6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Destinados a encontrarnos

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Lun Jul 13, 2015 5:25 pm

La noche había cuerto por completa la ciudad de Eadrom solo las luces de las farolas iluminaban todas las calles de la ciudad, me había terminado por separar de las amigas con las que iba, cada una tenian asuntos que resolver en la noche al parecer, aunque no era muy dificil saber a que clase de asuntos se estaban refiriendo cuando mencionaron de hacer algo importante. Me había vestido con un vestido de tirantes en color rojo y con diseños de cuadros, en aquella ocasion me había recogido el pelo con una larga trenza, normalmente no lo hacía pero al ser verano hacia más calor y tener el pelo recogida daba cierto alivio. Llevaba como dos horas paseando ya por las calles de la ciudad, se suponía que hasta las diez no debía de reunirme con el resto cerca de la entrada de la plaza principal, por lo que las chicas me habían comentado había una sesión de fuegos artificiales aquella noche y como hacía buen día, se nos había ocurrido ir para verlos.

Mire mi reloj aun quedaba una hora para las diez así que no me quedaba más remido que seguir dando vueltas por allí hasta que fuera la hora de la reunión. Aunque en verdad aquella salida me hacía bien a mi misma, ultimamente me sentía demasiado triste y tenía una opresión en el pecho que no conseguía que se me quitara, aunque en realidad sabía a que se debía y tambien aquella sensación de abandono que a veces sentia, todo era a causa de la ausencia de una persona.¿Cuanto tiempo hacia que no lo había visto? ¿dos semanas?¿tres semanas? no hacia mucho más tiempo, practidamente hacia un mes desde la ultima vez que lo había visto. Cuando me recupere de la fiebre pense que volvería a verlo en las clases y que estaba vez ambos estariamos más cercanos el uno del otro....y sin embargo habia parecía haber desaparecido del instituto. Ya no recordaba las veces que había pensado que tal vez me estuviera evitando por lo sucedido mientras estaba enferma. Movi la cabeza hacia ambos lado, prefería no pensar en eso o acabaria cayendo en estado de depresión, aunque solo esperaba una cosa...que no se hubiera marchado de Eadrom.

Al final termine por apartar aquellos pensamientos de mi y acabe entando en una tienda donde o mejor dicho sentarme en la terraza que habia fuera para tomar un jugo y así hacer algo más de tiempo hasta que fuera la hora de la reunión. Lo ultimo que esperaba en aquellos momentos fue ver como una chico de cabellos morenos y ojos amarillos termino sentando en la mesa donde yo me encontraba, sin previo aviso y se quedo mirandome fijamente sin mediar palabra durante unos segundos.

- ¿Como es que una linda señorita como tu esta aqui sola? - esas fueran las primeras palabras que menciono sin quitarme los ojos de encima, no me gustaba para nada estar en aquella situación, y lo peor es que ahora mismo estaba sola así que tampoco es que pudiera pedir ayuda, por lo que no conteste a aquella pregunta que hizo simplemente hice un leve reverencia con la cabeza para despedirme y me levante la silla para irme de aquel lugar.

Sin embargo y antes de que consiguiera darme cuenta el chico me tomo de la muñeca evitando que siguiera caminando y hacer que me volteara para quedar de frente a el, mientras este seguía examinandome con aquellos ojos amarillos, igual que un cazador observaba a su presa para poder obtenerla, intente soltarme del agarre pero no pude estaba comenzando a apretar demasiado fuerte y me estaba haciendo daño.

- Sueltame, me haces daño - pero aquellas palabras solo hicieron que el chico sonriera aun mas, aquella sonrisa que comenzaba a darme escalofrios, mientras seguía intentando que me soltara por todos los medios, la situacion se estaba poniendo cada vez peor.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Miér Jul 15, 2015 7:27 am

Hoy se cumplían exactamente siete días desde su regreso a Eadrom. Había pasado el último mes tratando por todos los medios de convencer a sus hermanos menores de evitar la extraña serie de acontecimientos que se avecinaban. Como era costumbre desde siglos atrás , la familia Sakamaki ofrecía una enorme mascarada para las familias más influyentes entre los vampiros más o menos cada diez años. Raito por lo general se sentía muy atraído por ese tipo de eventos. Le encantaba bailar toda la noche y vestirse de gala, una máscara escondiendo su rostro mientras seducía a alguna bella chica para que lo acompañara mientras la luna brillaba en lo alto, vino dulce para beber, sangre tibia que degustar... sin embargo, este evento recaía enteramente sobre él esta vez. ¿Por qué? Uh, los trillizos habían matado a su madre hace unos años atrás y Raito era el hijo mayor ¿Por qué no lo organizaba su padre? Sencillamente había desaparecido tras la muerte de Cordelia y los trillizos siguieron su vida cada quien por su lado. Sin embargo los menores le habían contactado un mes atrás alegando que siendo el mayor debía estar presente para ofrecer la fiesta.  Por más que intentó convencer a sus hermanos de que aquella fiesta era totalmente innecesaria con la ausencia de sus padres, los vampiros no dieron el brazo a torcer y exigieron su presencia. Raito supo inmediatamente que aquello significaría una larga temporada fuera de Eadrom por lo que decidió tomar el primer vuelo a Rumania para convencer a Kanato y Ayato, sus hermanos, para que dejaran ese capricho y volver a Eadrom en ,máximo, una semana. No lo logró y cumplió un mes fuera de la ciudad.

No es que tuviera amigos a quienes avisar por su repentina ausencia, ni mucho menos le importaba demasiado el perder clases en el instituto pero ella... Tampoco le había dicho que se marchaba y cuando las cosas se salieron de sus manos solo pudo sentirse culpable. Por eso aún no había vuelto al instituto , quería encontrar una buena manera de toparse con ella y explicarle pero ¿Qué le iba a decir? ¿Lo siento? ¿Debí haber avisado? Niño estúpido...el tiempo nunca te hará cambiar, siempre haces lo que quieres y cuando quieres , sin pensar en las consecuencias. Podía haber vivido muchas vidas, todas diferentes y visto muchísimas caras, pero incluso con la edad que tenía no era más que un adolescente,después de todo su especie no envejecía de la misma forma en que lo hacían los demás...  Podía lucir maduro, ser inteligente pero a veces -y le costaba admitirlo- era impulsivo y estúpido. Tanto le había costado aceptar sus sentimientos por Lily y había echado a perder todo.  ¿Crees que va a recibirte con una sonrisa pintada en la cara? Te odiará, se irá , igual que Arith se fue por tu estupidez.

Oh, que doloroso pensamiento.

Por eso no había pisado el instituto aún y el tiempo se estaba agotando. Aún tenía algunas cosas que preparar en el castillo, las invitaciones habían sido enviadas y él debía volver a Rumania pues la fiesta sería en tres días ¿Entonces por qué había vuelto? ¿Por qué caminaba por las calles oscuras de Eadrom si estaba tan ocupado? Otro capricho.

Tratando de despejarse salió de la habitación del hotel donde se estaba hospedando y comenzó a caminar para despejar su mente.Había tenido la idea de alimentarse de alguien pero tampoco tenía muchas ganas de eso, por lo tanto decidió dar vueltas sin rumbos y tal vez comer algunas golosinas . Encontró una tienda luego de unos minutos, había escuchado que esa noche habría una especie de juego de luces en el cielo por alguna celebración en la ciudad y que allí se podrían ver desde la terraza, no le pareció mala idea e ingresó a la tienda comprando unos dulces y luego subiendo hasta la terraza. Lo raro fue que apenas ingresó al lugar detectó un aroma  bastante familiar, uno que no se borraba de su cabeza y que pertenecía a la dueña de sus actuales preocupaciones. Luego de pagar por los dulces  y llevarse una paleta a la boca comenzó a caminar algo ansioso hasta la terraza, sabía que ella estaba allí.

Lily...

Subió por las escaleras, una falsa calma invadiéndole y un par de voces que le gritaban que esto era solo fruto de su ansiedad  Está aquí ¿Qué estaría ella haciendo allí? ¿Había tenido la misma idea que él?   Está  aquí  ¿Acaso él había sentido su aroma desde mucho antes y había ido hasta allí inconscientemente?  No lo supo y tampoco supo cuando fue que su cuerpo reaccionó tan rápido para llegar donde ella estaba y apartar la mano del chico de cabellos oscuros de la muñeca de Lily. Raito olvidó inclusive ser delicado, había sujetado la muñeca del joven tan fuerte que pudo escuchar un pequeño sonido y el chillido de agonía de él, entonces se puso en medio de Lily y el desconocido, los ojos verdes brillando amenazadores en la oscuridad -¿Acaso planeabas hacerle algo? -le pregunto fríamente. Su rostro no mostraba enfado alguno, al contrario, cualquiera diría que estaba hablando del clima pero su voz era otra cosa . El desconocido volvió a soltar un chillido -Mi muñeca...-Raito apretó un poco más y la movió hasta de sacarla de lugar, el joven soltó otro alarido de dolor -¿Qué?-el vampiro volteó ligeramente para observar a Lily detrás de él. Parecía igual que siempre, no notaba ningún rasguño ni nada parecido,volvió la vista al frente -¿Sabías que si apretara tu cuello de esta forma ya no estarías respirando? -Estaba furioso por todo esto. -Discúlpate y lárgate antes de que decida arrancarte el brazo - el chico chilló nuevamente, mirando a la joven mago detrás de Raito. Laito se movió un poco para que lo hiciera sin soltarle en ningún momento.

Vaya forma de encontrarse con ella. La peor definitivamente. Después de todo ella no había presenciado nunca que fuera cruel con alguien de esa forma.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Miér Jul 15, 2015 3:02 pm

El murmullo de la gente que había alrededor podía escucharse perfectamente, sin embargo y aun viendo la situación en la que me encontraba parecía que nadie se atrevia a moverse, tal vez por miedo a que les pasara algo a ellos o simplemente por que pensaban que aquella solo era una escena de la pelea de unos novios, lo cual estaba completamente alejada de la realidad. El chico seguía mirandome aquella sonrisa divertida y traviesa al mismo tiempo, mientras yo seguía intentando soltarme de su agarre podía notar como apretaba mi muñeca para evitar que me escapara ¿Que podía hacer ahora?. No quería usar mis poderes había demasiada gente alli y podría dañar a alguien sin pretenderlo y en lo que se refería a fuerza fisica no es que fuera muy fuerte. Entrecerre un poco los ojos al notar como este hacía algo de fuerza para acercar mi cuerpo al suyo y no pude más que pensar en una cosa en el aquel momento.

"Raito"

Y de pronto sentí como el agarre en mi muñeca se soltaba pero de forma tan brusca que me hizo retroceder unos pasos, casí llegando a perder el equilibrio, aunque consegui recuperarlo para cuando abri los ojos de nuevo mirando hacía donde se encontraba aquel joven de cabellos oscuros, ya alguien se había puesto entre medio de el y yo. En aquel momento fue como si hubiera entrado en un sueño, el cual había soñado durante todo un mes, aquella espalda que ahora podía ver, aquellos cabellos rojos, aquella voz que ahora sonaba realmente alterada....Raito estaba alli frente a mi.

No era capaz de decir palabra solo podía ver con los ojos muy abiertas, como la persona a la que había estado buscando por todo un mes había aparecido ahora frente a mi. Sin embargo el grito de dolor del chico me hizo salir de aquella especie de sueño en la que me encontraba. Raito había cogido al chico por la muñeca y por como sonaba su voz realmente estaba enfadado ¿se habia puesto asi por mi?, para cuando quise darme cuenta el chico se estaba disculpando y en cuanto Raito lo solto salio corriendo del lugar.

No pude más el impulso de mi cuerpo fue mayor a cualquier razonamiento que pudiera hacer en aquel momento, extendi mis brazos hacía el y fue hasta donde se encontraba y aunque solo fuera desde su espalda lo abrace con fuerza hundiendo mi rostro en su espalda.

