Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Febrero 2019
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de este mes!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






-No juegues con agua, que te mojas. [Priv. Katzu] A810

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado -No juegues con agua, que te mojas. [Priv. Katzu]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 11, 2015 2:09 am

Era sábado, no había clases y estaba bastante descansada, por lo que no quise dormir más, me levanté, recogí la habitación, limpié y  me di un buen baño de burbujas. Estaba relajada, hacía buen día así que quise salir a dar un buen paseo por Éadrom. Después del baño, me vestí con ropas casuales, y me arreglé  un poco para visitar una cafetería cercana a la casa verde. Salí de mi casa, y llegué a la cafetería, ahí pedí un buen desayuno que comí tranquilamente mientras veía pasar a la gente. Cuando acabé, pagué la cuenta, y seguí paseando un poco por la ciudad cuyas tiendas no cerraban los sábados por la mañana. Cuando ya me aburría, decidí ir al instituto, a lo mejor algún club estaba haciendo actividades, y verlos  no estaría mal… Pero, nada, ningún club estaba hoy en Takemori, todo se mantenía solitario, había algún que otro estudiante iendo a clases particulares, o algún que otro profesor corrigiendo exámenes, pero no pasaba nada divertido.

Me acerqué al jardín, me encanutaba el jardín, aquellas hermosas flores alegraban la vista de cualquier persona. Todo se veía revitalizante, y siempre, cuando iba al jardín me daban ganas de cantarles a las flores. Mire a  mi alrededor, y como no había nadie decidí cantarles una canción que compuse solo para ellas, una que escribí mientras observaba sus hermosos pétalos, era breve, pero llena de amor y suavidad.

Me puse en posición, alcé la voz al cielo,  y comencé a cantar…   Las flores se mecían con el viento al ritmo de la canción, los pájaros dejaron de piar para escuchar con atención,  mi canto transmitía sentimientos de halago y cariño, y el paisaje parecía estar agradecido. Realmente estaba, divirtiéndome y cuando acabé quise regar las flores, así que tomé la regadera, y correteé por el jardín echando agua por todos lados y empapándome las ropas. Me alegraba haber salido de casa, pues jugar en el jardín cuando nadie miraba, era extremadamente divertido, pero me equivocaba, desde hacía rato había un chico observándome, y cuando me di cuenta ya era demasiado tarde.

Estaba nerviosa, era la primera vez que veían mi lado infantil, mis ropas estaban mojadas, y mi cabello desaliñado, no sabía que hacer, así que corrí hacia él y  decidí amenazarle. –Dices algo de esto a alguien, y te mato, enserio que te mato, la madura, desagradable, seria, fría y borde Éclair no puede ser expuesta ¿me entiendes? No dejaré que digas nada a nadie.

Que le amenazase no parecía importarle mucho, mis nervios no se cortaban, y este seguía ahí parado, por lo que la cosa se complicaba aún más. Mi lado más vergonzoso e infantil fue expuesto a un desconocido, que por encima, era también estudiante de Takemori.

Canción:
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: -No juegues con agua, que te mojas. [Priv. Katzu]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 19, 2015 5:22 pm

Es sábado, para cualquier persona normal sería un motivo de mucha alegría y entusiasmo, tú te preguntaras del ¿Por qué?, déjame decirte que la razón es muy sencilla, reuniones de amigos, fiestas y muchas cosas más suelen hacerse en estos días. Pero para mí suele ser un día tan común como cualquier otro día de la semana.

Ahí me encontraba yo, dormido profundamente sobre mi aun desordenada cama, y sobre mi rostro un pequeño libro de un color completamente azul y sin ninguna escritura sobre la tapa. Abriendo los ojos lentamente y moviendo el libro hacia un lado de la cama, decido levantarme con las peores ganas posibles mientras me refregaba los ojos con mis manos -Talvez deba dejar de leer antes de irme a dormir- Murmuraba suavemente mientras me dirigía hasta la ventana para poder abrir las persianas y la ventana. La habitación se encontraba completamente iluminada, y por la ventana podía ver a las personas que pasaban por las afueras de la casa azul. Luego de unos minutos observando por la ventana fui a darme una larga ducha. Al terminar de ducharme ordene mi habitación para luego salir a hacer algunas compras.

