FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Agregar/Quitar Integrantes
Hoy a las 5:55 am por Kisa Hitsugaya

» Nueva busqueda del club de cocina!
Hoy a las 5:53 am por Kisa Hitsugaya

» Ausencia.
Hoy a las 5:51 am por Kisa Hitsugaya

» Este no es un simulacro o.o/
Hoy a las 2:38 am por Desgracia

» Solicitud de Desbaneo
Hoy a las 12:01 am por Harry Blume

» Dreams and Nightmares - Privado -
Ayer a las 11:33 pm por Lia Fáil

» ¿Un elemental sin poderes? [Ziro ID]
Ayer a las 10:18 pm por Alice Sadao R.

» Quiero Sangre || Libre
Ayer a las 10:09 pm por Viktor Frankenstein

» Un frio caluroso [Priv Momo]
Ayer a las 9:26 pm por Yaoyorozu Momo

» Lo que la lluvia se llevó [Priv. Enju Moe]
Ayer a las 8:45 pm por Gabrielle Curie

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un verano especial para una chica especial. Fanfic.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizada Un verano especial para una chica especial. Fanfic.

Mensaje por Nidhogg el Vie Jul 31, 2015 2:28 pm




-Formulario para Fan fic-:
Nombre del Fan fic: Un verano especial para una chica especial.
Autor(a): Brenda
Géneros: Comedia, ficción, amistad.
Advertencias: {Todos los personajes en esta historia han sido utilizados con el debido permiso de sus usuarios}
Clasificación Mayores de 13
Resumen: Nidhogg está buscando a todas las personas que ha conocido a lo largo de su travesía por Eadrom pero se entristece al darse cuenta que no ha encontrado a nadie ya caída la noche. ¿Dónde se habrán metido sus amigos?, ¿La estarán evitando? O quizá ya no se acuerdan de ella…
Imagen
Spoiler:

Un verano especial para una chica especial.


Después de ya casi un año de estadía en Eadron, Nidhogg se dio cuenta que no todas las personas del mundo eran perversas ni tenían malas intenciones. Hace apenas 240 años que su pueblo se había reducido a cenizas y aun no sabía nada sobre quién o que lo había causado. Eadrom era un cuidad grande comparada con las pequeñas ciudadelas a las que residía por solo un par de días o simples semanas durante su viaje. Nidhogg se encontraba caminando por las calles limpias de Eadrom divisando a las personas y andando con cautela, observaba, miraba y aprendía cada vez más sobre ellas. Al ir avanzando su sonrisa se iba acrecentando mientras escuchaba una hermosa canción de trova en alguna parte de donde andaba. Camino a paso apurado para identificar el lugar de donde provenía y justo como imagino, al frente, un parque se encontraba repleto de personas con diferentes semblantes en sus rostros. La música de trova le recordaba hace 300 años las épocas festivas de su pueblo. Los dragones mayores se reunían en una fogata y tocaban instrumentos creados por ellos mismos mientras que las mujeres bailaban y cantaban alrededor de la lumbre y movían los brazos al compás, los canticos se hacían en una lengua nativa que solo los dragones entendían. Normalmente estas festividades ocurrían en invierno por lo que la nieve en sus pies se arremolinaba descubriendo la tierra de debajo de ésta haciendo que se tornara café y negra. De tanto bailar y celebrar la nieve se descubría y daba a lugar a un olor a pino y tierra mojada. La imagen que ese momento tenía Nidhogg era un tanto diferente a la de hace 300 años, en lugar de nieve, el asfalto cubría la tierra y en lugar de canticos en lenguas nativas, las canciones eran en inglés, finalmente no había una fogata ni las ropas de las personas eran las mismas pero el ambiente se sentía exactamente igual y eso le provocaba un sentimiento a Nid en el fondo de su estómago que no podía describir. La pelirroja observaba como los trovadores tocaban sus flautas y tambores, le miro las ropas y en seguida se dio cuenta que quizá no era de la cuidad, quizá se trataba de algunos viajeros que pasaban a pedir limosnas con su música, y vaya que estaba funcionando. La música era alegre y rápida, las personas a su alrededor aplaudían y los niños pasaban a bailar al frente. Sin darse cuenta la chica comenzó a aplaudir al ritmo de la canción mientras sonreía. Se quedó más de una hora escuchando y aplaudiendo a los músicos. El sol ya se estaba comenzando a guardar y el cielo se comenzaba a pintar de diferentes colores arena. Continuo su caminata por el centro de la cuidad observando el interior de los locales desde las vitrinas, algunos ya estaban cerrando y otros apenas comenzaban su día. A unos pocos locales de donde estaba asomando la cabeza se encontraba el Café Nowhere de Mister Nyanta, quiso pasar a saludarlo un momento pero después se negó, al final solo asomo la cabeza como en los demás locales pero no vio a nadie, quizá estaban trabajando en la cocina. El lugar se veía igual que hace unos meses cuando comenzó a trabajar ahí y aprender de pastelería y postres, siempre terminaba llena de harina y olores frutales, el lugar estaba tan limpio y ordenado como siempre. Al cabo de unos minutos más caminando se le ocurrió una gran idea que no quiso pasar por alto. Visitar o más bien espiar a cada una de las personas que había conocido en la cuidad. Pero para hacer eso antes de que se le acabara el día debía ser muy rápida e intentar no perder el tiempo en cualquier cosa.