- Raito ¿de verdad eres tu? - no podía evitar hacer aquella pregunta, durante todo un mes no había sabido nada de él, por más que lo había buscado por todo el instituto no había sido capaz de encontrarlo y sin embargo allí estaba cuando más peligro había corrido había aparecido y me había protegido - ¿Donde has estado? te extrañado tanto y no era capaz de encontrarte en ningun lugar - una pequeña lagrima recorrieron mi rostro, debido a la tensión que había pasado por el chico y ahora el recuentro con aquel a quien más anhelaba era dificil controlar mis propias lagrimas.

Podía ser que todos los de aquel resturante no estuvieran viendo en aquel momento, pero la verdad es que ahora mismo todo había desaparecido para mi, el único que quedaba en aquel lugar era Raito y no quería soltarlo, me daba miedo hacerlo, sentía que si lo soltaba volvería a perderle y aquello me aterrorizaba de solo pensarlo.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Jue Jul 16, 2015 8:55 pm

Solo tomó unos segundos y el muchacho de cabellos oscuros se disculpó escuetamente, completamente atemorizado por la presencia del vampiro quien le soltó inmediatamente cuando las palabras "Lo siento" salieron de su boca. Raito observó fijamente como salía corriendo perdiéndose entre la poca gente que había en la terraza hasta perderse de su vista, soltó un suspiro que fue más parecido a un resoplido de molestia por la situación hasta que sintió unos delgados brazos rodear su torso y algo húmedo mojar la fina tela de su camisa. Inmediatamente la tensión abandonó su cuerpo y se sintió como no se había sentido en Rumania. Bien, a gusto, cálido y querido. Subió sus manos, que como siempre estaban frías, hasta sujetar las de Lily que eran tan tibias que podía quedarse sosteniéndolas todo el día sin darse por enterado.

-Lily...-murmuró. Notaba que estaba llorando y se sintió enteramente culpable por ello. No había pensado que marcharse le afectaría tanto a la joven y mucho menos que el viaje se alargaría tanto tiempo.  La gente mandaba miradas furtivas hasta las dos figuras cercanas a la barandilla de la terraza. - Estuve en...en casa -soltó titubeando porque no sabía que responder exactamente ¿Ella realmente no estaba molesta? ¿Solo se sentía triste por su ausencia? Entre todas las posibilidades él solo se había imaginado las peores cosas , nunca un recibimiento de esta magnitud.  

Lentamente se soltó del agarre de la chica y se giró para poder verla a la cara. Inmediatamente sus ojos verdes se clavaron en los suyos y le sonrió un poco para que dejara de llorar, limpiando con sus pulgares las lágrimas que brillaban en sus mejillas- No quise irme sin avisar pero todo fue inevitable, lo siento. Lo siento mucho Lily -dijo. Lo que decía era verdad. Ahora que aceptaba que la quería y sobretodo ahora que no le importaba su naturaleza de mago no tenía intención de hacerle daño , pero a veces podía hacerlo incluso sin darse cuenta, estaba demasiado arraigado en su naturaleza el ignorar los sentimientos ajenos hasta que el daño estuviera hecho,le costaba darse cuenta de las consecuencias de sus acciones. Inmediatamente le sujetó una de las manos para llevarla a la mesas libre más cercana, no le disgustaba el hecho de que la gente les mirara pero tampoco lo creía adecuado así que se acomodó y esperó a que ella hiciera lo mismo, una vez así volvió a hablarle.

-Yo no creí que estaría fuera tanto tiempo...pero tenía que encargarme de unas cosas, mis hermanos me llamaron, me fue imposible negarme y ahora
-hizo una pausa entrecerrando la mirada. ¿Qué iba a decir? ¿Lo siento, pero tengo que volver a irme dentro de unas horas? . Negó suavemente con la cabeza, no, simplemente no podía irse así como así cuando apenas se habían vuelto a ver, entonces una loca idea cruzó por su cabeza y como no, no iba a aceptar un no por respuesta -Ven conmigo Lily , ven conmigo a Rumania esta vez. - Dijo. ¿Era loco pedir algo así tan de repente? Tal vez pero para Raito las cosas no funcionaban igual que para los demás y si quería que ella fuera con él se lo diría y no aceptaría un "no " por respuesta tan fácilmente.

Guardó silencio luego de esa petición, estirando su mano sobre la mesa para sujetar la de Lily. Esperaba una respuesta afirmativa a esa pregunta. En verdad lo hacía.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Vie Jul 17, 2015 5:12 pm

No dejaba de pensar que si lo soltaba en aquel momento terminaría por volver a desaparecer, aunque en realidad aquel pensamiento se debia solamente a como habiamos estado la ultima vez que nos habiamos visto, juntos los dos, hasta que termine por quedar dormida por las medicinas. Se sorprendi un poco al sentir como sus manos tomaban las mías, tenía la sensación de que habia pasado toda una eternidad desde la ultima vez que había sentido aquel tacto.

Al final termine por escuchar nuevamente su voz, escuchaba como decía mi nombre y ademas ¿que habia estado en casa?, eso si llego a sorprenderme. Raito no solía hablar mucho sobre su familia, en realidad solo lo había escuchado hablar una vez sobre su madre ¿habría pasado algo en su casa que lo había hecho marcharse? y ahora que tambien lo pensaba, no sabía donde se encontraba el hogar de Raito, nunca habíamos hablado sobre ellos, sobre todo por que el mismo aun no terminaba de aceptar sus sentimientos por mi, pero ahora era distinto, me había dado su corazón al igual que yo le había dado el mio a el.

- Lo siento es que...con lo que ha pasado mis nervios se han alterado un poco y como hacía tanto que no te veía - mencione intentando sonreir un poco mientras el mismo limpiaba mis lagrimas consiguiendo que me tranquilizara con solo ver nuevamente sus ojos mirar a los mios, lo quería eso era algo que no podía negar- ¿Paso algo en tu casa, Raito? - consegui decir mientras lo miraba ya más calmada que anteriormente.

Senti como tomaba mi mano y me llevaba con él hasta una mesa, para al final quedar los dos sentados. Mi mirada se quedo clavada en su rostro, queriendo ver cualquier expresión que pusiera. Mientras no podía dejar de escuchar lo que decía, se disculpaba conmigo por haberse marchado así de repente, mencionando incluso a sus hermanos en aquella conversación. Parecía que si había pasado algo en su casa y por esa razón sus hermanos lo habían llamado para que fuera, pero no menciono exactamente de que se trataba y me daba algo de vergüenza preguntar que era lo que había pasado.

-¿Esta todo bien en tu casa, Raito? ¿ha ocurrido algo? - pregunte ladeando un poco el rostro, aunque las siguientes palabras de Raito si que me llegaron a sorprender, mis ojos se abrieron más de lo normal mientras mis ojos se clavaban en los ojos verdes de él- ¿Ir contigo a Rumania?....-aun no podía creer la pregunta que acaba de hacerme ¿irme así de repente con el a Rumania? ¿es que acaso tenía que volver a irse por mucho tiempo? la sola idea de pensar que podía irse durante tanto tiempo hacía que corazón se me encogiera.

No se cuanto tiempo estuve callada pensando en aquello que me había dicho, intentando comprender todo lo que pasaba y lo que el mismo me había dicho. No tarde en sentir como su mano volví a tomar la mía, aquel tacto de su mano fria con la mia tibia, de alguna forma siempre me había llegado a tranquilar y entrelace mi mano con la suya para terminar sonriendo un poco.

- La verdad es que creo que me iría contigo a cualquier sitio, sin pensarmelo dos veces, Raito - volvi la vista a el y sonreía mas ampliamente mientras lo miraba fijamente- Así que supongo que la respuesta a esa pregunta, es un si quiero ir contigo a Rumania - acarie un poco la mano que tenía entrelazada con la mía, sin dejar de sonreír ni un momento, quería quedarme a su lado.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Dom Jul 19, 2015 7:46 am

Una vez ambos estuvieron sentados y acomodados debidamente, las demás personas dejaron de prestar tanta atención a los dos jóvenes. Raito soltó un suspiro aliviado al ver que Lily había dejado de llorar y no estaba molesta con él ¿Quién lo hubiera creído? Al parecer el amor que profesaba por él era tan sincero como lo había sido el de  Arith en su tiempo No puedo irme...no se cuando volveré

-Todo está bien allá solo que...-titubeó otra vez. No sabía como explicar la situación en que se encontraba exactamente, podría decirse que todo el peso de su apellido recaía sobre él ahora que su madre estaba muerta y su padre había decidido "desaparecer" del mapa. Sus hermanos eran apenas minutos menores que él pero aún así ellos no podían representar el papel de la cabeza. Enseguida escuchó a Lily completamente sorprendida, Raito apretó ligeramente sus manos entrelazadas sin perderse el cambio de emociones  en el rostro de la chica, la impresión primeramente, el mutismo tan inquietante que sucedió después y finalmente la sonrisa de franca en su rostro. -¿Lo harás? -respondió preguntando, los ojos verdes bien abiertos. La verdad es que la respuesta le tomó un  poco por sorpresa, no por su contenido, si no por aquellos sentimientos que despertaron dentro de él cuando la escuchó. Ella parecía completamente decidida en acompañarle y no separarse de él aunque Raito solo le causara dolor, involuntario, pero dolor al fin.

-Yo...pensé que me odiarías luego de irme sin avisar -admitió de repente, su mano acariciando con suavidad la suya, sus ojos sin apartarse de los de ella - Pero me dices que irías conmigo a cualquier parte Lily ¿incluso si debemos irnos ahora mismo? Por qué ...así es, debemos irnos ahora -dijo. Aspiró profundamente un momento  y al final se permitió sonreír, como si el peso del mundo se le hubiera sacado de encima. -Mi madre está muerta Lily y mis hermanos son menores que yo, he estado lejos del castillo muchos años y ahora tengo que asumir mis responsabilidades , mi familia es muy importante entre los vampiros...y se tienen que tratar ciertas cosas para evitar peleas entre ellas, esta vez...es solo un simple baile que se realiza en honor a la unión de una familia y otra, sin embargo si no se hace puede significar una gran ofensa. O eso me han dicho mis hermanos ...partí a Rumania hace un mes para convencerlos de terminar con esa tontería pero tienen razón, es algo imposible de evitar -Raito había cerrado los ojos mientras le explicaba todo eso. Sí,podría sonar divertido pero también era peligroso. Lily no era una vampiresa y Raito tendría que pensar en la manera de evitar que se dieran cuenta de su presencia puesto que aquella mascarada era exclusivamente para los vampiros de élite. Sangre pura sobre todo  y muchos de ellos veían a los demás como simple alimento. Sobre todo a los humanos.  - Es una locura llevarte allá...pero volví porque no podía seguir lejos de tí -admitió siendo completamente franco con sus sentimientos. Había querido estar con ella todo ese tiempo que estuvo en  Rumania y el volver solo fue algo que hizo para verla, para explicarle la situación y ahora quería llevarla con él Es peligroso...mucho ¿la puedes cuidar, niño? Lo haría...lo haría, él conocía formas de ocultar la escencia no vampírica de los demás seres sobrenaturales, solo era algo que debía cuidar  - Tenemos que partir enseguida, no te obligaré a ir pero realmente me hace feliz que aceptes venir ...- finalizó. Estaba algo inseguro de esto pero lo haría. Ambos irían a Rumania.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Jue Jul 23, 2015 11:37 am

Parecía como si hubiera pasado más tiempo desde la ultima vez que lo había visto, extrañaba tanto aqellas pequeñas caricias que solía darme, pequeñas pero tan importante para mi el poder sentir su piel rozar la mía. Por mi mente no hacía más que pasar la idea de que no quería volver a separarme nuevamente de el, o al menos no durante tanto tiempo. Era por eso que le había dicho que si, que iría con el a Rumani sin importar nada más, en aquel momento me daban igual las clases o cualquier cosa relacionada con el instituto, solo quería permanecer a su lado. ¿Estaba siendo irracional? puede que un poco, la verdad es que nunca había pensado que pasaría de todo por estar con alguien, pero el haber conocido a Raito me había cambiado.

