Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






El universo se expande. A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado El universo se expande.

Mensaje por Invitado el Miér Sep 09, 2015 11:57 pm

Tal parece que estaba escrito que cualquier lugar que pisara Holmes estuviera destinado a caer en el desorden. Tal era el caso de aquella biblioteca a la que decidió trasladarse apenas se cansó de patear mendigos en los callejones y bajo los puentes de la ciudad para tener un lugar donde estar “tranquilo”
Apenas se mostró un par de días en ella y los rumores comenzaron a dispararse entre la gente que visita ese laberinto de libros. Fácilmente todos llegaban a la conclusión de que era un sujeto por demás extraño; Tenía problemas con las puertas eléctricas y más de una vez se golpeó con una que necesitaba ser jalada, usaba palabras características del inglés británico y por momentos parecía un cachorro de policía entusiasta en su primer día de trabajo. También varios testigos decían haber visto como un auto paro bruscamente ante un inmóvil Holmes en medio de la calle y que seguido grito “El universo se expande ante mi” alzando los brazos en frente del coche mientras le tiraba las luces el furioso conductor en la cara.
Casi nadie se acercaba a su mesa, todos parecían espantarse con su curiosa forma de hablar. Como si todas sus respuestas hubieran sido previamente programadas…Ah! Lo peor no era eso. Si no lo frías y extrañas que solían ser estas respuestas. A pesar de todo lo que se decía de él, nunca molesto a nadie pues se inundaba en las lecturas que precisamente venía a tomar. Montañas y montañas de libros se apilaban en su mesa. Más de la mitad de ellos ni los tocaba pero parecía insistir en hacer esas montañas “decorativas” Lo más irónico de todo era que el en realidad era tan humano como todos ahí presentes…o quizá no. Todo iba tan perfecto hasta que alguien intento razonar con él de la manera equivocada. Un empleado del lugar tenía algo que decirle.

— Disculpe caballero. *Carraspea* Pero no puede seguir usando el lugar como motel.

Holmes pasó olímpicamente del tipo sin despegar la mirada de un libro que trataba sobre peces y su biología.

— *Carraspea* ¿Acaso no ha escuchado lo que he dicho?
— Ah! ¿Puedes cerrar la boca?…o mejor aún ¿dejar de pensar? Me distraen con tus boberías.
— ¿Qué demonios ha dicho?
— Esto es una verdadera tragedia. Ese pez del ártico se ha extinguido. Ahora no poder usar su sangre como suero.

Parece cosa de chiste lo fácil que resulta querer romperle la cara a Holmes con apenas cruzar unas cuantas palabras con él. Pero apenas el empleado intento otra cosa, el detective salió disparado perdiéndose entre los laberinticos pasillos.

Todo era desconocido y tratar con él podía ser problemático. Todo a su alrededor resultaba extraño y nuevo y no perdía la oportunidad para sacar a relucir esa curiosidad natural con la que había nacido. Todo este nuevo mundo era curioso y aún estaba por ver lo más jugoso de todo. Es irónico que la gente tenga tanto miedo de ser víctima de un crimen pero que, a su vez, seduzca tanto oír de ellos. Bien dice que aquel que se deja fascinar por estos con el tiempo deja de sentir temor…y comienza a verlos con un ojo romántico, eso era exactamente lo que Holmes veía ¿Qué clase de crímenes podrían aparecer en esta época?
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El universo se expande.