Al salir fui directamente a una pequeña tienda que se encontraba a unas cuantas cuadras de la casa azul, donde venden una variedad de dulces artesanales. Luego de salir de la tienda con una bolsa de dulces, me detuve unos minutos para pensar que hacer durante todo el día y lo único que pude pensar en el momento fue ir al instituto para poder participar en alguna actividad de algún club o poder hacer algo con alguna persona que se encuentre en la misma situación que yo. Guardando la bolsa de dulces en mi sudadera  y a paso lento me fui en dirección al instituto. Al llegar las expectativas de un lugar repleto de gente fue destruida por un desierto lugar, solo algunas personas se dejaban mostrar por el lugar. Aburrido y con la esperanza de encontrarme con alguna persona decido deambular por el lugar, llegando así al jardín del lugar y donde pude presenciar una de las más extrañas situaciones que eh vivido. Sin colocar ninguna expresión en mi rostro lo primero que pude ver y escuchar al llegar fue a una hermosa chica de pelos rubios que jugueteaba con una regadera mientras cantaba. Al parecer no me ha visto pensaba mientras me alejaba lentamente intentando no producir ningún ruido que advirtiera mi presencia. La chica empezó a correr hacia mi dirección un tanto nerviosa, amenazándome instantáneamente.

-Desagradable, seria y fría ¿estas segura que no estás hablando de otra persona?- Le dije mientras me sentaba en el pasto para luego acostarme en el mismo –A mí me pareció ver a la chica perfecta- Le dije con un tono bromista mientras sacaba la bolsa de dulces de la sudadera.
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: -No juegues con agua, que te mojas. [Priv. Katzu]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 25, 2015 6:26 am

Las respuestas del chico me dejaron anonada, casi que mi expresión mostraba felicidad, era la primera vez que un chico me halagaba de esa manera, mis complejos sobre mi personalidad desaparecieron por un instante, pero no podía dejarme engañar, llevo años siglos décadas siendo juzgada de las maneras más desagradables que podrían existir, de hecho hasta en algunos libros de mitología se me degrada bruscamente. Siempre descrita como una mujer vengativa, desagradable, seria, maleducada, fría, caprichosa, egocéntrica, solitaria… Para mi aquello era un infierno, si que era vengativa, pero los hombres que me rechazaban eran poco caballerosos y se aprovechaban de mi, de mi inocencia, y soledad. Odiaba a los hombres, y llegué a ser desagradable, maleducada, y fría con ellos, no era caprichosa, pero odiaba ser la única diosa que no conoció el verdadero amor, no era egocéntrica, pero las mujeres envidiaban mi aspecto y llegaron a criticarme basándose en aquello, no era solitaria, pero nadie quiso mantener amistad alguna conmigo y mi soledad se hizo casi eterna. ¿Qué podía contestarle a aquel chico? No sabía como actuar, no sabía que decir, estaba feliz, pero, la personalidad cargada de odio que se forjó en mi desde hace tanto tiempo, iba a dar un giro inesperado… ¿En un día? ¿En unos minutos? Me sentí extraña, pero debía responder algo, agradable, podía actuar, pero en este caso no se me hacía correcto, así que decidí responder sinceramente. –Esto… No se que responder, igual, me agrada tu halago, sin embargo, si lo dices enserio te equivocas, y si lo dices en broma, no acepto ese tipo de bromas.

Creí que respondí perfectamente, igual, no sabía que hacía este chico aquí, ¿actividades del club? ¿plan de sueño sobre el césped? ¿estudios? ¿pasar el tiempo? Tenía curiosidad, pero no sabía si preguntar. Podía sonar extraño si me ponía a preguntar de repente como si quisiera mantener una conversación. Los hombres eran extraños, y con halagar a una chica, ya piensan que la tienen en el bote, si de repente me ponía a conversar con él, pues sonaría a que sus halagos funcionaron… Tal vez sonaba demasiado paranoica y solo debía preguntar como si nada, así que justo cuando iba a preguntar, estornudé bastamente y quedé expuesta a una situación vergonzosa… Estaba a punto de hablar, así que el estornudo no sonó nada natural, sonó extraño, y encima, me salieron algunos moquillos, me iba a morir… Situaciones así me sabían amargas, pero, tal vez estornudé de esa manera  porque mi ropa estaba empapada, a lo que reaccioné dándome la vuelta ya que podía transparentar un poco mi camisa blanca, y no quería que mi ropa interior sea expuesta a  un desconocido. Saqué un pañuelo del bolsillo de mi pantalón y me limpié la nariz, pero aun estaba  empapada y como no hacía frío no cogí una chaqueta, cosa que fue un error, ya que ahora estaba helada. –¿Qué debería hacer? –pensé.
Entonces recordé que igualmente yo era una idol, conocida por modelar en traje de baño, tampoco sería tan extraño que mi ropa interior se transparentase un poco, total, hay un poster en el centro de la ciudad de mi en bikini… Pero… No. No, y no, la ropa interior de una chica es pura y solo debe ser expuesta a su enamorado en un lecho de amor, exponerla,  no es lo mismo que salir traje de baño para promocionar una marca… Uff, realmente, estaba entre la espada y la pared, aunque creo que para aquel muchacho, esto sería más que gracioso.