- Si lo hare, por que has sido tu quien me lo ha pedido - seguia sujetando su mano continuando con aquellas caricias sobre ella, ¿que más podia pedir en aquel momento?, nada aquello era todo lo que quería poder estar así con el toda aquella noche y no separame de el, recuperar el tiempo que habíamos pasado separados el uno del otro y por su mirada, sabía que el tambien pensaba de la misma forma que yo.

En ese momento fue cuando Raito comenzo a explicarme el motivo de su ausencia, ya había dicho que había tenido que regresar a casa, pero la verdad es que no sabía el motivo de aquel regreso y ahora empezaba a relatarmelo. Y mientras lo relataba me daba cuenta de que en realida apenas sabía cosas sobre su familia o que era lo que el representaba dentro de ella. Por lo que me contaba al parecer Raito era el miembro más importante de su familía en aquellos momentos, era el que debía de dirigirla y el motivo del viaje era un baila de mascaras entre vampiros.

¿Sería buena idea estar rodeada de tantos vampiros? sabía que algunos no se tomaban muy bien la presencia de humanos o otros seres cera de ellos, aunque Raito no era de aquel tipo, el era diferente. Para cuando cai en la cuenta de que debíamos de partir de inmediato, practicamente ya había acabado de conterme el motivo de aquel viaje, y de que había estado con sus hermanos para intentar convencerlos de que aquella fiesta no se realizara.

- ¿Tan pronto? pero si es así tengo que avisar a alguien para que avise en el instituto y ademas...no tengo ningun maleta preparada, tendria que ir a la casa azul para coger algo de equipaje -empezaba a tener muchas cosas en la cabeza, que tuvieramos que irnos justo en ese momento me había tomado por completo desprevenida, pero sabía bien a quien debía de avisar para que nadie se preocuparaba de mi repentina desaparición en el instituto así que con mi mano libre abri el bolso y tome mi celular, sin embargo antes de marcar escuche las ultimas palabras de Raito consiguiendo que me sonrojara- ¿Volviste por mi, Raito? - mis mejillas se sonrojaron formas bastante intensa y mi corazón se había acelarado con solo aquellas palabras, no podía explicar con palabras lo que aquello había significado para mi.

Me levante casi de golpe cuando el telefono sono en mi mano, cuando vi quien era quien me llamaba y la hora comprendí que se me había pasado el tiempo casi sin darme cuenta, de seguro iba a gritarme cuando descolgara el telefono, pero despues de todo era la persona con la que tenia que hablar.

- Sofia...-dije despues de descolgar el telefono a lo que sono un grito diciendo mi nombre casi con desesperación- calmate estoy bien, solo se me ha pasado la hora pero no voy a poder ir a ver los fuegos artificiales con vosotros -mencione mientras en el otro lado de la linea la chica con la que hablaba parecía que iba a enloquecer por no saber donde estaba ni que era lo que había pasado y casi no me dejaba hablar- Sofía escuchame....estoy con Raito calmate, tengo que irme por un tiempo, así que avisa a los profesores por mi - nada más escuchar el nombre del chico, Sofía parecía haberse tranquilizado y ahora se quedaba en silencio - Te lo explicare mejor cuando regrese pero ahora...-volvi por un momento la vista a Raito - de verdad que necesito irme - tras decir aquello colge el telefono y mire a Raito decidida a irme con el, solo debía de decirme hacia donde debía de ir y lo haría sin pensar.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Lun Jul 27, 2015 8:02 am

Raito entendía perfectamente que pedirle algo así tan de repente implicaba muchas cosas. No le daría tiempo de avisar su ausencia en el instituto por ejemplo y a diferencia suya de seguro eso era algo importante. Suspiró escuchando sus palabras, tenía razón...debía dejarla preparar las maletas aunque sea A veces eres peor que un niño ¿lo sabías? Sí, lo sabía y sin embargo no estaba de humor para pensar en detalles pequeños como ese. Abrió la boca pretendiendo responder a lo que ella había dicho pero enseguida escuchó otras palabras y sonrió encantado por las mejillas rosadas que la chica mostró al hacer su pregunta. Él asintió como única respuesta mirando como ella buscaba algo en su bolso que resultó ser su celular e inmediatamente después este sonaba logrando que Lily se levantara presurosamente de su asiento. Raito apartó la mano enseguida pero sus ojos no dejaron de seguir atentamente los movimientos de la maga.

En la distancia pudo escuchar claramente la conversación de la chica pues aunque su oído no estaba tan desarrollado como su olfato, resultaba ser más fino y delicado que el de un humano y por eso no evitó reírse un poco de su conversación.  

Cuando la chica hubo terminado y finalmente sus miradas volvieron a encontrarse el vampiro le sonrió un poco de manera amable y le indicó que se sentara otra vez, cuando lo hizo mantuvo un poco de silencio antes de hablar. -El vuelo sale en una hora, creo que puedes ir a buscar tus cosas al instituto si quieres pero no es algo necesario, allá puedo comprar todo lo que necesites -sonrió tomando una de sus manos y depositando un ligero beso en sus nudillos, justo en ese momento el cielo se iluminó por completo acompañado del sonido de varias explosiones, el vampiro levantó la vista un momento para ver el espectáculo de luces en el cielo pero solo fue por lo inesperado de la situación pues inmediatamente bajó la vista otra vez  para ver a Lily a los ojos - Rumania es un lugar muy bonito, te gustará -Prometió con una sonrisa en el rostro mientras se levantaba nuevamente, el cielo seguía lleno de luces de colores y desde la terraza se veía espectacular sin embargo tenían que irse.

-Ah...-dijo de repente deteniéndose en mitad del lugar pues ya habían dado varios pasos - ¿has subido a un avión antes? ¿No tienes problemas con la altura y todo eso? ¿Mareos? - comenzó a hacer ese tipo de preguntas porque sabía que a diferencia de él Lily podía sufrir cualquier tipo de malestar  y quería estar "preparado" después de todo serían varias horas de viaje desde Japón a Rumania. -Bueno...supongo que estarás bien -asintió poco convencido conduciendo a la chica por las escaleras que daban a la planta baja del edificio y luego directo a la calle. No soltó su mano en ningún momento porque, pese a no dcirlo (cosa rara porque Raito siempre decía  todo lo que pensaba) sentía la necesidad de tener a Lily cerca suyo. Si no fuera así...no la estaría llevando con él a un país lejano y desconocido.

Una vez estuvieron en la acera, sacó su celular de uno de los bolsillos de su pantalón  y miró a Lily pidiéndole un minuto para hablar, marcó una serie de números y esperó Contesta... pensó exasperado tras escuchar tres tonos , chasqueó la lengua cuando descolgaron del otro lado y escuchó el somnoliento tono de voz de un hombre del otro lado - Sato...sí, sí, lo sé, es tarde, estás dormido pero necesito un favor -dijo usando el tono más calmo que tenía. El resto de la conversación solo fueron un par de  sonidos bajos de parte de Raito y  un par de gritos del otro lado de la linea para finalizar en un  -Un boleto más en el mismo vuelo...sí, sabes bien los detalles - . Finalmente la llamada terminó con eso y el muchacho guardó el celular nuevamente en su bolsillo esperando el primer taxi que pasara para ir al instituto o al aeropuerto según Lily decidiera, después de todo estaban algo alejados de cualquiera de esos lugares para usar sus poderes.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Miér Jul 29, 2015 3:24 pm

Una vez mi llamada telefónica había terminado volvía la vista hacia Raito, el cual también estaba observándome mientras había estado hablando por teléfono. Me sentía algo nerviosa por dentro y también algo impaciente por el viaje que iba a tener con el chico de cabellos rojos, por mi ausencia en el instituto no tenía por que preocuparme, sabía que ella se encargaría de todo, ahora mismo solo quería pensar en nada me iba a detener para irme con Raito. Volví a sentarme de nuevo en la silla, dejando que el chico volviera a tomar mi mano y me diera un pequeño beso en los nudillos, cosa que me hizo sonreír bastante.

- No quiero ocasionarte más gastos, en el instituto tengo mucha ropa puedo preparar una maleta ligera y llevarla conmigo aunque... ¿Cuánto tiempo vamos a estar allí? - pregunte ladeando un poco el rostro, no había caído en eso hasta aquel momento seguramente la fiesta solo sería un día pero...habría días de preparativos por medio o eso suponía- Además creo que vas a tener que ayudarme un poco, no se exactamente que tiempo hace allí en Rumania - comente con una sonrisa para que un gran estruendo y varias luces brillantes comenzaran a iluminar el cielo, los fuegos artificiales que había ido a ver con mis amigas, finalmente hacían acto de presencia.

Aunque no hubo mucho tiempo para verlo, pues como había dicho Raito debíamos de coger un vuelo aquella misma noche, no sabía a que hora salía aquel vuelo, pero antes debíamos de pasar por el instituto para poder recoger mis cosas y seguramente tendríamos que salir en poco tiempo, por lo que no podía quedarme a admirar los fuegos artificiales como tenía en mente en un primer momento.

- La verdad es que no sabría decirte, no recuerdo haber montando nunca en ningún avión, pero normalmente no tengo problemas para viajar - comente sonriendo un poco mientras acariciaba suavemente su mano y lo miraba directamente a los ojos.

Nos levantamos de nuestros asientos y sin soltar mi mano en ningún momento hicimos el camino que llevaba a la planta baja de la cafetería. Era hora de que nos pusiéramos en marcha para ir a Rumania, los dos juntos esta vez....ante aquel simple pensamiento mis mejillas se sonrojaron bastante. Hasta aquel momento solo había pasado algún tiempo con Raito y entre encuentro y encuentro no lo veía por una larga temporada, aunque la ultima había sido la mas larga de todas. Pero una vez que estuviéramos en Rumania, dependería completamente de el, no conocía nada de aquello y si las fiesta que iba a celebrar en su casa era completamente para vampiros...seguramente no podría asistir a la fiesta si él mismo veía que aquello podría ser peligroso para mi.

Muchas más preguntas acudieron a mi mente mientras veía a Raito hablar por teléfono ¿estaría avisando a sus hermanos? la verdad es que no tenía la menor idea, era solo una posibilidad. En cuanto lo vi de nuevo acercarse a mi, un impulso lleno de sentimientos me hizo tomar su rostro con ambas manos y dejar mis labios sobre los suyos en un suave beso. Solo quería sentirlo un poco más cerca de mi y comprobar que efectivamente aquel no era un sueño del que iba a despertar.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Jue Jul 30, 2015 7:25 pm

-El clima es casi el mismo que en Eadrom, me refiero a que es verano -ladeó el rostro ligeramente - Sin embargo allá...-Raito se encogió de hombros un momento pensando -Creo que es mejor que lleves ropa que te mantenga abrigada. Y algo bonito para la fiesta -respondió finalmente sonriendo de manera encantadora con esa última frase. Pese a que resultaba ser verano en Rumania, la zona donde estaba el castillo era una zona montañosa, casi oculta y allí la temperatura variaba muchísimo del resto del país. Siempre llovía mucho y las nubes cubrían el sol la mayoría del tiempo, era un lugar que se caracterizaba por paisajes tristes e incluso misteriosos ¿acaso no vivía en un lugar adecuado? ¿acaso la historia de Dracula no se había ambientado en ese país por lo mismo? Una vez estuvieron de camino a la calle y Lily respondió sus preguntas, Raito le escuchó de manera ausente, seguía pensando en como ocultaría a la chica o más bien ocultaría el hecho de que no era una vampiresa ¿Por qué haces una locura como esta? Ah, el amor, la respuesta era tan sencilla...