Mensaje por Invitado el Jue Sep 10, 2015 1:02 am

Seven deadly sins

Fue un simple despertar, de esos que te hacen temblar cuando sientes que el frio se ha colado por todo tu cuerpo y a pesar de eso no tienes ganas de buscar algo con lo que arroparte pues al final ese helar en los huesos es el que te ayuda a ponerte de pie; claro que ese día no había una cama, tampoco una ventana abierta ni una de sus típicas pijamas de animalitos que utilizaba para sentirse un animal del bosque, no, ese día Kvothe sentía la espalda adolorida y los lentes aún sobre sus párpados cerrados ¿Debería abrir los ojos y levantarse o simplemente rememorar lo que había sucedido? Sí, siempre prefería hacer lo segundo para luego poderlo comprobar. La imagen distorsionada de un libro a medio leer impregnó su mente, el olor a conocimiento aún sin abrir logró hacerle recordar, claro, la noche anterior había decidido no salir de la biblioteca para leer un poco más de lo necesario, como los estantes eran altos, gruesos y de buena madera no vio imposible acostarse sobre uno y mantenerse oculto, las bondades de la delgadez dirán algunos, él atribuía su victoria al silencio con el que solía actuar.

Sus delgados y suaves dedos tantearon por lo que debería ser su rostro mas la gruesa pasta de un libro intervino en la búsqueda de sus lentes, realmente se había dormido con un libro sobre su cara y aun así no lograba recordarlo, seguramente había quedado exhausto y no se percató de cuando su mente le dio paso al descanso, no era muy común que ocurriese por lo que no le molestaba ese accionar inconsciente, ahora bien ¿Qué había logrado levantarlo? Era cierto que su sueño no era pesado mas se suponía que las bibliotecas eran silenciosas como él, nunca imaginó escuchar chasquidos sonoros y un par de frases que parecían contrariadas. Con el ceño ligeramente fruncido decidió asomarse para apreciar el término de lo que parecía ser una discusión. El resultado aunque extraño le interesó, uno de los encargados bufaba mientras se retiraba y el hombre de la pila de libros había terminado por huir, que sorpresa, dejando todo desarreglado ¿Debería ponerle orden a las cosas o retirarse de la biblioteca para darse un baño y luego regresar a continuar su lectura? No pudo evitar preguntarse internamente que tenía entre manos y al percatarse no pudo evitar suspirar “Los siete pecados capitales” Así se llamaba el libro que había estado ojeando la noche anterior, si pudiese saber que era lo que sentía seguramente sería ¿Melancolía? ¿Disconformidad? ¿Molestia? No estaba seguro, Kvothe nunca estaba seguro de nada.

-Esto es un desorden-

Susurró más para él que para otra persona, no había nadie a su alrededor que pudiese molestarlo. Un simple salto delicado y había llegado al suelo, dio un par de vueltas alrededor de la mesa que el joven investigador había estado usando, todo estaba “patas arriba” como solían decir. Temas entremezclados sin ninguna clase de lógica, para él sería algo molesto leer diferentes argumentos en poco tiempo y supo que una fuerza le llamaba desde el interior, si, era justamente aquel gusto por la limpieza que le obligaba a apilar los libros según correspondía, en realidad los habría dejado en sus propios estantes aunque le costase tiempo mas no tenía potestad sobre cosas que él no había elegido, seguramente la otra persona regresaría para continuar con su lectura y se encontraría con una sorpresa al saber que el libro que leía había sido cerrado y enterrado bajo otro par de libros, sí, eso ya era mucho… Vale, la verdadera razón por la que no había dejado nada en las repisas era porque se había entretenido con la lectura sobre los pecados.

-Lujuria… Soy como la lujuria-

Se repetía de vez en cuando y no era porque su forma de ser fuese lujuriosa sino porque había sido mal visto y catalogado como ese pecado, era una tristeza que él se lo creyese a fondo, la ignorancia no le permitía entender que él ni siquiera pensaba de esa manera. No supo cuánto tiempo pudo haber pasado, lo único que se podía ver era su cuerpo recostado sobre la mesa, rodeado de pilas de libros ordenados por temas, un libro entre sus brazos, los lentes caían por el puente de la nariz mientras sus parpados permanecían cerrados, se había quedado dormido nuevamente ¿Sería posible que el investigador regresase para encontrar un intruso en sus aposentos? O más bien: Para encontrar alguien que bien podría pasar por chica en la fortaleza de libros que había creado para sí mismo.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El universo se expande.

