Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Doble K. La espia metamorfa [ID] A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizada Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 21, 2015 11:48 am



Kuroi

Estaré a tu lado sin que lo sepas...

APELLIDOS
Kenta
APODOS
Miru
NACIMIENTO
14/02/??
ZODIACO
Acuario
SEXO
Normalmente ♀
ORIENTACIÓN
Bisexual
EDAD
Aparenta 16
RAZA
Metamorfa
NACIONALIDAD
Española
CASA
---
SALÓN
---
OCUPACIÓN
Espía
Descripción Física
Kuroi es una chica morena, de cabello largo y liso, que siempre lleva recogido. Lo que más llama la atención en ella, son sus ojos, que, supuestamente, son los dos rojos, pero en verdad el izquierdo es de un color entre amarillo y marrón, quizás podría decirse dorado. Este ojo es un reloj (al crearse su nueva forma le pareció un bonito detalle). Normalmente usa el flequillo para tapárselo, pocas veces lo muestra, si lo hace es para asustar a la persona en cuestión. Pero a pesar de no querer mostrarlo, jamás se rebajara a cambiarlo a un ojo normal.

Es una chica de complexión normal, de la altura adecuada para alguien de su edad y sin llegar a ser demasiado delgada. Ya que no le gusta llamar la atención más de lo necesario y ella ya destaca bastante por su extraño gusto para vestirse, no llega a ser demasiado extravagante pero tampoco es del todo corriente. A pesar de ello, cuando es necesario sabe vestirse de forma bastante más discreta.

En cuanto a vestimenta, le gustan los vestidos, algunos de ellos podrían considerarse un tanto estrafalarios. Normalmente viste ropa de colores oscuros y/o rojo. Pocas veces se pone ropa que enseñe demasiado, es algo que siempre le ha parecido innecesario.

Cuando entra en su estado de psicópata sus ojos toman un brillo extraño. Su ojo derecho se vuelve de un rojo más claro y llamativo, a veces incluso parece brillante; y su ojo izquierdo (el ojo-reloj) se vuelve de color rojo sangre.
Descripción Psicológica
Kuroi es algo inmadura para su verdadera edad, le parece divertido el tener eternamente 16 años. En verdad no quiere hacerse mayor, ya que sabe que cuanto más mayor sea, más cerca de la muerte estará. Algo a lo que le tiene bastante miedo, más del normal. Pero ella intenta no pensar en ello y esta convencida de que si sigue siempre con una apariencia de una joven de 16 años no morirá jamás.

Al haber pasado por tantas familias, le costaba coger cariño a las personas. Pero después de lo sucedido con los Roth, a encerrado sus sentimientos bajo siete llaves. Si alguna vez sintiera aprecio por alguien, no lo demostraría, o al menos le costaría mucho hacerlo. A parte de que a esa persona le costaría llegar a despertar el cariño en Kuroi.

Se toma pocas cosas en serio, ni siquiera su trabajo es un tema lo suficientemente importante para ella, al tener ya suficiente dinero para poder vivir bien durante años lo hace más por hobbie que otra cosa, pero claro ya que puede, cobra. El dinero nunca sobra. Pero cuando se pone seria más vale que nadie la lleve la contraria. Y cuando se cabrea o esta sometida a una gran cantidad de estrés, aun peor. Cuando esto ocurre pierde el control sobre si misma, por así decirlo. Sigue siendo ella, pero se vuelve mucho más agresiva de lo normal, hasta llegar a un punto un tanto psicópata. Cuando se encuentra en este estado, puede llegar a matar a alguien a sangre fría por el mero hecho de que esa persona allá sido borde con ella.

Gustos
-Los relojes
-Las armas
-El color rojo
-Los idiomas
-Coleccionar relojes
-El espionaje
-La noche

Disgustos
-Las mentiras
-El desorden (es casi una manía)
-El calor
-La ignorancia
-Que no la paguen por su trabajo
-Las discusiones. Vayan con ella o no (es un problema que tiene desde pequeña)
-Un largo etcétera

Habilidades
Se le da bastante bien manejar pistolas y la relojería. Cambiar de forma gracias a su naturaleza de metamorfa, pero no puede obtener los poderes de estas personas. Las formas que copia por primera vez duran como máximo 30 min (haciendo mucho esfuerzo). Por eso siempre las práctica varias veces antes de usarlas.

Poderes
- Te-jü: Gracias a sus poderes como metamorfa Kuroi puede transformar su cuerpo en lo que desee y cuando se encuentra en peligro transforma su mano en una pistola, casi siempre la misma, que es con la que más práctica tiene. Por lo que aguanta más tiempo. Pero otras veces si lo que necesita es más fuerza en lugar de tiempo puede transformar también su mano en otro tipo de arma, pero con esta aguantaría menos.
- Duración: 3 post si usa el arma de siempre. 2 si usa otra.
- Recarga: 2 post en los dos casos.
- Veces por tema: 4 veces por tema.