Y si...fue eso porque mientras hablaba por teléfono sus ojos no se despegaron de la chica, casi hipnotizado por su simple presencia y pese a que su atención estaban centrada al otro lado del teléfono ¿Cómo había dejado que esto ocurriera con él otra vez? Siempre se veía cautivado por los sentimientos puros de las personas más indefensas...así había pasado con Arith y había vuelto a pasar con Lily. El amor era algo a lo que le tenía tanto miedo y también algo que anhelaba muchísimo.  Era algo incluso más fuerte que su comportamiento promiscuo o su retorcida mentalidad Qué me hiciste... pensó irremediablemente cuando volvió a su lado y ella se acercó a él nuevamente, las tibias palmas  de la chica sujetando su rostro. Raito abrió los ojos ligeramente sorprendido por el repentino acercamiento pero reaccionó inmediatamente, devolviendo el beso con ferocidad, sujetando su estrecha cintura con ambas manos le acercó más a su cuerpo para sentir la calidez de su ser, quería , si era posible fundirse con ella. Tanto había anhelado un beso suyo en todo el mes que pasó alejado de ella ¿Por qué? ¿Por qué se sentía así? Pasados unos segundos se alejó solo un poquito y lamió la comisura de los labios de la chica, aún con el sabor de su boca en la suya, dulce, tibia, suave. Y sin alejarse de ella,ni soltarse, le miró fijamente a los ojos, le gustaban. Eran verdes, casi iguales a los suyos sin embargo no había manchas de un pasado tortuoso como lo había en los de él. - Te extrañé -dijo lentamente, sus ojos brillando en la oscuridad de la noche, era sincero con ella, solo con ella.Porque la quería.

Él sonido del juego de luces en el cielo dejó de escucharse y a su alrededor solo pasaban unas cuantas personas que pensaban ver a dos adolescentes enamorados, sería tan sencillo si tan solo fuera así. Ser un vampiro y el hecho de vivir por tanto tiempo le había traído todo tipo de cosas, jamás sería tan bueno como ella ¿Cómo sobrevivir a la eternidad si así fuera? Sería aburrido y a Raito le encantaba divertirse.  Sonrió un poco antes de apartarse de su rostro,muy despacio, apreciando el evidente sonrojo y las expresiones de la chica -Vamos,debemos apurarnos-le dijo con cariño y soltando sus caderas con pereza mientras se volteaba un poco parando un taxi que pasaba.  Tomó su mano nuevamente, no quería soltarla. No quería apartarse -¿Vamos al instituto a buscar tus cosas? -le preguntó antes de subir y hacerle una seña al taxista para que se pusiera en marcha.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Dom Ago 02, 2015 3:45 pm

Bueno segun sus propias palabras iba a tener que llevar ropa de abrigo para ir a Rumania, menos mal que el conocía el lugar sino posiblemente hubiera acabado por tomar solo ropa de verano, para los días que ibamos a pasar allí. Aunque me hizo sonreir un poco cuando menciono que debia de llevar tambien algo bonito para lucir en la fiesta. ¿Como serían las fiestas de los vampiros? en mis pensamientos me imaginaba una gran fiesta con muchas luces, aunque había una pequeña parte que me tenía un poco preocupada, sabía que Raito solía comer dulces pero ¿que sería lo que tenian de comida en aquel lugar?¿solo sangre? ¿y si me tomaban por alguna especie de aparetivo que el anfitrión de la fiesta había llevado?...aquello hizo que mi cara se pusiera un poco palida, aunque en realidad no pensaba que tuviera por que preocuparme despues de todo, el siempre iba a estar vigilandome. Igual que lo hacía ahora cuando hablaba por telefono, teniendo sus ojos sobre mi cuerpo para evitar perderme de vista, estaba segura que en la fiesta sería igual, así que termine por relajarme.

Sus labios habia extrañado tanto que tuvieran aquel contacto con los mios, durante todo un mes no habia podido besar sus labios, ni tampoco sentir su cuerpo pegado al mio, aun cuando el suyo no era calido con el mio eso no evitaba que siguiera añorando aquella mezcla de mi calor con su frio. Mis ojos se cerraron completamente ante aquel tacto, sintiendo como tomaba mi cintura para acercarme a su cuerpo, mientras yo seguía sujetando su rostro con toda la ternura que podía.

- Yo tambien te he extrañado mucho, Raito...-susurre cuando sus labios se separaron de los mios, y mis mejillas se sonrojaron mas al notar como suavemente lamia mis labios con su lengua, era algo que hacía por primera vez, por eso tal vez me sorprendio un poco más, aunque escuchar como me decía "Te he extrañado" me hacia sonreir aun más y sentirme aun más querida por el, no era muy normal que el dijiera ese tipo de cosas pero despues de estar tanto tiempo separados debía de ser algo normal.

Los fuegos habían terminado ya y la gente comenzaba a dirigirse a otros lugares de la ciudad para seguir pasando la noche, por mi no había ninguna prisa podía haberme quedado allí junto a Raito toda la eternidad, solo para estar junto a el. Pero teniamos que tomar un avión para esta vez si ir los dos juntos, al hogar donde Raito habia nacido y había pasado toda su infancia, el lugar donde sus hermanos lo esperaban y donde no tardaría mucho en haber una fiesta exclusiva solo para los vampiros.

- Si, quiero ir a recoger un par de cosas antes de irnos, no quiero ocasionar gastos en tu casa - mencione mientras me dejaba dirigir por el chico mientras sostenia mi mano esperando que alguno de los taxis se detuviera para poder ir a ese viaje los dos juntos.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Lun Ago 03, 2015 7:14 pm

Estuvo muy tentado de volver a besarle al notar el adorable sonrojo que adquirió tras lamer sus labios ligeramente, incluso rió un poco por aquel gesto,  le gustaba admirar esos pequeños cambios en la chica pues eran cosas como aquellas las que la volvían alguien completamente diferente a él. Pero optó por no hacerlo y regalarle una sonrisa ante sus palabras mientras el taxi paraba frente a ellos, inmediatamente después de subir le indicó al conductor que se dirigiera al instituto Takemori entendiendo que Lily no quisiera ser una molestia cosa que obviamente no sería así de ninguna forma. -No lo vería como un gasto , no quiero que pienses eso Lily-chan -le dijo en un tono austero aunque tuviera miles de razones para decirle aquello y sonar pretencioso. El auto ya estaba en movimiento entonces el vampiro pasó un brazo alrededor de la chica para acercarla un poco más a él en un gesto sumamente posesivo de su parte. No quería separarse en estos momentos, no después del tiempo separados ¿Acaso por fin estaba aceptando sus sentimientos? Sí, lo hacía y debía dejar de ser tan receloso con ellos, finalmente volteó el rostro hacia la chica observándole .- Serás mi invitada -susurró. Luego se movió a fin de poder sujetar su mentón para que se miraran de frente, sus ojos verdes clavados en los de ella con una expresión tranquila pintada en la cara aunque los mismos brillaran con picardía en ese instante,  no pudiendo contenerse más al ver los rosados labios de la chica entreabiertos se acercó  para poder besarle otra vez. Primero solo posó los labios sobre los de ella con suavidad, disfrutando del sabor de los mismos pero poco a poco  el beso pasó a ser uno  más voraz y apasionado, muestra de lo mucho que le había deseado en todo el tiempo que había estado lejos de ella. La mano que había estado sujetando su mentón lentamente descendió por su cuello en una suave caricia sobre la tibia piel , siempre le había gustado eso de ella, la diferencia de temperaturas entre su piel y la suya. Sonrió un poco apartándose solo un centímetro, casi respirando su mismo aire, sus ojos mirándole de manera penetrante, siempre atractivos para cualquiera que los veía  - Incluso considero que serás lo más importante para mi en esa fiesta,- le dijo, la voz un poco ronca sin embargo pese a la manera de decirlo el lo hacía siendo completamente sincero. Para él ya no había nada importante en aquel castillo, todo se había vuelto algo más que una carga luego de asesinar a su madre y volver solo le hacía pensar en cosas que no le gustaban. Las crisis de su infancia, los cambios constantes de personalidad en su madre y sobre todo su muerte, cada pasillo del castillo era un recuerdo diferente que él prefería olvidar. -Puedes pedir todo lo que desees, cuando lo quieras, simplemente soy tuyo ahora -sonrió diciendo eso aún sin apartarse de la chica, la mano de Laito estaba ahora en el hombro de la chica pero poco a poco bajó para sujetar la mano de ella y apoyarla sobre su pecho a modo que terminara donde yacía su corazón, que latía despacio, Raito a veces olvidaba que en realidad tenía uno. Su otra mano  estaba detrás de la espalda de Lily, manteniéndole cerca de él con un mensaje silencioso de que no quería que se apartara; las luces de la calle hacían que un bonito juego de sombras se proyectara en el rostro de la maga y seguramente hicieran que los ojos de Raito brillaran aún más. Le gustaba la noche por lo brillante de las cosas en la oscuridad.  

El taxista miraba de reojo la escena por el retrovisor muy de vez en cuando, pero en ningún momento pronunció palabra alguna por la situación que se desarrollaba detrás de él, seguramente acostumbrado a mucho peores.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Vie Ago 07, 2015 3:13 pm

El taxi no tardo mucho tiempo en detenerse frente a nosotros, y en cuanto estuvo parado ambos entramos en el para ir al instituto y poder recoger algo de ropa para mi. La verdad es que tendría que pensar bien en que llevarme, tampoco quería llevarme tres maletas aunque seguía sin saber durante cuanto tiempo sería el viaje. Aunque pensandolo con claridad tampoco importaba mucho cuanto tiempo sería, lo importante es que iba a poder estar con Raito, a su lado y disfrutando de su compañia, despues de un mes de separación. Ademas el hecho de ir a donde el había vivido en su infancia, tal vez me permitira conocer más cosas sobre el, cosas que aun desconocía, pues aunque lo quisiera con todo el corazón y fuera lo más importante para mi en aquel momento, sabía que aun habia muchas cosas que desconocía sobre él y quería poder averiguar un poco más.

Sin embargo no hubo mucho tiempo para seguir en aquellos pensamientos y tambien pensar cual sería la ropa más apropiada para ir, tampoco tenía mucho tiempo para hacer la maleta. Notar como el brazo de Raito pasaba por mi cuerpo hizo que mi cuerpo reaccionar por si sola y mi mirada se fijara completamente en el rostro de Raito, y automaticamente mis mejillas se sonrojaron. Aun me ponía un poco nerviosa estar tan cerca de él, pero no quería separarme solo pude sonreir ante sus palabras que iban dirigidas a mi.

- Voy a tener que estar todo el día dependiendo de ti, no conozco nada de aquel lugar, aunque me imagino que los preparativos de la fiesta puede que te tengan ocupado durante un tiempo - mencione pero sin perder la sonrisa hasta que note como su mano se posaba en mi mejilla haciendo que entrecerrara un poco los ojos, su fria mano contra mi mejilla sonrojada, seguía gustandome aquella sensación que me transmítia y más al notar como sus labios terminaban por posarse sobre los mios, haciendo que mis ojos se cerraran por completo.

Lo había extrañado a el, sus caricias, sus besos...toda lo que su persona representaba para mi, solo un mes y aun asi parecia que había pasado una eternidad alejada de él. Lo que solo era un beso dulce termino por convertirse en uno más apasionado, no podía detenerme y tampoco quería hacerlo por lo que solo podía corresponder su beso mientras sentía como su mano descendía por mi cuello hasta quedar sobre mi hombro. Aquello me demostraba que el tambien me había extrañado y como el mismo había dicho, había vuelto por mi.
Sus labios comenzaron a separarse de los mios, lo que hizo que entreabriera los ojos nuevamente para fijarlos en sus ojos verdes, que eran un poco más intensos que los mios, mientras que una de mis manos se quedaba agarrada a la camisa que llevaba puesta.