Mensaje por Invitado el Jue Sep 10, 2015 10:14 pm

Los tiempos cambian y eso es incluso más fuerte que las personas mismas. Todo lo crea y todo lo destruye. Saturno y cronos sabían perfectamente que contra el tiempo no se puede combatir. Holmes a pesar de que en su tiempo era considerado un genio, lo cierto es que ahora todos sus conocimientos estaban un poco obsoletos. Era un problema para él y por eso necesitaba con urgencia actualizarse en al menos lo que él consideraba importante. Esa era la realidad pues, Sherlock no era más que un hombre que intentaba absorber todo a su alrededor igual que hace un niño pequeño en sus primero años de vida.

— No puedo fabricar ladrillos sin arcilla. Necesito más datos.

Decía mientras descartaba los libros de poco interés. En esta biblioteca dio su último paseo antes de entrar en su fase de bella durmiente. Han pasado tantos años que tuvo suerte de que no haya cambiado de lugar.

—  Pero que tenemos aquí… ¿Esto aún se sigue leyendo?

Sus ojos detectaron algo bastante familiar. Se trataba de un par de libros en donde el figuraba como protagonista. “Estudio en escarlata” y “El sabueso de los baskerville” narraban algunas de sus aventuras más conocidas. Holmes no pudo resistirse a tomarlos y ojearlos para leer lo que en su momento su viejo y querido amigo había narrado al público. Todo estaba escrito de manera muy literaria y un tanto dramática.

— Watson sí que tenía una imaginación interesante. Ni siquiera yo recuerdo estos detalles. ¡Debió haberlos inventado!

Le divertía mucho como su amigo había deformado su imagen y algunas cosas de su personalidad para hacerlo atractivo al público. Soltó unas cuantas risas al recordar los tiempos en Baker Street y eso origino que, de la risa pasara a quedarse de piedra al darse cuenta de algo. Todos los personajes de estos relatos ya han muerto hace años, Watson, Mycroft, Lestrade etc. No le ponía exactamente triste pues él sabía desde el primer momento que así serían las cosas…pero había algo que no le dejaba en paz entorno a ello, solo que no se apreciaba en su exterior. No era un ser inmortal pero por un segundo se había sentido como si lo fuese al ser el único que no está siendo devorado por los detritos en un cementerio. Pero en fin

— “La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan”

Al final de todo ello, decidió volver a su lugar predeterminado para seguir con sus estudios. Había una enorme cantidad de tópicos a los cuales se les debía sacar el jugo totalmente. La emoción por el descubrimiento lo hacía casi bailar mientras caminaba velozmente hasta su estación de trabajo improvisada.

— Ja!...Y esto es?

Cuando regreso observo por primera vez algo fuera de lo común. Nunca antes, aparte del empleado, se había acercado alguien a su mesa y menos para ordenar su “necesario” desorden. Y como cerecita sobre el pastel, estaba en brazos de Morfeo tan inocentemente en su espacio. La verdad había algo en esta persona que llamaba la atención en el pero no lo suficiente aun. ¿Quién demonios es? “No estaría mal un pequeño ejercicio.” Pensó el detective.
Las deducciones son un arte lógico. No importa si estás bien o no. Lo importante es llegar a la verdad por medio de estas y las pruebas pero, los tiempos cambian y para Holmes era evidente que muchas cosas que antes eran sencillas ahora no lo son tanto. Las modas, las costumbres y la posición frente a algunos temas han cambiado y por lo tanto la población también se ha transformado. Este era un buen momento para ver si las cosas pueden remediarse o no.

— Ah~ Pero veamos que historias hay detrás de tus marcas; Debo admitir que su aspecto andrógino casi logra confundirme un poco. Pero la distancia de hombro a hombro está más al servicio de la teoría de que eres hombre. Tu nuez de Adam es casi invisible pero puedo ver perfectamente como hace un Angulo de no más de 90 grados Característica del género masculino. Ñe…esto último es una pequeña conjetura pero resulta cierto. Hmmm Creo que esta persona ha estado aquí tanto tiempo como yo desde ayer

Caminaba alrededor de la mesa con un entusiasmo inmenso. Movía la cabeza y las manos como si estuviera escuchando la melodía más hermosa del mundo. Parecía bastante jovial hasta que repentinamente dio una patada en la mesa levantado la pierna y dejándola caer en la superficie sin golpear al muchacho.