Última edición por Éclair V’ Zarlyiet el Jue Jun 18, 2015 5:51 pm, editado 1 vez
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: -No juegues con agua, que te mojas. [Priv. Katzu]

Mensaje por Invitado el Vie Jun 12, 2015 7:42 pm

Al parecer mi respuesta no le agrado del todo, aunque podría ser mi culpa ya que conteste sin pensármelo dos veces. El extraño silencio que estaba presente hacía notar un ligero sentimiento de incomodes, talvez ya era hora de irme no quiero que esto sea más incómodo entre nosotros pensaba mientras abría lentamente la bolsa de dulces. Pero extraño sonido echo por la chica rompió tanto mi sentimiento de incomodes como el silencio entre nosotros, aprovechando que aquella chica dio media vuelta, decidí voltear mi rostro para tapar mi boca para no soltar ninguna carcajada, aunque estaba preparado para cualquier cosa al parecer esta chica logro sorprenderme a tal punto de sacarme una carcajada.

La chica estaba completamente empapada y no era de extrañar que estornudase de esa forma, y ya estaba al punto de que se dejaba ver todo por debajo de su ropa, cualquier chico en mi situación no lo pensaría dos veces en aprovecharse de la situación y no dudarían en “atacar”. Aunque no me eh relacionado con muchas chicas en mi vida, solo me quedaría ser tal cual soy y darle mi ayuda -Permiso…- Dije débilmente mientras me levantaba intentando sacarme la sudadera lo más rápido posible -Talvez no sea mucho pero algo es algo- Murmure mientras intentaba colocarle la sudadera sin esperar ninguna reacción de su parte, inclinándome en dirección al suelo tome la bolsa de dulces que se encontraba tibia para luego colocarme frente a ella -Ten están tibios- Le dije mientras colocaba la bolsa en sus frías manos -M-Me llamo Katzu- Le dije un poco nervioso Espera ¿Por qué estoy nervioso? Pensaba mientras evitaba el contacto visual.
Off Rol:
Lamento la tardanza >.<
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: -No juegues con agua, que te mojas. [Priv. Katzu]

Mensaje por Invitado el Jue Jun 18, 2015 6:23 pm

Pensé que se reiría aun más de mi, pero no fue tan fuerte, se convirtió como un verdadero caballero quitándose su sudadera y prestándomela, realmente me sorprendió lo suficiente como para sentirme atraída por su personalidad. –Gra-gracias. –dije mientras me ponía la sudadera. Me quedaba algo grande, pero era cálida, tras ponerme la sudadera metí las manos por dentro intentando quitarme  la prenda mojada. Al quitármela, la estrujé un poco, y la puse a secar en  la rama de un arbolito. Ahora que  me fijaba, la sudadera olía a lavanda, el olor era tan suave y agradable que me puso algo nerviosa, era uno de mis olores favoritos de hecho en casa tenía un champú que olía igual, así que de algún modo me alegraba usar esta prenda. Cogí uno de los dulces que me pfreció, estaban demasiado delicioso, amaba los dulces y más si eran gratis,me senté a su lado aunque manteniendo las distancia y señalé los ibiscos que habían plantados algo lejos y en frente de nosotros. –Esos los planté yo, me gusta ver ibiscos, son bonitos aunque mis flores favoritas son las “No me olvides”, igual no se por qué te digo esto, pero gracia por los dulces. –justo una mariposa reboloteavba alrededor nuestra posándose ligeramente en la manga de la sudadera que me prestó el chico. –Hey, parece que a ti también te gusta el olor a Lavanda eh… -me dirigía a la mariposa pretendiendo acariciar sus hermosas y coloridas alas.

La mariposa se asustó de mis dedos y se alzó al vuelo de nuevo, luego me di cuenta de que dije algo vergonzoso pero traté de ignorarlo. Quise acercarme un poco a la persona amable que me tendió una mano en vez de reírse cruelmente de mis raras pintas, así que decidí decir mi nombre. –Me llamo Éclair, puedes llamarme Ecle… –dije mientras jugaba con un mechón de mi cabello. Estaba un poco nerviosa, era un desconocido, yo llevaba su sudadera, el compartía sus dulces, parecíamos hmm… ¿Amigos? Que situación más rara, pero a la vez divertida, sentí que la cosa se pondría interesante así que permanecí aquí sentada. Pero antes no estaría nada mal sacar un tema de conversación, no sabía de que hablar la verdad, pero sentí que debía decir algo así que lo hice. –Me gusta tu cabello, ¿no es teñido? es de un color negro intenso y con el azul de tus ojos casi que combinan. Esto... Hace buen tiempo, ¿no? –realmente no sabía que decir, no sabía qué tipo de conversación requería al momento, pero, esperaba que él lo supiese, o esto se tornará en un ciclo de aburrimiento.


Off:
No pasa nada, tomate tu tiempo. Yo también tardé así que lo siento >..<
Anonymous
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: -No juegues con agua, que te mojas. [Priv. Katzu]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.