- Pero allí tambien estan tus hermanos Raito, ¿acaso ellos no son importante para ti tambien? - ladee un poco el rostro mientras sentía como su mano seguía bajando ahora por mi brazo y terminaba deteniendose en mi mano, tomando esta y llevandola hasta donde se suponía que estaba su corazón, podía notarlo, aunque recordaba como el mismo había dicho mcuhas veces que no tenía pero la realidad era que si tenía un corazón- Y yo quiero seguir cuidandote como hasta ahora...-susurre un poco para terminar por besar su mejilla con suavidad sin perder la sonrisa en ningun momento.

La realidad es que seguiamos en el taxi y posiblemente el conductor estaba viendo la escena, pero en aquel momento lo único que queria era poder hablar con Raito lo demas habia perdido casi toda la importancia para mí, aunque pensando un poco en ser observaba cuando estaba asi con Raito me hacía sonrojar un poco.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Dom Ago 09, 2015 2:15 am

Actualmente Raito no podría llegar a molestarse si Lily estaba con él las veinticuatro horas del día, al contrario, la sola idea le emocionaba de mil maneras diferentes, los ojos verdes brillaron un poco más ante la sola mención de la idea y una sonrisa perversa se formó en sus finos labios justo antes de fundirse en los labios rosados de la maga sintiendo como su aire se mezclaba con el de ella, tibio, dulce , era una sensación arrolladora la que se esparcía por su cuerpo cuando le besaba y más aún al pensar que algo así solo lo había sentido una vez en la vida. Era cierto que hacer una comparación resultaba ser triste y a la vez estúpido, por lo que negó mentalmente Eso ya pasó se dijo al separarse, la mano de Lily se aferraba fuertemente a su camisa y sus mejillas estaban bastante rosadas, sintió la necesidad de llevar una mano hasta una de ellas y regalarle una suave caricia, nuevamente le maravillaba la diferencias de temperatura entre sus cuerpos y las reacciones de la chica. -No lo son tanto como tú lo eres ahora, Lily -respondió francamente. Tal vez estuviera siendo egoísta pero ellos también eran egoístas con él , los tres eran diferentes e iguales a la vez, cosa que en cierto modo daba escalofríos. La relación que mantenían era una sumamente extraña y difícil de entender para quienes no les hubieran visto crecer juntos. Claro que Raito aún podía recordar las veces donde él ayudaba a Ayato a esconderse de su madre cuando ya no quería estudiar o acompañaba a Kanato con alguna canción en el piano, esos pequeños recuerdos estaban grabados a fuego en su memoria pero también, y mucho más nítidos, las conspiraciones que mantuvieron los tres para matar a su madre. Más que nada, el recuerdo de la última vez que se vieron antes de su viaje a Rumania.

-Te lo he dicho, soy tuyo. Dejaría que me destruyas si así lo quieres -le dijo, la voz nuevamente penetraba el alma, e irremediablemente terminó acercándose a ella depositando un leve beso en su frente. Su brazo le atrajo más a él disfrutando así del calor que su cuerpo despedía. Inmediatamente sintió como el auto frenaba, y no pudo evitar soltar un gruñido frustrado al notar que había sido demasiado rápido el paseo desde el centro hasta el instituto pero era mejor así siendo que estaban sobre las hora. El vuelo salía en 45 minutos y ella aún debía preparar una maleta.-Hemos llegado...-murmuró mirándole. Después sujetó su mano y así abrió la puerta del auto para que ambos bajaran, Raito intercambió unas palabras con el taxista para que les esperara justo allí y les llevara al aeropuerto a lo que el buen hombre simplemente asintió y estacionó el taxi frente a la entrada del instituto. Era tarde, no le sorprendería que hubiera problemas por entrar y salir a estas horas pero no estaba de humor para eso por lo que simplemente calculó mentalmente la distancia entre la puerta y la habitación de Lily -Si me permites...-dijo sonriendo delicadamente. Su brazo se enrolló  alrededor de su cintura de manera a mantenerla cerca de su cuerpo y en un parpadeo estuvieron en la habitación de la casa azul que le correspondía a la chica, una vez ahí le soltó y sin poder evitarlo se estiró un poco caminando hasta la cama y tumbándose en ella todo lo largo de torso. El cuarto era exactamente igual a lo que recordaba. -Lily-chan, solo toma lo que creas muy necesario, tus documentos sobre todo, si te falta algo simplemente pediré que te lo consigan, hay muchos a mi cargo en el castillo -murmuró mirándole , su rostro reposaba sobre su mejilla y su cuerpo estaba inclinado en su perfil por lo que parecía una pose bastante sugerente tomando en cuenta la expresión siempre seductora del vampiro , los ojos penetrantes sobre su figura mientras la chica se movía rebuscando sus cosas - ...podría quedarme a dormir aquí -bromeó al final esperando a que ella terminara de buscar sus cosas.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Miér Ago 12, 2015 1:53 pm

Dentro del taxi camino al instituto para recoger mis cosas, aquel era el escenario en el que ahora me encontraba, sin embargo era como si tanto el conductor como el hecho de estar dentro del taxi hubieran desaparecido de mi percepción. Solo podía sentir y ver a Raito y aquella cercanía que mantenía conmigo en aquellos momentos, sus manos en mi espalda acariciando algunas veces mi brazo o simplemente sintiendo como sus labios se fundían con los míos como en un intenta de recuperar aquellas caricias y besos que no habíamos podido darnos en un todo un mes.

- Pero ellos siguen siendo tus hermanos Raito, de alguna forma u otra siempre van a ser importante para ti - mis mejillas se habían sonrojado más a causa de las palabras del chico, si el día que lo había encontrado por casualidad bajo la lluvia, alguien me hubiera dicho que los dos pasaríamos por tantas cosas juntas, seguramente no lo hubiera creído lo hubiera tomado solo como una broma que me estaban haciendo, aun no sabía como pero parecía que había conseguido que al fin fuera a mi a la única a la que viera y no a aquella mujer llamada Sasha.

Su abrazo me reconforto aun más mientras me quedaba quieta sintiendo aquella protección que el siempre me ofrecía cuando se trataba de tenerme entre sus brazos. Yo no quería destruirle, nunca desearía hacerle algo así, solo quería ser capaz de protegerlo con todo las fuerzas que tuviera, deseaba ver como volvía a ser feliz y que olvidara o al menos suavizar aquella parte de su pasado, que parecía que lo había estado atormentando durante los últimos cincuenta años. "Tanto tiempo sufriendo mientras estaba solo.." eso me dolía al decir verdad, pensaba que de haber sido yo, no hubiera soportando aquel dolor durante tanto tiempo y al final hubiera decidido morir. El taxi freno de repente dando aviso de que ya habíamos llegado al instituto, había sido un viaje más corto de lo normal o al menos eso me había parecido a mi, escuche el resoplar de Raito y no pude evitar reír un poco por lo bajo, le molestaba tener que separarse de mi.

- Hoy hay muchos alumnos fuera, así que seguramente no sea difícil entrar en el instituto y en la casa azul - comente mientras bajaba del taxi ayudada por Raito, pero antes de dar algún paso más me tomo por la cintura pegando su cuerpo al mío y para cuando me soltó ya estábamos dentro de mi habitación- Eso ha sido bastante rápido...-comente sonriendo un poco y sintiendo como nos separábamos, tenía una maleta que preparar y un avión que tomar para irnos ambos a Rumania.

Sin dejar de escuchar lo que Raito decía fui hasta el armario y tome la maleta que había traído cuando había llegado a Takemori, la abría dejándola sobre el suelo y comencé a ver la ropa que tenía colgada en el armario en verdad no sabía muy bien que era lo que tenía que coger, así que simplemente tomaba prácticamente lo primero que veía, algunos vestidos, blusas, pantalones y por supuesto algo de ropa interior, la cual metí a toda prisa para que Raito no pudiera verla. Luego corrí hacia el escritorio y tome lo que necesitaba que eran los documentos para poder viajar y con aquello cerré la maleta y fui a tomar el bolso.

- Creo que tengo todo lo necesario al menos lo mas imprescindible... - dije para volver a mirar hacia donde estaba Raito que se encontraba tumbado sobre mi cama, para justo escuchar lo que decía sobre quedarse a dormir allí en mi habitación, el sonrojo fue demasiado evidente en aquel momento y ante el sobresalto de escuchar aquello termine tropezando con mis propios pies y acabe cayendo sobre Raito justo encima de la cama.

El corazón en aquel momento se me acelere demasiado, sentía como si se me fuera a salir del pecho y mi rostro se había puesto completamente rojo, estaba tan nerviosa que ni siquiera me atrevía a levantar el rostro para mirar al chico ¿en que estaría pensando ahora él?.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Jue Ago 13, 2015 6:25 am

Claro que explicar como ves la vida es complicado. Claro que explicar la eternidad es el doble de imposible ¿cómo explicar su relación con seres iguales a él? Tan idénticos, tan siniestramente parecidos en corazón y alma a él, tan...

Tan corrompidos como yo, tan culpables...

¿Cuántas cosas podría decir y cuantas debería callar? Raito no respondió ante las palabras de Lily, solo apreció su bello sonrojo y asintió en silencio. Ausente. Hasta que estuvieron en el instituto y la cadena de hechos se llevó a cabo. El reloj de bolsillo que siempre llevaba repicaba contra su cuerpo, tic tac, tic tac, el tiempo volaba dentro de esas cuatro paredes mientras la joven mago guardaba su ropa en una maleta. El vampiro evitó reír al verla guardar su ropa interior, ese tipo de cosas hacía que entendiera cuan alejados estaban el uno del otro, sonrió de manera torcida como solo él sabía hacer, los ojos verdes brillando llenos de insana picardía no se perdían movimiento alguno. Hasta pudo anticipar lo suficiente lo siguiente que pasaría, le conocía. Sonrió moviéndose sobre la cama, su cuerpo anteponiéndose a la superficie suave de la cama. -¿Acaso me tientas a propósito , Lily? -le preguntó, las manos de Laito se clavaban suavemente en su cintura al igual que sus ojos lo hacían en el rostro ajeno, rojo y ardiendo Adorable . Sonrió arqueando una fina ceja roja igual que su cabello. Se removió debajo de ella un poco buscando un poco más del roce ajeno , el cuerpo tibio de Lily estaba hecho para encajar perfectamente con el suyo, como las piezas de un rompecabezas que al fin se había encontrado . Olfateó ligeramente frunciendo el ceño, aun estaba en ella, el recuerdo constante de que era una maga, se sintió airado ante el detalle y no hizo otra cosa sino subir una mano por su espalda y detenerla en su nuca,finos mechones morados enredados en sus largos dedos de pianista experto , un poco de presión  en aquella zona y el rostro de Lily bajó lo suficiente para que  sus labios se unieran. Un beso suave, dulce, ansioso, imposible sería apartarse de él si no apartaba la mano , pero solo fueron unos efímeros segundos donde disfrutó de su boca y el rose de su esencia pues soltó una pequeña risita y aflojó su agarre a fin de que se separaran un centímetro, tentado nuevamente por la cercanía lamió su labio inferior en una retorcida acción que solo a él se le ocurría en una situación contra reloj  Tic tac...tic tac...- El vuelo sale en 35 minutos, es una lástima no poder continuar - bromeó en un tono sensual pero con toda la verdad en sus palabras; era muy bueno con el paso del tiempo y mucho mejor para aprovecharse de la situación en la que estaban. Acostumbrado a contar minutos y segundos, acostumbrado a ver el paso de las horas día tras día acostumbrado a tocar el cuerpo de quien deseara Una lástima... Le empujó ligeramente haciendo su cuerpo hacia atrás para que ambos pudieran levantarse , una vez lo hizo se arregló el cabello echando los mechones rojizos hacia atrás y sus ojos se clavaron en la ,recién hecha, maleta de la maga.