Que sera esto?...
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El universo se expande.

Mensaje por Invitado el Vie Sep 11, 2015 12:32 pm

¿Cómo era?

Lentamente era tragado por un espirar de soledad que le impedía moverse, era claro que no podría tratarse de la realidad por lo que inconscientemente se dio cuenta de que eso no era más que un extraño sueño, hasta podría ser catalogado como pesadilla, bien podría intentar despertar mas la curiosidad le gano justo en el momento en el que la oscuridad lo atrapó ¿Cuántas veces había pasado aquello por su mente? Ya hasta había perdido la cuenta, claro que Kvothe había perdido muchas cuentas: Su edad, las veces que se cambió de ciudad, el número de personas con las que ha hablado en el mundo, las camisas que ha dañado cada vez que expande sus alas. Si, simplemente había preferido dejar las matemáticas de lado, él realmente no las necesitaba. Entre sueño y sueño sus labios se movían con lentitud como si desease decir algo mas al final no lo lograba, no hasta que sintió un temblor proveniente del ambiente externo, frunció el ceño intentando negar la sensación mas fue en vano pues al final decidió sentarse sobre la mesa con algo de pereza y por sobretodo confusión. Las cejas parecían querer pegarse de lo fuerte que tenia fruncida la frente, no tuvo más opción que intentar relajar su semblante mientras regresaba la mirada. Primero vio un zapato, un pantalón rellenado claramente por la pierna ajena; su mirada ascendió hasta encontrarse con el rostro de un joven  desconocido. Kvothe no pudo evitar parpadear un par de veces son sumo cuidado y lentitud, su mano se estiró hasta coger un libro cercano mientras dejaba el de los Siete Pecados sobre su regazo. Parecía que todo se había vuelto increíblemente extraño y casi incómodo hasta que el ángel caído decidió dejar esa atmósfera para crear otra y ¡Que mejor manera de hacerlo que aventando un libro de tapa gruesa sobre el rostro del joven! Si, el muchacho de rostro ambiguo había optado por el salvajismo tirándole el libro al chico, no era como si le cayese mal a primera vista pero a Kvothe no le gustaba sentirse observado, no mientras dormía pues no podía preguntar al respecto.

-Ah lo siento, se me resbaló-

Mentira. Un gran cartel podría haber aparecido sobre su cabeza portando esa palabra ¡Era imposible que se le hubiese resbalado si lo había hecho con toda la intención de que le diese en la cabeza! Claro que si hubiese o no sucedido eso igualmente el muchacho de mirada color miel se haría el desentendido optando por ajustarse correctamente los lentes sin cambiar su expresión desinteresada, algo realmente común en él hasta percatarse de la ropa que llevaba el desconocido, le parecía extrañamente parecida a… ¡Era el tipo que había estado ahí antes! Lo que llevaba a darse cuenta de algo relevante: Kvothe era un intruso, por lo tanto no debería haberle aventado cosas. Un bufido casi imperceptible antes de volver a encarar al lector que lo había despertado.

-Eres alguien desordenado, deberías leer una cosa a la vez-Simple y tranquilo, no tenía intención de disculparse pues no sentía la necesidad, su manera de hablar y mover los labios no era hostil por lo que solo intentaba ser realmente sincero.
El universo se expande. Tumblr_nj3q9aUYLy1s307p6o1_500

-Cómo era eso que se utilizaba para ser amable- Su voz se escuchaba baja y en su rostro ligeramente inclinado parecía haber un atisbo de duda, como si desease recordar algo realmente importante, nuevamente había fruncido el entrecejo mas no por molestia, simplemente le ayudaba a sacar viejas ideas de la mente. -Esto era…- Una ligera mirada casi retadora al contrario y luego una pequeña sonrisa apareció -Creo que lo tengo…¡Hola!- Solo no recordaba como saludar, vamos algunas veces no le era necesario, solo iba al punto del asunto mas esta vez parecía que se había comportado como un pequeño animalito del bosque y debía aprender a comportarse como persona, así que ese sería un buen primer paso ¡Sin la parte de las disculpas!
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El universo se expande.