Debilidades
No sabe luchar cuerpo a cuerpo, adopte la forma que adopte.

Armas

Esta es el arma en la que transforma su mano normalmente.
Doble K. La espia metamorfa [ID] HellsingGun04

Aparte tiene alguna pistola más en su casa.


Historia
Kuroi se crió en un orfanato. Esta allí desde que tiene memoria. Al no haberse criado con alguien de su familia y/o naturaleza no sabía que podía cambiar su cuerpo a su gusto.
Ella fue siempre una niña obediente, amable y muy dulce. Nunca creó problemas en el orfanato y siempre ayudaba en todo lo que podía. Al ser una niña que se comportaba bien llamó la atención de varias familias para adoptarla, pero al cabo de algunas semanas siempre volvían a mandarla al orfanato. Cosa que ella nunca entendió, ya que se comportaba bien. Tiempo después descubrió que al no haber usado nunca sus poderes de metamorfa, estos se manifestaban a veces mientras dormía y esas familias veían como por la noche su cuerpo cambiaba de manera imposible. Pero lo que la cambió para siempre fue la familia que la adoptó a sus 11 años:

Era su onceavo cumpleaños, el onceavo año que pasaba en aquel lugar sin encontrar una familia que la quisiera. Siempre intentaba ser positiva con respecto a aquel tema, pero aquel día no lo conseguía. Cuando salió de su cuarto (suyo y de otras muchas niñas) una de las mujeres encargadas del cuidado del orfanato le dijo que fuera a la sala donde se hacían las entrevistas a las familias que querían adoptar. La sala del destino la llamaban las niñas del orfanato.

Kuroi fue allí, estaba segura de que simplemente le habrían preparado alguna sorpresa de cumpleaños. Igual que hacían siempre con los cumpleaños de las huérfanas para animarlas. Por el camino Kuroi le dio vueltas al tema de su cumpleaños. En verdad ella no sabía cual era su verdadero cumpleaños, pero a los cuatro años más o menos, mientras hablaba con sus compañeras de habitación sobre los cumpleaños ella decidió que quería que es suyo fuera el 14 de febrero y así se quedó. Ahora esa fecha era oficialmente su cumpleaños.

Llegó por fin a La sala del destino. Antes de llamar intentó sonreír, no quería arruinar todo el esfuerzo de sus compañeras y las encargadas del orfanato estando de morros. Pero cuando abrió la puerta no se encontró lo que esperaba, había allí una familia sentada.

¡Feliz cumpleaños!

Observó sorprendida a la niña de unos cinco años que se había bajado del regazo de su madre para darle una cajita envuelta en papel de regalo. Lo cogió sin decir nada y se quedó observándolo, no acababa de entender que estaba sucediendo.

Venga, ábrelo.

Su mirada se dirigió al joven de unos quince años que había apoyado en la pared y que al entrar no había visto. Le hizo caso y abrió el regalo, mientras toda aquella familia la observaba ilusionados. Se sorprendió al encontrarse con una muñeca de un gran y preocupante parecido a ella. En aquel momento no le pareció algo malo, le gusto y sonrió. Nunca había tenido una muñeca propia. Las del orfanato eran todas las muñecas de todas las niñas. Se le saltaron las lágrimas sin poder evitarlo, pero se froto rápido la cara y miró interrogativa a hermana mayor Lucía -así es como ella las había pedido que la llamaran, ya que no le gustaba lo de trabajadora social-, esta le dijo que se sentara. Kuroi se sorprendió bastante cuando le dijo que querían adoptarla. Todas las niñas del orfanato sabían que en cuanto cumplían los 10 años ya era casi imposible que las adoptaran.

Días después ya estaban todos los papeles firmados y todas las cosas de Kuroi -que tampoco eran muchas- trasladadas a la casa de los Roth. Kuroi tenía miedo de que esta familia la "devolviera" también, más bien estaba casi segura de que lo harían. Pero los meses pasaron y ella seguía allí y los Roth no parecían querer que se marchara. Todo iba bien, menos las extrañas marcas que aparecían por el cuerpo de Kuroi. Marcas de agujas... Pero ella no le dio importancia, ya que su nueva madre le dijo que no era nada grave.

...

¡No entres allí!

Kuroi se giró rápidamente. Se encontró con Fabien, que intentaba disimular su nerviosismo. Kuroi murmuró una disculpa y se marchó avergonzada, pero antes de que se alejara demasiado Fabien la paró. El joven de dieciséis años ya, se agachó junto a ella, quedando dentro de su campo de visión, ya que Kuroi tenía la cabeza gacha.

No pasa nada ¿vale? Es simplemente que ese sitio es algo peligroso. La escalera esta algo destrozada y hay muchos trastos viejos. Podrías hacerte daño.
¿Por qué no vamos a jugar juntos al jardín? Ve a buscar a Adéle. Os espero fuera.