Sin pensarlo se metió al siguiente callejón que se encontró y dio un salto con su fuerza de dragón para aterrizar en una de las azoteas, se sentó en la cornisa y comenzó a pensar…

-¿Quién fue la primera persona que conocí en Eadrom?-

Recordó su primer día de clases en el Instituto pero omitió por completo a los maestros ya que estos le era inevitable no haberlos conocido. Poco después se dio cuenta que su primer día de clases no conoció a nadie, no fue hasta la guerra en la cafetería del día siguiente. Esbozo una sonrisa burlona al recordar lo asquerosa que debió haber quedado al finalizar ese día y Katyusha, sin dudarlo lo bautizo: “Guerra en las trincheras”. Katyusha y Gumi, eran las primeras en su lista.
Con suerte el sol no había terminado de meterse y aún estaba a tiempo en cuanto llego al campus del Instituto…

-Haber… ¿En que color de casa vivían?- Pensó.
Era un poco obvio que Katy viviera en la azul… pero ¿Gumi?, bueno, de eso no se preocupó demasiado, seguramente vivían en la misma casa y no le sorprendería que vivieran en el mismo departamento. Entro a la casa azul pero no había mucha gente, pregunto y pregunto si alguien las conocía pero toda le gente que se topaba ni siquiera la conocían a ella.- ¿Dónde podrán estar en este momento?- Se preguntó intrigada. Bueno tampoco era mucho problema, quizá y estaban ocupadas. Salió de la casa azul y pensó en la siguiente persona en su lista…

-Dudo mucho que Serena y Maou estén disponibles para una plática... - Se le revolvió el estómago de solo pensaren la chica Serena, le daba mucho miedo su simple presencia. Seguramente estaba matando a algún indefenso individuo por haberle dirigido la palabra a su amado. Rio por lo bajo y tacho de su lista imaginaria a esos dos.

Continuaban los chicos revoltosos del club de lectura, pero ni siquiera se acordaba de sus nombres, tan solo del presidente holgazán y la ruidosa bola de pelo rosada, Nana y por su puesto Kanary la que hizo todo aquello posible. La admiraba mucho pero no al grado de querer ir a visitarla así de pronto. El presidente holgazán seguramente estaba holgazaneando en su casa o ya se había fugado de Eadrom con alguna excusa barata. La bola de pelo rosada, Nana, había escuchado que después de su trabajo en el consejo estudiantil se iría a retirar de la ciudad por cuestiones de pobreza, su capital se había terminado y no tenía ni dinero para comprarse unos calzones, pobrecita. Los pequeños pueblos de junto tenían mucho que ofrecerle con trabajos de campo y lavar caballos por unas monedas. Le deseaba mucha suerte a esa chica revoltosa.