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 12, 2015 3:41 pm

Cualquier persona común, sea del tiempo que sea, se despertaría de golpe y agitada ante semejante movimiento. Esta personita parecía un cordero el cual se había separado de su rebaño solo para probar la comodidad de otros pastos. Su reacción fue una de las menos esperadas en el repertorio que había creado Holmes en su mente. ¿Cuál era ese libro que tenía en su poder? No había tiempo para preguntas pues un libro volaba hasta su cabeza.

— Ouch. De modo que este es el dolor que provoca el conocimiento.

Había recibido el golpe de lleno, Seco y sin piedad. Se despegó la tapa del libro de la cara con ambas manos de manera brusca y repentina. Tuvo suerte de que las letras que formaban el título del libro “Historia universal” no se le pegara en la frente. Más que doloroso fue algo sorpresivo y es que el golpe le movió las ideas por un momento. Sentía cierta curiosidad por  esta persona pues, era el primer espécimen moderno que se había cruzado en su camino y que lo había agredido de alguna forma. No era solo el hecho de que haya invadido su espacio que ilegítimamente había tomado previamente, había algo más y su olfato de sabueso lo detectaba. Aquí apestaba a algo bueno y no era necesariamente el tabaco que guardaba en la bolsa.
Para empezar el muchachito este se sentía tan fresco y despreocupado aun sabiendo su intervención en un lugar donde no le pertenecía. Ni disculpas ni ningún gesto evidente de arrepentimiento real.

— Me gusta su estilo. Pasas magistralmente de todo. Casi como yo.

El joven detective arrastro una silla hasta la mesa y tomo asiento mientras recargaba los pies sobre la mesa. Estaba a punto de sacar la pipa pero recordó que se encontraba en una biblioteca. Con delicadeza coloco los dos libros que el protagonizaba sobre la superficie y se dispuso a leer otro que estaba cerca de sus manos mientras ignoraba la primer pregunta del muchacho. Despegaba la mirada del libro momentáneamente para observarlo fijamente mientras dudada. Era extraño porque el chico de los ojos brillantes parecía poco acostumbrado a las presentaciones o siquiera a entablar conversaciones con otras personas. Curioso pues, la frialdad del siglo pasado había quedado atras…o será todo lo contrario? Al menos podía decir hola y eso es algo que incluso Sherlock no hace con regularidad.


El universo se expande. 261lrme
— Me haces pensar que no tienes una forma definida de como iniciar una conversación con la gente y que por lo visto decir “hola” es algo que se te escapa por momentos. Deduzco que no tienes amigos y que por eso te la pasas aquí como un ratón de biblioteca. Oh tranquilo, no esta tan mal como lo pinto. Créeme, ahí afuera hay gente que entre más deduzco sobre ellos más adoro a la señorita soledad. Por cierto mi nombre es Sherlock Holmes.

Y la verdad, Holmes tampoco era un experto en el ámbito social. Se quedó inmóvil y en silencio mientras hacia su manía de chasquear los dedos al ritmo de la melodía mental que generaba en su cabeza. Daba la impresión de siempre estar escuchando música y que su cuerpo siempre reaccionaba a esta, a veces sutil y a veces exageradamente. Al final tomo el libro que le había impactado al inicio y comenzó a ojearlo con curiosidad.


— ¿Cuándo descubrieron esto? No sabía que el los planetas giraban alrededor del sol…bueno, tampoco me sirve de mucho, así que me dedicare a olvidarlo durante lo que resta del día.