A pesar de que la diferencia entre ellos era de cuatro años, Fabien trataba a Kuroi de la misma manera que a su hermana pequeña. A Kuroi no le importaba, le gustaba que Fabien fuera tan cariñoso con ella. Claro que no sabía que detrás de todo aquel cariño fraternal, lo único que había era interés científico.

...
Una noche Kuroi se despertó debido a un gran dolor en el brazo. Al abrir los ojos se encontró a su padre sentado al borde de la cama. Kuroi acababa de despertarse y la habitación estaba a oscuras, por lo que no se dio cuenta de que escondía una jeringuilla detrás suya.

Hola cariño. Me levanté a beber agua y te escuché llorar. ¿Estas bien?

Kuroi miró su brazo, le había vuelto a salir una de aquellas extrañas marcas. Se incorporó con algo de pereza. Al estar ya sentada se apartó un mechón de pelo de la cara, pero nada más hacerlo se quedó paralizada. ¡Era de color azul! Volvió a mirarlo. Si, era de color azul. Se levantó a prisa de la cama y corrió al baño, a mirarse al espejo.

Tenía el cabello azul, menos algunos mechones que eran verdes. Se miró las manos, sus dedos se habían vuelto de color morado. Y no era piel lo que los cubría si no pelo. Palideció al ver que sus ojos tampoco eran igual que siempre, ahora parecían los de una cabra, con la pupila alargada. Se alejó de espejo horrorizada, hasta que chocó con la pared. Se dejo caer, se hizo un ovillo y empezó a llorar.

Al escuchar la voz de su madre gritándole a su padre se levantó, se acercó a la puerta del baño para escucharla mejor, pero sin asomarse, no quería que la vieran.

¡Te dije que tuvieras cuidado! Que últimamente tiene el sueño menos profundo. ¡¿No podías pararla antes de que se fuera al baño?! Esto es un sueño, duérmete. ¡¿Tan difícil es decir eso?!

Kuroi apenas entendía de que estaban hablando, solo había entendido que aquella no era la primera vez que pasaba aquello. Espera. ¿Pasar el que? ¿Eran ellos los culpables de que su cuerpo fuera así? No lo sabía, pero tenía miedo y no quería quedarse allí.

Miró por la ventana, estaba bastante alto, pero no tenía otra opción. Saltó, se hizo bastante daño en la pierna derecha, pero podía seguir caminando. Así que lo hizo, empezó a caminar, aunque no sabía hacia donde. Pero no pensaba quedarse allí.

Fabien la vio por la ventana y salió a por ella. Pero antes cerró bien la puerta del sótano. Sabía que Kuroi ya se había dado cuenta de que algo sucedía y no quería darle más pistas sobre que era. Salió a por ella intentando aparentar sorpresa y preocupación.

¡Shiroi! ¿A donde vas a estas horas?

Kuroi se paró al escuchar su voz. Se giró aliviada. Si Fabien no sabía a donde iba, era porque él no tenía nada que ver con todo aquello. Kuroi estaba segura de que la ayudaría a escapar de allí. Corrió a sus brazos y empezó a llorar.

-No sé que pasa. Pero mira lo que me han hecho -dio un paso atrás para que Fabien la pudiera ver bien.

¿De que hablas Shiroi? Estas como siempre.

Kuroi se miró atentamente, sus dedos seguían peludos y morados. Y su cabello seguía siendo azul y verde. Miró sin entender a Fabien. Pero este volvió a decirle que estaba como siempre. ¿Son imaginaciones mías?

-Pero papa y mama...

Están durmiendo. Y como se despierten y nos vean en mitad de la calle... veras.

Kuroi siguió a Fabien hasta dentro de la casa. Quiso marcharse a su habitación. Dormir y despertarse al día siguiente volviendo a ser la de siempre. Pero no pudo hacerlo.

Au sous-sol.

Levantó la vista. Vio a su padre en las escaleras, serio. Kuroi no entendía francés, sabía que su familia era francesa pero siempre hablaba con ellos en español. Por lo que no había visto la necesidad de aprenderlo. Miró sin entender a su padre, pero antes de que pudiera preguntar nada notó como Fabien tiraba de su brazo con violencia. Antes de poder entender lo que estaba pasando, Fabien y ella ya estaban bajando las escaleras del sótano. Después bajaron sus padres. Kuroi quiso preguntar que estaba ocurriendo, pero se quedó asombrada. El sótano no era un lugar lleno de trasto y a punto de derrumbarse como ella pensaba, estaba perfectamente cuidado, ordenado y limpio. Había cantidad de aparatos extraños que Kuroi no conocía. Parecía un laboratorio.

Su padre dejó una jeringuilla en la mesa, junto a otras muchas iguales. Kuroi seguía sin entender lo que estaba sucediendo. Fabien la seguía sujetando del brazo cuando se acercó su madre y intentó ponerle una cadena en el pie. Ella intentó impedirlo, pero Fabien consiguió inmovilizarla el tiempo suficiente para que su madre pudiera ponerle la cadena. Los tres se marcharon sin decir palabra, haciendo caso omiso a los gritos de Kuroi.