Se agachó tomándola como si no pesara nada, la mano izquierda extendida en dirección a la maga para que se pusieran en marcha. -El chofer está esperando abajo, justamente donde nos dejó, démonos prisa ¿sí? Es un largo viaje...- Demasiado...en algún lugar de su mente había un millón de voces que le gritaban se quedase en esa habitación, con ella, solos los dos y dejara en el olvido a Rumania a toda la fiesta y la diplomacia barata.

¿Por qué te estoy llevando a la boca del lobo, mi amor?
¿Por qué me arriesgo a los colmillos afilados de dos sombras idénticas a mi?
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Vie Ago 14, 2015 2:37 am

¿Cómo había acabado de aquella manera?...lo sabía, sabia como había pasado todo y ya comenzaba a ser consciente de lo torpe que podía llegar a ser ante algunas de las cosas que decía o hacía Raito. Aunque aquel descubrimiento era nuevo para mi, sabía que poniéndome nerviosa podía ser un tanto torpe, pero cuando los pocos ratos que había pasado con aquel chico y ante ciertas palabras o acciones suyas, había descubierto que tan nervioso podía llegar a ponerme para acabar en situaciones como aquella....los dos tumbados sobre la cama, yo sobre el cuerpo de él, podía sentir su olor y sentir como mis mejillas ardían y aun así, aquella sensación era reconfortante.

- Cl-claro que no te estoy tentando, solo me he tropezado y...-no hacía falta continuar la frase y mucho menos al sentir como su mano tomaba mi cintura pegando su cuerpo al suyo, mis ojos se habían terminado por clavar en los hermosos ojos ajenos de color verde, aquellos que conseguían hechizarme y no era por el hecho de que fuera un vampiro, sino por cuanto lo amaba.

Aquella cercanía entre ambos tan ansiada durante el ultimo mes, la ultima vez que lo había visto había sido en esa misma habitación y también habíamos estando tan juntos el uno al otro...pero en aquel momento también nos habían interrumpido. Solo pude entrecerrar los ojos al sentir como su mano subía por mi espalda hasta llegar a mi nuca y mi rostro se acerco al ajeno terminando por juntar nuestros labios. Sentía como su mano impedía que me apartar, pero tampoco era algo que quisiera hacer, quería seguir besando sus labios quería acariciarlo y que el me acariciara a mi...pero ambos teníamos un vuelo que tomar y fue algo que el no tardo en recordarme de nuevo al separar nuestros labios.

- Tienes razón, tenemos que tomar ese vuelo -comente arreglándome un poco el pelo cuando me había levantado de encima de Raito y vi como extendía una de sus manos hacía a mi, no pude evitar sonreír y extender mi mano hacia ella dejando esta con suavidad sobre la suya, parar mirarle durante unos segundos fijamente a los ojos con aquella sonrisa- Te amo, Raito - fue lo único que llegue a pronunciar, era lo que mis labios querían decirle, era lo que me corazón le gritaba desde mi interior, era lo que quería que creyera.

"Yo no soy Sasha y tampoco Airith, no me compares con alguna de las dos, no las veas en mi solo....mírame a mí".
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Dom Ago 16, 2015 12:48 am

Deberíamos dejar de jugar y quedarnos atrapados en la eternidad...
los dos juntos, nadie más.

El vampiro apretó su mano suavemente, el roce de su piel sobre la suya propia se le hacía seda tibia rozando hielo seco. Acaricio sus dedos un momento antes de jalar de ella hasta él y envolver ese brazo a su alrededor, en un gesto posesivo y territorial. Una sonrisa maliciosa se formó en sus labios cuando escuchó sus palabras, se sintió como un niño en ese momento, estúpidamente feliz por esas simples y mundanas palabras ¿a eso se reducía la vida? ¿a amar y que te amen? Soltó un risita  juguetona mientras acariciaba levemente su hombro y bajó la cabeza lo suficiente para verle mientras sus ojos verdes brillaban. -Lo sé -murmuró, bajó su cabeza un poco más y murmurar a su oído - Y yo te amo, más de lo que imaginas Lily -dijo , un tono un poco más bajo que antes pero solo para ella. Nadie , ni con el más fino y delicado oído podría oírle y estaba bien así, porque quería que sus palabras solo fueran atesoradas por ella.

¿Cómo habían llegado a esto? A regalarse caricias y besos, bellas y dulces palabras de amor. ¿Cómo? Si él solo quiso jugar con ella y romperle el corazón, romper a la maga en pedazos y burlarse de los pedazos regados en el piso. Supuso que sería inofensiva y que él sería un tóxico veneno metiéndose en su corazón a fin de matarlo desde adentro pero...Ahora estaba profundamente enamorado de ella y nadie más. Y ella lo sabía y lo aceptaba. Verles así abrazados y mirándose de esa forma en que solo los amantes se miran, seguramente es un pecado muy cruel .Pero ya estaba echo. Ninguno de los dos iba a retroceder ahora.  -Nos vamos- le dijo luego de haberse perdido en la mirada de ella por sus palabras saboreando cada expresión provocada por las mismas. Afianzo su agarre tanto en la maleta como en la chica que mantenía sujeta pasando su brazo alrededor de su hombro. Igual que antes solo aparecieron en la acera frente al instituto, no había nadie que les viera así que simplemente soltó a Lily y buscó su mano para luego comenzar a caminar con ella a su lado hasta el taxi.

El auto estaba en el mismo lugar donde les había dejado antes. El taxista estaba recostado en la parte delantera del mismo fumando un cigarrillo y mirando el cielo , el juego de luces de esa noche había terminado hace mucho pero en el cielo brillaban mil y un estrellas que eran dignas de observar. Cuando les vio acercarse el hombre dirigió un asentimiento al joven vampiro y entró al auto arrancando inmediatamente, ya tenía instrucciones previas de Raito de que partirían rumbo al aeropuerto. Una vez llegaron allí Raito abrió la puerta, metió la maleta primero y dejó a Lily pasar antes de él para así ponerse en marcha rumbo al aeropuerto inmediatamente, el tiempo estaba en contra de ambos y el vuelo podría dejarlos.

Una vez ambos estuvieron dentro, Raito se estiró un poco entrecerrando los ojos y echando la cabeza ligeramente hacia atrás, los mechones rojos de su cabello se resbalaban fácilmente por los costados de su rostro. Por alguna razón el peso de los que les esperaba a ambos allá le estresó inmediatamente. - ¿Sabes? Hablaba en serio sobre quedarme en tu cuarto -le dijo repentinamente a la chica -Pero el deber...-dejó sus palabras al aire mientras el juego de luces y sombras se movía por todo la estrecha cabina trasera del taxi.  Pronto empezaría lo más interesante. Pronto estarían en un viejo y presuntuoso castillo perdido en Rumania. Pensó en Bucarest y sus antiguos paisajes, la ciudad capital de Rumania, el clima húmedo y las nubes grises adornando el cielo, pensó en el palacio de Bran y sus oscuros pasillos .Pensó en Transilvania y el pequeño pueblo escondido donde él y sus hermanos habían vivido por tantos años, donde su madre murió y cada quien tomó su camino.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Dom Ago 16, 2015 1:47 pm

Solo un segundo paso ante de sentir como su mano tomaba la mía y tiraba de ella para acercarme de nuevo a él, sintiendo de nuevo su cuerpo junto al mio. Eran gestos como aquellos los que me hacían sonrojar, muchas veces por que eran inesperados y otras por que simplemente no podía evitar sonrojarme al sentir como su mirada se clavaba en mi presencia. Aun así era una sensación de que no cambiaria por nada, al igual que tampoco cambiaria sus caricias y besos, al menos había conseguido tranquilizarme despues de la situación en la que nos habiamos encontrando hacía unos momentos.

- Yo tambien lo se, Raito - comente con una sonrisa en los labios, eso me lo decía a mi en verdad, no a un recuerdo de alguien a quien solía ver en mi persona, aquellas palabras eran solamente para mi- No quiero separarme de ti - pronuncie entrecerrando un poso los ojos mientras sentía como me daba pequeña caricias en el hombro, mientras me sujetaba bien fuerte contra si, la verdad es que pensandolo bien era bastante posesivo conmigo, aunque tampoco podia negar que eso era algo que me gustaba de él.

No tardo mucho en que el paisaje volviera a cambiar, dejando mi habitación detras, una habitación que no sabía durante cuanto tiempo iba a dejar de visitar, pero estaba segura de que seguiria estando allí cuando volviera de nuevo. Una vez estuvimos de nuevo fuera de la casa Azul, Raito volvio a tomar mi mano y caminamos hacia donde el taxi debía de estar esperandonos aun. El conductor se encontraba allí esperando nuestro regreso, ya estaba todo decidido solo había que tomar el taxi de nuevo y tomar aquel avión que nos llevaria a Rumania, el lugar donde se encontraba el hogar de Raito. Pero no solo se encontraba su hogar, sino tambien su familia y una fiesta que el y su familia debían de organizar. Eran demasiados pensamientos todos juntos, aun no me había dicho mucho sobre aquello pero suponía que ya lo haria durante el viaje o cuando estuvieramos en su hogar. Aunque todo pensamiento fue retirado de mi mente cuando escuche de nuevo la voz de él sonar dentro del taxi, lo que hizo que mis mejillas se sonrojaran instintivamente de nuevo.

-Es extraño, pero da la sensación de que no quisieras volver a tu casa ¿es que no te agrada aquel lugar?¿o solo estas preocupado por mi?- mencione volviendo la vista hacia el, se había acomodada un poco en el asiento y su cabello caía sobre el asiento, la verdad es que la idea de quedarse en mi cuarto no era algo que me disgustara en si, aunque creía que eso era algo que ya sabía el mismo y no era necesario que yo menciona- Me dijiste que tus hermanos te convencieron de que no podías faltar a esa fiesta y que es una responsabilidad que tiene tu familia - alce una mano para llevarla hasta su mejilla y acariciarla con suavidad mientras sonreía mirandole, quería que no se preocupara tanto por mi, era cierto que iba a estar rodeada de vampiros pero, el iba a estar a mi lado no tenía nada por lo que temer.