Cerró el libro bruscamente y se lo lanzo al muchacho sin disimular ni un poco que lo había hecho con todas las intenciones de pagarle con la misma moneda. Aunque tampoco lo hizo con tanta fuerza pues lo que menos quería era hacerle daño.

— En el futuro. Los libros vuelan solos. ¿No es algo sorprendente?... ¿Sabes dónde puedo encontrar un cadáver fresco?
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El universo se expande.

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 12, 2015 5:58 pm

De los muertos y sus cuerpos

A pesar de haber recibido el golpe el hombre parecía no encontrarse mortificado, todo lo contrario, la tranquilidad que mostraba y las dosis de humor bueno que poseía le daban un paso directo a la locura que envuelve a muy pocos ¿Cómo debería llamarse? Seguramente sería catalogado como despreocupación crónica, algo que también tenía Kvothe aunque no lo admitiese de buena gana. De cierto modo el joven de cabello magenta se empezó a sentir un poco ignorado, no sabía si era normal que las personas actuasen así, solo había visto pocos casos, todos hostiles mas este no era uno de ellos, casi parecía que el entorno fuese normal para ellos “Ameno” podría estar siendo la palabra ¿Qué debería hacer? Su mirada aún permanecía sobre el desconocido quien había optado por leer un libro, él debería hacer lo mismo y olvidar cualquier cosa que no comprendía en su totalidad. Los Siete Pecados Capitales esperaban ansiosos a continuar ser leídos, muchas veces había olvidado lo demás para centrarse en los capítulos que le concernían a la Lujuria mas se había aburrido con facilidad luego de siglos de leer casi lo mismo, era momento de centrarse en algo que le llamaba más la atención como la soberbia, ese sí que era un buen tema. Claro que antes de siquiera empezar correctamente la lectura escuchó nuevamente la voz del hombre con ropaje extraño y casi antiguo, llamativo pero interesante más que todo.

Las palabras que salían de entre los labios ajenos llamaron por completo la atención de Kvothe quien interesado cerró el libro observando fijamente, al contrario, cada que pestañeaba lo hacía con cierto deje de lentitud ¿Amigos? Esa siempre había sido una palabra complicada para el antiguo ángel guerrero pues su carencia de tacto le había hecho ganar muchas malas miradas y podía estar seguro de que en el cielo nunca tuvo alguien a quien llamar amigo, a pesar de que todos se consideraban de esa manera, los corazones buenos no encontraban nada más que no fuese amor y bueno, se suponía que él estaba demasiado corrompido desde el momento en el que nació, era obvio que terminaría como alguien más en el mundo terrenal, de cualquier manera estaba incompleto siempre y cuando se hablase de forma “espiritual”. Ahora bien, había otra cosa que su mente intentaba procesar a velocidad ¿Ratón de biblioteca? Había escuchado esa frase una que otra vez mas nunca le había llamado a investigar, seguramente se debía a la forma en que los ratoncitos se comían las hojas de los libros, claro que él no lo hacía de forma literal, eso sería de muy mal gusto para un amante de la lectura como él lo era así que lo tomaría de una manera distinta, era solo un refrán, no podía ver siempre las cosas de forma llana, aunque muchas veces los temas le parecían tan banales que no merecían intentar ser comprendidos.

-Entonces Holmes, esa señorita Soledad de la que hablas ¿Qué tiene que ver aquí? ¿O es la propietaria de esta biblioteca? Si es así entonces debo saludarla - Cualquiera se confundiría ante sus palabras mas a pesar de haber intentado analizar todo, la parte de la “soledad” no le había quedado del todo claro ¡Había pensado que se trataba de una chica llamada Soledad! -Según los libros es de buena educación saludar de acuerdo a la situación, algunas veces es preciso ser educado, pero si se nota un dejo de confianza se puede hablar con libertad y creo que el usar un “Hola” es bastante libre- No, la verdad era que se había olvidado la forma de saludar con educación pues no sentía ni un dejo de confianza o desconfianza al momento de tratar con el ahora ya no tan desconocido, parecía que el otro nuevamente volvía a centrarse en los libros por lo que él decidió hacer lo mismo, claro que no podía concentrarse, no cuando escuchaba cosas obvias salir del contrario ¿Quién no sabía la manera en que los planetas giraban alrededor del sol? Hasta él lo sabía y eso que no le ponía mucho esfuerzo en ese tipo de temas.