Suerte que insonorizamos el sótano.

Kuroi estuvo durante meses allí encerrada. Mientras sus "familia" experimentaba con ella y de vez en cuando le explicaban todo aquello por simple aburrimiento. Kuroi no entendía gran cosa de lo que la decían. Solo lo más importante. Ella podía cambiar su cuerpo de todas las formas que se le ocurrieran y ellos la habían adoptado para poder investigarla. Lo que si que no le contaron es como lo descubrieron, pero ella no preguntó. Sabía ya todo lo que necesitaba.

Siempre que estaba sola, practicaba sus transformaciones e investigaba la sala para ver por donde podía salir. Tras muchos intentos, descubrió todo lo que debía hacer. Y una noche cuando estaba segura de que todos dormían, se escapó.

Al principio pensó en volver al orfanato, pero pensó que allí sería demasiado fácil encontrarla. A parte de que los asistentes sociales llamarían inmediatamente a sus padres para decirles que estaba allí y tampoco podía explicar lo que había sucedido. Quizás la gente del orfanato quisiera hacer con ella lo mismo que los Roth.

Estuvo vagando durante meses de pueblo en pueblo. Usando su poder para poder comer y de vez en cuando dormir en algún lugar calentito. El vivir de esta manera la acabó cambiando. Empezó a usar sus poderes para hacerse pasar por grandes ejecutivos y sacar dinero del banco. Claro que también tenía que robarles la cartera para ello, pero eso no era inconveniente. Acabó teniendo el dinero suficiente para poder jubilarse.

En uno de estos atracos se encontró con el verdadero ella en el banco, justo después de haber sacado casi 50.000 soilses. Claramente el hombre la acusó de haberse pasado por él y llamó a la policía. Kuroi empezó a ponerse nerviosa, intentó fugarse de allí, pero los guardas se lo impidieron. Ella no quería hacer uso de su naturaleza metamorfa, jamás le gustó transformarse delante de otras personas, aparte de que si hacía aquello con el lugar lleno de gente, dejaría claro la existencia de seres sobrenaturales.

Pronto sus ojos se tornaron rojo sangre, mientras que sus manos buscaban algo con lo que salvar su vida, estas se toparon con la silla que tenía al lado. El pobre hombre no puedo hacer más que caer al suelo, quedando inconsciente debido al golpe recibido en la cabeza. Pero Kuroi no tuvo suficiente, siguió golpeando al hombre con la silla, mientras el resto de presentes gritaban y lloraban debido al espanto que les producía aquella escena. Algunos inmóviles en el sitio empezaron a reza por sus vidas, otros salieron corriendo como alma llevada por el diablo, intentando salvar su vida.

A cada golpe que daba Kuroi, ella y la estancia se cubrían de un rojo idéntico al de sus ojos. Cuando por fin Kuroi paró de dar golpes, el hombre yacía inerte en el suelo, ensangrentado y con el cráneo totalmente aplastado. Pero para desgracia de los presentes en el banco, Kuroi seguía sin estar conforme, seguía sin haber saciado su sed de sangre.

En cierto momento sus ojos se tornaron rojos, cogió lo que más cerca tenía, que era una silla y empezó a golpear con ella al hombre por el que se estaba haciendo pasar. Le golpeo más de veinte veces, manchándose de su sangre a cada golpe y matándole de forma brutal, mientras todos los presentes en el banco la observaban horrorizados. Algunos salieron corriendo, otros se quedaron inmóviles debido al pánico. Estos últimos no sobrevivieron...

Kuroi escapó de aquel pueblo cambiando de forma siempre que podía, para que nadie pudiera seguirla la pista. Aquella fue la primera vez que mató, pero no la ultima.

Pensó que sería una buena idea que al haber cambiado de vida, cambiara también de cuerpo también y de nombre también, haciéndose llamar ahora Kuroi. Y así lo hizo. Al crearse su nuevo cuerpo le pareció una buena idea que su ojo izquierdo fuera un reloj. Al cambiar tan a menudo de forma, cuando volvía a la suya propia (la nueva) la hacía siempre igual por lo que pasaron los años y ella no envejecía. Y al no acordarse -o no querer acordarse- tampoco bien de las fechas en lo que sucedió todo aquello no sabe cual es su verdadera edad.

Tras meses vagando de pueblo en pueblo acabó en Éadrom. Donde, por algún motivo desconocido, decidió establecerse oficialmente.

Dale a tu cuerpo alegría macarena, que tu cuerpo es para darle alegría cosa buena:


Apariencia más usada:


Doble K. La espia metamorfa [ID] 2ywa3cg
Doble K. La espia metamorfa [ID] 2hg9r12
Doble K. La espia metamorfa [ID] 20uplrm


Apariencia antigua:


Doble K. La espia metamorfa [ID] Ivlvgl
Doble K. La espia metamorfa [ID] 33jo9s7
Doble K. La espia metamorfa [ID] 2w5smdd


Nombre del físico: Tokisaki Kurumi. (La otra no la usa, no hace falta registrarla.)
Anime/Manga/videojuego: Date a live.