Golpeo su puño derecho contra su palma izquierda al recordar a alguien que seguramente si tendría tiempo para ella, Mary, la presidenta del consejo estudiantil. Hace poco la había admitido para ser vigilante nocturna y eso le había enorgullecido a la pelirroja, ya tenía un título para hacerse respetar en el Instituto y no lo iba a desperdiciar ni a tomar a la ligera, iba a mandar a muchas personas rebeldes a detención y la llamarían “El relámpago pelirrojo” por lo rápido que iba a mandar a las personas a la dirección por su nota del incumplimiento de las normas. La sala de detención estaría llena gracias a ella y su superiora, Mary, estaría orgullosa con su trabajo.

La noche ya había llegado y estaba en camino a la siguiente casa, pero se paró en seco al darse cuenta que no sabía en qué color de casa vivía la presidenta, y era obvio, la presidenta era alguien de pocas palabras o solo las necesarias…
Se revolvió el cabello al darse cuenta que la gente se le estaba acabando y aún no había podido hablar con nadie. Pero no se iba a rendir ahí, se le encendieron los ojos con espíritu y se encamino al Instituto, si no la iba a encontrar a un su casa, al menos la buscaría en la sala de profesores o del consejo. Camino a paso firme y apurado hasta encontrarse con el inmenso portón del Instituto, mientras lo abría y se adentraba en este se preguntaba qué haría al encontrarla, ¿le hablaría y le platicaría lo que han vivido hasta ahora?, quizá no, quizá solo la espiaría y la vería con su típico semblante de seriedad mientras su mayordomo le sirve te o café. Abrió la puerta del consejo estudiantil de un golpe pero no se sorprendió al ver que no había nadie dentro. La cerró con el mismo ímpetu y se encamino a la sala de profesores, en esta solo había unos tres profesores trabajando y ni siquiera los conocía. En ese momento se olvidó por completo de Mary y recordó a Raven Apple, la maestra de inglés con la que había entablado una buena relación en el club de lectura. Corrió hasta el tercer piso y abrió la puerta del club de lectura, las telarañas se asomaban por las esquinas del salón y había una delgada capa de polvo en las mesas, bacas y los libros que se encontraban ahí. Se adentró al salón y abrió las ventanas corriendo las cortinas para dejar entrar un poco de luz de luna y aire fresco para que este mismo se oreara. La decepción la inundo por completo y se sentó en una de las bancas más cercanas recargando su mentón en la mano izquierda que a su vez estaba recargada en la paleta de la banca. Suspiro y se preguntó ¿cuándo es que había dejado de asistir al club de lectura y leer un buen libro?

Nuevamente se le abrieron los ojos de par en par al darse cuenta que no todo estaba perdido, miro la luna llena y las estrellas, tan brillantes. Como si estuvieran compitiendo para saber cuál de ellas tenía el brillo más intenso. Como Saigo Miyamoto, el chico que quería un rival y al final le salió el tiro por la culata ya que Nidhogg se dio a la fuga al último instante. Pero… y ese chico ¿dónde vivía o donde podría estar?

-Joder, esto era más difícil de lo que creía- Se reprochó.

Quizá si eran malos con ella y alguien se había dado cuenta que los estaba buscando y se estaban escondiendo de ella, la estaban evitando o no la querían quien sabe. No quería pensar algo fuera de lo común y decidió seguir con la idea de que todos estaban ocupados. Se encamino de regreso a la cuidad y observo sus calles en la fría noche, no era tan tarde ya que apenas se acababa de meter el sol, pero estaba lo suficientemente oscuro como para que las luces se vieran hermosas, en seguida quiso tener una mejor vista de todo aquello. Los callejones se estaban comenzando a hacer sus mejores amigos ya que volvió a meterse en uno y salió disparada al cielo ya en su forma dragón. Voló por lo alto lo suficiente para que se confundiera con un pájaro y observo Eadrom desde lo alto. Deseo tener vista de águila para buscar a sus amigos desde el aire pero era obvio que aun teniéndola no podría atravesar paredes.