Tampoco es que pudiera estar segura pero de alguna manera esperaba que sus hermanos tambien estuvieran pendientes de mi durante el tiempo de la fiesta, aunque la verdad es que seguía sin saber como serían sus hermanos, suponía que tendría que esperar a llegar a Rumania para saber como eran en realidad. El taxi seguía avanzando lo más rapido que podía hacer el aeropuerto, pensaba que ibamos a conseguir llegar muy justos de tiempo para poder tomar el avión, aunque bueno...la persona que tenía a mi lado en verdad era rapida a veces. Termine por recostarme un poco en el asiento tambien, tomando la mano del chico mientras mi mirada se perdía en el paisaje que pasaba por la ventanilla del taxi.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Mar Ago 18, 2015 7:11 am

Había miles de recuerdos en ese castillo que preferiría olvidar. Su niñez y los malos tratos por parte su madre, los castigos que su padre le daba y finalmente la muerte de su madre. Tal vez habían pasado años pero no había olvidado nada, todo estaba en su cabeza como nítidas imágenes que se reproducían en un orden específico dentro de su memoria. Raito observó a Lily mientras le hablaba, ella le miraba con esos ojos verdes suyos llenos de curiosidad y preocupación que hacía que su corazón se encogiese. Soltó un suspiro ahogado antes de responder, el taxi se detuvo en un semáforo en ese momento y Raito inclinó un poco más el rostro sintiendo la caricia en su mejilla, la calidez de la misma extendiéndose de a poco por todo su cuerpo, eso le hizo sonreír un poco . -No quiero volver -le dijo, los ojos cerrándose ligeramente, al final notó como la mano bajaba de a poco y finalmente se entrelazaba con la suya. Le sujetó un poco fuerte en ese instante para no perderse en los recuerdos del pasado, porque sabía que ella sería de alguna forma su anclaje a la realidad.  -No me gusta ese lugar, hay demasiados recuerdos que quisiera dejar atrás allí. Creo que ninguno de los tres quiere hacerlo -mencionó haciendo referencia a sus hermanos y a él mismo. Les conocía, sabía que tampoco querían regresar pero temían lo que las demás familias importantes dirían si la diplomacia no se llevaba a cabo. Había acuerdos que saldar, cosas que dejar en claro. Su padre había dejado todo encima de él y los otros dos. -Pero sabemos que se debe hacer, ninguno quiere problemas, solo queremos vivir nuestra vida lejos de ellos. La diplomacia barata es un pequeño precio a pagar cada cierto tiempo -le explicó.  Trató de pensar en el motivo de aquella celebración, no la recordaba perfectamente, pero era algún viejo rito a llevarse a cabo.

Mientras hablaban el taxi avanzaba, rápido entre los demás autos y finalmente llegaron al aeropuerto. Raito parpadeó pues el viaje había sido muchísimo más rápido de lo que esperaba, cuando estacionaron y el auto paró, el vampiro se acercó al conductor y le extendió el dinero suficiente para pagar por los servicios dados. El mismo asintió y Raito abrió la puerta tomando la maleta y bajando primero para luego extenderle la mano a la chica.

Una vez ambos estuvieron fuera comenzó a guiarle entre la multitud. Nunca le había gustado el aeropuerto de ninguna ciudad, siempre había muchísima gente caminando de aquí para allá y él prefería los lugares menos concurridos -No me sueltes -le pidió a la maga con una pequeña sonrisa mientras seguía caminando, su mano firmemente entrelazada con la suya .  finalmente dejó la maleta en lugar correspondiente y un guardia les guió hasta donde debían presentar sus documentos y pasajes.  

...

Luego de todo el extenso proceso de firmar los papeles y demás, formar fila para ingresar el avión ambos estaban sentados finalmente. Dejó que Lily tomara el asiento junto a la ventanilla y él estaba junto al pasillo, todos los asientos estaban ocupados pero era bastante cómodo al ser de primera clase, al menos había conseguido que su amigo le reservara los pasajes que quería, Raito podía ser bastante quisquilloso si quería serlo, sobre todo en ese tipo de cosas, enseguida indicaron por los parlantes que todos debían abrocharse los cinturones . -Llegaremos en cinco horas si no me equivoco -había girado el rostro para observar a Lily y acercó su mano a su mejilla acariciándole con suavidad. -Solo dime si necesitas algo -le indicó antes de acercarse a su rostro y besarle con suavidad.

En cinco horas estaría en casa.


Offrol:
Me salté a la escena donde ya están en el avión porque se me hacía muy largo explicar como llegaron hasta ahí y todo eso xD espero se entienda(?) por cierto, tu ava <3
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Vie Ago 21, 2015 1:46 pm

No era la primera vez que veía a Raito comportarse de aquella forma, como si quisiera olvidar por completo todo lo que tenía que ver con su pasada, había algo que le dolía y quería olvidar a toda costa. Su mano tomaba la mía y yo no la soltaba mientras aun íbamos subidos en aquel taxi, escuchaba con atención todo lo que me decía según sus propias palabras no quería volver a aquel lugar, solo pude acercarme un poco mas a el y dejar que la cabeza del chico reposara sobre mi hombro mientras mi mano libre acariciaba sus cabellos con suavidad.

- Pero ahora ya no iras solo Raito - mencione mientras entrecerraba un poco los ojos y mantenía aquella cercanía con el acariciando sus cabellos- Ahora puedes hacer recuerdos que te resulten mas agradables, con la nueva oportunidad de ir, incluso podemos hacer nuevos recuerdos los dos juntos si quieres - sonreí un poco y al final termine por darle un suave beso en la frente, quería que se tranquilizara y que solo pensara que esta vez ya no estaba solo en aquel viaje, ahora iba con él y no pensaba dejarlo solo.

El taxi finalmente se detuvo en el aeropuerto allí se podía decir que comenzaba realmente nuestro viaje, desde allí iríamos hasta Rumania y no se sabía la fecha en que íbamos a regresar, aunque eso en realidad era lo que menos me importaba en aquellos momento. Volví a entrelazar mi mano con la de Raito, cuando bajamos del taxi después de que él mismo tomara mi maleta y nos adentramos en el edificio del aeropuerto, el cual estaba bastante lleno. Solo pude asentir mientras le sonreía a sus palabras, era hora de dejar Eadrom detrás, era hora de conocer nuevas cosas sobre Raito y su familia.

...

Fue un largo proceso hasta que finalmente pudimos subir ambos al avión, para sorpresa mía los asientos iban en primera clase. Ahora que lo pensaba nunca había pensado en como sería la economía del chico que me acompañaba, pero ahora después de todo lo que había descubierto desde que lo había vuelto a encontrar en la cafetería, Raito no era lo que se podía decir precisamente pobre...bueno en realidad era lo que menos me importaba. Tome mi asiento junto a la ventanilla mientras Raito se quedaba junto al pasillo, de un momento a otro pude notar como su mano acariciaba mi mejilla haciéndome sonreír.

- En realidad ya tengo todo lo que necesito a mi lado - dije sonrojándome un poco para luego cerrar por completo los ojos al sentir sus labios sobre los mios en aquel beso que me daba- Te quiero Raito - tras aquello solo pude poner mi cabeza sobre el hombro del chico y creo que mientras el avión despegaba terminaba por quedarme dormida.

Habían sido muchas emociones en las ultimas horas y ya además era tarde, pero sintiendo como su mano tomaba la mía, conseguía relajarme de tal forma que incluso llegue a quedarme dormida, pero sabía que cuando abriera los ojos Raito aun estaría a mi lado.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 22, 2015 7:59 am

Volvió a sonreír como el idiota que era. Aturdido y fascinado. Eran palabras tan dulces desperdiciadas en alguien como él, que estaba podrido hasta el centro, pero ahí, escondido dentro de todo estaba su corazón, intacto, latiendo, deseando desesperadamente que el amor de Lily hacia él le hiciera olvidar cada recuerdo doloroso y cruel que había guardado hasta ahora. Era una tarea difícil, lo sabía  Ella lo sabe pero ahora, como le había dicho en su cuarto , aquel corazón era suyo, le pertenecía  y con ello venía la no declarada sentencia de que le pertenecía. Raito le pertenecía y podía destruirlo si quisiera, él se dejaría hacer sin pelear y aquello estaría bien. Sería perfecto.

El ruido del avión despegando le sacó de su estupor. Sujetó un poquito más fuerte la mano de Lily en ese momento y se apartó de su rostro, apreció sin perderse cada reacción suya hasta que la chica cerró los ojos cayendo en un profundo sueño, el vampiro rió bajito ante aquel detalle dándose cuenta de que para ella era bastante tarde y tras toda la montaña de emociones que había experimentado era normal que estuviera cansada. Besó su frente con delicadeza antes de girar su rostro en dirección a la ventana de la fila contraria, el firmamento oscuro a su alrededor no le dejaba ver nada más que vacío en las alturas. Se dejó llevar por su imaginación en ese instante y apoyó el codo sobre el reposa brazos, a su vez apoyó el mentón sobre la mano. Su mente volvió a trasportarlo a días pasados, cuando siendo un niño corría por pasillos oscuros de su castillo siendo seguido de cerca por alguien más, finalmente tropezó y un grito ahogado escapó de su garganta, la voz de su padre resonó sobre él y sintió como era jaloneado hasta ponerse de pie. Sus ojos verdes captaron la mirada feroz del hombre de cabellos blancos, sus ojos eran rojos, todo el tiempo estaban teñidos de carmesí a diferencia de los suyos, verdes. Reprimió un quejido y supo que ahora seguía la peor parte, le dejaría en una de las mazmorras en completa oscuridad y silencio, sin comida, agua o alguna fuente de alimento ya fuera humana o vampírica, su pequeño cuerpo tembló y Raito apretó la mandíbula al darse cuenta de en que estaba pensando. Negó suavemente, esos días eran tan lejanos a este y no se podían repetir, ya no era un niño asustado que luego gritaría por algo de sangre que aplacara la sed de su garganta, o agua, o comida.

El resto del viaje fue igual, con diferentes imágenes de su larga colección de recuerdos. En algún momento también terminó pensando en Sasha. Sus ojos azules mirándole con lujuria, las tibias manos recorriendo su rostro. El fétido aroma que despedía cada vez que se acercaba a él con malas intenciones. Se preguntó qué sería de ella y el rencor que sentía creció un poco más, ella había obtenido lo que quiso a su costa, lo tuvo a su merced , en sus manos y en su cama. Eso le hizo enfurecer y soltó la mano de Lily en ese momento, airado, volteó la mirada y la sequedad le picó en la garganta. Lily dormía apoyada en su hombro ajena a los impuros pensamientos de Raito quien deseaba a alejarse pero se reprendió inmediatamente, no era ella, no era la misma persona por más parecidas en esencia que fueran. -No eres tú -se recordó. La mano derecha acarició la mejilla de Lily suavemente y suspiró hasta que volvió nuevamente la vista a la ventanilla. Había pasado mucho tiempo desde que despegaron y notó como el cielo se oscurecía más, llegarían aún de noche a Rumania. La diferencia era de seis horas menos que en Japón.  

En ese momento los parlantes anunciaron que estaban llegando y que debían abrocharse los cinturones de seguridad nuevamente para aterrizar. Raito observó a su acompañante y le pico una mejilla suavemente para despertarla -Ey...-le murmuró al oído y besando su mejilla con suavidad -Despierta dormilona -dijo con tono juguetón olvidando cualquier cosa que hubiera estado pensando con anterioridad. No era momento de sentirse miserable ni sucumbir a sus demonios. -Bienvenida a mi hogar - la voz profunda reverberó desde su pecho cuando dijo eso como si chocara con la realidad de la situación, una sonrisa bailando en sus labios para que ella se sintiera a gusto al abrir los ojos. Aquellas palabras había sonado tan vacías, tan huecas y falsas sin embargo eran la jodida verdad, aquel...era sin dudas su hogar. El aire denso y húmedo fuera del avión lo indicaba, las nubes grises que cubrían al sol lo gritaba, todo era su hogar. Bucarest, Târgoviște Argeş...Transilvania.

Todo tan viejo y gris como él. Tan pesado y antiguo como ellos. Quiso gritar que estaban en el infierno pero las palabras se las tragó esa sonrisa que le estaba dedicando y ese fuerte agarre en sus manos entrelazadas, la mirada verde clavada en una parecida pero más pura, con cariño que le carcomía el alma. -Has dormido todo el viaje, ya casi vamos a descender.-le dijo despacio, sin inmutarse de la posición que mantenía, el cuerpo levemente inclinado pese al cinturón, la sonrisa en los finos labios y los ojos clavados en ella. El cabello rojo alborotado y la camisa medio abotonada de color verde oscuro .

