dijo las ordenes que el vampiro le había dado.

Por lo general el ambiente no era tan tenso entre Kiryu y la persona que lo llamaba, pero esta vez estaba seguro que no se trataba de cualquier cosa. Posiblemente uno de los siervos de su padre, ya le había informado de la presencia de la dama en la mansión, por lo que estaba preparado para cualquier reacción que tuviese su viejo.

-Supongo que crees que todas las acciones que lleves a cabo debo aprobarlas ¿no es verdad?- le decía una presencia, por medio del monitor de una computadora. –Me aburrí de las personas que me rodean, esta mujer, es mucho más de lo que crees. Es la primera en mucho tiempo, que me lleva la contraria.- Trataba de sonar convincente y a la vez atrevido al hablarle así a su padre. –Te advierto que somos una familia respetable, no espero que esa zorra, dure demasiado contigo.- Ojala no hubiera dicho aquello, pues por primera vez, esa malicia que Kiryu no demostraba, se dejaba ver mejor que nunca. –Dudo mucho que alguien como tu acostumbrado a mandar, sepa lo que se siente emocionarse por alguien, ella es diferente y es todo lo que me importa. Y además padre...- Aquel monitor se volvió añicos tras que el vampiro lanzara un puñetazo a él, para terminar de decir. –Esa no es la manera de dirigirse a una dama. La próxima vez ira a tu rostro.-

Finalmente se marchó de regreso a su habitación, pidiendo que alguien limpiara lo que había hecho, que remplazaran la computadora y que además si alguien más solicitaba su presencia, no lo interrumpieran por nada del mundo, pues no tenía el ánimo, ni la paciencia de soportar otro regaño arrogante, tenía otro asunto más prioritario e interesante que atender. Al poco rato, se dispuso a deshacerse de su ropa, y solo cubrir sus partes nobles con una toalla, dirigiéndose a donde se encontraba su invitada, no deseaba interrumpirla claro, pero el también deseaba asearse un poco.

-Ojala estés a gusto, pedí a todos que te dieran lo que desearas, si quieres algo mas no dudes en pedirlo.- Antes de entrar, llamo a la puerta, entro procurando no incomodarla y pronuncio aquellas palabras. –También mande a que laven tu ropa y estará lista pronto. Mientras tanto, habrá algunas ropas en tu habitación que puedes usar.- Estando dentro de aquel baño tan espacioso, procuraba no mirarla demasiado, demostrando poco interés pero a la vez, un poco de timidez.-

Lo que pasaría a partir de ahora, nadie lo predecía, y era mas emocionante si era una sorpresa.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Crees que es Casualidad? ((Priv. Wizz)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.