Última edición por Kuroi el Lun Ago 17, 2015 3:33 am, editado 14 veces
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 21, 2015 3:18 pm

En construcción

Recuerda colocar el botón a tu ficha, si ya la terminaste coloca "Finalizada" y si aún no lo haz hecho "En construcción". Vuelve a postear cuando la hayas finalizado.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Jue Jul 23, 2015 3:07 pm

Finalizada y en espera de revisión :P
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Jue Jul 23, 2015 9:42 pm

¡Casi Casi! ¡Ya casi lo tienes!

¡Solo tienes que modificar algo de los poderes antes de continuar!

Poderes:
Solicitamos que la acción de transformar tu mano a la pistola sea diseñada como un poder con los respectivos posts por tema, duración, recarga, etc.

¡Ya casi lo logras no te rindas!
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Vie Jul 24, 2015 6:59 am

¡Listo!
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Vie Jul 24, 2015 5:55 pm

Doble K. La espia metamorfa [ID] 2e586z5
Ya casi estamos, solo una cosa más:

Sobre la habilidad de cambiar:

       ☆Especificar que al transformarse con la habilidad de la metamorfosis, solo obtiene la apariencia física, más no los poderes. 

       ☆Añadir también que las transformaciones tienen una corta duración (cuestión de minutos), salvo algunas formas ya masterizadas.

Postea a continuación cuando hayas corregido lo señalado.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Lun Jul 27, 2015 5:20 am

¡Ya! :P
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Lun Jul 27, 2015 2:18 pm

Doble K. La espia metamorfa [ID] 15rh7xt
Bienvenida. Ten paciencia mientras se te coloca rango y color.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Lirith el Vie Ago 14, 2015 4:40 pm

Doble K. La espia metamorfa [ID] 4bJeCNa
Spoiler:


Kuroi

Estaré a tu lado sin que lo sepas...

APELLIDOS
Kenta
APODOS
Miru
NACIMIENTO
14/02/??
ZODIACO
Acuario
SEXO
Normalmente ♀
ORIENTACIÓN
Bisexual
EDAD
Aparenta 16
RAZA
Metamorfa
NACIONALIDAD
Española
CASA
---
SALÓN
---
OCUPACIÓN
Espía
Descripción Física
Kuroi es una chica morena, de cabello largo y liso, que siempre lleva recogido. Lo que más llama la atención en ella, son sus ojos, que, supuestamente, son los dos rojos, pero en verdad el izquierdo es de un color entre amarillo y marrón, quizás podría decirse dorado. Este ojo es un reloj (al crearse su nueva forma le pareció un bonito detalle). Normalmente usa el flequillo para tapárselo, pocas veces lo muestra, si lo hace es para asustar a la persona en cuestión. Pero a pesar de no querer mostrarlo, jamás se rebajara a cambiarlo a un ojo normal.

Es una chica de complexión normal, de la altura adecuada para alguien de su edad y sin llegar a ser demasiado delgada. Ya que no le gusta llamar la atención más de lo necesario y ella ya destaca bastante por su extraño gusto para vestirse, no llega a ser demasiado extravagante pero tampoco es del todo corriente. A pesar de ello, cuando es necesario sabe vestirse de forma bastante más discreta.

En cuanto a vestimenta, le gustan los vestidos, algunos de ellos podrían considerarse un tanto estrafalarios. Normalmente viste ropa de colores oscuros y/o rojo. Pocas veces se pone ropa que enseñe demasiado, es algo que siempre le ha parecido innecesario.
Descripción Psicológica
Kuroi es algo inmadura para su verdadera edad, le parece divertido el tener eternamente 16 años. En verdad no quiere hacerse mayor, ya que sabe que cuanto más mayor sea, más cerca de la muerte estará. Algo a lo que le tiene bastante miedo, más del normal. Pero ella intenta no pensar en ello y esta convencida de que si sigue siempre con una apariencia de una joven de 16 años no morirá jamás.

Al haber pasado por tantas familias, le costaba coger cariño a las personas. Pero después de lo sucedido con los Roth, a encerrado sus sentimientos bajo siete llaves. Si alguna vez sintiera aprecio por alguien, no lo demostraría, o al menos le costaría mucho hacerlo. A parte de que a esa persona le costaría llegar a despertar el cariño en Kuroi.

Se toma pocas cosas en serio, ni siquiera su trabajo es un tema lo suficientemente importante para ella, al tener ya suficiente dinero para poder vivir bien durante años lo hace más por hobbie que otra cosa, pero claro ya que puede, cobra. El dinero nunca sobra. Pero cuando se pone seria más vale que nadie la lleve la contraria.