Un sonido lo sacó de sus ensoñaciones y al percatarse un libro caía hacia la mesa dejando una ligera sensación sobre su cabeza, no pudo evitar llevar una de sus manos hacia la misma percatándose de lo que posiblemente se había tratado de un ataque, uno bastante suave pero que podría estar siendo etiquetado como vengativo, que interesante, así que las personas hacían eso como una manera de “cobrar” algo. Si, recordaba que una vez vio a un par de niñas lanzándose lodo, al principio molestas pero luego empezaban a reír, nunca les preguntó a que se debía pero ahora tenía una ligera idea, simplemente son cosas que con el tiempo dejan de importar, algo casi amigable.

La próxima vez lanzaré libros para conocer a las personas

Tomó nota mental imaginando que aquello de los libros voladores no era más que una simple broma, de esas que suelen hacer para que el ambiente se mantenga amable, si, le había gustado lo que había dicho hasta el punto de volver a sonreír, hasta ese momento y luego del saludo había colocado un rostro insípido, común en él solo que nunca mostraba molestia ni mucho menos.

-¿Cadáveres?- Ante eso cualquiera sentiría escalofrío mas Kvothe tan solo se sentó con las piernas cruzadas y sosteniendo su mentón entre los dedos de su mano derecha intentó encontrar una respuesta en cuanto al dilema -Si son solo cadáveres entonces un cementerio estaría bien, también catacumbas encontradas alrededor del mundo pero esos no estarían frescos, aún hay otras opciones como el ingresar a una morgue de alguna universidad de medicina, puede que logres robar alguno o que te hagas pasar como un profesor aunque ¿Sabes? No es necesario ir tan lejos para encontrar cuerpos de hace varios días en congelamiento, es mejor la tercera opción Un momento de silencio y luego una trémula expresión -También puedes matar a alguien, el cadáver sería bastante fresco, eso sonaría mucho como a películas o libros sobre criminalista, seguramente te perseguirían, pero siempre quedan personas poco o nada conocidas… Como yo- Cabe decir que el muchacho de apariencia andrógina no era un asesino ni mucho menos, era cierto que si se lo tentaba podría llegar a ser salvaje por su fuerza física mas no heriría a nadie sin tener una verdadera razón, solo trataba de responder una pregunta de la manera más sincera que se pudiese, ese era el punto fuerte de él, habían muy pocas cosas que él no podía responder sin importar que lo que fuese a decir estuviese bien o mal, en contexto o de forma moral. -Por cierto ¿Para qué quieres un cadáver? - En efecto, para Kvothe Arlovskaya ese era un tema más de conversación, todo mientras miraba de manera tranquila al ahora no tan desconocido Sherlock Holmes, ahora que lo pensaba bien… Aquel nombre le sonaba bastante conocido mas no estaba aún seguro de donde lo había escuchado antes.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El universo se expande.

Mensaje por Mamiko Sakakibara el Lun Ene 11, 2016 9:24 pm

Tema cerrado.

Dos meses sin actividad.


El universo se expande. Sp9b3

Pienso | Actúo | Hablo | Stride (¡Únanse!) | Alice y Mamiko

¿Quieres ver?:

El universo se expande. Ihateeveryone

El universo se expande. C_Gtk_P0unEl universo se expande. MLr8w_RmEl universo se expande. YKWndb1_MEl universo se expande. Mamikoh
Mamiko Sakakibara
Salón : 3 A Edad : 21 Dromes : 670501
Reputación : 84
Mensajes : 1613
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: El universo se expande.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.