Efectivamente el avión descendió sin problema, un poco de turbulencia pero nada más, cuando las ruedas del mismo tocaron suelo, Raito sujetó fuertemente el reposa-brazos con la mano que no sostenía la de Lily buscando fuerzas y cordura donde no tenía. Un auto les estaba esperando para llevarles al castillo y dentro, posiblemente estuviera alguno de sus hermanos. Rezaba que no, quería enfrentarlos cuando estuvieran en el castillo. La gente comenzó a levantarse cuando la azafata dio el visto bueno , Raito apartó la mirada de Lily en ese momento dispuesto a levantarse y enfrentarse a Rumania.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Lun Ago 24, 2015 2:09 pm

"Había mucha niebla a mi alrededor y una profunda oscuridad, no era capaz de ver nada a mi alrededor ni siquiera a distancia. Fue entonces cuando se comenzo a escuchar una suave melodia tocada en un piano, pero no podía distinguir de donde provenia el sonido y sin embargo comence a caminar sin saber la dirección. Y de pronto aparecío ante mi el piano que seguía sonando con aquella suave melodía que tanto me sonaba. Una habitación comenzo a aparecer ante mis ojos quedandome encerrada en ella, solo junto a a aquel piano, pero no estaba del todo sola en el piano habia alguien sentado, alguien de cabellos rojoz y unos profundos ojos verdes, era un pequeño niño que se me hacía familiar y justo cuando iba a tocar su hombro desaparecio. Fue entonces cuando sentí como si alguien estuviera detras de mi y una figura sin rostro aparecio ante mi mencionando las siguientes palabras: "Los magos siempre tenemos lo que queremos"

Sentía que alguien comenzaba a picarme el rostro, poco a poco comence a abrir los ojos para escuchar el sonido que el avión solía hacer al volar sobre el cielo y escuchar como alguien me decía dormilona mientras sentía un suave beso en mi mejilla, lo cual me hizo sonreir ampliamente mientras terminaba de despertarme. Mis ojos no terminaran en visualizar el rostro de el chico al que quería, estando justo a mi lado mientra me sonreía. La verdad es que no terminaba de despertar del todo, pero bueno me alegraba ver que Raito se encontraba a mi lado sonriendome de aquella forma.

- Lo siento, creo que el cansancio al final ha podido conmigo - mencione con los ojos entrecerrados mientras lo miraba y al final me acerque a su rostro para darle un suave beso en la mejilla al igual que el había hecho conmigo anteriormente- Ya estamos cerca de tu hogar - dije despues de separarme de su rostro mientras le miraba con aquella sonrisa, me alegraba el hecho de haberlo encontrado a mi lado al despertar, anteriormente siempre que despertaba ya el no se encontraba a mi lado y la ultima vez habia estado todo un mes sin verle.

Se escucho como el capitan del avión anunciaba que no tardariamos mucho en tomar suelo y que tal vez tuvieramos un poco de turbulencias, pero sin ningun riesgo o peligro, mire por la ventanilla el ultimo paisaje que podría ver, viendo que aun era de noche, habiamos viajado a otro pais y aunque habia una gran diferencia horaria el cielo seguía siendo igual de nocturno. Finalmente el avión descendio sin nigun problema aunque era la primera vez que viajaba en avión la verdad es que al quedar dormida no recordaba nada de todo el viaje, a la vuelta seguramente debería estar un poco más atenta.

La verdad es que no sabía que era lo que podía esperarme ahora que me encontraba en aquel lugar, solo sabía que estaria en el lugar donde Raito había nacido y había vivido toda su infancia, eso me hizo recordar levemente el sueño que había tenido, aquel niño de ojos verdes y cabellos rojizos ¿era la versión que yo veía de Raito cuando era pequeño? aunque lo que mas me preocupaba de alguna forma eran las ultimas palabras que había escuchado "Los magos siempre tenemos lo que queremos" Raito había mencionado aquellas palabras, las palabras que Sasha le había dicho cuando lo había engañado.

¿Volveria a aparecer Sasha en la vida de Raito?...
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Mar Ago 25, 2015 6:38 am

El vampiro soltó el reposa-brazos finalmente. Lily había despertado y parecía bastante contenta, eso hizo que su corazón diera un vuelvo inmediatamente y que la voz del capitán pasara desapercibida para él, asintió ante sus palabras y se vio tentado a decirle algunas cosas No debiste venir conmigo... -Estoy feliz de que vinieras - No, no es cierto , estoy aterrado -Aunque...mis hermanos no saben que vienes...-Y no quisiera que te vean.No quiero eso -No te apartes de mi ¿entiendes?- Ni un instante , ni un solo segundo. Nunca. y al decir eso su mano sujetó su mentón con delicadeza para que le mirara a los ojos directamente, en ese momento se dio cuenta de que comenzaban a decender y el contacto visual que mantenían se rompió inmediatamente.

Ambos desabrocharon sus cinturones y Raito sujetó su mano con firmeza comenzando a caminar por el pasillo del avión hasta la salida. Una azafata les dedicó un par de palabras cordiales en un áspero rumano que se le hizo tan conocido que no pudo evitar devolver el saludo en el mismo idioma. La bonita chica también le dedicó unas palabras de bienvenida a Lily pero el vampiro le sonrió negando con la cabeza antes de decirle que era extranjera y no comprendía el idioma , la joven soltó un "Oh!" sorprendido mientras les dejaba pasar y les volvía a desear un buen viaje. Siguieron caminando en silencio por el aeropuerto, ya había hecho llamadas previas para que les esperaran exactamente a esa hora de la noche y se encargaran de recoger las maletas , obviando así el molesto papeleo que representaría aquello. Cuando dejaron el gentío atrás Raito se detuvo, estaban en la salida del aeropuerto de Rumania, en Bucarest, la capital , la misma estaba a una hora aproximadamente de donde quedaba el castillo de su familia. Soltó la mano de Lily y el nerviosismo se apoderó de él lentamente mientras rebuscaba algo en su bolsillo, finalmente encontró lo que buscaba aliviado de llevarlo encima. Volvió a tomar la mano de la chica y se lo puso en la palma -Está encantada -dijo entrecerrando la mirada. Era una fina pulsera de oro con diseños extraños, muy bonita a la vista pero repulsiva para el vampiro.  -Odio la magia, pero a veces resulta útil. Yo lo tengo para ocultar que soy un vampiro cuando es necesario, puedes usarlo para pasar desapercibida entre mis hermanos y los demás vampiros. No quiero que... -cerró los ojos apretando la mano de Lily un poco, la fina pulsera entre las manos de ambos. La sola imagen de varios vampiros alrededor de la única humana presente le hizo sentir cierto nivel de desagrado que disimuló haciendo una mueca antes de abrir los ojos nuevamente, verdes brillando llenos de seriedad  - Pasarás por uno de nosotros y no te molestarán en ningún momento -terminó por decir esperando la reacción de parte de la chica mientras se volvían a poner en marcha.

Más adelante ya bajando las escaleras hasta la acera, había un coche negro esperando por ambos. Cuando Raito se percató de que era ese el auto, o más bien limusina, que les llevaría hasta el castillo. Suspiró nuevamente, le percibía. Era la presencia siempre llamativa de su hermano menor. No hizo falta que se acercaran al auto pues un muchacho de la misma edad de Raito bajó del mismo, una sonrisa torcida en los labios, los colmillos se mostraban perfectamente y los ojos verdes iguales a los suyos, era una de las tres sombras de aquel castillo era...-Ayato -murmuró con recelo, atrayendo a Lily hacia él y pasando el brazo alrededor de sus estrechos hombros haciendo que la chica se apegara a su cuerpo de manera sumamente posesiva - Hee.. ¿por qué no dijiste que ibas a traer compañía Onii-san? -la sonrisa seguía en la boca, el tono altanero y desafiante, los ojos verdes brillando con la misma intensidad de los suyos. Raito se apresuró a caminar pasando por su lado sin decir una palabra y haciendo que Lily entrara primero al lujoso auto -¿Acaso tengo que pedir permiso para traer invitados a mi propia fiesta, Ayato-kun? -dijo, el mismo tono sarcástico y lleno de bravuconearía que el suyo. Raito casi le cerró la puerta en la cara pero solo se sentó en uno de los asientos del espacioso vehículo esperando que el también subiera y pudieran largarse de una vez al castillo.

No pierdas la calma...

Se dijo como un mantra. Tal vez en vano...
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Invitado el Jue Ago 27, 2015 2:00 pm

De alguna forma podía ver la preocupación que Raito tenía en aquel momento, y me hacía una leve idea de a que se debía aquella preocupación. Todo se resumía en mi presencía en aquella fiesta, la imagen de estar en un salón completamente decorado en un castillo de Rumania, mientras a mi alrededor se formaba un circulo de vampiros que me rodeaban, mientras en la oscuridad brillaban aquellos ojos rojos, haciendo notar la sed de sangre que tenian, era una imagen que hacia estremecer el corazón. Sin embargo al final de aquello siempre aparecía Raito abrazandome contra su cuerpo y manteniendome entre sus brazos de forma posesiva, aquello me tranquilizaba y me hacía sonreir.

- Te prometo que no me separare de tu lado en ningun momento, estare a tu lado todo el tiempo - pronuncie sonriendo mientras lo miraba a sus ojos y mi mano se elevaba hasta su rostro para acariciar suavemente su mejilla, aunque de alguna manera creía que sus hermanos tambien se encargarían de estar vigilandome despues de todo era la novia de su hermano ¿no?...aunque eso solo era una ligera idea que no podría confirmar hasta que no lo viera con mis propios ojos.

Una vez el avión habia aterrizado nos dieron permiso para poder desembarcar del avión. Tanto Raito como yo nos encargamos de desabrochar nuestros cinturones para poder bajar del avión, antes de hacerlo una de las azafatas nos dirigio unas palabras, desafortunadamente no entendi que era lo que me decía asi que solo pude sonreirle antes de comenzar a bajar por las escaleras del avión, para adentrarnos al aeropuerto de Rumania.

Antes de salir de este Raito se detuvo por un momento y comenzo a buscar algo en sus bolsillos, ladee un poco el rostro mientras lo miraba hasta que saco lo que parecía ser una pulsera de oro de esta. Deje que tomara mi mano mientras escuchaba lo que me decía. Era un poco extraño escuchar a Raito hablar sobre magia, yo misma evitaba usar la mía delante de el por que sabía lo desagradable que a el le resultaba. Sonreí un poco y asentí a sus palabras mientras seguía sujetando mis manos.

- Gracias Raito, me la pondre ahora mismo y no me la quitare mientras estemos aquí en Rumania - mencione con una sonrisa aun en el rostro y tome la pulsera pasando esta alrededor de mi muñeca y poniendole, ahora tendría un pequeño seguro para que nadie supiera que no vampiro al igual que ellos, pero tambien evitaba que supieran que habia una maga entre ellos.

Tras aquello volvio a tomar mi mano y ambos comenzamos a caminar hacía la salida, para sorpresa mía Raito comenzo a acercarse hacia una limusina negra que estaba aparcada. Aunque la mayor de las sorpresas fue cuando vi sali ar un chico de esta, practicamente me quede casi en shock....Raito me lo había dicho varias veces, pero aun asi me seguía pareciendo increible. Cabellos rojizos pero mas cortos, los mismos ojos verdes que el....era casi una copia exacta de Raito y no tarde mucho en escuchar su nombre era uno de los hermanos de el y se llamaba Ayato.

- Hola...-fue lo único que pude llegar a mencionar aunque Raito me tenía sujeto el hombre con bastante fuerza, y su hermano no me quitaba los ojos de encima suponía que le parecía extraño que Raito hubiera aparecido con una chica, posiblemente no les hubiera hablado de mi durante el mes que había estado alli.

Pasamos por su lado casi corriendo y Raito me hizo entrar en la limunisa y el detras de mi, y tras de el su hermano gemelo tan parecio a el en lo que se referia al fisico. Me sentía nerviosa, por que no sabía como debia de reaccionar o que debia de decir, se sentía como un aire frio entre ambos hermanos que no terminaba de comprender.
avatar


Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Destinados a encontrarnos

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.