Gustos
-Los relojes
-Las armas
-El color rojo
-Los idiomas.
-Coleccionar relojes
-El espionaje

Disgustos
-Las mentiras
-El desorden (es casi una manía)
-El calor
-La ignorancia
-Que no la paguen por su trabajo
-Las discusiones. Vayan con ella o no (es un problema que tiene desde pequeña)
-Un largo etcétera

Habilidades
Se le da bastante bien manejar pistolas y la relojería. Cambiar de forma gracias a su naturaleza de metamorfa, pero no puede obtener los poderes de estas personas. Las formas que copia por primera vez duran como máximo 30 min (haciendo mucho esfuerzo). Por eso siempre las práctica varias veces antes de usarlas.

Poderes
- Te-jü: Gracias a sus poderes como metamorfa Kuroi puede transformar su cuerpo en lo que desee y cuando se encuentra en peligro transforma su mano en una pistola, casi siempre la misma, que es con la que más práctica tiene. Por lo que aguanta más tiempo. Pero otras veces si lo que necesita es más fuerza en lugar de tiempo puede transformar también su mano en otro tipo de arma, pero con esta aguantaría menos.
- Duración: 3 post si usa el arma de siempre. 2 si usa otra.
- Recarga: 2 post en los dos casos.
- Veces por tema: 4 veces por tema.

Debilidades
No sabe luchar cuerpo a cuerpo, adopte la forma que adopte.

Armas

Doble K. La espia metamorfa [ID] HellsingGun04


Historia
Kuroi se crio en un orfanato. Esta allí desde que tiene memoria. Al no haberse criado con alguien de su familia y/o naturaleza no sabía que podía cambiar su cuerpo a su gusto.
Ella fue siempre una niña obediente, amable y muy dulce. Nunca creó problemas en el orfanato y siempre ayudaba en todo lo que podía. Al ser una niña que se comportaba bien llamó la atención de varias familias para adoptarla, pero al cabo de algunas semanas siempre volvían a mandarla al orfanato. Cosa que ella nunca entendió, ya que se comportaba bien. Tiempo después descubrió que al no haber usado nunca sus poderes de metamorfa, estos se manifestaban a veces mientras dormía y esas familias veían como por la noche su cuerpo cambiaba de manera imposible. Pero lo que la cambió para siempre fue la familia que la adoptó a sus 11 años:

Era su onceavo cumpleaños, el onceavo año que pasaba en aquel lugar sin encontrar una familia que la quisiera. Siempre intentaba ser positiva con respecto a aquel tema, pero aquel día no lo conseguía. Cuando salió de su cuarto (suyo y de otras muchas niñas) una de las mujeres encargadas del cuidado del orfanato le dijo que fuera a la sala donde se hacían las entrevistas a las familias que querían adoptar. La sala del destino la llamaban las niñas del orfanato.

Kuroi fue allí, estaba segura de que simplemente le habrían preparado alguna sorpresa de cumpleaños. Igual que hacían siempre con los cumpleaños de las huérfanas para animarlas. Por el camino Kuroi le dio vueltas al tema de su cumpleaños. En verdad ella no sabía cual era su verdadero cumpleaños, pero a los cuatro años más o menos, mientras hablaba con sus compañeras de habitación sobre los cumpleaños ella decidió que quería que es suyo fuera el 14 de febrero y así se quedó. Ahora esa fecha era oficialmente su cumpleaños.

Llegó por fin a La sala del destino. Antes de llamar intentó sonreír, no quería arruinar todo el esfuerzo de sus compañeras y las encargadas del orfanato estando de morros. Pero cuando abrió la puerta no se encontró lo que esperaba, había allí una familia sentada.

¡Feliz cumpleaños!

Observó sorprendida a la niña de unos cinco años que se había bajado del regazo de su madre para darle una cajita envuelta en papel de regalo. Lo cogió sin decir nada y se quedó observándolo, no acababa de entender que estaba sucediendo.

Venga, ábrelo.

Su mirada se dirigió al joven de unos quince años que había apoyado en la pared y que al entrar no había visto. Le hizo caso y abrió el regalo, mientras toda aquella familia la observaba ilusionados. Se sorprendió al encontrarse con una muñeca de un gran y preocupante parecido a ella. En aquel momento no le pareció algo malo, le gusto y sonrió. Nunca había tenido una muñeca propia. Las del orfanato eran todas las muñecas de todas las niñas. Se le saltaron las lágrimas sin poder evitarlo, pero se froto rápido la cara y miró interrogativa a hermana mayor Lucía -así es como ella las había pedido que la llamaran, ya que no le gustaba lo de trabajadora social-, esta le dijo que se sentara. Kuroi se sorprendió bastante cuando le dijo que querían adoptarla. Todas las niñas del orfanato sabían que en cuanto cumplían los 10 años ya era casi imposible que las adoptaran.