Al final se quedó dormida en su forma humana en la azotea de alguna casa desconocida y una señora ya de edad avanzada tuvo que despertarla de sus ronquidos sensuales con un balde de agua fría. A Nid le hubiera preferido que le echaran el agua encima pero al ser un balde tan grande con tanta agua, este pesaba demasiado para la anciana señora y termino dejando caer el balde metálico a la cara de Nid. El agua se derramo por su ropa y pronto se encontraba empapada de agua huyendo de una ancianita que no la quería en su azotea. Se sobo la cara de mala gana y exprimió un poco su ropa. Que tonta fue al darse cuenta que en realidad el agua era refrescante para ella porque estaban en verano.

-¡Por supuesto!- Expreso con torpeza dándose una palmada en la frente.

¡Nadie estaba donde debía de estar, porque todos estaban en donde querían estar! ¡La playa! Era tan obvio que casi se tropieza al caminar. Corrió de inmediato a su departamento, mal oliente y desordenado, como su vida. Recogió su toalla de baño y un traje exuberante para meterse al mar. El día era cálido y perfecto para un remojón, subió hasta la azotea de la casa roja y de un salto manifestó sus alas y su cuerpo de dragón una vez más, las escamas hacían reflejo del sol y las hacían brillar, aleteo alto para ser confundida nuevamente por un pájaro y emprendió su siguiente destino. Al llegar a la playa dudo un poco por sobre las cosas que habían pasado, no había encontrado a nadie y nadie estaba para ella, aunque en realidad era ella la que no había buscado bien por su falta de información en la personas que conocía, de todas formas no se había topado con alguien conocido en todo el trayecto de la búsqueda de ayer. ¿Y si no estaban aquí tampoco y solo había venido a nada? ¿Y si al final se burlaban de ella? Quizá solo estaba pensando demasiado las cosas y en un instante, sus problemas se solucionaron.

En la orilla, estaba Sadao con un helado en las manos, haciendo el intento por que no se le derritiera mientras terminaban cayendo gotas por sus manos, aun lado, Serena se cubría del sol junto con Mary con una graaan sombrilla de colores, por supuesto, el mayordomo de Mary le servía un pequeño helado estilo banana Split en miniatura en un lindo juego de plato y cuchara de porcelana con diseños hermosos, jugando en la orilla del mar Katyusha y Gumi se lanzaban una gran pelota de playa de un lado a otro, por supuesto, el holgazán presidente del club de lectura se había quedado dormido con un libro en le pecho y lentes oscuros en pleno sol, en cuanto se levantara tendría marcas en los ojos y un hermoso tatuaje solar de un libro abierto, Nidhogg rio por lo bajo al ver a un extraño perro a su lado haciendo el negativo intento de despertarlo. Kanary tomaba un bronceado con un llamativo traje de baño y una limonada a un lado del presidente holgazán y Saigo, peleaba con el señor de los helados con una katana de madera porque no había el sabor de helado que le apetecía. Mister Nyanta se alejaba del perro que intentaba despertar al presidente Minami, le tiraba un poco de arena para que este se alejara de él que se encontraba un poco cerca del pastelero, sonreía nervioso pero no perdía la compostura. Nana, como de costumbre se encontraba extrañamente hablando, ya adentrada en el mar, con algún delfín imitando su “hi hi hi” que normalmente hace los delfines, movía la cabeza de arriba abajo mientras le delfín hacia lo mismo y le decía cosas inentendibles para los oídos de Nid, claro, ese actuar extraño de la pelirosada ya no era para nada extraño.

Todo estaba en orden y al final, Nid pudo sonreír en paz porque sus amigos no la habían estado evitando ni nada por el estilo, se quitó la ropa dejando ver un sencillo traje de baño y corrió donde sus amigos para acostarse entre Mary y el presidente holgazán, lista para tomar el sol junto a ellos y ver como todos se relajaban en un hermoso día de descanso en pleno verano.

F I N

avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
21
Dromes :
150234
Reputación :
26
Mensajes :
347

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.