Días después ya estaban todos los papeles firmados y todas las cosas de Kuroi -que tampoco eran muchas- trasladadas a la casa de los Roth. Kuroi tenía miedo de que esta familia la "devolviera" también, más bien estaba casi segura de que lo harían. Pero los meses pasaron y ella seguía allí y los Roth no parecían querer que se marchara. Todo iba bien, menos las extrañas marcas que aparecían por el cuerpo de Kuroi. Marcas de agujas... Pero ella no le dio importancia, ya que su nueva madre le dijo que no era nada grave.

...

¡No entres allí!

Kuroi se giró rápidamente. Se encontró con Fabien, que intentaba disimular su nerviosismo. Kuroi murmuró una disculpa y se marchó avergonzada, pero antes de que se alejara demasiado Fabien la paró. El joven de dieciséis años ya, se agachó junto a ella, quedando dentro de su campo de visión, ya que Kuroi tenía la cabeza gacha.

No pasa nada ¿vale? Es simplemente que ese sitio es algo peligroso. La escalera esta algo destrozada y hay muchos trastos viejos. Podrías hacerte daño.
¿Por qué no vamos a jugar juntos al jardín? Ve a buscar a Adéle. Os espero fuera.


A pesar de que la diferencia entre ellos era de cuatro años, Fabien trataba a Kuroi de la misma manera que a su hermana pequeña. A Kuroi no le importaba, le gustaba que Fabien fuera tan cariñoso con ella. Claro que no sabía que detrás de todo aquel cariño fraternal, lo único que había era interés científico.

...
Una noche Kuroi se despertó debido a un gran dolor en el brazo. Al abrir los ojos se encontró a su padre sentado al borde de la cama. Kuroi acababa de despertarse y la habitación estaba a oscuras, por lo que no se dio cuenta de que escondía una jeringuilla detrás suya.

Hola cariño. Me levanté a beber agua y te escuché llorar. ¿Estas bien?

Kuroi miró su brazo, le había vuelto a salir una de aquellas extrañas marcas. Se incorporó con algo de pereza. Al estar ya sentada se apartó un mechón de pelo de la cara, pero nada más hacerlo se quedó paralizada. ¡Era de color azul! Volvió a mirarlo. Si, era de color azul. Se levantó a prisa de la cama y corrió al baño, a mirarse al espejo.

Tenía el cabello azul, menos algunos mechones que eran verdes. Se miró las manos, sus dedos se habían vuelto de color morado. Y no era piel lo que los cubría si no pelo. Palideció al ver que sus ojos tampoco eran igual que siempre, ahora parecían los de una cabra, con la pupila alargada. Se alejó dl espejo horrorizada, hasta que choco con la pared. Se dejo caer, se hizo un ovillo y empezó a llorar.

Al escuchar la voz de su madre gritándole a su padre se levantó, se acercó a la puerta del baño para escucharla mejor, pero sin asomarse, no quería que la vieran.

¡Te dije que tuvieras cuidado! Que últimamente tiene el sueño menos profundo. ¡¿No podías pararla antes de que se fuera al baño?! Esto es un sueño, duérmete. ¡¿Tan difícil es decir eso?!

Kuroi apenas entendía de que estaban hablando, solo había entendido que aquella no era la primera vez que pasaba aquello. Espera. ¿Pasar el que? ¿Eran ellos los culpables de que su cuerpo fuera así? No lo sabía, pero tenía miedo y no quería quedarse allí.

Miró por la ventana, estaba bastante alto, pero no tenía otra opción. Salto, se hizo bastante daño en la pierna derecha, pero podía seguir caminando. Así que lo hizo, empezó a caminar, aunque no sabía hacia donde. Pero no pensaba quedarse allí.

Fabien la vio por la ventana y salió a por ella. Pero antes cerró bien la puerta del sótano. Sabía que Kuroi ya se había dado cuenta de que algo sucedía y no quería darle más pistas sobre que era. Salió a por ella intentando aparentar sorpresa y preocupación.

¡Kuroi! ¿A donde vas a estas horas?

Kuroi se paró al escuchar su voz. Se giró aliviada. Si Fabien no sabía a donde iba, era porque él no tenía nada que ver con todo aquello. Kuroi estaba segura de que la ayudaría a escapar de allí. Corrió a sus brazos y empezó a llorar.

-No sé que pasa. Pero mira lo que me han hecho -dio un paso atrás para que Fabien la pudiera ver bien.

¿De que hablas Kuroi? Estas como siempre.

Kuroi se miró atentamente, sus dedos seguían peludos y morados. Y su cabello seguía siendo azul y verde. Miró sin entender a Fabien. Pero este volvió a decirle que estaba como siempre. ¿Son imaginaciones mías?

-Pero papa y mama...

Están durmiendo. Y como se despierten y nos vean en mitad de la calle... veras.

Kuroi siguió a Fabien hasta dentro de la casa. Quiso marcharse a su habitación. Dormir y despertarse al día siguiente volviendo a ser la de siempre. Pero no pudo hacerlo.

Au sous-sol.

Levantó la vista. Vio a su padre en las escaleras, serio. Kuroi no entendía francés, sabía que su familia era francesa pero siempre hablaba con ellos en español. Por lo que no había visto la necesidad de aprenderlo. Miró sin entender a su padre, pero antes de que pudiera preguntar nada notó como Fabien tiraba de su brazo con violencia. Antes de poder entender lo que estaba pasando, Fabien y ella ya estaban bajando las escaleras del sótano. Después bajaron sus padres. Kuroi quiso preguntar que estaba ocurriendo, pero se quedó asombrada. El sótano no era un lugar lleno de trasto y a punto de derrumbarse como ella pensaba, estaba perfectamente cuidado, ordenado y limpio. Había cantidad de aparatos extraños que Kuroi no conocía. Parecía un laboratorio.

Su padre dejó una jeringuilla en la mesa, junto a otras muchas iguales. Kuroi seguía sin entender lo que estaba sucediendo. Fabien la seguía sujetando del brazo cuando se acercó su madre y intentó ponerle una cadena en el pie. Ella intentó impedirlo, pero Fabien consiguió inmovilizarla el tiempo suficiente para que su madre pudiera ponerle la cadena. Los tres se marcharon sin decir palabra, haciendo caso omiso a los gritos de Kuroi.

Suerte que insonorizamos el sótano.

Kuroi estuvo durante meses allí encerrada. Mientras sus "familia" experimentaba con ella y de vez en cuando le explicaban todo aquello por simple aburrimiento. Kuroi no entendía gran cosa de lo que la decían. Solo lo más importante. Ella podía cambiar su cuerpo de todas las formas que se le ocurrieran y ellos la habían adoptado para poder investigarla. Lo que si que no le contaron es como lo descubrieron, pero ella no preguntó. Sabía ya todo lo que necesitaba.

Siempre que estaba sola, practicaba sus transformaciones e investigaba la sala para ver por donde podía salir. Tras muchos intentos, descubrió todo lo que debía hacer. Y una noche cuando estaba segura de que todos dormían, se escapó.

Al principio pensó en volver al orfanato, pero pensó que allí sería demasiado fácil encontrarla. A parte de que los asistentes sociales llamarían inmediatamente a sus padres para decirles que estaba allí y tampoco podía explicar lo que había sucedido. Quizás la gente del orfanato quisiera hacer con ella lo mismo que los Roth.

Estuvo vagando durante meses de pueblo en pueblo. Usando su poder para poder comer y de vez en cuando dormir en algún lugar calentito. El vivir de esta manera la acabó cambiando. Empezó a usar sus poderes para hacerse pasar por grandes ejecutivos y sacar dinero del banco. Claro que también tenía que robarles la cartera para ello, pero eso no era inconveniente. Acabó teniendo el dinero suficiente para poder jubilarse.

Pensó que sería una buena idea que al haber cambiado de vida, cambiara también de cuerpo también. Y así lo hizo. Al crearse su nuevo cuerpo le pareció una buena idea que su ojo izquierdo fuera un reloj. Al cambiar tan a menudo de forma, cuando volvía a la suya propia (la nueva) la hacía siempre igual por lo que pasaron los años y ella no envejecía. Y al no acordarse -o no querer acordarse- tampoco bien de las fechas en lo que sucedió todo aquello no sabe cual es su verdadera edad.

Tras meses vagando de pueblo en pueblo acabó en Éadrom. Donde, por algún motivo desconocido, decidió establecerse oficialmente.

Si lloras por lo que no tienes, no podrás sonreír por lo que te rodea:


Apariencia más usada:


Doble K. La espia metamorfa [ID] 2ywa3cg
Doble K. La espia metamorfa [ID] 2hg9r12
Doble K. La espia metamorfa [ID] 20uplrm


Apariencia antigua:


Doble K. La espia metamorfa [ID] Ivlvgl
Doble K. La espia metamorfa [ID] 33jo9s7
Doble K. La espia metamorfa [ID] 2w5smdd


Nombre del físico: Tokisaki Kurumi. (La otra no la usa, no hace falta registrarla.)
Anime/Manga/videojuego: Date a live.

Lirith
Salón : 2 B Dromes : 158361
Reputación : 43
Mensajes : 736
Ver perfil de usuario
Lirith
RAZA ÚNICA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 16, 2015 6:54 am

Vale, ahora si ^^
(Siento haber borrado el mensaje antes, es que quise cambiar un poco la forma de narrar una escena en la historia :3)
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 16, 2015 11:37 pm

Doble K. La espia metamorfa [ID] Jibril2_zpsrd9unyu0

Recuerda actualizar a frase con tu edicion de ficha, cuando hayas terminado postea para que un moderador pase a revisarla
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 17, 2015 3:34 am

¡Ya! :P
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 17, 2015 8:52 am

Doble K. La espia metamorfa [ID] Jibril1_zpsgokwghek
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Doble K. La espia metamorfa [ID]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.